Sie­te pro­ble­mas ver­gon­zan­tes y sus in­dis­cre­tas so­lu­cio­nes

Cal­vas re­flec­tan­tes, im­pu­re­zas vi­si­bles, ca­nas in­dis­cre­tas, ve­llo en zo­nas no desea­das, su­do­res in­de­bi­dos... En­con­tra­mos so­lu­ción a las prin­ci­pa­les in­quie­tu­des mas­cu­li­nas so­bre be­lle­za.

La Voz de Galicia (A Coruña) - XL Semanal - - Especial Hombre | La Belleza - Por Ste­fa­nie Mi­lla l Fo­to­gra­fía Don Flood

1. Cal­vas bri­llan­tes co­mo un es­pe­jo. Cual­quier hom­bre desea bri­llar, pe­ro per­so­nal y pro­fe­sio­nal­men­te, ¡no en la cal­va! Sin em­bar­go, cuan­do en el área su­pe­rior del cue­ro ca­be­llu­do no hay ni ras­tro de pe­lo, la apa­ri­ción de un bri­llo sa­ti­na­do y a ve­ces has­ta ce­ga­dor pue­de ser un pro­ble­ma. Me­nor, cier­to, pe­ro pro­ble­ma. ¿Cuál es la ra­zón de ese bri­llo? En pri­mer lu­gar, se tra­ta de una su­per­fi­cie so­bre la que la luz se re­fle­ja con fa­ci­li­dad. Por eso, cuan­do el ca­be­llo es­tá ra­su­ra­do y hay una som­bra de pe­lo, aun­que sea ape­nas de un par de mi­lí­me­tros, ese bri­llo es mu­cho me­nos pro­nun­cia­do. En se­gun­do lu­gar, por la li­bre dis­tri­bu­ción del se­bo pro­du­ci­do por los fo­lícu­los pi­lo­sos, que, en lu­gar de dis­tri­buir­se por el pe­lo, cu­bre la piel y le da ese as­pec­to re­flec­tan­te, el cual se mul­ti­pli­ca en ca­so de que ha­ga ca­lor. Pa­ra evi­tar­lo, lo más sen­ci­llo es apli­car ca­da ma­ña­na una hi­dra­tan­te ma­ti­fi­can­te en el cue­ro ca­be­llu­do, en es­pe­cial al­re­de­dor de la fren­te. Es­tos pro­duc­tos no so­lo hi­dra­tan, sino que ade­más con­tie­nen pe­que­ñas mi­cro­es­fe­ras que ab­sor­ben el se­bo y lo neu­tra­li­zan. Si ha­cen fal­ta me­di­das más ex­tre­mas, los pri­mer o pre­ba­ses de ma­qui­lla­je ma­ti­fi­can­tes pue­den ser una bue­na op­ción, ya que dan un as­pec­to muy mate sin que pa­rez­ca ma­qui­lla­je. Otra ex­ce­len­te op­ción pa­ra te­ner siem­pre a mano son las toa­lli­tas ma­ti­fi­can­tes: pe­que­ños pa­que­ti­tos que li­be­ran otros igual­men­te pe­que­ños pa­pe­li­tos que se pre­sio­nan so­bre la piel pa­ra que ab­sor­ban la gra­sa. Tie­nen la ven­ta­ja de eli­mi­nar los bri­llos sin dar tex­tu­ra ni de­jar nin­gu­na sen­sa­ción de pro­duc­to so­bre la piel y de per­mi­tir to­dos los re­to­ques ne­ce­sa­rios du­ran­te el día.

