"VOY A TRAS­PLAN­TAR UNA CA­BE­ZA HU­MA­NA"

El neu­ro­ci­ru­jano ita­liano Ser­gio Ca­na­ve­ro quie­re tras­plan­tar por pri­me­ra vez una ca­be­za hu­ma­na. Mé­di­cos y cien­tí­fi­cos lo con­si­de­ran un lo­co. Pe­ro ¿lo es­tá de ver­dad?

La Voz de Galicia (A Coruña) - XL Semanal - - Conocer Neurología - POR VIVIAN PASQUET / FO­TO­GRA­FÍA: PIERO MARTINELLO

Ca­na­ve­ro, de 51 años, ha­ce po­co de­jó su tra­ba­jó co­mo neu­ro­ci­ru­jano en un hospital de Tu­rín. A lo lar­go de 22 años ope­ró a cien­tos de pa­cien­tes e in­ves­ti­gó nue­vos mé­to­dos pa­ra tra­tar el pár­kin­son. Pe­ro el año pa­sa­do tu­vo un en­fren­ta­mien­to con sus co­le­gas. Ha per­di­do la ra­zón, di­cen. No en­tien­den mi plan, re­pli­ca él. A prin­ci­pios de 2015, la re­vis­ta bri­tá­ni­ca New Scien­tist in­for­mó de que el neu­ro­ci­ru­jano ita­liano Ser­gio Ca­na­ve­ro que­ría tras­plan­tar a fi­na­les de 2017 una ca­be­za hu­ma­na en un cuer­po nue­vo. Po­co des­pués, el doc­tor aban­do­nó su pues­to de tra­ba­jo y no vol­vió. Hoy, nos ase­gu­ra que en es­tos años ha ga­na­do di­ne­ro su­fi­cien­te co­mo pa­ra po­der de­di­car­se por en­te­ro a su gran pro­yec­to. «El tras­plan­te de ca­be­za se po­dría ha­ber rea­li­za­do aquí, en Ita­lia. ¡Pe­ro los ita­lia­nos no son ca­pa­ces! Es evi­den­te que una ope­ra­ción co­mo la que pro­pon­go no es­tá a su al­can­ce». UN DE­BA­TE ÉTI­CO En es­tos mo­men­tos, su vi­da es cual­quier co­sa me­nos sen­ci­lla. Pa­ra sus crí­ti­cos, a ve­ces es un lo­co y a ve­ces es un mons­truo, o un cha­pu­ce­ro o un char­la­tán, y siem­pre centro de un po­lé­mi­co de­ba­te éti­co. El tras­plan­te de una ca­be­za hu­ma­na a un cuer­po ajeno es uno de los po­cos ob­je­ti­vos con­si­de­ra­dos irrea­li­za­bles por la me­di­ci­na mo­der­na. Y eso que,

El doc­tor ase­gu­ra que los tras­plan­tes de co­ra­zón, en su día, crea­ron las mis­mas re­sis­ten­cias éti­cas

