BE­LLE­ZA

... del tó­ni­co de to­da la vi­da y de la cre­ma nu­tri­ti­va. Aho­ra lo úl­ti­mo es el agua micelar, las bru­mas, los re­ve­la­do­res del co­lor... Pe­ro ¿qué son exac­ta­men­te y có­mo se usan? Te lo con­ta­mos to­do pa­ra que no te pier­das.

La Voz de Galicia (A Coruña) - XL Semanal - - Ella & El - Por Ste­fa­nie Mi­lla l Fo­to­gra­fía: Tom Schir­ma­cher

La ava­lan­cha de nue­vos cos­mé­ti­cos pi­de a gri­tos un ma­nual de uso.

LIMPIADORAS ÚL­TI­MA GE­NE­RA­CIÓN BÁL­SA­MO DE LIM­PIE­ZA / PA­RA UN DESMAQUILLADO IN­TEN­SI­VO

¿Qué es? Con una tex­tu­ra muy com­pac­ta y ca­si acei­to­sa, lo­gra­rán cap­tar los ele­men­tos gra­sos del ros­tro y con­si­guen una lim­pie­za su­per­pro­fun­da. ¿Có­mo se apli­ca? El se­cre­to de es­tos bál­sa­mos es­tá en ca­len­tar­los en­tre las ma­nos (¡im­pres­cin­di­ble!) y ma­sa­jear­los so­bre la piel. El tru­co pa­ra re­ti­rar­los es dis­po­ner de una toa­lla de mano, una mu­se­li­na o una es­pon­ja. Aun­que mu­chos se qui­tan con agua, la ac­ción de re­ti­ra­da y sua­ve ex­fo­lia­ción de una mu­se­li­na es ex­cep­cio­nal. ¿Su ven­ta­ja? Aca­ba in­clu­so con el ma­qui­lla­je más re­sis­ten­te, de­ja la piel sua­ve y sir­ve pa­ra ca­ra y ojos.

AGUA MICELAR / LA LIM­PIA­DO­RA MÁS PRÁC­TI­CA

¿Qué es? Su se­cre­to son las mi­ce­las, unas es­truc­tu­ras que en su in­te­rior re­pe­len el agua y en su ex­te­rior la atraen. En tér­mi­nos quí­mi­cos, tie­nen una par­te hi­dró­fo­ba y otra hi­dro­fí­li­ca, que les per­mi­te cap­tar la su­cie­dad co­mo un imán y con la efi­ca­cia de un ja­bón, pe­ro sin su ac­ción irri­tan­te. ¿Có­mo se apli­ca? Pa­ra ob­te­ner su má­xi­mo be­ne­fi­cio, el al­go­dón no de­be arras­trar­se con pa­sa­das rá­pi­das so­bre la piel, sino me­dian­te to­que­ci­tos y/o mo­vi­mien­tos cir­cu­la­res len­tos, pa­ra que las mi­ce­las ten­gan tiem­po de atra­par la su­cie­dad. ¿Su ven­ta­ja? Tie­ne una ac­ción lim­pia­do­ra y to­ni­fi­can­te a la vez, sin de­jar ras­tros de gra­sa so­bre la piel. Eso sí: no va­le pa­ra ma­qui­lla­jes muy gra­sos o wa­ter­proof, que ne­ce­si­ta­rán un pro­duc­to con su 'mia­ji­ta' de gra­sa pa­ra ser eli­mi­na­dos co­rrec­ta­men­te.