2. Te­rri­to­rio 'pae­lla' en la es­pal­da. Cuan­do un hom­bre tie­ne gra­nos en la es­pal­da, no sue­le tra­tar­se de unas pe­que­ñas im­pu­re­zas, sino de au­tén­ti­cos vol­ca­nes que in­clu­so pue­den lle­gar a do­ler. La so­lu­ción pa­sa por tra­tar­los con la mis­ma de­di­ca­ción que los del ros­tro, con una tria­da de ata­que y con­trol in­fa­li­ble: lim­pie­za (dos ve­ces al día), cre­ma es­pe­cí­fi­ca pa­ra piel muy gra­sa y apli­ca­ción de mas­ca­ri­llas y/o de pro­duc­tos es­pe­cí­fi­cos pa­ra gra­nos en las áreas más con­flic­ti­vas. Las áreas gra­sas ne­ce­si­tan ac­cio­nes de­ci­di­das –mar­ca­das por la cons­tan­cia– con pro­duc­tos ade­cua­dos pe­ro no agre­si­vos, pues­to que cuan­to más irri­tan­te sea el tra­ta­mien­to, más gra­sa pro­du­ci­rá la piel pa­ra com­pen­sar ese se­bo que se le re­ti­ra de for­ma inade­cua­da. En ca­so de que los gra­nos va­yan más allá y sean quis­tes, es im­por­tan­te acu­dir al der­ma­tó­lo­go cuan­to an­tes pa­ra evi­tar que se for­men ci­ca­tri­ces lue­go ca­si im­po­si­bles de eli­mi­nar del to­do.

3. Sin ras­tro de ve­llo en las re­gio­nes del sur. Sí: ca­da vez más hom­bres quie­ren ir tan ra­su­ra­dos co­mo lim­pios por el

Las áreas gra­sas de la piel ne­ce­si­tan pro­duc­tos que no sean agre­si­vos, pa­ra evi­tar el efec­to re­bo­te

fon­do sur, sin de­jar­se nin­gu­na par­te esen­cial en el in­ten­to. Si la idea es sim­ple­men­te lim­piar un po­co la zo­na y re­du­cir la can­ti­dad de ve­llo, na­da co­mo los aparatos bar­be­ros, que per­mi­ten re­du­cir la lon­gi­tud del ve­llo a me­di­da. ¿Bus­can­do un aca­ba­do más lam­pi­ño que la ca­be­za de Mor­ta­de­lo? Tras re­cor­tar el ve­llo, lle­ga el mo­men­to de la ma­qui­ni­lla de ho­ja. Se de­be usar una ex­clu­si­va pa­ra el área, y no usar la de la bar­ba. Se mo­ja el área con agua lo más fría po­si­ble pa­ra con­se­guir un efec­to to­ni­fi­can­te y se apli­ca es­pu­ma de afei­tar an­tes de pa­sar la cu­chi­lla. (No ha­ce fal­ta de­cir que siem­pre con cui­da­do y mi­mo…). Si se apli­ca un bál­sa­mo po­sa­fei­ta­do cal­man­te, me­jor que me­jor. La piel del área, es­pe­cial­men­te la de los tes­tícu­los, es de­li­ca­da y agra­de­ce esa con­si­de­ra­ción.