des­de que en 1954 se rea­li­za­ra con éxi­to el pri­mer tras­plan­te, el de un ri­ñón, prác­ti­ca­men­te no que­dan ór­ga­nos que no se ha­yan re­em­pla­za­do. En la ac­tua­li­dad, los mé­di­cos tras­plan­tan co­ra­zo­nes y bra­zos, ma­nos, cór­neas, ros­tros, úte­ros y pe­nes. EL SUE­ÑO DE LA IN­MOR­TA­LI­DAD Ser­gio Ca­na­ve­ro sos­tie­ne que el tras­plan­te de ca­be­za no so­lo se­ría un tra­ta­mien­to más, sino la so­lu­ción de­fi­ni­ti­va pa­ra ca­si to­das las en­fer­me­da­des. Una es­pe­cie de co­mo­dín. Di­ce: «¿Tie­nes cán­cer? ¡Pues cuer­po nue­vo! ¿Tie­nes dia­be­tes? ¡Cuer­po nue­vo! ¿Eres pa­ra­lí­ti­co? ¡Cuer­po nue­vo!». Des­de que su pro­yec­to sa­lie­ra pu­bli­ca­do en New Scien­tist, no de­jan de es­cri­bir­le nue­vos vo­lun­ta­rios pa­ra ofre­cer­le sus cuer­pos… o pa­ra pe­dir­le uno nue­vo. Los hay que su­fren en­fer­me­da­des in­cu­ra­bles y los hay que sue­ñan con la in­mor­ta­li­dad. Y per­so­nas pa­ra las que el tras­plan­te de ca­be­za es el si­guien­te pa­so ló­gi­co en un mun­do en el que ma­ni­pu­la­mos los ge­nes y cul­ti­va­mos niños en tu­bos de en­sa­yo, en el que nos me­di­mos, op­ti­mi­za­mos y con­tro­la­mos cons­tan­te­men­te. En el que ca­da vez se dis­cu­te más en torno a las fron­te­ras éti­cas so­lo pa­ra des­cu­brir que en reali­dad ya no hay fron­te­ras cla­ras. ¿UN GE­NIO O UN LO­CO? Ser­gio Ca­na­ve­ro no tie­ne la­bo­ra­to­rio pro­pio, no for­ma par­te de nin­gún gru­po de in­ves­ti­ga­ción. Y, aun en el ca­so de que el pri­mer tras­plan­te real­men­te tu­vie­ra lu­gar en 2017, él so­lo se­ría un sim­ple asis­ten­te, pues no pue­de acre­di­tar la ex­pe­rien­cia qui­rúr­gi­ca ne­ce­sa­ria. To­do lo que tie­ne es una idea y el don de ha­cer que la gen­te se en­tu­sias­me con ella. Ca­na­ve­ro es un hom­bre muy so­li­ci­ta­do des­de el año pa­sa­do; pe­rio­dis­tas de to­do el mun­do quie­ren ha­blar con él, le lle­gan pe­ti­cio­nes des­de Francia, Is­rael, Es­ta­dos Uni­dos, la In­dia… To­dos quie­ren sa­ber qué ti­po de per­so­na es es­te nue­vo doc­tor Fran­kens­tein. ¿De ver­dad se tra­ta de un