MAS­CA­RI­LLAS DE AL­TO PO­DER

'SLEE­PING MASKS' / PA­RA NOCHES COR­TAS ¿Qué es? Las slee­ping masks vie­nen de Co­rea (¡có­mo no!) y son cre­mas de no­che que mi­man tan­to co­mo una mas­ca­ri­lla hi­dra­tan­te. Su se­cre­to es una fór­mu­la que ayu­da a im­pe­dir la pér­di­da de agua tran­se­pi­dér­mi­ca (es de­cir, evi­ta que el agua de den­tro se es­ca­pe ha­cia fue­ra), lo que crea un efec­to 'bue­na ca­ra' al día si­guien­te, es­pe­cial­men­te en pie­les muy se­cas. ¿Có­mo se apli­can? No es­tán pen­sa­das pa­ra usar­se a dia­rio, sino de for­ma pun­tual, cuan­do ha­ya­mos acu­mu­la­do can­san­cio o si nos es­pe­ran po­cas ho­ras de sue­ño. ¿Su ven­ta­ja? Co­mo tru­co, son ex­ce­len­tes pa­ra usar en oca­sio­nes de gran des­hi­dra­ta­ción am­bien­tal, co­mo un vue­lo lar­go en avión o un cli­ma ul­tra­se­co. En un mun­do don­de el tiem­po es una di­vi­sa que co­ti­za al al­za, ¿có­mo no caer ren­di­dos an­te un pro­duc­to 'dos en uno'?

MÁS­CA­RA 'PEEL OFF' / EL PLA­CER DE DES­PE­GAR ¿Qué es? El de las mas­ca­ri­llas ha si­do uno de los sec­to­res de cre­ci­mien­to cos­mé­ti­co más es­pec­ta­cu­lar. Las hay de to­das las for­mas, ta­ma­ños, co­lo­res,

pre­cios y has­ta di­se­ños, y una de las ti­po­lo­gías re­cu­pe­ra­das son las mas­ca­ri­llas peel off, cu­ya tra­duc­ción li­te­ral es 'des­pe­gar'. Es­tas mas­ca­ri­llas con­tie­nen un agen­te plas­ti­fi­can­te que per­mi­te que se trans­for­men en una pe­lí­cu­la com­pac­ta, se apli­can en una ca­pa uni­for­me, se de­jan se­car de diez a quin­ce mi­nu­tos y lue­go se re­ti­ran. ¿Có­mo se apli­ca? ¿Lo más com­pli­ca­do de las peel off? En­con­trar el gro­sor jus­to de la ca­pa de pro­duc­to pa­ra que no que­de de­ma­sia­do fi­na (y no se eli­mi­ne bien) y que tam­po­co sea de­ma­sia­do grue­sa y no lle­gue a se­car. Y, por cier­to, me­jor no apli­car­la cer­ca ni de las ce­jas ni de las sie­nes pa­ra evi­tar que se que­de mez­cla­da con el pe­lo, pues allí es en­go­rro­sa de qui­tar. ¿Su ven­ta­ja? La par­te más di­ver­ti­da, sin du­da. Mu­chas tie­nen el be­ne­fi­cio adi­cio­nal de ejer­cer un li­ge­ro efec­to pee­ling, lo cual vie­ne bien, pe­ro en ge­ne­ral no son me­jo­res –ni peo­res– que otro ti­po de mas­ca­ri­lla que se re­ti­ra con agua.

