En­tre­vis­ta.

La du­que­sa de Al­ba tu­vo una hi­ja ne­gra adop­ta­da. Car­men Po­sa­das ha con­ver­ti­do aque­lla his­to­ria real en ficción pa­ra crear su nueva no­ve­la.

La Voz de Galicia (A Coruña) - XL Semanal - - Sumario - POR VIR­GI­NIA DRAKE / FO­TO­GRA­FÍA: ANTÓN GOIRI

La hi­ja de Ca­ye­ta­na' es la úl­ti­ma no­ve­la de Car­men Po­sa­das (Mon­te­vi­deo, 1953), que sal­drá a la ven­ta es­te 25 de oc­tu­bre. A par­tir de una his­to­ria real –la adop­ción de una ni­ña ne­gra por par­te de Ma­ría Te­re­sa de Sil­va y Ál­va­rez de To­le­do, de­ci­mo­ter­ce­ra du­que­sa de Al­ba–, Po­sa­das ela­bo­ra una di­ver­ti­da y ágil his­to­ria, no exen­ta de sen­ti­do del hu­mor y lle­na de gui­ños, in­tri­gas, ven­gan­zas, amo­ríos y com­pli­ci­da­des en­tre per­so­na­jes tan apa­sio­nan­tes co­mo Go­ya, Go­doy, Ma­ría Lui­sa de Par­ma o las du­que­sas de Al­ba y Osu­na. Hi­ja de di­plo­má­ti­co y res­tau­ra­do­ra, Car­men Po­sa­das es la ma­yor de cua­tro her­ma­nos. Ha vi­vi­do en Ar­gen­ti­na, Es­pa­ña, In­gla­te­rra o Ru­sia y em­pe­zó es­cri­bien­do li­te­ra­tu­ra in­fan­til y ju­ve­nil. Es au­to­ra, en­tre otros, de los en­sa­yos sa­tí­ri­cos Yup­pies, Jet set, La Mo­vi­da y otras es­pe­cies, El sín­dro­me de Re­be­ca y Quién te ha vis­to y quién te ve; y ha pu­bli­ca­do con éxi­to una do­ce­na de no­ve­las. Con Pe­que­ñas in­fa­mias ob­tu­vo el Pre­mio Pla­ne­ta en 1998. En La hi­ja de Ca­ye­ta­na (Edi­to­rial Es­pa­sa), las es­ce­nas de se­xo es­tán más pre­sen­tes que nun­ca en la obra de Po­sa­das, que con­fie­sa ha­ber re­cu­rri­do al gin-to­nic pa­ra es­cri­bir al­gu­na de ellas.