de­men­te? ¿O de un ge­nio in­com­pren­di­do? ¿O in­clu­so de un po­si­ble can­di­da­to al Pre­mio No­bel? Ca­na­ve­ro habla de las re­sis­ten­cias con las que se en­con­tró el pri­mer tras­plan­te de co­ra­zón, allá por 1967. El co­ra­zón es­tu­vo con­si­de­ra­do du­ran­te mu­cho tiem­po co­mo el ór­gano cen­tral del cuer­po, se le atri­buía un sig­ni­fi­ca­do má­gi­co. Tras­plan­tar­lo se en­ten­día co­mo una pro­fa­na­ción de la obra de Dios, co­mo una blas­fe­mia. Lo mis­mo ocu­rre hoy con la ca­be­za, afir­ma Ca­na­ve­ro, que se ve a sí mis­mo co­mo un pio­ne­ro. Le gus­ta­ría im­pul­sar una com­pe­ti­ción en­tre paí­ses, si­mi­lar a la ca­rre­ra pa­ra lle­var al ser hu­mano a la Lu­na. De mo­men­to, ase­gu­ra Ca­na­ve­ro, quien va en pri­me­ra po­si­ción es Chi­na. Allí co­la­bo­ra con Ren Xiao­ping, un ci­ru­jano que for­mó par­te del equi­po que tras­plan­tó una mano con éxi­to. Fue en Es­ta­dos Uni­dos en 1999. Ren ya es­tá en­sa­yan­do en ra­to­nes, si­mios y ca­dá­ve­res hu­ma­nos la téc­ni­ca qui­rúr­gi­ca que se apli­ca­rá en el tras­plan­te de ca­be­za, pa­ra lo que cuen­ta con fon­dos es­ta­ta­les. No obs­tan­te, Ca­na­ve­ro tam­bién es­tá en con­tac­to con cien­tí­fi­cos de la In­dia, Es­ta­dos Uni­dos, Co­rea del Sur... Y A TIE­NE CAN­DI­DA­TOS Ca­na­ve­ro ase­gu­ra que ha­cen fal­ta tres co­sas pa­ra con­se­guir que la gen­te se en­tu­sias­me con tu idea. La pri­me­ra: la cer­te­za de que te cuen­tas en­tre las per­so­nas más inteligentes del mun­do. La se­gun­da: so­por­tar que los de­más se rían de ti. La ter­ce­ra: una his­to­ria per­so­nal que con­mue­va a la gen­te. De la his­to­ria con­mo­ve­do­ra se en­car­ga el ru­so Va­lery Spi­ri­do­nov. Ca­na­ve­ro se lo lle­vó cuan­do lo in­vi­ta­ron a asis­tir co­mo ora­dor prin­ci­pal a la con­ven­ción anual de la So­cie­dad Ame­ri­ca­na de Neu­ro­ci­ru­gía de 2015. Se re­fie­re a él co­mo su «pri­mer pa­cien­te». Spi­ri­do­nov pa­de­ce una en­fer­me­dad mus­cu­lar in­cu­ra­ble, es­tá pos­tra­do en una si­lla de rue­das y en las en­tre­vis­tas re­pi­te que, pa­ra él, un tras­plan­te de