4. Ca­nas in­dis­cre­tas. Tar­dan más en apa­re­cer que las de la ca­be­za. (De me­dia, una dé­ca­da más). Pe­ro las ca­nas del pe­cho tam­bién aca­ban sa­lien­do e im­po­nién­do­se co­mo se­ñal de­fi­ni­ti­va de que na­die es­tá a sal­vo del pa­so del tiem­po. Cu­rio­sa­men­te, los mis­mos hom­bres que lu­cen ca­nas en las sie­nes fe­liz­men­te se abro­chan la ca­mi­sa has­ta la nuez cuan­do se tra­ta de las ca­nas pec­to­ra­les. Pe­ro an­tes de que el lec­tor se lan­ce al su­per­mer­ca­do a por una co­lo­ra­ción y se la apli­que en el pe­cho… ¡avi­sa­mos! Los tin­tes de co­lo­ra­ción ca­se­ra es­tán for­mu­la­dos so­lo pa­ra la ca­be­lle­ra: in­ten­tar ha­cer do­ble­te en el pe­cho pue­de re­sul­tar en irri­ta­cio­nes, pi­co­res, mo­les­tias y, ca­si se­gu­ro, manchas os­cu­ras en la piel muy la­bo­rio­sas de eli­mi­nar. No por ello hay que re­sig­nar­se: hay so­lu­cio­nes. Una, bas­tan­te ob­via, es de­pi­lar­se el ve­llo. Fue­ra el pe­lo, fue­ra el pro­ble­ma. ¿Re­ti­cen­te a so­lu­ción tan ra­di­cal y que re­quie­re tan­to man­te­ni­mien­to? Re­cor­tar el ve­llo las di­si­mu­la li­ge­ra­men­te. Jo­sé Na­va­rro, due­ño del sa­lón mas­cu­lino Jo­sé Na­va­rro Stu­dio, es par­ti­da­rio de so­lu­cio­nes me­nos agre­si­vas. «En vez de os­cu­re­cer la ca­na, lo que ha­ce­mos es apli­car un ba­ño acla­ran­te pa­ra re­du­cir el con­tras­te y ha­cer­las me­nos vi­si­bles de for­ma muy na­tu­ral». ¿Y en la bar­ba? «Es com­pli­ca­do. Si se apli­ca un tin­te tal cual, el hom­bre pue­de que­dar co­mo uno de los her­ma­nos Dal­ton, co­mo si tu­vie­ra la bar­ba di­bu­ja­da. En al­gu­nas oca­sio­nes ta­pa­mos esas ca­nas, pe­ro con un pin­cel muy pe­que­ño, pei­nan­do y dan­do co­lor de for­ma muy mi­nu­cio­sa pa­ra un efec­to to­tal­men­te in­de­tec­ta­ble». Pa­ra los que quie­ran man­te­ner su ve­llo os­cu­ro a to­da cos­ta y bo­rrar to­da tra­za de gris, exis­ten tin­tes es­pe­cí­fi­cos pa­ra ve­llo cor­po­ral que sí se pue­den uti­li­zar en el pe­cho, co­mo Ín­ti­mo­chic (www.in­ti­mo­chic.es) o Betty

Beauty (www.betty­beauty.es). Y por si al­guien tie­ne in­te­rés: sí, sí, se pue­den usar en el pu­bis tam­bién.

5. Pe­los y no en la ca­be­za. Es cu­rio­sa la migración que ha­ce el pe­lo en la ca­be­za a me­di­da que pa­san los años. El de la ca­be­za des­apa­re­ce o se ha­ce pe­que­ño, se­gún mo­de­lo, mien­tras que en na­riz y ore­jas pue­den lle­gar a sur­gir au­tén­ti­cas sel­vas ama­zó­ni­cas que aver­gon­za­rían la fron­do­si­dad del Ma­to Gros­so. ¿Qué fun­ción tie­nen unos y otros? Al­fon­so Jor­que­ra, es­ti­lis­ta de Baby­liss, no se an­da por las ra­mas. «El pe­lo de las ore­jas no tie­ne nin­gún ti­po de fun­ción más que la de mo­les­tar, y la eli­mi­na­ción pue­de ser con cual­quier ti­po de uten­si­lio es­pe­cí­fi­co pa­ra es­te uso. Ade­más, nor­mal­men­te los pro­duc­tos pa­ra re­ti­rar pe­los de las ore­jas sir­ven tam­bién pa­ra de­li­near y lim­piar las ce­jas. Mas si ha­bla­mos de pe­los en la na­riz, el dis­cur­so va­ría. Es­tos sí pro­te­gen y eli­mi­nar­los com­ple­ta­men­te pue­den pro­vo­car la en­tra­da de pol­vo y su­cie­dad en las fo­sas na­sa­les y de es­ta for­ma es­ta­mos más pre­dis­pues­tos a co­ger in­fec­cio­nes o in­clu­so res­fria­dos. Es­tos pe­los son fuer­tes, du­ros y an­ti­es­té­ti­cos; sin em­bar­go, cum­plen una fun­ción: pro­te­ger de agen­tes ex­ter­nos. Eli­mi­nar­los con ce­ra es un error, por­que su com­ple­ta de­pi­la­ción po­dría pro­vo­car un pro­ble­ma de sa­lud, por eso recomendamos aparatos es­pe­cí­fi­cos pa­ra ello, que cor­tan el pe­lo sin ra­su­rar­lo en ex­ce­so. Así me­jo­ra­mos es­té­ti­ca­men­te las fo­sas na­sa­les, pe­ro no po­ne­mos la zo­na en pe­li­gro».