Xl­se­ma­nal. ¿Có­mo le lle­ga la his­to­ria de que la du­que­sa de Al­ba de la épo­ca de Go­ya adop­tó una ni­ña y que era ne­gra? Car­men Po­sa­das. Yo ha­bía vis­to en ca­sa de unos ami­gos el cua­dro de Go­ya en el que sa­le el ama con la ni­ñi­ta ne­gra y otro ni­ño que le es­tán ti­ran­do de la fal­da. Siem­pre me ha­bía lla­ma­do mu­cho la aten­ción ese cua­dro, que es del ta­ma­ño de un fo­lio. En esa co­lec­ción pri­va­da ha­bía mu­chos cua­dros bue­nos, pe­ro yo me fi­jé en aquel. XL. ¿El due­ño del cua­dro co­no­cía la his­to­ria? C.P. No lo sé. Nun­ca se lo pre­gun­té por­que pen­sé que era una es­ce­na in­ven­ta­da por Go­ya, co­mo tan­tas otras. Más tar­de, cuan­do es­ta­ba bus­can­do un te­ma pa­ra una no­ve­la, por­que se me ha­bía atra­gan­ta­do el que te­nía pen­sa­do, Ana Ro­sa Sem­prún me con­tó que la du­que­sa de Al­ba, la que se su­po­ne que es la ma­ja des­nu­da de Go­ya, te­nía una hi­ja. Y me di­jo que exis­tían dos cua­dros de Go­ya en los que sa­le la ni­ña. XL. Y se pu­so a in­ves­ti­gar... C.P. Sí, cla­ro; y ave­ri­güé que la his­to­ria era ver­dad, que la ni­ña se lla­ma­ba Ma­ría Luz y que uno de los cua­dros de Go­ya era el que yo ha­bía vis­to tan­tas ve­ces. La his­to­ria real es que la de­ci­mo­ter­ce­ra du­que­sa de Al­ba no po­día te­ner hi­jos y prohi­jó a es­ta ni­ñi­ta. En aque­lla épo­ca, prohi­jar ni­ños era una prác­ti­ca bas­tan­te co­mún y tam­bién era muy co­mún que los ne­gros fue­ran un ar­tícu­lo de lu­jo. Po­der de­cir «ten­go un ne­gro con li­brea» era el col­mo de la so­fis­ti­ca­ción. XL. Que los du­ques de Al­ba prohi­ja­rán una ni­ña ne­gra tie­ne que ser más que me­ra so­fis­ti­ca­ción. C.P. La du­que­sa –que era muy ca­pri­cho­sa, pe­ro al mis­mo tiem­po bas­tan­te emo­ti­va– se en­ca­pri­chó con la ni­ña, pe­ro a la vez la ado­ra­ba. Ma­ría Luz na­ció en Cu­ba y se la re­ga­la­ron a la du­que­sa. A par­tir de es­tos da­tos cier­tos, em­pe­cé a pen­sar en qué ha­bría si­do de la ma­dre a la que le ro­ba­ron es­ta ni­ña y, en­ton­ces, no­ve­lé la his­to­ria. XL. ¿Co­no­cen los Al­ba la exis­ten­cia de es­ta ni­ña? C.P. Por su­pues­to que sí. Y en el Ar­chi­vo Du­cal de la fa­mi­lia Al­ba fi­gu­ra la he­ren­cia que le de­jó la du­que­sa a es­ta ni­ña y a la per­so­na que iba a cui­dar de ella. Lo asom­bro­so es que ha­ya dos cua­dros de Go­ya que re­tra­tan a la ni­ña y que es­ta his­to­ria se ha­ya per­di­do. XL. ¿La ni­ña he­re­dó de la du­que­sa? C.P. Sí, le de­jó una can­ti­dad de di­ne­ro y una ren­ta vi­ta­li­cia. El tes­ta­men­to de aque­lla du­que­sa de Al­ba exis­te, es­tá en el ar­chi­vo de la Ca­sa de Al­ba y yo lo es­tu­ve vien­do con mis pro­pios ojos. No hay du­da de la exis­ten­cia de es­ta ni­ña. XL. La no­ve­la se desa­rro­lla en la Es­pa­ña go­yes­ca, y un po­co grotesca, de Car­los IV. C.P. Sí, es una épo­ca en la que hay una pe­que­ña de­ca­den­cia y Es­pa­ña ha de­ja­do de ser el cen­tro del uni­ver­so, en­ci­ma tie­ne un rey que es un bo­ba­li­cón y que es­tá ma­ne­ja­do por su mu­jer. Es una corte lle­na de in­tri­gas en la que los re­yes eli­gen a un jo­ven­cí­si­mo Ma­nuel Go­doy y de­ci­den que lo van a criar pa­ra que sea su mi­nis­tro y su hom­bre de con­fian­za. XL. ¿La rei­na Ma­ría Lui­sa de Par­ma y la du­que­sa de Al­ba eran ri­va­les por­que pre­ten­dían los mis­mos aman­tes? C.P. Sí, la par­me­sa­na y la du­que­sa se dispu­taron a Pig­na­te­lli, el tí­pi­co ca­la­ve­ra, gua­pe­ras y ton­tai­na de la épo­ca, que, ade­más, era her­ma­nas­tro de la du­que­sa. Lue­go, los ce­los vi­nie­ron por Go­doy. La ma­yo­ría de las anéc­do­tas que cuen­to so­bre es­tos per­so­na­jes son ver­dad y es­tán re­gis­tra­das. XL. Las du­que­sas de Al­ba y de Osu­na no so­por­ta­ban a la rei­na y, de al­gu­na for­ma, se re­ta­ban y se pro­vo­ca­ban. C.P. No la aguan­ta­ban, pe­ro la rei­na odia­ba más a la du­que­sa de Al­ba, has­ta tal pun­to que, cuan­do es­ta mu­rió, con 40 años, se es­pe­cu­ló con que la par­me­sa­na la ha­bía en­ve­ne­na­do. Por eso pon­go en el epí­lo­go que el bi­sa­bue­lo del ac­tual duque hi­zo un es­tu­dio fo­ren­se de los res­tos pa­ra sa­ber de qué mu­rió, por­que siem­pre se pen­só que la ha­bía ase­si­na­do la rei­na. Tam­bién es­tá do­cu­men­ta­do que hu­bo un in­cen­dio en la biblioteca del pa­la­cio de Bue­na­vis­ta –su ca­sa en Ma­drid an­tes del de Li­ria–, y exis­te una lis­ta de los li­bros que se que­ma­ron: ma­nus­cri­tos prohi­bi­dos por la In­qui­si­ción, li­bros so­bre el con­de duque de Oli­va­res, to­da la co­lec­ción del duque de Me­di­na Si­do­nia, su ma­ri­do… Y tam­bién se sos­pe­chó que la res­pon­sa­bi­li­dad del in­cen­dio fue de la par­me­sa­na. En esa épo­ca no se an­da­ban con chi­qui­tas [se ríe].