'SHEET MASKS' / EL CUI­DA­DO FACIAL DE LAS MAS­CA­RI­LLAS SÁ­BA­NA

¿Qué son? En­tre las nue­vas mas­ca­ri­llas, el po­dio de las ga­na­do­ras lo ocu­pan las sheet masks, aun­que so­lo sea por­que to­da ce­le­brity que se pre­cie de te­ner más de diez se­gui­do­res en Instagram se ha he­cho una foto con una pues­ta. El se­cre­to de es­tas mas­ca­ri­llas se en­cuen­tra en que los ac­ti­vos van em­be­bi­dos en un te­ji­do que pue­de ser de ce­lu­lo­sa, al­go­dón o hi­dro­gel. Es­te for­ma­to tie­ne una do­ble ac­ción: per­mi­te apli­car una gran can­ti­dad de pro­duc­to en for­ma­to sé­rum y el te­ji­do ac­túa ta­po­nan­do la epi­der­mis. Se con­vier­te así en una es­pe­cie de par­che trans­dér­mi­co cos­mé­ti­co que ayu­da a que los ac­ti­vos pe­ne­tren en ma­yor pro­fun­di­dad. ¿Su ven­ta­ja? Cuan­do se tra­ta de hi­dra­tar en pro­fun­di­dad, es­pe­cial­men­te pa­ra un efec­to flash in­me­dia­to, son es­tu­pen­das. En cam­bio, si lo que la piel ne­ce­si­ta es de­to­xi­fi­ca­ción, eli­mi­na­ción de im­pu­re­zas o ex­fo­lia­ción, la fór­mu­la es me­nos ade­cua­da. Es más: en pie­les gra­sas o con ten­den­cia a im­pu­re­zas es me­jor de­jar­las pa­sar. ¿Có­mo se apli­ca? La apli­ca­ción se ha­ce más fá­cil si se co­mien­za en la fren­te y se va des­cen­dien­do por el ros­tro ha­cia la bar­bi­lla, pre­sio­nan­do el te­ji­do con­tra la piel me­dian­te sua­ves te­cle­teos. Se de­jan ac­tuar el tiem­po ne­ce­sa­rio, pe­ro no más. Y es que en es­te ca­so más no es me­jor, ¡pa­la­bra! En ge­ne­ral sue­le

Pa­ra lim­piar el ros­tro con agua micelar hay que uti­li­zar un al­go­dón, sin arras­trar­lo, so­lo con le­ves to­que­ci­tos so­bre la piel

ser me­jor es­tar tum­ba­da o re­cli­na­da pa­ra evi­tar que aca­ben en los pies, pues no siem­pre se que­dan to­tal­men­te ad­he­ri­das a la ca­ra y, una vez pa­se su tiem­po de apli­ca­ción, el ex­ce­den­te se re­ti­ra o, aún me­jor, se ma­sa­jea pa­ra que pe­ne­tre. A me­nu­do se man­cha la raíz del pe­lo, así que me­jor no ex­pe­ri­men­tar con ellas jus­to an­tes de ese fies­tón pa­ra el que fui­mos a la pe­lu­que­ría.

TRA­TA­MIEN­TO ÚL­TI­MA GE­NE­RA­CIÓN ESEN­CIA / LOCIONES SUPERHIDRATANTES

¿Qué es? Tó­ni­co pa­re­ce, hi­dra­tan­te es. La esen­cia lle­ga, co­mo los Re­yes Ma­gos, de Orien­te y, co­mo to­do pro­duc­to nue­vo, re­quie­re apren­di­za­je pa­ra sa­car­le par­ti­do. ¿Su ven­ta­ja? ¿Lo me­jor so­bre la esen­cia? Fun­cio­na. Y muy bien. Hi­dra­ta, sua­vi­za y mejora la tex­tu­ra de la piel. La piel que­da no­ta­ble­men­te más hi­dra­ta­da y sua­ve. De ver­dad. ¿Lo peor? Es un pa­so que aña­dir a la ru­ti­na facial, pe­ro lle­va po­cos se­gun­dos. ¿Có­mo se apli­ca? Se de­be apli­car tras la lim­pie­za y an­tes del sé­rum o la cre­ma hi­dra­tan­te. ¿Có­mo? Con los de­dos, con sua­ves to­que­ci­tos. Se ha de de­jar se­car unos se­gun­dos an­tes de apli­car la cre­ma. Eso sí, no sus­ti­tu­ye a las tra­di­cio­na­les cre­mas, pues por su pro­pia tex­tu­ra lí­qui­da no tie­nen el efec­to 'ba­rre­ra' de una emul­sión tra­di­cio­nal y, aun­que hi­dra­tan de fue­ra ha­cia den­tro, no evi­tan la pér­di­da de agua tran­se­pi­dér­mi­ca.

