Her­ma­na Col

La Voz de Galicia (A Coruña) - XL Semanal - - Magazine Firmas - por David Gis­tau www.xl­se­ma­nal.com/firmas

la his­to­ria de san Fran­cis­co de Asís y el lo­bo de Gub­bio admite mu­chas in­ter­pre­ta­cio­nes. La re­su­mo en un par de ren­glo­nes. Un lo­bo te­nía ate­mo­ri­za­da la ciu­dad ita­lia­na de Gub­bio por­que, a la ma­ne­ra de un se­rial ki­ller, da­ba muer­te a cual­quier ser vi­vo que se aven­tu­ra­ra ex­tra­mu­ros por los ca­mi­nos co­mar­ca­les. San Fran­cis­co lo bus­có, lo lla­mó 'her­mano' y, en nom­bre de Dios, le im­pu­so la paz de un mo­do tan con­vin­cen­te que el lo­bo lo acom­pa­ñó en el re­gre­so a Gub­bio y vi­vió allí, dó­cil y sim­pá­ti­co co­mo una mas­co­ta, los años que le que­da­ban de vi­da. La exé­ge­sis de es­te mi­to pue­de dis­cu­rrir por lo psi­quiá­tri­co –el in­adap­ta­do al que un me­di­ca­men­to má­gi­co li­be­ra y de­vuel­ve a las re­la­cio­nes so­cia­les– y pue­de tam­bién com­pa­de­cer­se del hom­bre li­bre y es­te­pa­rio, ji­ne­te fron­te­ri­zo, que es so­me­ti­do a las le­yes de la ci­vi­li­za­ción a cam­bio de co­mer ca­lien­te y dis­po­ner de un te­cho, pe­ro que, co­mo di­ría Wi­lliam Munny cuan­do año­ra­ba sus tiem­pos de ase­sino, se con­vier­te en «un ti­po cual­quie­ra». En to­do ca­so, y de ahí el tér­mino 'her­mano' con el que el hom­bre se em­pa­ren­ta e igua­la con la bes­tia, es un ca­so ar­que­tí­pi­co de la hu­ma­ni­za­ción del ani­mal que acaso cons­ti­tu­ya una de las in­no­va­cio­nes mo­ra­les más tí­pi­cas de la so­cie­dad ur­ba­na con­tem­po­rá­nea, has­ta el pun­to de ir arras­tran­do a la clan­des­ti­ni­dad cul­tu­ral una tra­di­ción an­ta­ño tan arrai­ga­da co­mo la tau­ro­ma­quia. Her­mano to­ro. Y her­mano pe­rro. Y her­mano hue­vo, que di­ría el ve­gano. Her­ma­na le­chu­ga, a eso va­mos. No pre­ten­do que es­te ar­tícu­lo dis­cu­rra por el con­tex­to de la gue­rra en­tre tau­ri­nos y an­tis. Otros ám­bi­tos hay en los que ese de­ba­te ha si­do fa­ti­ga­do. Pe­ro sí di­go que, a pe­sar de pro­fe­sar un amor con­tem­pla­ti­vo por unos cuan­tos ma­mí­fe­ros y es­cua­los de cu­ya vi­da sé por el Na­tio­nal Geo­grap­hic, con­si­de­ro de­li­ran­te igua­lar en con­di­ción y de­re­chos a hu­ma­nos y ani­ma­les. Ni si­quie­ra ha­ré un chis­te con los hu­ma­nos hí­bri­dos en los que sí ob­ser­vo li­mi­ta­cio­nes zoo­ló­gi­cas. En ge­ne­ral, la cre­den­cial hu­ma­na se con­ce­de con de­ma­sia­da pro­di­ga­li­dad. Una pe­lí­cu­la de di­bu­jos de es­treno re­cien­te me hi­zo re­cor­dar has­ta qué pun­to el gé­ne­ro de los ani­ma­li­llos par­lan­tes con­tri­bu­yó a que cier­tas ge­ne­ra­cio­nes fue­ran edu­ca­das en ese sen­ti­do del Her­mano Ani­mal, del igual. Un fe­nó­meno, in­sis­to, muy ur­bano que en reali­dad Evelyn Waugh ya ex­plo­ró en los ce­men­te­rios pa­ra mas­co­tas de Los se­res que­ri­dos. Ra­ton­ci­tos con pa­ja­ri­ta. Hie­nas con cues­tio­na­mien­tos fi­lo­só­fi­cos y am­bi­cio­nes sha­kes­pea­ria­nas. Pe­ces que bus­can a un hi­jo per­di­do y se enamo­ran por el ca­mino, du­ran­te el cum­pli­mien­to de su via­je uli­sai­co. Yo me ren­dí de­fi­ni­ti­va­men­te al ta­len­to de Dis­ney y Pi­xar el día que fue­ron ca­pa­ces de hu­ma­ni­zar y de con­ver­tir en un ami­go en­tra­ña­ble a un ani­mal pe­li­gro­so y re­pug­nan­te cu­ya so­la vi­sión nos pro­vo­ca un es­ca­lo­frío: la ra­ta. Des­pués de ver Ra­ta­toui­lle, el en­cuen­tro con una ra­ta de al­can­ta­ri­lla nos ha­bría de­pa­ra­do ga­nas de pro­bar sus gui­sos, y no mie­do a la pes­te bu­bó­ni­ca. Una de las con­se­cuen­cias de to­do es­to es que los niños se acer­can a los leo­nes cre­yen­do que les di­rá «bue­nos días» mien­tras se to­ma un ris­tret­to. La pe­lí­cu­la re­cien­te a la que me re­fie­ro, La fies­ta de las sal­chi­chas, es una pa­ro­dia del gé­ne­ro de la hu­ma­ni­za­ción del ani­mal. Se di­ría que, des­pués de la ra­ta de Ra­ta­toui­lle, se pro­pu­sie­ron de­mos­trar que prác­ti­ca­men­te cual­quier co­sa es 'hu­ma­ni­za­ble', que al es­pec­ta­dor se le pue­de con­ven­cer de que has­ta las ver­du­ras y los pa­ne­ci­llos tie­nen al­ma, en­ti­dad mo­ral pro­pia y sen­ti­mien­tos. El hu­mano, Gran Pre­da­dor, de­vas­ta una ne­ve­ra po­bla­da por 'bue­nos ali­men­tos' que son co­mo el buen sal­va­je de Rous­seau. Mien­tras una se­ño­ra en­gu­lle unas sal­chi­chi­tas de cóc­tel,

Al es­pec­ta­dor se le pue­de con­ven­cer de que has­ta las ver­du­ras y los pa­ne­ci­llos tie­nen al­ma, en­ti­dad mo­ral pro­pia y sen­ti­mien­tos

un tu­bércu­lo –creo– gri­ta: «¡Es­tán ase­si­nan­do a los niños!». Y el co­ra­zón se te en­co­ge, par­diez. No se tra­ta ya de que en un por­ve­nir cer­cano se­rá di­fí­cil vender en­tra­das pa­ra con­tem­plar la muer­te de un to­ro. Es que no va­mos a po­der pin­char un te­ne­dor a una col de Bru­se­las sin que nos ha­ga un es­cra­che al­guien que re­pa­ró en que esa col era Her­ma­na Col.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.