BA­RACK OBA­MA

"He tra­ta­do de es­ta­ble­cer el rum­bo ade­cua­do. Pe­ro que­da mu­cho por ha­cer"

La Voz de Galicia (A Coruña) - XL Semanal - - En Portada - POR JO­NAT­HAN CHAIT / FO­TO­GRA­FÍA: PE­TE SOUZA

A dos días de las elec­cio­nes que de­ci­di­rán su sus­ti­tu­to en la Ca­sa Blan­ca, Ba­rack Oba­ma re­vi­sa los cin­co gran­des mo­men­tos de su Pre­si­den­cia. Cin­co hi­tos que, ase­gu­ra él, que­da­rán pa­ra la His­to­ria.

El acer­ca­mien­to con Cu­ba, la ex­ten­sión del uso de dro­nes co­mo ven­ta­jo­sa y le­tal ar­ma de gue­rra, el de­rra­me de cru­do en el gol­fo de Mé­xi­co, la fe­roz opo­si­ción re­pu­bli­ca­na y la agó­ni­ca apro­ba­ción de su re­for­ma sa­ni­ta­ria son los cin­co hi­tos que, a jui­cio del pre­si­den­te Ba­rack Oba­ma, mar­ca­rán el le­ga­do de sus ocho años al fren­te de la gran su­per­po­ten­cia. El ac­tual in­qui­lino de la Ca­sa Blan­ca re­pa­sa esos cin­co mo­men­tos que han mar­ca­do su Pre­si­den­cia en es­ta en­tre­vis­ta rea­li­za­da en la que de­ja­rá de ser su residencia ofi­cial el pró­xi­mo 20 de enero, día en que to­ma­rá po­se­sión el pró­xi­mo pre­si­den­te de los Es­ta­dos Uni­dos.

CU­BA

JC. Em­pe­ce­mos por ese día en que le es­tre­chó la mano a Raúl Cas­tro, en el fu­ne­ral de Nel­son Man­de­la. ¿In­flu­yó aquel epi­so­dio en su de­ci­sión es­tra­té­gi­ca de me­jo­rar las re­la­cio­nes con Cu­ba? B.O. No, pe­ro, al pa­re­cer, sí que lo hi­zo en la per­cep­ción que tu­vie­ron los cu­ba­nos de que íba­mos en se­rio. Si re­cuer­da, mi pri­me­ra su­pues­ta me­te­du­ra de pa­ta co­mo can­di­da­to a la Pre­si­den­cia fue de­cir que es­ta­ba dis­pues­to a ha­blar con los Cas­tro o con quien fue­ra si lo con­si­de­ra­ba ade­cua­do pa­ra nues­tros in­tere­ses. To­dos di­je­ron que era un in­ge­nuo, que no me en­te­ra­ba de la reali­dad. Tras aquel de­ba­te, mien­tras las crí­ti­cas arre­cia­ban, lla­mé a mi equi­po de co­mu­ni­ca­ción y les di­je: «No elu­dáis la cues­tión ni tra­téis de co­rre­gir­me. Si ne­ce­si­táis ar­gu­men­tar por qué he di­cho lo que he di­cho, es­ta­ré en­can­ta­do de ayu­da­ros. Pe­ro no ha si­do una me­te­du­ra de pa­ta; ha­bla­ba muy en se­rio». Pa­ra mí, ne­gar­se al diá­lo­go no es un cas­ti­go; mu­chas ve­ces, de he­cho, le das una ex­cu­sa al otro pa­ra ha­cer ca­so omi­so de tus ar­gu­men­tos y pue­de in­clu­so per­ju­di­car­te a la ho­ra de es­ta­ble­cer coa­li­cio­nes in­ter­na­cio­na­les pa­ra pre­sio­nar a paí­ses que es­tán ha­cien­do co­sas in­de­sea­bles. En mi pri­mer man­da­to mo­di­fi­qué al­gu­nas de nues­tras po­lí­ti­cas so­bre en­víos de di­ne­ro y via­jes por par­te de los cu­bano-es­ta­dou­ni­den­ses y, con eso, me ga­né cier­to res­pe­to en­tre esa co­mu­ni­dad, so­bre to­do en­tre los jó­ve­nes. Mi ar­gu­men­ta­ción era muy pre­ci­sa: «Si lle­vas 50 años ha­cien­do al­go que no fun­cio­na, es me­jor pro­bar con otra co­sa». En el fu­ne­ral por Man­de­la, me pi­die­ron que di­je­ra unas pa­la­bras. Creo que ni si­quie­ra sa­bía que Cas­tro es­ta­ría en la ta­ri­ma. Al lle­gar, la con­fu­sión ya era im­por­tan­te y me di­je­ron que subie­ra a pro­nun­ciar unas pa­la­bras. Subí al es­ce­na­rio, vi a aquel hom­bre ma­yor y creí re­co­no­cer a Raúl Cas­tro en­tre to­dos aque­llos lí­de­res mun­dia­les. Así que aquel apre­tón de ma­nos con Cas­tro fue bas­tan­te es­pon­tá­neo. Tal co­mo lo veo, ne­gar­me a es­tre­char la mano en un fu­ne­ral no hu­bie­ra si­do muy ele­gan­te.

