Del Eu­ro­pa a Bi­dea

La Voz de Galicia (A Coruña) - XL Semanal - - Firmas - Por www.xlsemanal.com/fir­mas

uno va a Pamplona siem­pre en bus­ca de la ex­ce­len­cia. Nor­mal­men­te fue­ra de San Fermín, que es fies­ta que es­tá muy bien si te la to­mas con cier­ta cal­ma, es­pe­cial­men­te a cier­tas eda­des co­mo la de uno, que ya no es­tá pa­ra ti­rar­se en­ci­ma una ja­rra de vino o pa­ra ir a los to­ros a sol. El San Fermín de los más adul­tos fo­rá­neos ha de ser es­pe­cial­men­te bre­ve, en com­pa­ñía de bue­nos ami­gos lo­ca­les y re­co­rrien­do el ca­mino que va de una so­cie­dad a los to­ros (en som­bra), y vi­ce­ver­sa. Y, a ser po­si­ble, en una me­sa del ho­tel Eu­ro­pa o en el Al­ham­bra; es de­cir, en los feu­dos de la fa­mi­lia Idoa­te, de la que yo, en mi in­men­sa hu­mil­dad, me con­si­de­ro miem­bro. Soy un clá­si­co: me gus­ta re­pa­sar­me la ba­rra del Gau­cho, a la ve­ra de la pla­za del Cas­ti­llo, de ex­tre­mo a ex­tre­mo, pa­ra des­pués su­bir al Eu­ro­pa a que Pi­lar Idoa­te Mi­che­lín me pre­pa­re lo que le ape­tez­ca a ella. Ha­ce po­cas lu­nas de­gus­té por enési­ma vez los pi­mien­tos de cris­tal de Pe­rón y unos de­li­cio­sos hon­gos con hue­vo y tru­fa de esos que ha­cen que re­nun­cies a tu ho­ra­rio ha­bi­tual de sue­ño. So­lo la mi­ra­da de Ma­ri Car­men en el co­me­dor se­ña­lan­do el pla­to ha­ce que te ol­vi­des de lo mu­cho que tie­nes que ma­dru­gar ca­da día. Y te co­mes, co­mo fue mi ca­so, has­ta unos bu­ñue­los de ba­ca­lao, a pe­sar de que ven­gan con un po­co de le­che, ese odia­do de­tri­tus con el que no pue­do. Ochen­ta co­men­sa­les una no­che de mar­tes en el Eu­ro­pa. Al­go ten­drá esa ca­sa. Le pre­gun­té a Juan Ma­ri Idoa­te, mi so­sias pam­plo­ni­ca, dón­de po­día co­mer­me al día si­guien­te la me­jor car­ne de la zo­na, ha­bi­da cuen­ta de que mi que­ri­do Mar­tín de Egües ha ce­rra­do sus puer­tas. «Si no has ido a Bi­dea 2, es que lle­vas mu­cho tiem­po per­dien­do el tiem­po», me di­jo. Ima­gí­nen­se lo que tar­dé: el tiem­po jus­to en que me vol­vie­ra el ham­bre. Hay que acer­car­se a Ci­zur Me­nor, a es­ca­sos cua­tro ki­ló­me­tros de Pamplona, el cual re­cor­da­ba de mis ca­mi­nos de San­tia­go ca­mino del al­to del Per­dón, con su subida em­pi­na­da des­de Za­ri­quie­gui y su mu­cho peor des­cen­so has­ta Uter­ga y Mu­ru­zá­bal (¡cuán­tas ten­di­ni­tis ha tra­ta­do el doctor Ca­la­ta, a la lle­ga­da al am­bu­la­to­rio de Vi­lla­tuer­ta, de las cria­tu­ras que no con­ta­ban que lo que sube lue­go ba­ja!). Ci­zur Me­nor es uno de esos si­tios en los que me­re­ce la pe­na vi­vir: pa­re­ce un lu­gar de cuen­to, ar­mo­nio­so, lim­pio y sem­bra­do de asa­do­res, co­mo Tre­men­do o Mar­tint­xo, en los que me­re­ce la pe­na des­fa­lle­cer de pla­cer. Pe­ro ese día mi cita era con Gre­go­rio To­lo­sa, uno de los más gran­des ex­per­tos en el di­fí­cil uso de la pa­rri­lla, en ese fa­mo­so Bi­dea 2 del que tan­to me ha­bla­ban. De­bo de­cir que ha­ce años que no pro­ba­ba al­go pa­re­ci­do. Las chu­le­tas de va­ca ga­lle­ga, de­bi­da­men­te cu­ra­das en cá­ma­ra el tiem­po ade­cua­do, go­za­ban de una vis­ta desafian­te, atem­pe­ra­da y co­lo­ris­ta que ad­ver­tían de una ex­pe­rien­cia in­so­len­te. No es fá­cil tra­ba­jar­se esos chu­le­to­nes sin que lo des­gra­cies de al­gu­na ma­ne­ra. Us­ted y yo, con esa mis­ma car­ne, ja­más lo­gra­re­mos ese re­sul­ta­do; de he­cho, ni si­quie­ra to­dos los pro­fe­sio­na­les que se anun­cian lo­gran la per­fec­ción: pa­ra co­men­zar, he­mos de te­ner una bue­na pa­rri­lla, buen car­bón de en­ci­na y la su­fi­cien­te ex­pe­rien­cia pa­ra sa­ber cuán­do ha lle­ga­do a su pun­to. Esa chu­le­ta que dis­tri­bu­ye Dis­car­lux, pues­ta en ca­sa en una plan­cha so­bre el fue­go, ja­más brin­da­rá lo que Gre­go­rio es ca­paz de sa­car de ella. Se ne­ce­si­ta mu­cho tiem­po pa­ra to­mar el pun­to de bra­sa que ma­ne­jan los gran­des maes­tros

«Si no has ido a Bi­dea 2, es que lle­vas mu­cho tiem­po per­dien­do el tiem­po», me di­jo. Ima­gí­nen­se lo que tar­dé

Qpa­rri­lle­ros, con lo que lo me­jor es de­jar­se de aven­tu­ras e ir a co­mer­lo don­de te lo se­pan pre­pa­rar: a ca­sa de Fermín Egües en Lo­gro­ño o a es­te Bi­dea 2 que aún me tie­ne re­la­mién­do­me des­de ese ben­di­to me­dio­día en que le hi­ce ca­so a Juan Ma­ri. No hu­bo lu­gar a pro­bar los pes­ca­dos, que de­ben de sa­lir con las mis­mas gran­des he­chu­ras, pe­ro sí unos pi­mien­tos de Men­da­via y unas co­co­chas a la bra­sa que hi­cie­ron de mí un hom­bre atri­bu­la­da­men­te fe­liz. Unas cuan­tas ho­ras, de nue­vo, en Pamplona me brin­da­ron sen­sa­cio­nes ol­vi­da­das. Qué co­sa. Vi­va Na­va­rra.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.