Ani­ma­les de com­pa­ñía

La de­mo­cra­cia de los muertos

La Voz de Galicia (A Coruña) - XL Semanal - - Magazine Firmas - Por Juan Ma­nuel de Pra­da www.xl­se­ma­nal.com/firmas

uno de los ras­gos más ca­rac­te­rís­ti­cos (y de­plo­ra­bles) de nues­tra épo­ca es el ada­nis­mo, la con­vic­ción ri­dí­cu­la­men­te fa­tua de que el mun­do aca­ba de fun­dar­se o, to­da­vía peor, de que a no­so­tros nos co­rres­pon­de fun­dar­lo ex no­vo. Es­te ada­nis­mo, ins­cri­to en los ge­nes de las ideo­lo­gías en bo­ga, nos de­pa­ra po­lí­ti­cos me­siá­ni­cos que ha­cen ta­bla ra­sa con to­do lo que he­re­dan; y tam­bién nos brin­da ar­tis­tas bo­ta­ra­tes que abo­mi­nan de to­da tra­di­ción y des­de­ñan to­da in­fluen­cia (y así di­si­mu­lan su fal­ta de for­ma­ción y de ta­len­to). Y lo mis­mo que ocu­rre en el ar­te o en la po­lí­ti­ca ocu­rre en otras mu­chas fa­ce­tas de la vi­da. Inevi­ta­ble­men­te, el pres­ti­gio de es­tos char­la­ta­nes ha aca­ba­do por con­ta­mi­nar a las ma­sas, que no son sino el pai­sa­je re­tó­ri­co del ada­nis­mo con­tem­po­rá­neo (o sea, ton­tos úti­les); pe­ro que, in­sen­sa­ta­men­te, se creen Due­ñas del Fu­tu­ro y ca­pa­ces de bo­rrar de un plu­ma­zo si­glos de His­to­ria. Fren­te a es­te ada­nis­mo con­tem­po­rá­neo se al­za lo que Ches­ter­ton lla­ma­ba la «de­mo­cra­cia de los muertos», que pos­tu­la que nues­tros an­he­los y pre­ten­sio­nes han de rea­li­zar­se en con­for­mi­dad con quie­nes nos pre­ce­die­ron, o si­quie­ra en co­lo­quio con ellos, pa­ra im­pe­dir que el mun­do sea en­tre­ga­do (uti­li­za­mos la ex­pre­sión de Ches­ter­ton) a esa «re­du­ci­da y arro­gan­te oli­gar­quía que, por ca­sua­li­dad, pi­sa hoy la tie­rra»; es de­cir, a nues­tra pro­pia ge­ne­ra­ción. Fren­te a la de­mo­cra­cia ada­nis­ta que, pa­ra ha­la­gar a las ma­sas cre­ti­ni­za­das, pos­tu­la que ca­da ge­ne­ra­ción pue­de des­ba­ra­tar el es­fuer­zo co­lec­ti­vo de cien ge­ne­ra­cio­nes pa­sa­das, la «de­mo­cra­cia de los muertos», al to­mar en con­si­de­ra­ción el pa­re­cer de nues­tros an­te­pa­sa­dos, se con­vier­te en la úni­ca for­ma de cor­du­ra. Des­de el ada­nis­mo con­tem­po­rá­neo, por ejem­plo, se pue­de de­fen­der que Ca­ta­lu­ña o el País Vas­co se se­pa­ren del res­to de Es­pa­ña (y quie­nes pre­ten­den evi­tar­lo re­cu­rrien­do a tal o cual pre­cep­to le­gal son tam­bién ada­nis­tas rous­seau­nia­nos, sin sa­ber­lo). Só­lo el au­tén­ti­co de­mó­cra­ta, que es quien es­cu­cha el pa­re­cer de sus an­te­pa­sa­dos, lle­ga fá­cil­men­te a la con­clu­sión de que la ge­ne­ra­ción pre­sen­te no tie­ne de­re­cho a de­rri­bar de un ca­pi­ro­ta­zo lo que las ge­ne­ra­cio­nes que nos pre­ce­die­ron eri­gie­ron con in­fi­ni­to es­fuer­zo: por­que en el es­fuer­zo de las ge­ne­ra­cio­nes que nos pre­ce­die­ron hay mu­cho amor, mu­cho sa­cri­fi­cio, mu­chas lá­gri­mas ver­ti­das, mu­cha san­gre