ca­be­za se­ría la úni­ca po­si­bi­li­dad de lle­var una vi­da re­la­ti­va­men­te nor­mal. ¿PUE­DE EL CE­RE­BRO VI­VIR SIN UN CUER­PO? El ce­re­bro es el ór­gano más sen­si­ble del cuer­po hu­mano. A di­fe­ren­cia de los pul­mo­nes o el hí­ga­do, so­lo pue­de so­bre­vi­vir sin rie­go san­guí­neo unos po­cos mi­nu­tos. Al ca­bo de so­lo tres o cua­tro mi­nu­tos sin oxí­geno, las cé­lu­las em­pie­zan a de­te­rio­rar­se, al ca­bo de cin­co los da­ños son irre­ver­si­bles. El pa­cien­te que­da­rá im­pe­di­do, si no mue­re an­tes. Es­te fue du­ran­te mu­cho tiem­po el obs­tácu­lo prin­ci­pal a la ho­ra de se­pa­rar la ca­be­za del cuer­po. Pe­ro hay so­lu­cio­nes. El neu­ro­ci­ru­jano Ro­bert Whi­te tras­plan­tó una ca­be­za de mono con éxi­to en 1970. Pa­ra ello, re­fri­ge­ró la ca­be­za has­ta ra­len­ti­zar su me­ta­bo­lis­mo ce­lu­lar. Man­tu­vo la re­fri­ge­ra­ción du­ran­te una ho­ra, lo que le per­mi­tió aco­plar­la a los va­sos san­guí­neos del do­nan­te an­tes de pro­ce­der a cam­biar­la de cuer­po. El mé­to­do idea­do por Ca­na­ve­ro se lle­va­ría a ca­bo de for­ma si­mi­lar. Pe­ro hay otro pro­ble­ma. Un pro­ble­ma que con­de­na a mi­les de per­so­nas a la si­lla de rue­das y que se cuen­ta en­tre los prin­ci­pa­les re­tos de la me­di­ci­na ac­tual. La mé­du­la es­pi­nal es­tá uni­da al ce­re­bro de for­ma in­di­so­lu­ble. Pa­ra tras­plan­tar una ca­be­za hay que cor­tar­la. Y, has­ta