"El bi­sa­bue­lo del ac­tual duque hi­zo un es­tu­dio fo­ren­se pa­ra sa­ber de qué mu­rió la du­que­sa. Siem­pre se pen­só que ha­bía si­do ase­si­na­da por la rei­na" "No hay du­da de la exis­ten­cia de es­ta ni­ña. Na­ció en Cu­ba y se la re­ga­la­ron a la du­que­sa, que le de­jó una ren­ta vi­ta­li­cia. Fi­gu­ra en el Ar­chi­vo Du­cal. He vis­to el tes­ta­men­to con mis pro­pios ojos"

XL. Pe­ro la du­que­sa lo ce­le­bró con una fies­ta. Da la sen­sa­ción de que se po­nía el mun­do por mon­te­ra. C.P. Cla­ro, da­te cuen­ta de que la du­que­sa de Al­ba era ella, no era con­sor­te, y el po­der y la in­fluen­cia eran su­yos; por eso se per­mi­tía ha­cer to­do lo que ha­cía. Era una mu­jer con unos contrastes muy gran­des por­que si por un la­do era una mu­jer ca­pri­cho­sí­si­ma, por el otro la­do era muy ge­ne­ro­sa, muy ami­ga de sus ami­gos y te­nía buen co­ra­zón. XL. Es­ta­ba ca­sa­da con su pri­mo Jo­sé Ál­va­rez de To­le­do, duque de Me­di­na Si­do­nia, que tam­po­co era un des­co­no­ci­do. C.P. Con es­te ma­tri­mo­nio se ha­bían uni­do dos de las Ca­sas más im­por­tan­tes. De ha­ber te­ni­do un des­cen­dien­te, su for­tu­na hu­bie­ra si­do tre­men­da. Pe­ro, al mo­rir la du­que­sa, los tí­tu­los y bie­nes de su ma­ri­do pa­sa­ron a Me­di­na Si­do­nia. XL. Go­ya ado­ra­ba a la du­que­sa, ¿lle­ga­ron a ser aman­tes? C.P. He ma­ne­ja­do mu­chí­si­ma bi­blio­gra­fía al res­pec­to y los es­tu­dios más ri­gu­ro­sos di­cen –y yo me lo creo, por­que en­ca­ja muy bien con la per­so­na­li­dad de la du­que­sa– que él es­ta­ba pla­tó­ni­ca­men­te enamo­ra­do y en­lo­que­ci­do y que ella lo tra­ta­ba co­mo a un pe­rri­to. Le de­cía: «¡Ay, Fan­cho!, que

