Men­ti­ras pia­do­sas de las neu­ro­nas es­pe­jo

La Voz de Galicia (A Coruña) - XL Semanal - - Zoom - POR EDUAR­DO PUN­SET

Qui­zá se sor­pren­dan si les di­go que pa­ra el ce­re­bro co­rrer una ma­ra­tón se pa­re­ce bas­tan­te a ima­gi­nar­lo. Mu­chos de los cir­cui­tos ce­re­bra­les que se ac­ti­van al co­rrer tam­bién lo ha­cen si re­cons­trui­mos esa ac­ción en nues­tra men­te, y es­to tie­ne unas con­se­cuen­cias fa­bu­lo­sas. Ha­ce más de diez años, Gia­co­mo Riz­zo­lat­ti me con­fe­só que pen­sar en el mo­vi­mien­to mejora las des­tre­zas de uno. «Eduar­do, pa­re­ce una lo­cu­ra, pe­ro es así», aña­dió an­te mi ca­ra de fas­ci­na­ción. La di­fe­ren­cia re­cae en la ac­ción, en el he­cho de po­ner­se a co­rrer. Al ima­gi­nar­lo, el cir­cui­to que con­tro­la el mo­vi­mien­to de las pier­nas y los bra­zos se ac­ti­va igual, pe­ro la ac­ción –po­ner­se a co­rrer de ver­dad– se in­hi­be. Pa­ra que es­to pue­da su­ce­der, el ce­re­bro co­di­fi­ca y al­ma­ce­na las ac­cio­nes que rea­li­za­mos –co­rrer, na­dar, es­cri­bir, to­car el piano– y, una vez las ha ex­pe­ri­men­ta­do (y coor­di­na­do), es ca­paz de ima­gi­nar­las. Pe­ro no so­lo eso, tam­bién las re­co­no­ce en los de­más; es de­cir, neu­ro­nas que con­tro­lan el mo­vi­mien­to se ac­ti­van si ve­mos a al­guien co­rrer. Es­to es jus­to lo que des­cu­brió Riz­zo­lat­ti en ma­ca­cos ha­ce dos dé­ca­das jun­to con sus co­le­gas de la Uni­ver­si­dad de Par­ma. Hoy, las co­no­ce­mos con el nom­bre de 'neu­ro­nas es­pe­jo' y a ellas de­be­mos nues­tra ca­pa­ci­dad de re­co­no­cer una ac­ción aje­na con so­lo mi­rar­la, de imi­tar, apren­der y an­ti­ci­par las in­ten­cio­nes de los de­más. En­ten­der la in­ten­ción de al­guien fa­ci­li­ta el en­ga­ño, una ha­bi­li­dad que apren­di­mos a per­fec­cio­nar gra­cias a las neu­ro­nas es­pe­jo y que nos ayu­dó a pa­sar el fil­tro de la se­lec­ción na­tu­ral. Pe­ro las neu­ro­nas es­pe­jo tam­bién son las res­pon­sa­bles de al­go in­creí­ble: la em­pa­tía, el sa­ber po­ner­nos en la piel de los de­más, de sen­tir su tris­te­za y su ale­gría, una ca­pa­ci­dad que nos co­nec­ta con otras men­tes y que es­tá en la ba­se de nues­tra in­te­li­gen­cia so­cial.

"Es­tas neu­ro­nas nos en­se­ña­ron una ha­bi­li­dad bá­si­ca pa­ra nues­tra su­per­vi­ven­cia: el en­ga­ño"

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.