la fe­cha, to­dos los in­ten­tos de re­ge­ne­rar una mé­du­la sec­cio­na­da han fra­ca­sa­do. El mono de Whi­te po­día ver, oír y sen­tir, cier­to, pe­ro la ca­be­za no te­nía nin­gún ti­po de con­trol so­bre el cuer­po. Es­te pro­ble­ma pro­vo­ca la ri­sa de Ca­na­ve­ro. La mé­du­la es­pi­nal es­tá for­ma­da por seg­men­tos dis­pues­tos uno a con­ti­nua­ción de otro. A tra­vés de ellos dis­cu­rren mi­llo­nes de fi­bras ner­vio­sas, co­mo si fue­ra una au­to­pis­ta. Es­tas fi­bras aban­do­nan la mé­du­la por di­fe­ren­tes des­víos, por se­guir con la me­tá­fo­ra, y se di­ri­gen a dis­tin­tos lu­ga­res del cuer­po, trans­mi­tien­do y re­ci­bien­do las se­ña­les ne­ce­sa­rias pa­ra las sen­sa­cio­nes fí­si­cas o los mo­vi­mien­tos. Si se cor­ta la mé­du­la a la al­tu­ra de la quin­ta vér­te­bra cer­vi­cal, tal y co­mo Ca­na­ve­ro plan­tea, la per­so­na po­dría se­guir res­pi­ran­do, aun­que que­da­ría pa­ra­li­za­da de las cua­tro ex­tre­mi­da­des y ape­nas ten­dría con­trol so­bre sus fun­cio­nes fí­si­cas vo­lun­ta­rias. Ca­na­ve­ro di­ce que ya ha con­ta­do mu­chas ve­ces cuál es la so­lu­ción pa­ra es­te pro­ble­ma, lo que pa­sa es que la gen­te no le es­cu­cha. No se can­sa de ex­pli­cár­se­lo una y otra vez a to­dos esos 'idio­tas', y lo ha­ce siem­pre con la si­guien­te ima­gen: sos­tie­ne un plá­tano en la mano y pide que pen­se­mos que es una mé­du­la es­pi­nal. Lue­go arro­ja la fru­ta con­tra el sue­lo con fuer­za. «Así es co­mo se que­da la mé­du­la de una per­so­na pa­ra­lí­ti­ca por cul­pa de un ac­ci­den­te –di­ce Ca­na­ve­ro–: des­tro­za­da». A con­ti­nua­ción co­ge otro plá­tano y un cu­chi­llo muy afi­la­do. Con él cor­ta el plá­tano en dos. «Y así se que­da la mé­du­la cuan­do se la sec­cio­na pa­ra un tras­plan­te». La di­fe­ren­cia, re­ma­ta Ca­na­ve­ro, es bas­tan­te gran­de. OB­JE­TI­VO: EN­CON­TRAR UN PEGAMENTO En es­te pun­to de la his­to­ria, y eso lo ad­mi­ten in­clu­so sus de­trac­to­res, el neu­ro­ci­ru­jano ita­liano tie­ne ra­zón. En un cor­te lim­pio, las cé­lu­las ner­vio­sas no se atro­fian in­me­dia­ta­men­te, y en teo­ría ca­be la po­si­bi­li­dad de re­pa­rar­las. Siem­pre y cuan­do se cuen­te con el pegamento ade­cua­do. En el verano de 2016, un pegamento co­mo ese via­ja me­ti­do en una bo­te­lla de plás­ti­co den­tro de una bol­sa en Seúl, la ca­pi­tal sur­co­rea­na. Al la­do de la bo­te­lla van unas ti­je­ras, ven­das y un bis­tu­rí. La bo­te­lla tie­ne una eti­que­ta: «po­li­eti­len­gli­col (PEG)». El due­ño de la bol­sa es C-yoon Kim. Son las sie­te de la tar­de de un vier­nes y Kim va de ca­mino a una ope­ra­ción. Su in­ten­ción es pro­bar en un pe­rro, con­cre­ta­men­te en un bea­gle, que el plan de Ca­na­ve­ro fun­cio­na: unir de nue­vo con pegamento una mé­du­la es­pi­nal cor­ta­da a la al­tu­ra de la quin­ta vér­te­bra cer­vi­cal. Ya lo ha en­sa­ya­do en cin­co ra­to­nes. Y con éxi­to, di­ce. La ope­ra­ción tie­ne que rea­li­zar­se a úl­ti­ma ho­ra de la tar­de: la clí­ni­ca a la que se di­ri­ge se de­di­ca so­bre to­do a aten­der a mas­co­tas de par­ti­cu­la­res, y na­die de­be­ría en­te­rar­se de que allí tam­bién se rea­li­zan ex­pe­ri­men­tos con ani­ma­les. EL MÉ­TO­DO YA SE HA EN­SA­YA­DO CON UN PE­RRO C-yoon Kim es­tu­dió Ve­te­ri­na­ria y Tec­no­lo­gía mé­di­ca, aho­ra in­ves­ti­ga con cé­lu­las ma­dre. Cuan­do su­po de los pla­nes de Ca­na­ve­ro, se apre­su­ró a es­cri­bir­le un e-mail: «Quie­ro en­trar en su equi­po», le di­jo. Y for­ma par­te de él des­de aquel mis­mo día. El ex­pe­ri­men­to de hoy lo ha pla­nea­do con Ca­na­ve­ro, aun­que nun­ca se han vis­to ca­ra a ca­ra. C-yoon cuen­ta: «Te­ne­mos una amis­tad vía Sky­pe». Y aña­de: «Ser­gio Ca­na­ve­ro es­tá unien­do a cien­tí­fi­cos de to­do el mun­do». El po­li­eti­len­gli­col no es una sus­tan­cia re­cién des­cu­bier­ta. La fór­mu­la quí­mi­ca de es­te PEG se pue­de en­con­trar en po­ma­das, cre­mas so­la­res, ba­rras de