JC. ¿En ese mo­men­to se pu­so a va­lo­rar los pros y los con­tras? B.O. No. Du­ran­te mi Pre­si­den­cia, me he ate­ni­do a una nor­ma ge­ne­ral: que te ha­yan he­cho pre­si­den­te no im­pli­ca que pue­das ig­no­rar la bue­na edu­ca­ción, co­mo el que se qui­ta el abri­go al en­trar en un res­tau­ran­te. De he­cho, ya le ha­bía da­do la mano a Hu­go Chá­vez du­ran­te mi pri­me­ra cum­bre de las Amé­ri­cas.

JC. Al­go que mu­chos le re­pro­cha­ron. B.O. Sí, pe­ro me dio igual, por­que el tiem­po con­fir­mó lo que ya sos­pe­cha­ba: que a Chá­vez

"Mi ar­gu­men­ta­ción fue muy pre­ci­sa: 'Si lle­vas 50 años ha­cien­do al­go que no fun­cio­na, es me­jor pro­bar con otra co­sa'".

le en­can­ta­ba ser per­ci­bi­do co­mo un enemi­go fu­ri­bun­do de Es­ta­dos Uni­dos. Y que si lo tra­ta­bas co­mo quien era, el man­da­ta­rio au­to­ri­ta­rio de un país que no fun­cio­na­ba eco­nó­mi­ca o po­lí­ti­ca­men­te, un hom­bre que no po­día ape­lar a mu­cho más que la re­tó­ri­ca y que no su­po­nía una ver­da­de­ra ame­na­za pa­ra Es­ta­dos Uni­dos, ter­mi­na­ría por en­co­ger­se. En el fon­do sir­vió pa­ra des­ar­mar a Chá­vez de una for­ma que fa­ci­li­tó mu­cho nues­tra re­la­ción con los cu­ba­nos, con los me­xi­ca­nos, los bra­si­le­ños, los chi­le­nos y con otros que tra­tan de ca­bal­gar por en­ci­ma de la tra­di­cio­nal se­pa­ra­ción la­ti­noa­me­ri­ca­na en­tre iz­quier­da y de­re­cha. Yen­do al fon­do de la cues­tión, cuan­do es­tre­ché la mano de Raúl Cas­tro no pen­sé que es­tu­vie­ra ha­cien­do his­to­ria, ni mu­cho me­nos. Sen­ci­lla­men­te, es­ta­ba es­tre­chán­do­le la mano a un se­ñor ma­yor sen­ta­do en la ta­ri­ma don­de pro­nun­cié un pe­que­ño dis­cur­so fú­ne­bre. Pe­ro los cu­ba­nos res­pon­die­ron de una for­ma que, lo re­co­noz­co, me pi­lló un po­co por sor­pre­sa. Por en­ton­ces, ya ha­bía­mos es­ta­ble­ci­do cier­to con­tac­to con La Ha­ba­na y es­tá­ba­mos pen­san­do en lo que po­dría pa­sar. Y lo que pa­só fue que in­ter­pre­ta­ron mi apre­tón de ma­nos co­mo una se­ñal de ver­da­de­ra se­rie­dad por nues­tra par­te. Creo que eso fa­ci­li­tó la se­rie de ne­go­cia­cio­nes que tu­vie­ron lu­gar a con­ti­nua­ción. El Va­ti­cano tam­bién fue de gran ayu­da.

