En tie­rra hos­til

La Voz de Galicia (A Coruña) - XL Semanal - - Magazine Firmas - Por www.xl­se­ma­nal.com/firmas

no es fá­cil vi­vir en Al­sa­sua... si eres guar­dia ci­vil. En reali­dad, no es fá­cil vi­vir en mu­chos lu­ga­res hos­ti­les del País Vas­co y Na­va­rra si eres ob­je­ti­vo de lo que pre­ten­día ma­tar la ETA has­ta ha­ce po­cos años. En cual­quie­ra de los pue­blos de Es­pa­ña, un guar­dia ci­vil for­ma par­te del pai­sa­je... afor­tu­na­da­men­te. En la sa­li­da de la ca­rre­te­ra, en la puer­ta de la ca­sa cuar­tel, en cual­quier tu­gu­rio en el que se al­te­re la con­lle­van­cia, un pi­co­le­to ves­ti­do de ver­de in­fun­de una cier­ta tran­qui­li­dad. An­to­nio Bur­gos de­jó di­cho, con mu­cha ra­zón, que las co­sas en Es­pa­ña se arre­glan en cuan­to apa­re­ce una pa­re­ja de la Guar­dia Ci­vil. Pre­gun­ten us­te­des por ahí si quie­ren que de su pue­blo se va­yan esos se­ño­res –y se­ño­ras– ves­ti­dos de ver­de: ve­rá qué ma­ne­ra tie­ne la gen­te de de­cir que no. Al­sa­sua, me­rin­dad de Pam­plo­na, una de las cin­co en las que se di­vi­de Na­va­rra, es otra co­sa, co­mo lo es al­gún que otro en­cla­ve vas­co. In­du­da­ble­men­te es una de las cu­nas de la ser­pien­te rep­tan­te que tan­to ha en­vi­le­ci­do una tie­rra ex­cep­cio­nal. Lo sa­ben bien aque­llos que han vi­vi­do en su ca­sa cuar­tel du­ran­te es­tos úl­ti­mos trein­ta años: los comandos des­ar­ti­cu­la­dos en su en­torno y las ac­cio­nes in­di­vi­dua­les o gru­pa­les con­tra los guar­dias y sus fa­mi­lias se cuen­tan por do­ce­nas, ase­si­na­tos in­clui­dos. La co­lec­ti­vi­za­ción del su­fri­mien­to de­cre­ta­da por la ban­da tu­vo en ese en­torno un im­por­tan­te tea­tro de ope­ra­cio­nes: los bo­rro­kas y de­más ma­to­nes ca­lle­je­ros pa­sa­ron a ha­cer la vi­da im­po­si­ble a aque­llos ob­je­ti­vos que no es­ta­ban in­mer­sos en su seno, mu­chas ve­ces an­te la inope­ran­cia de las au­to­ri­da­des. La gen­te, por de­más, mi­ra­ba pa­ra otro la­do, tal y co­mo ha ocu­rri­do en la to­ta­li­dad de las zo­nas ca­lien­tes del País Vas­co, don­de el que mo­ría ase­si­na­do «al­go ha­bría he­cho» o don­de te­nía que sa­lir por la tra­se­ra de la igle­sia en la que al­gún cu­ra va­lien­te –y no la me­dia de los cu­ras vas­cos, obis­pos in­clui­dos– qui­sie­ra ofi­ciar un fu­ne­ral. Los he­chos que acae­cie­ron ha­ce un par de se­ma­nas a las puer­tas de un bar de Al­sa­sua no son una ex­cep­ción ais­la­da. Ese par de guar­dias asal­ta­dos por una tur­ba bo­rra­cha de vino y con­sig­nas y esas pa­re­jas de am­bos por la que nin­gu­na fe­mi­na­zi de guar­dia ha emi­ti­do un so­lo lamento son una mues­ca más en la cam­pa­ña de hos­ti­ga­mien­to cri­mi­nal que lle­va su­frien­do la ins­ti­tu­ción y aque­llo que re­pre­sen­te Es­pa­ña en cual­quie­ra de sus ma­ni­fes­ta­cio­nes. Son de­lin­cuen­tes, con­vie­ne pun­tua­li­zar, no ac­ti­vis­tas po­lí­ti­cos. Y no son to­do el pue­blo, cla­ro: hay gen­te de­cen­te en Al­sa­sua, pe­ro, co­mo sue­le ocu­rrir en el vie­jo oes­te, tien­den a guar­dar si­len­cio. Que­dan sus re­pre­sen­tan­tes po­lí­ti­cos, pe­ro ahí prác­ti­ca­men­te so­lo hay ba­su­ra: Ge­roa Bai, Bil­du, Po­de­mos y, pás­men­se, el co­bar­de ton­to útil del PSOE la­men­ta­ron el in­ci­den­te, pe­ro ju­ga­ron a la equi­dis­tan­cia la­men­tan­do asi­mis­mo la «ma­si­va» pre­sen­cia po­li­cial. Ju­ga­ron a la rui­na mo­ral del re­par­to de cul­pas, del rie­go de sos­pe­chas en­tre el ase­sino y el ase­si­na­do, eso tan co­mún en los te­rri­to­rios mar­ca­dos con la mar­ca eta­rra. En esa tie­rra hos­til, en ese lo­da­zal en el que aún se si­gue con­de­nan­do la vio­len­cia «ven­ga de don­de ven­ga», en ese po­zo mo­ral en el que to­da mi­se­ria es po­si­ble (ac­ce­dan a la obra ca­pi­tal de Fer­nan­do Aram­bu­ru, Pa­tria), ser guar­dia ci­vil es ju­gar­se la vi­da a cam­bio de cua­tro du­ros. Pue­de que aho­ra no te ma­ten, pe­ro evi­den­te­men­te no te van a de­jar vi­vir. El te­nien­te he­ri­do gra­ve­men­te por la va­lien­te tur­ba de gu­da­ris que en nú­me­ro de cin­cuen­ta le pa­teó en la ca­lle –pa­ra re­go­ci­jo de mi­se­ra­bles ta­ra­dos con car­go pú­bli­co– so­lo tu­vo pa­la­bras de agra­de­ci­mien­to pa­ra los vecinos que siem­pre le han apo­ya­do y a los que quie­re se­guir sir­vien­do en sus ta­reas de so­co­rro a la so­cie­dad que le pre­ci­sa. Fue el mis­mo

So­lo tu­vo pa­la­bras de agra­de­ci­mien­to pa­ra los vecinos que siem­pre le han apo­ya­do y a los que quie­re se­guir sir­vien­do

que res­ca­tó de la nie­ve a los ex­pre­sos de la ETA que se que­da­ron atra­pa­dos en un au­to­bús des­pués de una tor­men­ta de nie­ve. Qué co­sas. Eso que creía­mos su­pe­ra­do, en po­cas pa­la­bras, si­gue pa­san­do en pun­tos con­cre­tos de los te­rri­to­rios hos­ti­les en los que ‘la paz’ que­da ta­tua­da, en oca­sio­nes, con el fe­roz ros­tro del odio irra­cio­nal y ve­ne­no­so del na­cio­na­lis­mo.

Q

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.