El pen­sa­mien­to Dis­ney­lan­dia

La Voz de Galicia (A Coruña) - XL Semanal - - Firmas - por Car­men Po­sa­das

no sé us­te­des, pe­ro yo me sien­to ca­da vez más pe­rro ver­de. Lo que los de­más creen que es­tá bien a mí me pa­re­ce mal y lo que a mu­chos gus­ta a mi mo­do de ver es un ade­fe­sio, una bo­ba­da o di­rec­ta­men­te un de­li­rio. Ol­vi­de­mos por un mo­men­to la ac­tual si­tua­ción po­lí­ti­ca y sus dis­la­tes y vea­mos cual­quie­ra de las no­ti­cias de la vi­da dia­ria que re­co­gen los me­dios, es­ta por ejem­plo: «Mu­jer de se­sen­ta y dos años y con dos hi­jos de­ci­de ser ma­dre vein­te años des­pués de la me­no­pau­sia». Ba­jo tan lla­ma­ti­vo ti­tu­lar se pre­sen­ta­ba a con­ti­nua­ción a la pro­ta­go­nis­ta de la his­to­ria. Una mé­di­ca lu­cen­se que, se­gún sus pro­pias pa­la­bras, ha­ce unos me­ses de­ci­dió dar un her­ma­ni­to a sus hi­jos de vein­ti­sie­te y diez años, res­pec­ti­va­men­te. Mien­tras el pe­rio­dis­ta, ad­mi­ra­ti­vo, co­men­ta­ba la «ge­ne­ro­si­dad» de di­cho ges­to, ella le ex­pli­có que no ha­bía si­do fá­cil cum­plir sus de­seos por­que los gi­ne­có­lo­gos no lo con­si­de­ra­ban con­ve­nien­te. «Al fin –con­ti­nuó la doc­to­ra–, des­pués de mu­cho bus­car, en­con­tré por In­ter­net a un es­pe­cia­lis­ta dis­pues­to a asu­mir el re­to, si bien me pro­pu­so ha­cer unas prue­bas mé­di­cas pre­vias pa­ra ver si era via­ble. Die­ron po­si­ti­vas, me im­plan­ta­ron un em­brión a ver si ha­bía suer­te y al fi­nal tu­ve la me­jor de las suer­tes. Mi hi­ja na­ce­rá el mes que vie­ne y se lla­ma­rá co­mo yo», co­men­tó la se­xa­ge­na­ria se­ño­ra aña­dien­do que se en­cuen­tra muy fe­liz y mu­cho me­jor que cuan­do no es­ta­ba em­ba­ra­za­da. El pe­rio­dis­ta, ca­da vez más ren­di­da­men­te oji­plá­ti­co, pre­gun­tó a con­ti­nua­ción có­mo se ha­bía de­ci­di­do a dar un pa­so tan ries­go­so pa­ra su sa­lud, y es­ta fue su res­pues­ta: «Lo in­ten­té por­que siem­pre hay que in­ten­tar­lo y sa­lió to­do per­fec­to. Con­si­de­ro es­ta ter­ce­ra ma­ter­ni­dad una re­com­pen­sa por to­do lo que he pa­sa­do en la vi­da, es­toy sin pa­re­ja, con el suel­do em­bar­ga­do por li­ti­gios ju­di­cia­les y con mi hi­jo ma­yor en­fer­mo». Llá­men­me an­ti­gua, ce­ni­za y agua­fies­tas si quie­ren, pe­ro an­tes de que se ins­tau­ra­ra en nues­tras vi­das lo que po­dría­mos lla­mar 'el pen­sa­mien­to Dis­ney­lan­dia', ese se­gún el cual no hay lí­mi­tes a la vo­lun­tad, to­do es po­si­ble si uno lo desea, sí, cie­rra los ojos, pi­de lo que quie­ras, que Cam­pa­ni­lla es­par­ci­rá so­bre ti sus pol­vos de ha­da, tra­la­lá, y has­ta tus sue­ños más di­fí­ci­les se ha­rán reali­dad, se­rás fe­liz pa­ra siem­pre, et­cé­te­ra. An­tes, di­go, de que se ins­tau­ra­ra es­te ti­po de vi­sión en­tre ro­sa e in­fan­til de la vi­da, el he­cho de que a una mu­jer se le ocu­rrie­ra te­ner un hi­jo con se­sen­ta y dos años se con­si­de­ra­ba una in­sen­sa­tez. O me­jor aún, un egoís­mo su­pino. Por al­go se­rá, di­go yo, que la sa­bia na­tu­ra­le­za im­pi­de tal po­si­bi­li­dad li­mi­tan­do nues­tra edad fér­til. Tal vez al­gu­na de las fe­mi­nis­tas mon­ta­ra­ces que tan­to ca­ri­ño me tie­nen ar­gu­men­ten que, si se pue­de ser pa­dre a los se­sen­ta e in­clu­so a los ochen­ta o no­ven­ta (¿?), ¿por qué nos va­mos a pri­var no­so­tras de una ma­ter­ni­dad tar­día que ale­gre nues­tra ve­jez y nos pro­cu­re com­pa­ñía? Pe­ro su­pon­go que mis con­tu­ma­ces ami­gas es­ta­rán de acuer­do en que no se tie­nen hi­jos pa­ra de­jar­los sin ma­dre –re­cuér­de­se que en es­te ca­so tam­po­co hay pa­dre– a una edad tem­pra­na. Y mu­cho me­nos se tie­nen pa­ra «ale­grar­se la vi­da», «re­com­pen­sar­se» por los sin­sa­bo­res o ase­gu­rar­se com­pa­ñía. Lo ma­lo del pen­sa­mien­to Dis­ney­lan­dia y de in­ten­tar ver la vi­da per­ma­nen­te­men­te a tra­vés de an­teo­je­ras ro­sas es que uno no re­fle­xio­na so­bre lo más ele­men­tal, so­bre sus más que pre­vi­si­bles con­se­cuen­cias fu­tu­ras. Co­mo ade­más es­te ti­po de no­ti­cias «ins­pi­ra­do­ras» –las lla­man aho­ra– en­cuen­tran am­plio eco en los me­dios, la gen­te tien­de a ver­las no so­lo ra­zo­na­bles, sino tam­bién desea­bles. Qué per­so­na tan ex­tra­or­di­na­ria, pen­sa­rá más de uno, es es­ta se­ño­ra que desafía los ta­búes

El he­cho de que a una mu­jer se le ocu­rrie­ra te­ner un hi­jo con se­sen­ta y dos años an­tes se con­si­de­ra­ba una in­sen­sa­tez

y has­ta los man­da­tos de la na­tu­ra­le­za y allá va a cum­plir su sue­ño. Una vez leí­da la no­ti­cia, en­tré en In­ter­net pa­ra ver qué de­cían los in­ter­nau­tas so­bre el ca­so. Y, con­tra to­do pro­nós­ti­co, la gran ma­yo­ría opi­na­ba co­mo yo. In­clu­so una chi­ca es­cri­bió: «La no­ti­cia es­tá cla­si­fi­ca­da en la sec­ción Sa­lud-avan­ces –pun­tua­li­za­ba–. ¿En se­rio es un avan­ce que una mu­jer de se­sen­ta y dos años ten­ga un hi­jo? Avan­ce se­ría que asu­mie­se su edad y to­ma­se con­cien­cia del ac­to tre­men­da­men­te egoís­ta que su­po­ne te­ner un hi­jo a esa edad». Re­con­for­ta bas­tan­te sa­ber que no to­dos los jó­ve­nes creen en Cam­pa­ni­lla y en sus pol­vos de ha­da…

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.