es­tás muy an­ti­pá­ti­co hoy, da­me un be­si­to [se ríe]». XL. Cuen­ta que la di­ver­tían los to­re­ros, los ar­tis­tas… C.P. Eso tie­ne mu­cho que ver con la épo­ca. Ha­bía dos ten­den­cias: los afran­ce­sa­dos y los agi­ta­na­dos de las ma­jas. Pa­ra con­tra­rres­tar la in­fluen­cia tan enor­me de Fran­cia, es­ta­ba el ma­jis­mo. La du­que­sa se ves­tía de ma­ja, al­ter­na­ba con to­re­ros, bai­la­ba por las es­qui­nas, iba a las ver­be­nas… XL. La úl­ti­ma du­que­sa de Al­ba ha­cía ga­la de pa­re­cer­se a su an­te­pa­sa­da y le di­ver­tían tam­bién esas co­sas. C.P. Es así y se pa­re­cían mu­cho las dos, es ver­dad; pe­ro en el ca­so de la du­que­sa del si­glo XVIII exis­tía esa ten­den­cia: el ma­jis­mo era una reac­ción fren­te a la Ilustración fran­ce­sa. XL. Cuen­ta que las mu­je­res de la al­ta so­cie­dad de la épo­ca re­ci­bían en la ca­ma a sus aman­tes mien­tras desa­yu­na­ban. C.P. El cor­te­jo era así. Desa­yu­na­ban en la ca­ma con un se­ñor que, ge­ne­ral­men­te, lue­go re­sul­ta­ba ser un pe­ti­me­tre, un pi­sa­ver­de. Eso lo sa­qué de un li­bro de Car­men Mar­tín Gai­te que se lla­ma­ba Usos y cos­tum­bres de la corte. XL. Eran mu­je­res con man­do en pla­za y muy li­be­ra­das... C.P. La reali­dad era que, co­mo los ma­tri­mo­nios es­ta­ban arre­gla­dos, lue­go ha­cían su vi­da. A la du­que­sa de Ama­ran­ta le pre­gun­ta­ron pa­ra qué ser­vía un ma­ri­do y ella con­tes­tó que «pa­ra lo mis­mo que es­te ani­llo: sir­ve pa­ra ador­nar, pe­ro no es­tor­ba nin­guno de mis mo­vi­mien­tos». Y era así: los ma­ri­dos da­ban es­ta­tus y res­pe­ta­bi­li­dad, na­da más. El ma­tri­mo­nio era mu­cho más li­bre que aho­ra. XL. Tam­bién era ha­bi­tual que las sir­vien­tas tu­vie­ran hi­jos de los se­ño­res de la ca­sa. C.P. Sí, los cria­dos na­cían y mo­rían en la pro­pie­dad, así que el que te lim­pia­ba el ori­nal a lo me­jor era tu her­mano. A los que eran hi­jos de se­ño­res se los con­si­de­ra­ba un po­qui­to más que al res­to de los cria­dos. XL. Di­ce que Go­doy le en­car­gó a Go­ya re­tra­tar des­nu­da a su aman­te, Pe­pi­ta Tu­dó, pe­ro no que le per­mi­tió po­sar sin ro­pa. C.P. Go­doy te­nía una im­por­tan­te co­lec­ción de ar­te con mu­chos des­nu­dos. Siem­pre se ha di­cho que el cuer­po de la ma­ja des­nu­da es de la du­que­sa de Al­ba, que po­só así pa­ra él, pe­ro que la ca­be­za es de Pe­pi­ta Tu­dó. Yo he he­cho un gui­ño en el li­bro, de ma­ne­ra que Go­ya, sin de­cla­rar abier­ta­men­te la ver­dad, de­ja una se­rie de pis­tas pa­ra que la pos­te­ri­dad de­duz­ca que el cuer­po de la ma­ja es el de su ama­da du­que­sa de Al­ba. XL. En es­te li­bro da mu­cho más pro­ta­go­nis­mo al se­xo que en otras no­ve­las. ¿Al­go que co­men­tar al res­pec­to? C.P. ¡Ja­ja­ja! ¡Qué ho­rror! Pri­me­ro hay que de­cir que el XVIII es un si­glo li­bé­rri­mo… XL. ¡Ex­cu­sas! C.P. Bien, hay más