DRO­NES

JC. El 30 de sep­tiem­bre de 2011, un ata­que con un dron ma­tó a An­war al-aw­la­ki, un te­rro­ris­ta ye­me­ní de Al Qae­da que tam­bién era ciu­da­dano es­ta­dou­ni­den­se. Eso fue per­ci­bi­do co­mo una sor­pren­den­te de­ci­sión de lí­nea du­ra. B.O. Por lo ge­ne­ral, tra­to de ha­cer lo que di­go que voy a ha­cer. Siem­pre pen­sé que la in­va­sión de Irak fue una equi­vo­ca­ción, pe­ro no que es­tu­vié­ra­mos co­me­tien­do un error al tra­tar de des­man­te­lar Al Qae­da por com­ple­to. En nin­gún mo­men­to, me de­cla­ré pa­ci­fis­ta por prin­ci­pio; de­cía, más bien, que una de las ra­zo­nes por las que la in­va­sión fue un gran error era por­que nos es­ta­ba im­pi­dien­do ter­mi­nar el tra­ba­jo en Af­ga­nis­tán. En el dis­cur­so en el que ex­pre­sé mi opo­si­ción a la in­va­sión de Irak ha­bía una fra­se

"En es­tos ata­ques de pre­ci­sión, el nú­me­ro de ba­jas ino­cen­tes es mu­cho me­nor que el ha­bi­tual en una gue­rra con­ven­cio­nal" MI PRI­ME­RA SU­PUES­TA ME­TE­DU­RA DE PA­TA CO­MO CAN­DI­DA­TO FUE DE­CIR QUE ES­TA­BA DIS­PUES­TO A HA­BLAR CON LOS CAS­TRO. PE­RO HA­BLA­BA MUY EN SE­RIO"

cla­ve: «No soy con­tra­rio a to­das las gue­rras. Es­toy en con­tra de las gue­rras es­tú­pi­das». Di­je de for­ma ex­plí­ci­ta que, a ve­ces, era ne­ce­sa­rio re­cu­rrir a nues­tras Fuer­zas Ar­ma­das pa­ra pro­te­ger al pue­blo y los in­tere­ses de Es­ta­dos Uni­dos. Aho­ra bien, te­ne­mos que ad­mi­nis­trar di­cho po­der de for­ma sa­bia y pru­den­te. Pen­se­mos en la si­tua­ción en Si­ria. Ha si­do ana­li­za­da has­ta la ex­te­nua­ción y, sin em­bar­go, mu­cha gen­te ol­vi­da que con­se­gui­mos que el ré­gi­men de­ja­se de uti­li­zar ar­mas quí­mi­cas. Pa­re­cen de­cir­me: «Sí, bueno, es ver­dad que eli­mi­nas­te el pro­ble­ma del ar­ma­men­to quí­mi­co, pe­ro de­be­rías ha­ber re­cu­rri­do a unos cuan­tos bom­bar­deos de los gua­pos». No com­pren­den que mi de­ci­sión con­sis­tió en no de­jar que Asad hi­cie­ra lo que le die­ra la ga­na. Tra­té de fa­ci­li­tar un acuer­do sin re­cu­rrir a los bom­bar­deos. Yen­do a la cues­tión más am­plia, el po­der que me fue otor­ga­do pa­ra di­ri­gir ata­ques con dro­nes, y las le­gí­ti­mas in­quie­tu­des al res­pec­to, so­bre to­do al prin­ci­pio, cuan­do es­tas ope­ra­cio­nes so­lían ser en­cu­bier­tas, me lle­va­ron a des­cla­si­fi­car la do­cu­men­ta­ción so­bre los ope­ra­ti­vos con­tra Ala­wi y a fa­vo­re­cer una ma­yor trans­pa­ren­cia. Por po­ner un ejem­plo, he­mos po­di­do es­ta­ble­cer una es­ti­ma­ción ini­cial de los ci­vi­les muer­tos en es­tas ope­ra­cio­nes. Es un le­ga­do im­por­tan­te pa­ra mí. Y no ha­bla­mos de un le­ga­do que va­ya a fa­vo­re­cer­me, pre­ci­sa­men­te, en el plano po­lí­ti­co. No po­de­mos pu­bli­ci­tar to­do lo que ha­ce­mos sin ir en de­tri­men­to de nues­tra efi­cien­cia a la ho­ra de pro­te­ger al pue­blo nor­te­ame­ri­cano, pe­ro, cuan­do de­je el car­go, la gen­te ten­drá más ca­pa­ci­dad pa­ra sa­ber qué ha­ce su pre­si­den­te. El pró­xi­mo va a te­ner que ren­dir cuen­tas en ma­yor me­di­da que an­tes.