6. Pun­tos ne­gros co­mo vol­ca­nes. Mien­tras que una im­por­tan­te ma­yo­ría de las mu­je­res ata­ca cual­quier atis­bo de es­pi­ni­lla o pun­to de for­ma in­mi­se­ri­cor­de, sin dar­les opor­tu­ni­dad a pa­sar del mi­lí­me­tro de diá­me­tro, en oca­sio­nes los ca­ba­lle­ros no pa­re­cen dar­se cuen­ta de que ese po­ro que se va abrien­do aca­ba­rá acu­mu­lan­do to­do ti­po de de­tri­tus pa­ra dar un as­pec­to bas­tan­te pe­no­so a la piel. Bueno, qui­zá de­cir ‘de­tri­tus’ sea ex­ce­si­vo, pe­ro lo cier­to es que si no se re­ti­ra de for­ma re­gu­lar, el com­bo de se­bo na­tu­ral + cé­lu­las muer­tas + res­tos de con­ta­mi­na­ción se de­po­si­tan so­bre la piel, se ins­ta­lan en ese po­ro, se van oxi­dan­do (de ahí el lin­do co­lor aza­ba­che) y aca­ban sien­do más di­fí­ci­les de des­alo­jar que un in­qui­lino mo­ro­so. Co­mo siem­pre, la me­jor es­tra­te­gia pa­ra im­pe­dir­lo es la pre­ven­ción. Qué ori­gi­nal, ¿ver­dad? Pe­ro es cier­to. Si se

Las ca­nas de la bar­ba se ta­pan con un pin­cel pe­que­ño, apli­can­do el co­lor de for­ma muy mi­nu­cio­sa

lim­pia el ros­tro a dia­rio (y si es ma­ña­na y no­che, me­jor que me­jor) con un pro­duc­to ade­cua­do, que evi­te que to­do ese con­glo­me­ra­do se ins­ta­le en los po­ros cual be­bé en su cu­na, ten­dre­mos la mi­tad de la ba­ta­lla ga­na­da. ¿Qué la piel pro­du­ce con­ta­mi­nan­tes pro­pios pa­ra abu­rrir? En ese ca­so ha­brá que ser un po­co más de­ci­di­do y usar o bien un lim­pia­dor ex­fo­lian­te ca­da no­che (en el ca­so de pie­les muy gra­sas) o un kit de ex­fo­lian­te más mascarilla des­in­crus­tan­te dos ve­ces por se­ma­na. Pe­ro… ¿y si es­tos con­se­jos lle­gan tar­de? El doc­tor Jo­sé Vicente La­jo Pla­za, del Cen­tro Mé­di­co La­jo Pla­za, ex­pli­ca: «No se pue­den eli­mi­nar esos pun­tos ne­gros, que se­gu­ra­men­te lle­van mu­chí­si­mo tiem­po for­mán­do­se, en unos días. Mi con­se­jo es pri­me­ro ha­cer dos o tres lim­pie­zas fa­cia­les que in­clu­yan ex­trac­ción ca­da quin­ce días, pa­ra ir eli­mi­nan­do lo más ex­terno. Des­pués se rea­li­za un tra­ta­mien­to ex­fo­lian­te con una mez­cla de áci­do pi­rú­vi­co y áci­do sa­li­cí­li­co, que, ade­más de un pee­ling tan se­gu­ro co­mo efi­caz, es an­ti­co­me­do­gé­ni­co y re­gu­la la se­cre­ción se­bá­cea, lo que ayu­da a re­gu­lar la piel a la vez que la lim­pia en pro­fun­di­dad. Fi­nal­men­te, cuan­do la piel es­tá es­ta­bi­li­za­da y equi­li­bra­da, ha­ría­mos una se­sión de lá­ser Pi­xel o lá­ser de Er­bio frag­men­ta­do que con­si­gue ce­rrar esos po­ros y con­traer­los. Así evi­ta­mos que la su­cie­dad se vuel­va a ins­ta­lar y pro­por­cio­na­mos a la piel un as­pec­to más uni­for­me y ter­so, que pa­sa a te­ner un as­pec­to más lim­pio».