BRU­MAS / VAPORIZANDO AC­TI­VOS SO­BRE LA PIEL

¿Qué son? La ver­sión si­glo XXI de las aguas ter­ma­les: es de­cir, so­lu­cio­nes acuo­sas en­ri­que­ci­das con mi­ne­ra­les y/o vi­ta­mi­nas o ac­ti­vos hi­dra­tan­tes que se va­po­ri­zan so­bre el ros­tro. ¿Có­mo se apli­can? Por ejem­plo, a mo­do de tó­ni­co. O bien de­ba­jo de la cre­ma de tra­ta­mien­to, que se­lla­rá esa agua en­ri­que­ci­da so­bre la piel pa­ra au­men­tar la hi­dra­ta­ción cu­tá­nea. Pa­ra sa­car el má­xi­mo par­ti­do, lo idó­neo es va­po­ri­zar a cier­ta dis­tan­cia (¡no se tra­ta de que el ma­qui­lla­je cai­ga em­pa­pa­do a chu­rre­to­nes por la ca­ra!) y lue­go ta­pe­tear la bru­ma sua­ve­men­te so­bre la piel, pa­ra que se ab­sor­ba, sin de­jar que se­que al ai­re, pues eso tie­ne un efec­to des­hi­dra­tan­te. ¿Su ven­ta­ja? Son ex­ce­len­tes pa­ra re­fres­car el ma­qui­lla­je du­ran­te el día: bas­ta un 'psscht' pa­ra re­cu­pe­rar la piel o tam­bién pa­ra dar un as­pec­to más ju­go­so a ba­ses de ma­qui­lla­je mi­ne­ra­les o muy ma­tes, que pue­den que­dar al­go pas­to­sas.

MA­QUI­LLA­JE CON TRU­CO RE­VE­LA­DO­RES DE CO­LOR / PINTALABIOS ¿MÁGICOS?

¿Qué son? Nos re­fe­ri­mos a los la­bia­les re­ve­la­do­res del co­lor, una nue­va ca­te­go­ría de bál­sa­mo y/o lápiz de la­bios que en su for­ma­to ori­gi­nal apa­ren­ta te­ner un co­lor y al apli­car­se so­bre la bo­ca re­ve­la otro tono di­fe­ren­te. En con­cre­to, un co­lor que va del ro­sa sua­ve al más in­ten­so de­pen­dien­do de ca­da piel. El se­cre­to de es­tos la­bia­les es la eo­si­na, un co­lo­ran­te que se vuel­ve rojo en con­tac­to con las pro­teí­nas de la piel, y que por eso to­ma un tono per­so­nal y pro­pio en ca­da mu­jer. ¿Su ven­ta­ja? La ra­zón de su éxi­to es que, en vez de de­jar un ve­lo de co­lor

Las nue­vas esen­cias sua­vi­zan y me­jo­ran la tex­tu­ra de la piel si las de­ja­mos ac­tuar unos se­gun­dos an­tes de la hi­dra­tan­te

so­bre los la­bios, re­sal­ta su tono na­tu­ral de for­ma su­til, con un nu­de ro­sa­do ca­si im­per­cep­ti­ble. Y du­ra mu­chí­si­mo: el co­lor a ve­ces pa­re­ce in­clu­so in­ten­si­fi­car­se a lo lar­go del día. ¿Có­mo se apli­can? Son idó­neos pa­ra efec­tos 'bo­ca mor­di­da' o mu­je­res a quie­nes no les gus­ta ma­qui­llar­se de­ma­sia­do. ¿Su la­do ne­ga­ti­vo? En oca­sio­nes, el co­lor re­sul­tan­te no es el más fa­vo­re­ce­dor y pue­de ser irri­tan­te.