JC. Los crí­ti­cos más a la iz­quier­da de su Pre­si­den­cia ha­cen cons­tan­tes re­fe­ren­cias a los ata­ques con dro­nes. ¿Se lo veía ve­nir? B.O. No y, mi­re, me ale­gro de que la iz­quier­da in­sis­ta en men­cio­nar es­ta cues­tión. Se lo he di­cho a mis co­la­bo­ra­do­res y a los je­fes del Es­ta­do Ma­yor: lo úl­ti­mo que quie­ro es que nos acos­tum­bre­mos a ma­tar. No me pre­sen­té a la Pre­si­den­cia pa­ra ma­tar gen­te. Lo que quie­ro es que los jó­ve­nes pue­dan es­tu­diar, que la gen­te ten­ga asis­ten­cia sa­ni­ta­ria, que los ham­brien­tos ten­gan qué co­mer, que la po­bre­za se re­duz­ca... ¿Las crí­ti­cas de es­te te­nor son jus­tas y tie­nen en cuen­ta to­dos los fac­to­res en jue­go? A ve­ces, sí. No, en la ma­yo­ría de los ca­sos. Voy a dar­le un ejem­plo. La gen­te, mu­chas ve­ces, no se da cuen­ta de que en es­tos ata­ques de pre­ci­sión el nú­me­ro de ba­jas ci­vi­les o ino­cen­tes es mu­cho me­nor que el ha­bi­tual en una gue­rra con­ven­cio­nal. Uno de los ejem­plos es el ope­ra­ti­vo pa­ra cap­tu­rar a Osa­ma bin La­den. Te­nía­mos la op­ción –la me­nos arries­ga­da de to­das– de lan­zar un mi­sil con­tra su residencia. La des­car­té por va­rios mo­ti­vos. El prin­ci­pal fue que me pa­re­cía im­por­tan­te que, si efec­ti­va­men­te se tra­ta­ba de Bin La­den, pu­dié­ra­mos iden­ti­fi­car­lo sin nin­gún gé­ne­ro de du­das. En el edi­fi­cio mu­rie­ron un par de per­so­nas que pue­den ser con­si­de­ra­das ino­cen­tes; en­tre ellas, una de sus mu­je­res. Es un da­ño co­la­te­ral que, se­gu­ra­men­te, ha­bría si­do ma­yor si hu­bié­se­mos pul­ve­ri­za­do la ca­sa con un mi­sil. Eso sí, las crí­ti­cas al uso de dro­nes han si­do de­ter­mi­nan­tes, en mi opi­nión, por­que han evi­ta­do el aco­mo­da­mien­to ins­ti­tu­cio­nal ha­cia la que pa­re­ce ser una for­ma an­ti­sép­ti­ca de eli­mi­nar enemi­gos. Las re­for­mas que he­mos lle­va­do a la prác­ti­ca tie­nen me­nos que ver con las crí­ti­cas de Hu­man Rights Watch, Am­nis­tía In­ter­na­cio­nal y otros gru­pos, y más con que, al prin­ci­pio de mi Pre­si­den­cia, re­pa­ré en la es­ca­la­da del nú­me­ro de ope­ra­ti­vos con dro­nes y en la ac­ti­tud ru­ti­na­ria con que el De­par­ta­men­to de De­fen­sa y la CIA los con­tem­pla­ban. La si­tua­ción me preo­cu­pa­ba, pues, en vis­ta de que el Con­gre­so no es­ta­ba muy in­tere­sa­do en li­mi­tar las am­plias pre­rro­ga­ti­vas pre­si­den­cia­les a es­te res­pec­to, era po­si­ble ima­gi­nar que los fu­tu­ros pre­si­den­tes po­drían di­ri­gir gue­rras per­pe­tuas por me­dio mun­do, en­cu­bier­tas mu­chas ve­ces, sin ren­dir cuen­tas a na­die y sin de­ba­te de­mo­crá­ti­co de nin­gu­na cla­se. En to­do ca­so, tras las pro­tes­tas de esos gru­pos, lle­va­mos a ca­bo cier­tas re­for­mas, aun­que sé que no son la so­lu­ción per­fec­ta, co­mo ex­pli­qué al ha­cer pú­bli­cas nues­tras es­ti­ma­cio­nes de muer­tes ci­vi­les. Es­ta­dos Uni­dos de­be­rá es­for­zar­se pa­ra lle­gar a un equi­li­brio en­tre dos pos­tu­ras: con­ver­tir ca­da ata­que te­rro­ris­ta en una gue­rra a es­ca­la to­tal y de­jar­nos ex­pues­tos a nue­vos ata­ques o, en el ex­tre­mo opues­to, di­ri­gir bom­ba­zos allí don­de que­ra­mos, cuan­do que­ra­mos y sin ren­dir cuen­tas a na­die. He tra­ta­do de es­ta­ble­cer el rum­bo ge­ne­ral ade­cua­do. Pe­ro que­da mu­cho tra­ba­jo por ha­cer.