7. El hom­bre fuen­te. Su­dar en el gim­na­sio al ha­cer de­por­te o cuan­do eres una es­tre­lla de rock en pleno con­cier­to es­tá bien. Es in­clu­so sexy. Pe­ro su­dar aun­que no ha­ga ca­lor, o an­tes de en­trar en una reunión, o al dar la mano… no tie­ne gra­cia. Es el pro­ble­ma que su­fren las per­so­nas con hi­per­hi­dro­sis, con su­do­ra­ción ex­ce­si­va, pues su­dan de cua­tro a cin­co ve­ces más de lo nor­mal. Pe­ro no so­lo las per­so­nas con hi­per­hi­dro­sis se aver­güen­zan a ve­ces por sus glán­du­las su­do­rí­pa­ras: hay per­so­nas que, sen­ci­lla­men­te, su­dan mu­cho. En ca­so de no po­der du­char­se ca­da me­dia ho­ra, ¿qué so­lu­cio­nes hay? En pri­mer lu­gar, evi­tar la ca­feí­na en ex­ce­so y el pi­can­te: ac­ti­van la ace­til­co­li­na, un neu­ro­trans­mi­sor que pue­de dar­le mar­cha a esas glán­du­las. El ver­da­de­ro án­gel de la guar­da se­rá siem­pre el des­odo­ran­te que, qui­zá, no se es­tén apli­can­do bien. Hay que apos­tar siem­pre por fór­mu­las an­ti­trans­pi­ran­tes y en cre­ma o roll-on, pues con­tie­nen ma­yor con­cen­tra­ción de ac­ti­vos des­odo­ran­tes que el es­pray. Es­tas no so­lo evi­tan que se de­gra­den las bac­te­rias que des­com­po­nen el su­dor y cau­san su ca­rac­te­rís­ti­co aro­ma a ce­bo­lla cru­da (la ra­zón de ese pa­re­ci­do ol­fa­ti­vo son los com­pues­tos azu­fra­dos que am­bos com­par­ten), sino que ade­más evi­tan que el su­dor sal­ga a la su­per­fi­cie de la piel, re­du­cien­do así la hu­me­dad. Otro tru­co es du­char­se a úl­ti­ma ho­ra de la tar­de o pri­me­ra de la no­che y des­pués apli­car el an­ti­trans­pi­ran­te. A esa ho­ra, la pro­duc­ción de su­dor es muy ba­ja y el pro­duc­to tie­ne tiem­po de ac­tuar. Y no, no se irá por la ma­ña­na con la du­cha, mas quien quie­ra te­ner be­ne­fi­cios ex­tra siem­pre pue­de reapli­car su fór­mu­la fa­vo­ri­ta. En ca­so de que el su­dor no se li­mi­te a las axi­las, se pue­de apli­car des­odo­ran­te tam­bién en el res­to del cuer­po, ex­cep­to en el ros­tro o zo­nas fá­cil­men­te irri­ta­bles. Y sí, nos re­fe­ri­mos a ‘esas’ zo­nas.

El ve­llo de la na­riz no se de­be eli­mi­nar: des­pro­te­ge las fo­sas na­sa­les y fa­ci­li­ta que con­trai­ga­mos in­fec­cio­nes

LOS TIN­TES DE CO­LO­RA­CIÓN PA­RA EL PE­LO DE LA CA­BE­ZA NO SIR­VEN PA­RA EL VE­LLO DE OTRAS ZO­NAS Y PUE­DEN PRO­DU­CIR IRRI­TA­CIO­NES.

TRA­JE, de Emi­dio Tuc­ci pa­ra El Corte In­glés; CA­MI­SA, de Cor­te­fiel; COR­BA­TA y PA­ÑUE­LO al cue­llo, de Her­mès; PA­ÑUE­LO en el bol­si­llo, de Er­me­ne­gil­do Zeg­na; y RE­LOJ, de Hu­blot. PA­RA EVI­TAR EL EX­CE­SO DE SE­BO EN EL ROS­TRO, SE DE­BE USAR UN LIM­PIA­DOR EX­FO­LIAN­TE CA­DA NO­CHE.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.