se­xo que en otros li­bros y unas es­ce­nas de vio­la­ción muy du­ras y tre­men­das que no te­nía más re­me­dio que po­ner: ima­gí­na­te a la po­bre es­cla­va, que se la pa­sa­ba por la pie­dra to­do el mun­do. Pe­ro yo soy bas­tan­te pa­ca­ta, no di­go ni 'cu­lo' y ja­más suel­to un taco ni na­da por el es­ti­lo… XL. ¡Pues ya no lo pa­re­ce! Ade­más, pa­ra des­cri­bir con tan­to de­ta­lle hay que sa­ber. ¿Se ha di­ver­ti­do? C.P. No [ro­tun­da], me ha cos­ta­do ho­rro­res. Una de las es­ce­nas más du­ras, de he­cho, la es­cri­bí con un gin-to­nic por­que me la ima­gi­na­ba en vi­vo y no po­día se­guir. XL. Tam­bién te­ne­mos bien de­fi­ni­do el per­so­na­je de la pros­ti­tu­ta fi­li­pi­na y per­ver­sa. C.P. Elisa es uno de mis per­so­na­jes fa­vo­ri­tos; una mu­jer con un fí­si­co in­fan­til que, con 50 años, ha­ce el pa­pel de una ni­ña de 12 años pa­ra sa­tis­fa­cer las per­ver­sio­nes de los hom­bres. Ese ti­po de pros­ti­tu­tas exis­tía en la épo­ca. He pro­cu­ra­do que to­dos los per­so­na­jes es­tén ba­sa­dos en per­so­nas que de ver­dad exis­tie­ron. XL. No des­tri­pe­mos más el li­bro, há­ble­me de los ta­lle­res li­te­ra­rios que man­tie­ne jun­to con su her­mano Ger­va­sio, don­de mu­cha gen­te apren­de a es­cri­bir no­ve­las... C.P. Sí, he­mos te­ni­do más de seis mil alum­nos; mu­chos con li­bro pu­bli­ca­do. Es­cri­bir tie­ne una par­te de ta­len­to, que la tie­nes o no la tie­nes, pe­ro exis­te una par­te de ofi­cio muy con­si­de­ra­ble que se pue­de apren­der. XL. Oi­ga, ex­pli­que una cues­tión: es­te ve­rano ha sa­li­do su nom­bre re­la­cio­na­do con la tra­ma de eva­sión fis­cal en Pa­na­má. C.P. Mi ase­sor fis­cal era el mis­mo que lle­va­ba los te­mas a Ima­nol Arias y a Ana Dua­to. El ti­tu­lar que me sa­ca­ron fue: «Car­men Po­sa­das re­la­cio­na­da con la 'tra­ma Cuén­ta­me'». Qué ten­dré que ver yo con la 'tra­ma Cuén­ta­me'. Lo que es ver­dad es que me es­tán ha­cien­do una ins­pec­ción. XL. ¿Por al­gu­na ra­zón con­cre­ta? C.P. Sí, por­que a los es­cri­to­res, en un mo­men­to da­do, nos di­je­ron que po­día­mos ce­der nues­tros de­re­chos de au­tor a una so­cie­dad. Te­ne­mos in­gre­sos muy irre­gu­la­res por­que nos pa­gan una no­ve­la de gol­pe y a lo me­jor nos he­mos pa­sa­do cin­co años es­cri­bién­do­la sin in­gre­sos. Pe­ro, a mi­tad de par­ti­do, nos cam­bia­ron las re­glas. Eso es lo que nos es­tán ins­pec­cio­nan­do. Y co­mo a mí, a mu­chos otros es­cri­to­res. XL. ¿Na­da que ver con sa­car di­ne­ro me­dian­te em­pre­sas opa­cas? C.P. ¡Ni aun­que qui­sie­ra! Los es­cri­to­res no ga­na­mos di­ne­ro co­mo pa­ra ha­cer eso.

"¡Qué ten­dré que ver yo con 'la tra­ma Cuén­ta­me'! A los es­cri­to­res nos di­je­ron una co­sa y a mi­tad de par­ti­do nos cam­bia­ron las re­glas. Por eso, me es­tán ins­pec­cio­nan­do"

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.