CON MIS RE­FOR­MAS SO­BRE EL USO DE DRO­NES, LOS FU­TU­ROS PRE­SI­DEN­TES NO PO­DRÁN DI­RI­GIR GUE­RRAS PER­PE­TUAS Y EN­CU­BIER­TAS POR ME­DIO MUN­DO"

EL DE­RRA­ME DE BP

«Tu­vi­mos que in­ven­tar una for­ma de arre­glar aquel desas­tre, li­te­ral­men­te»

JC. ¿Di­ría que se tra­tó de su pri­mer Ka­tri­na? B.O. Des­de en­ton­ces me ha­bré en­con­tra­do con unas 20 si­tua­cio­nes desas­tro­sas com­pa­ra­bles, ¿no le pa­re­ce? El de­rra­me en el Gol­fo de la pla­ta­for­ma de la com­pa­ñía BP fue la pri­me­ra vez que... Voy a tra­tar de ex­pli­car­me. Aque­llo me ayu­dó a com­pren­der la exis­ten­cia de un ci­clo me­diá­ti­co par­ti­cu­lar, del ci­clo de vi­da de las no­ti­cias so­bre pro­ble­mas que ter­mi­na­rán por ser re­suel­tos, pe­ro que, por ra­zo­nes que no vie­nen al ca­so, aca­pa­ran aten­ción me­diá­ti­ca 24 ho­ras al día, 7 días por se­ma­na. Exis­te la sen­sa­ción de que el fin del mun­do es­tá cer­cano y nos ve­mos obli­ga­dos a tra­ba­jar en me­dio de esa mag­ni­fi­ca­da at­mós­fe­ra ago­re­ra. Si lo mi­ra­mos de for­ma ob­je­ti­va, sol­ven­ta­mos el ma­yor desas­tre eco­ló­gi­co en la his­to­ria de Es­ta­dos Uni­dos de for­ma me­jor –o tan bue­na– que cual­quier Ad­mi­nis­tra­ción an­te­rior. Pe­ro du­ran­te esos días la di­fe­ren­cia en­tre la per­cep­ción de la opi­nión pú­bli­ca y la reali­dad de nues­tro tra­ba­jo re­sul­ta­ba cruel. Pa­ra mi sor­pre­sa y dis­gus­to, la mag­ni­tud del desas­tre no te­nía pre­ce­den­tes. Tu­vi­mos que in­ven­tar una for­ma de arre­glar­lo, li­te­ral­men­te. Me fue de gran ayu­da con­tar con un No­bel de Fí­si­ca co­mo se­cre­ta­rio de Ener­gía, quien di­se­ñó un pe­que­ño ta­pón que fue el pro­to­ti­po del me­ca­nis­mo exac­to pa­ra obs­truir el mal­di­to bo­que­te. Pe­ro to­do eso lle­vó tres me­ses. Lo que la gen­te veía era lo que las cá­ma­ras mos­tra­ban cons­tan­te­men­te, el cho­rro to­rren­cial de cru­do. Em­pe­za­mos a ha­cer chis­tes ne­gros so­bre el pe­lí­cano de ri­gor, nos de­cía­mos que se­gu­ra­men­te te­nían un pe­lí­cano al que to­das las ma­ña­nas du­cha­ban con pe­tró­leo. El re­sul­ta­do fue una «fu­ga» de ca­pi­tal po­lí­ti­co día a día. No ha­bía for­ma de cam­biar esa na­rra­ti­va has­ta que el bo­que­te fue­ra ta­po­na­do. Un año des­pués no so­lo ha­bía­mos ce­rra­do el es­ca­pe de cru­do, sino que yo mis­mo ne­go­cié y con­se­guí que BP pa­ga­ra una in­dem­ni­za­ción de 20.000 mi­llo­nes de dó­la­res sin ne­ce­si­dad de ir a jui­cio. To­do el mun­do fue in­dem­ni­za­do y has­ta so­bró di­ne­ro, lo que ca­si no tie­ne pre­ce­den­tes. Con­ta­mos con fon­dos pa­ra ayu­dar al re­gre­so del tu­ris­mo y al Gol­fo, un año des­pués, lle­ga­ron más tu­ris­tas que nun­ca.