de­rra­ma­da, mu­cha es­pe­ran­za mal­tre­cha y fi­nal­men­te su­per­vi­vien­te. Yo, por ejem­plo, que soy vas­co de na­ci­mien­to, con­si­de­ro que la in­de­pen­den­cia del País Va­co es una bur­la a la ab­ne­ga­ción de mi abue­lo, que tu­vo que emi­grar a es­ta be­lla tie­rra y tra­ba­jar en con­di­cio­nes muy ás­pe­ras, ca­si in­fra­hu­ma­nas; y al sa­cri­fi­cio de mi pa­dre, que sien­do un hom­bre muy do­ta­do in­te­lec­tual­men­te tu­vo sin em­bar­go que aban­do­nar los es­tu­dios a muy tem­pra­na edad y po­ner­se a tra­ba­jar en una fá­bri­ca, pa­ra com­ple­tar el jor­nal fa­mi­liar. Y, co­mo mis pa­dres y mis abue­los, hu­bo otros mu­chos es­pa­ño­les de otras re­gio­nes que fun­die­ron su san­gre con los vas­cos, que com­par­tie­ron sus do­lo­res y an­he­los, que la­bra­ron sus tie­rras y fun­die­ron sus me­ta­les. Y to­dos esos pa­de­ci­mien­tos y al­bo­ro­zos, to­dos esos des­ve­los y sue­ños com­par­ti­dos, va­len al­go, des­de lue­go mu­cho más que el ca­pri­cho de una ge­ne­ra­ción ada­nis­ta que se cree le­gi­ti­ma­da a uti­li­zar co­mo fel­pu­do a to­das las ge­ne­ra­cio­nes pre­ce­den­tes. Quien no res­pe­ta ni con­si­de­ra la vo­lun­tad de los muertos, quien no atien­de sus ra­zo­nes ni con­tem­pla con amor sus obras (por­que no pue­den al­zar su voz, por­que no pue­den de­fen­der­se) tar­de o tem­prano aca­ba ig­no­ran­do tam­bién a sus con­tem­po­rá­neos, a po­co que go­ce de los me­dios que le per­mi­tan im­po­ner­se. To­da de­mo­cra­cia que ig­no­ra a los muertos es­tá con­sa­gran­do el de­re­cho del más fuer­te, es­tá ig­no­ran­do cí­ni­ca­men­te el su­fri­mien­to sin pa­la­bras de quie­nes lu­cha­ron du­ran­te si­glos por cons­truir lo que aho­ra no­so­tros pre­ten­de­mos de­rruir pe­tu­lan­te­men­te de un plu­ma­zo. No pue­de ha­ber so­li­da­ri­dad ver­da­de­ra en­tre los hom­bres sin es­ta acep­ta­ción de la de­mo­cra­cia de los muertos, co­mo no pue­de ha­ber re­den­ción uni­ver­sal del gé­ne­ro hu­mano sin des­cen­sus ad in­fe­ros. Si Cris­to no hu­bie­se ba­ja­do al reino de la muer­te pa­ra re­di­mir tam­bién a quie­nes allí mo­ra­ban, su sal­va­ción ha­bría si­do de pa­co­ti­lla, por­que las in­jus­ti­cias su­fri­das por esos muertos ha­brían que­da­do sin re­pa­ra­ción. Que es lo que pre­ten­de el ada­nis­mo

No pue­de ha­ber so­li­da­ri­dad ver­da­de­ra en­tre los hom­bres sin es­ta acep­ta­ción de la de­mo­cra­cia de los muertos

Qcon­tem­po­rá­neo cuan­do aca­lla la voz de los muertos, cuan­do anu­la la vo­lun­tad de los muertos, cuan­do nie­ga el con­sue­lo a los muertos que con sus lá­gri­mas y su san­gre cons­tru­ye­ron lo que nues­tra ge­ne­ra­ción quie­re arra­sar por pu­ra so­ber­bia, por un de­men­te to­ta­li­ta­ris­mo del ins­tan­te ac­tual. La úni­ca de­mo­cra­cia dig­na es la que res­pe­ta el vo­to de los muertos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.