"Es­te tras­plan­te so­lu­cio­na­ría cual­quier en­fer­me­dad al do­tar al pa­cien­te de un cuer­po nue­vo", afir­ma el neu­ro­ci­ru­jano

la­bios y la­xan­tes. Tam­bién tie­ne la ca­pa­ci­dad de ha­cer que la mem­bra­na que cu­bre las cé­lu­las del cuer­po se vuel­va más permea­ble, y de esa ma­ne­ra fu­sio­nar dos cé­lu­las en una so­la uni­dad. Si se co­lo­can las fi­bras cor­ta­das de la mé­du­la es­pi­nal co­mo si fue­sen dos ha­ces de es­pa­gue­tis, uno a con­ti­nua­ción del otro, el PEG pue­de unir sus ex­tre­mos co­mo si se pe­ga­ran los es­pa­gue­tis con una co­la ex­tra­fuer­te. Ser­gio Ca­na­ve­ro lo des­cri­be de la si­guien­te ma­ne­ra: «Cor­tas los es­pa­gue­tis, echas unas go­tas de PEG y ¡bum!». LA OPE­RA­CIÓN CON UN BEA­GLE: UN ÉXI­TO El bea­gle bau­ti­za­do co­mo KFDAFK2 es un ca­cho­rro de tres ki­los y me­dio y dos me­ses de edad; me­nea la co­la mien­tras Kim lo co­lo­ca en la me­sa de ope­ra­cio­nes, lo afei­ta y de­sin­fec­ta. 20:31 ho­ras. La anes­te­sia ha­ce efec­to. Pri­mer cor­te, de 12 cen­tí­me­tros de lar­go. To­do per­fec­to, Kim son­ríe. 21:29 ho­ras. Lle­ga a la vér­te­bra cer­vi­cal nú­me­ro cin­co del ca­cho­rro, que aso­ma blan­ca en­tre la nu­ca. 21:38 ho­ras. Kim se abre pa­so ha­cia el ca­nal me­du­lar con unas te­na­zas. 21:50 ho­ras. La mé­du­la es­pi­nal del pe­rro que­da com­ple­ta­men­te des­cu­bier­ta, tie­ne un res­plan­dor blan­que­cino. 22:05 ho­ras. La mé­du­la es­pi­nal del pe­rro es sec­cio­na­da. 22:09 ho­ras. C-yoon Kim apli­ca PEG so­bre los ex­tre­mos sec­cio­na­dos. 22:16 ho­ras. La in­ci­sión que­da su­tu­ra­da. Po­co des­pués, a las 22:40, to­do ha con­clui­do. El ani­mal se des­pier­ta len­ta­men­te, gi­mo­tea, mue­ve la ca­be­za, ha­ce sus ne­ce­si­da­des en la me­sa de ope­ra­cio­nes. C-yoon le aca­ri­cia sua­ve­men­te la ca­be­za. «He­cho», di­ce. A los cua­tro días de la ope­ra­ción, C-yoon Kim es­tá en su des­pa­cho de la Uni­ver­si­dad de Kon­kuk, en Seúl. Ha in­ter­cam­bia­do do­ce­nas de e-mails con Ca­na­ve­ro. «Tie­ne bue­na pin­ta», «po­dría fun­cio­nar». Di­ce que si el pe­rro pue­de mo­ver las pa­tas tra­se­ras es­ta­re­mos an­te la pri­me­ra prue­ba de que el ad­he­si­vo sin­té­ti­co fun­cio­na. Kim co­lo­ca al pe­rro en el sue­lo. Lo em­pu­ja li­ge­ra­men­te. Y las pa­tas tra­se­ras se mue­ven. «In­creí­ble, ¿ver­dad?», gri­ta Kim, y aplau­de emo­cio­na­do. El 13 de sep­tiem­bre de 2016, seis me­ses des­pués de nues­tro en­cuen­tro en Tu­rín, la re­vis­ta es­pe­cia­li­za­da nor­te­ame­ri­ca­na Sur­gi­cal Neu­ro­logy In­ter­na­tio­nal pu­bli­ca cin­co tra­ba­jos nue­vos so­bre el te­ma. En ellos, el sur­co­reano C-yoon Kim des­cri­be, jun­to con cien­tí­fi­cos de la Ri­ce Uni­ver­sity de Te­xas, có­mo pro­ce­dió a sec­cio­nar la mé­du­la es­pi­nal de va­rias ra­tas y lue­go vol­vió a unir­la con el PEG. Tam­bién habla del ex­pe­ri­men­to con el bea­gle. LOS CIEN­TÍ­FI­COS CON­TRA­ATA­CAN Sus crí­ti­cos ase­gu­ran que es­tas pu­bli­ca­cio­nes ca­re­cen de re­le­van­cia cien­tí­fi­ca. Ape­nas ofre­cen fo­tos creí­bles o me­di­cio­nes elec­tro­fi­sio­ló­gi­cas. Es cier­to que el bea­gle pue­de an­dar, pe­ro un ca­so ais­la­do no bas­ta. Y, aun­que en apa­rien­cia Kim sí sec­cio­nó la mé­du­la es­pi­nal, no hay prue­bas fun­da­das de que real­men­te lo hi­cie­ra. Ca­na­ve­ro rechaza las afir­ma­cio­nes. Los ex­pe­ri­men­tos rea­li­za­dos por C-yoon Kim han de­mos­tra­do que el PEG me­jo­ra­do fun­cio­na. Ade­más, el cien­tí­fi­co co­reano va a prac­ti­car en bre­ve la au­top­sia del pe­rro pa­ra apor­tar prue­bas con­sis­ten­tes. Ca­na­ve­ro se mues­tra triun­fan­te: «El que te­nía ra­zón era yo, to­dos los de­más es­ta­ban equi­vo­ca­dos. ¡El tras­plan­te se­rá una reali­dad!».

Sus crí­ti­cos afir­man que el éxi­to de su tras­plan­te con un pe­rro no bas­ta. Un ca­so ais­la­do no es su­fi­cien­te

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.