LLE­VÓ TRES ME­SES PA­RAR EL DE­RRA­ME, Y LOS ME­DIOS NO DE­JA­BAN DE MOS­TRAR­LO. HA­CÍA­MOS CHIS­TES, CO­MO QUE PA­RE­CÍA QUE TE­NÍAN UN PE­LÍ­CANO AL QUE DU­CHA­BAN CON PE­TRÓ­LEO"

A mi mo­do de ver, lo su­ce­di­do sir­vió pa­ra que mis co­la­bo­ra­do­res y yo nos sin­tié­ra­mos más se­gu­ros a la ho­ra de afron­tar cri­sis pos­te­rio­res. La del ébo­la se­ría el ejem­plo más cla­ro; creo que nues­tra res­pues­ta fue la más efec­ti­va en el plano in­ter­na­cio­nal, en la His­to­ria in­clu­so. Sal­va­mos cen­te­na­res de mi­lla­res de vi­das. Evi­ta­mos que los es­ta­dou­ni­den­ses se in­fec­ta­ran o mu­rie­ran sin re­cu­rrir a las pro­pues­tas de­men­cia­les de al­gu­nos, co­mo prohi­bir la en­tra­da de ex­tran­je­ros en el país.

LOS RE­PU­BLI­CA­NOS

JC. Va­ya­mos a aquel día de 2010 en que Mitch Mccon­nell, ac­tual lí­der de la ma­yo­ría re­pu­bli­ca­na en el Se­na­do, de­cla­ró que su ob­je­ti­vo nú­me­ro uno era con­ver­tir a Ba­rack Oba­ma en pre­si­den­te de un so­lo man­da­to. ¿Qué im­pre­sión tu­vo al oír sus pa­la­bras? B.O. Con­fir­ma­ron lo que la ma­yo­ría ya te­nía cla­ro. Cuan­do ocu­pé el car­go, su­mi­dos co­mo es­tá­ba­mos en una cri­sis eco­nó­mi­ca que se ha­bía ini­cia­do ba­jo man­da­to de los re­pu­bli­ca­nos, pen­sé que se sen­ti­rían obli­ga­dos a coope­rar pa­ra sa­car­nos del pozo. Com­pren­dí que pen­sa­ban ir por otro la­do mien­tras re­dac­tá­ba­mos el plan de es­tí­mu­lo, que con­tem­pla­ba re­cor­tes fis­ca­les y sub­ven­cio­nes pa­ra los Es­ta­dos, a fin de que no des­pi­die­ran a maes­tros, bom­be­ros y de­más. Nos de­cía­mos que era una pro­pues­ta ini­cial am­bi­cio­sa, pe­ro ne­ce­sa­ria, y que em­pe­za­ría­mos a ne­go­ciar­la con ellos. Me di­ri­gía al Ca­pi­to­lio, a re­unir­me con con­gre­sis­tas re­pu­bli­ca­nos, cuan­do emi­tie­ron un co­mu­ni­ca­do con­tra­rio al plan. Ahí nos di­mos cuen­ta de lo que iba a ser una cons­tan­te du­ran­te los dos primeros años, un cálcu­lo po­lí­ti­co muy ne­ga­ti­vo pa­ra el país: si man­te­nían una opo­si­ción uni­for­me a to­do cuan­to pro­pu­sie­ra, la opi­nión pú­bli­ca se que­da­ría con una ima­gen de pa­rá­li­sis que les fa­ci­li­ta­ría ga­nar es­ca­ños en las elec­cio­nes al Con­gre­so a mi­tad de man­da­to. Si­guie­ron es­ta es­tra­te­gia con gran dis­ci­pli­na.

