Una his­to­ria de Es­pa­ña (LXXIV)

La Voz de Galicia (A Coruña) - XL Semanal - - Firmas - Por Ar­tu­ro Pé­rez-re­ver­te

yaho­ra, ya de nue­vo y por fin en esa go­zo­sa gue­rra ci­vil en la que tan a gus­to nos sen­ti­mos los es­pa­ño­les, con nues­tra lar­ga his­to­ria de ban­dos, fac­cio­nes, odios, en­vi­dias, ren­co­res, eti­que­tas y nues­tro cons­tan­te «es­tás con­mi­go o con­tra mí», nues­tro «al ad­ver­sa­rio no lo quie­ro ven­ci­do ni con­ven­ci­do, sino ex­ter­mi­na­do», nues­tro «lo que yo te di­ga» y nues­tro «se va a en­te­rar ese hi­jo de pu­ta», cuan­do dis­po­ne­mos de los me­dios y la im­pu­ni­dad ade­cua­da, y su­man­do ade­más la fe­roz in­cul­tu­ra del año 36 y la ma­la si­mien­te sem­bra­da en unos y otros por una cla­se po­lí­ti­ca am­bi­cio­sa, irres­pon­sa­ble y sin es­crú­pu­los, va­yan ha­cién­do­se us­te­des idea de lo que fue la re­pre­sión del ad­ver­sa­rio en am­bos ban­dos, re­bel­de y re­pu­bli­cano, na­cio­nal y rojo, cuan­do el pi­fos­tio se les fue a to­dos de las ma­nos: unos gol­pis­tas que no con­si­guie­ron do­ble­gar con ra­pi­dez la re­sis­ten­cia po­pu­lar, co­mo pre­ten­dían, y unos lea­les a la Re­pú­bli­ca que, su­mi­dos en el caos de un Es­ta­do al que en­tre to­dos ha­bían pa­sa­do años des­tru­yen­do has­ta con­ver­tir­lo en una pil­tra­fa, se veían in­ca­pa­ces de aplas­tar el le­van­ta­mien­to, por mu­chas ga­nas y vo­lun­tad que le echa­ran al asun­to. Con la ma­yor par­te del ejér­ci­to en re­bel­día, se­cun­da­da por fa­lan­gis­tas, car­lis­tas y otras fuer­zas de de­re­cha, só­lo las or­ga­ni­za­cio­nes po­lí­ti­cas de iz­quier­da, en unión de al­gu­nas tro­pas lea­les, guar­dias de asal­to y unos po­cos guar­dias ci­vi­les no su­ble­va­dos, es­ta­ban pre­pa­ra­das pa­ra ha­cer fren­te al asun­to. Así que se de­ci­dió ar­mar al pue­blo co­mo re­cur­so. Eso fun­cio­nó en al­gu­nos lu­ga­res y en otros no tan­to; pe­ro la con­fron­ta­ción del en­tu­sias­mo po­pu­lar con la fría pro­fe­sio­na­li­dad de los re­bel­des obró el mi­la­gro de igua­lar las co­sas. Obre­ros y cam­pe­si­nos con es­co­pe­tas de ca­za y fu­si­les que no sa­bían usar man­tu­vie­ron me­dia Es­pa­ña pa­ra la Re­pú­bli­ca y mu­rie­ron con ver­da­de­ro he­roís­mo en la otra me­dia. Así, po­co a po­co, en­tre du­rí­si­mos com­ba­tes, los fren­tes se fue­ron es­ta­bi­li­zan­do. Pe­ro a esa gue­rra ci­vil se ha­bía lle­ga­do a tra­vés de mu­cho odio, al que ve­nía a su­mar­se, na­tu­ral­men­te, la muy puer­ca con­di­ción hu­ma­na. Allí don­de al­guien ven­cía, co­mo sue­le ocu­rrir, to­dos acu­dían en so­co­rro del ven­ce­dor: unos por con­gra­ciar­se con el más fuer­te, otros pa­ra bo­rrar vie­jas cul­pas, otros por am­bi­ción, su­per­vi­ven­cia o ga­nas de ven­gan­za. Así que a la ma­tan­za de los fren­tes de ba­ta­lla, por una par­te, a la cal­cu­la­da y cri­mi­nal