'PRI­MER' O PREBASE DE MA­QUI­LLA­JE / CON FUN­DA­MEN­TO

¿Qué es? No es im­pres­cin­di­ble, pe­ro si se bus­ca una tez plus­cuam­per­fec­ta ¡no es­tá de más! Su fun­ción es uni­fi­car aún más la piel y, ade­más, alar­gar la du­ra­ción del fond de teint. ¿Su ven­ta­ja? Exis­ten es­pe­cí­fi­cas pa­ra pár­pa­dos que, ade­más, uni­fi­can e ilu­mi­nan esa piel tan fi­na que tien­de a mos­trar­se ro­ji­za o azu­la­da. Las hay con co­lor, que se uti­li­zan pa­ra co­rre­gir el tono: el ver­de neu­tra­li­za las ro­je­ces; el ama­ri­llo da luz a las pie­les ce­tri­nas o gri­sá­ceas; el azul re­sal­ta la luz de las pie­les muy muy cla­ras; y el me­lo­co­tón da vi­da a cu­tis apa­ga­dos. Son muy có­mo­das tam­bién las ma­ti­fi­can­tes, que ade­más ayu­dan a di­si­mu­lar los po­ros y con­tro­lan los bri­llos. Y no fal­tan las superhidratantes, pa­ra pie­les muy se­cas y/o ma­du­ras, que así evi­tan que el ma­qui­lla­je se vea cuar­tea­do y, ade­más, man­tie­nen una tez fres­ca y ju­go­sa. ¿Có­mo se apli­ca? Tras la cre­ma de tra­ta­mien­to y an­tes del ma­qui­lla­je.

PE­LO Y SUS SO­LU­CIO­NES EX­PRÉS ACEI­TE PA­RA EL PE­LO / EN TO­DOS LOS FOR­MA­TOS

¿Qué es? No to­dos sir­ven pa­ra lo mis­mo. Por un la­do, en­con­tra­mos los acei­tes de pre­la­va­do. Se apli­can an­tes de la­var el ca­be­llo y se han de de­jar ac­tuar des­de diez mi­nu­tos a to­da una no­che, ¡la agen­da es el lí­mi­te! Nu­tren y dan bri­llo al ca­be­llo des­de den­tro y se re­ti­ran con el cham­pú. Los acei­tes de pei­na­do se apli­can tras el la­va­do so­bre el ca­be­llo ya se­co. Ayu­dan a des­en­re­dar, a dar bri­llo y a nu­trir, y se de­ben usar so­bre to­do en ca­be­llo muy fos­co, pues en pe­lo fino pue­den de­jar­lo al­go caí­do, si bien ya es­tán apa­re­cien­do fór­mu­las pa­ra es­te ti­po de ca­be­llo.

CHAM­PÚ EN SE­CO / MU­CHO MÁS QUE LA­VAR SIN AGUA

¿Có­mo se apli­ca? Se se­pa­ra el pe­lo por me­cho­nes con las ma­nos y se va­po­ri­za so­bre la raíz. Tras ca­da apli­ca­ción hay que es­pe­rar unos se­gun­dos pa­ra que el agua de la fór­mu­la se se­que y los ac­ti­vos atra­pa­gra­sa reali­cen su co­me­ti­do. Se mue­ve la raíz con los de­dos y se pa­sa al si­guien­te me­chón. Y así has­ta te­ner una me­le­na al más pu­ro es­ti­lo Dolly Par­ton. Pe­ro cui­da­do con los ex­ce­sos. El cham­pú se­co se de­po­si­ta so­bre el cue­ro ca­be­llu­do, así que no de­be usar­se más de una o dos ve­ces por se­ma­na.

El cham­pú en se­co se va­po­ri­za so­bre la raíz del ca­be­llo y se de­ja se­car pa­ra que su fór­mu­la atra­pa­gra­sa ac­túe ade­cua­da­men­te

MASCARILL AS SÁ­BA­NA ES­TÁN CONCEBIDAS PA­RA PIE­LES MUY SE­CAS Y TIE­NEN EFEC­TO 'FLASH' IN­ME­DIA­TO. ACEI­TE PA­RA EL PE­LO SE APLI­CA DE ORE­JAS PA­RA ABA­JO, EVI­TAN­DO EL CUE­RO CA­BE­LLU­DO.

PREBASES DES­PUÉS DE LA CRE­MA HI­DRA­TAN­TE Y AN­TES DEL MA­QUI­LLA­JE. LAS BRU­MAS SE VA­PO­RI­ZAN SO­BRE EL ROS­TRO LIM­PIO Y SE EX­TIEN­DEN CON LI­GE­ROS TO­QUES.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.