¿Es real la fra­se "Ro­ma no pa­ga trai­do­res"?

La Voz de Galicia (A Coruña) - XL Semanal - - Conocer -

La tra­di­ción cuen­ta que el pro­cón­sul Quin­to Ser­vi­lio Ce­pión pro­nun­ció es­ta fra­se en el año 139 a. de C. pa­ra qui­tar­se de en­ci­ma a tres his­pa­nos, Au­dax, Di­tal­cos y Mi­nu­ros, que ha­bían acu­di­do a co­brar la re­com­pen­sa que aquel les ha­bía pro­me­ti­do si ase­si­na­ban a su je­fe Vi­ria­to. Lo cier­to es que la fra­se no apa­re­ce en las fuen­tes clá­si­cas, aun­que el he­cho his­tó­ri­co sí fue na­rra­do por al­gu­nos cro­nis­tas ro­ma­nos, co­mo Dio­do­ro, Oro­sio y Apiano, en­tre otros. En esos tex­tos, los au­to­res mues­tran su re­cha­zo a la es­tra­te­gia que si­guió el pro­cón­sul pa­ra des­ha­cer­se de Vi­ria­to, tan ale­ja­da de las vir­tu­des ro­ma­nas de ho­no­ra­bi­li­dad y hom­bría en el com­ba­te. «Ce­pión com­pró la vic­to­ria», es­cri­be Va­le­rio Má­xi­mo. En su crónica, Apiano ase­gu­ra que el pro­cón­sul pa­gó a los trai­do­res his­pa­nos, pe­ro que se ne­gó a sa­tis­fa­cer sus res­tan­tes exi­gen­cias. En cual­quier ca­so, la his­to­rio­gra­fía mo­der­na afir­ma que la fra­se «Ro­ma no pa­ga trai­do­res» po­dría ser una in­ven­ción pa­ra de­mos­trar la rec­ti­tud mo­ral de los ge­ne­ra­les pa­trios, que nun­ca ha­brían apro­ba­do el so­borno a re­bel­des pa­ra que die­ran muer­te a su je­fe. Pe­ro ¿quién era Vi­ria­to? En el co­le­gio apren­di­mos que era un pas­tor lu­si­tano que se con­vir­tió en una ver­da­de­ra pe­sa­di­lla pa­ra los ro­ma­nos. En­tre los años 147 y 139 a. de C. uti­li­zó la gue­rra de gue­rri­llas con­tra las tro­pas ro­ma­nas, a las que hi­zo mor­der el pol­vo en va­rias oca­sio­nes. Em­plea­ba el re­cur­so de la hui­da fin­gi­da del cam­po de ba­ta­lla, pa­ra des­pués em­bos­car­se y gol­pear a los ro­ma­nos en su re­ta­guar­dia. Nun­ca bus­có el ataque di­rec­to ni la con­quis­ta de los te­rri­to­rios enemi­gos, sino el sa­queo y el bo­tín. Má­xi­mo Ser­vi­liano Ce­pión fir­mó un tra­ta­do de paz con Vi­ria­to que en uno de sus apar­ta­dos otor­ga­ba la in­de­pen­den­cia al te­rri­to­rio con­tro­la­do por el lí­der lu­si­tano. Pe­ro en Ro­ma al­gu­nos ge­ne­ra­les re­cha­za­ron el tra­ta­do de paz por con­si­de­rar­lo una ce­sión ina­cep­ta­ble an­te los re­bel­des y pre­sio­na­ron a los se­na­do­res pa­ra que sus­ti­tu­ye­ran a Ser­vi­liano Ce­pión por su her­mano Quin­to Ser­vi­lio Ce­pión. El nue­vo pro­cón­sul reac­ti­vó la gue­rra con­tra los lu­si­ta­nos y ur­dió el plan pa­ra que tres de ellos ase­si­na­ran a su lí­der. La fi­gu­ra de Vi­ria­to ha lle­ga­do de­for­ma­da a nues­tros días gra­cias a los au­to­res clá­si­cos, que lo des­cri­bie­ron co­mo el «Aní­bal bár­ba­ro» o el «Es­par­ta­co his­pano».

Fue la res­pues­ta del pro­cón­sul ro­mano a los que pe­dían la re­com­pen­sa por ha­ber ma­ta­do a Vi­ria­to

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.