po­lí­ti­ca de re­pre­sión sis­te­má­ti­ca pues­ta en pie por el ban­do re­bel­de pa­ra ate­rro­ri­zar y aplas­tar al ad­ver­sa­rio, a la eje­cu­ción tam­bién im­pla­ca­ble –y ma­si­va, a me­nu­do– por par­te de los re­pu­bli­ca­nos de los mi­li­ta­res re­bel­des y de­re­chis­tas ac­ti­vos que en los primeros mo­men­tos ca­ye­ron en sus ma­nos, o sea, a to­do ese dis­pa­ra­te de san­gre in­me­dia­ta y en ca­lien­te, vino a aña­dir­se el ho­rror frío y pro­lon­ga­do de la re­ta­guar­dia. De am­bas re­ta­guar­dias. De aque­llos lu­ga­res don­de no ha­bía gen­te que se pe­ga­ba ti­ros de trin­che­ra a trin­che­ra de tú a tú, que ma­ta­ba y mo­ría por sus ideas o sim­ple­men­te por­que la ca­sua­li­dad la ha­bía pues­to en tal o cual ban­do (ca­so de la ma­yor par­te de los com­ba­tien­tes de to­das las gue­rras ci­vi­les que en el mun­do han si­do), sino gen­tu­za em­bos­ca­da, de­lin­cuen­tes, opor­tu­nis­tas, la­dro­nes y ase­si­nos que se pa­sea­ban con ar­mas a cien­tos de ki­ló­me­tros del fren­te, ma­tan­do, tor­tu­ran­do, vio­lan­do y ro­ban­do a man­sal­va, lo mis­mo con el mono de mi­li­ciano que con la boi­na de re­que­té o la ca­mi­sa azul de Fa­lan­ge. Ca­na­llas opor­tu­nis­tas, to­dos ellos, a quie­nes los mi­li­ta­res re­bel­des en­co­men­da­ron la par­te más su­cia de la re­pre­sión y el ré­gi­men de te­rror que es­ta­ban re­suel­tos a im­po­ner; y a los que, en el otro la­do, el go­bierno re­pu­bli­cano, rehén del pue­blo al que no ha­bía te­ni­do más re­me­dio que ar­mar, era in­ca­paz de con­tro­lar mien­tras se de­di­ca­ban, en un sin­diós de or­ga­ni­za­cio­nes, gru­pos y pan­di­llas de ma­to­nes y sa­quea­do­res, to­dos en nom­bre del pue­blo y la Re­pú­bli­ca, a su pro­pia re­vo­lu­ción bru­tal, a sus ajus­tes de cuen­tas, a su ca­za de cu­ras, bur­gue­ses y fas­cis­tas reales o ima­gi­na­rios. Eso, cuan­do no eran las au­to­ri­da­des quie­nes lo alen­ta­ban. Así que cui­da­do. No to­dos los que hoy re­cuer­dan con or­gu­llo a

A esa gue­rra ci­vil ha­bía­mos lle­ga­do a tra­vés de mu­cho odio, al que ve­nía a su­mar­se, na­tu­ral­men­te, la muy puer­ca con­di­ción hu­ma­na

sus abue­los, he­roi­cos lu­cha­do­res de la Es­pa­ña re­pu­bli­ca­na o na­cio­nal, sa­ben que mu­chos de esos abue­los no pa­sa­ron la gue­rra pe­lean­do con sus igua­les, ma­tan­do y mu­rien­do por sus ideas o su ma­la suer­te, sino sa­can­do de sus ca­sas de ma­dru­ga­da a in­fe­li­ces, ce­ban­do cu­ne­tas y ta­pias de ce­men­te­rios con maes­tros de es­cue­la, te­rra­te­nien­tes, sa­cer­do­tes, mi­li­ta­res ju­bi­la­dos, sin­di­ca­lis­tas, vo­tan­tes de de­re­chas o de iz­quier­das, in­clu­so sim­ples pro­pie­ta­rios de al­go bueno pa­ra ex­pro­piar o ro­bar. Así que me­nos or­gu­llo y me­nos lo­bos, Ca­pe­ru­ci­ta. [Con­ti­nua­rá].

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.