JC. Se ha do­cu­men­ta­do que ce­le­bra­ron va­rias reunio­nes an­tes de su to­ma de po­se­sión pa­ra de­can­tar­se por es­ta es­tra­te­gia. B.O. El grue­so de la ba­se re­pu­bli­ca­na se ha­bía des­pla­za­do de tal mo­do que pa­ra los lí­de­res era muy di­fí­cil coope­rar sin pa­gar un pre­cio in­terno. La mues­tra más clara tu­vo lu­gar cuan­do Chica­go pre­sen­tó su can­di­da­tu­ra a los Jue­gos Olím­pi­cos de 2016. Una de­le­ga­ción muy efi­cien­te ha­bía via­ja­do a Co­pen­ha­gue pa­ra pre­sen­tar la can­di­da­tu­ra, Mi­che­lle [Oba­ma] se en­con­tra­ba con ellos, y jus­to an­tes de que fue­ra a to­mar­se la de­ci­sión me di­je­ron que si me pre­sen­ta­ba per­so­nal­men­te en Di­na­mar­ca ten­dría­mos gran­des po­si­bi­li­da­des de con­se­guir los Jue­gos. Va­lía la pe­na in­ten­tar­lo, pe­ro ni si­quie­ra su­pe­ra­mos la pri­me­ra ron­da. Más tar­de su­pi­mos que el COI to­ma sus de­ci­sio­nes de una ma­ne­ra pa­re­ci­da a co­mo lo ha­ce la FI­FA: de for­ma un tan­to ama­ña­da. Al ate­rri­zar de re­gre­so, nos en­te­ra­mos de que dis­tin­tos sec­to­res re­pu­bli­ca­nos es­ta­ban en­can­ta­dos de que hu­bié­ra­mos per­di­do. Du­ran­te los primeros seis, ocho, diez me­ses de man­da­to co­men­cé a en­ten­der que las ac­ti­tu­des, aquel ta­lan­te reflejado por Sa­rah Pa­lin du­ran­te las elec­cio­nes, era ca­da vez más re­pre­sen­ta­ti­vo del nú­cleo cen­tral re­pu­bli­cano. Mu­chas vo­ces den­tro del par­ti­do de­cían: «No, no te­ne­mos que coope­rar con Oba­ma; no, no te­ne­mos que coope­rar con los de­mó­cra­tas; eso su­pon­dría una mues­tra de de­bi­li­dad».

JC. La di­ná­mi­ca que des­cri­be es muy pa­re­ci­da a la de las pri­ma­rias re­pu­bli­ca­nas de 2016. ¿Hay una con­ti­nui­dad con lo su­ce­di­do en 2009? B.O. Por su­pues­to. Hay una lí­nea rec­ta des­de el anun­cio de Pa­lin co­mo can­di­da­ta a la Vi­ce­pre­si­den­cia has­ta Do­nald Trump, con la as­cen­sión del Free­dom Cau­cus, el Tea Party y el des­pla­za­mien­to del cen­tro de gra­ve­dad en el Par­ti­do Re­pu­bli­cano. Que eso cam­bie de­pen­de­rá, en par­te, de es­tas elec­cio­nes, pe­ro tam­bién del gra­do de in­tros­pec­ción que se dé en el Par­ti­do. La fie­bre de­be­ría re­mi­tir, aun­que pa­re­ce ir a peor.

EN EL PAR­TI­DO RE­PU­BLI­CANO HAY UNA LÍ­NEA REC­TA DES­DE SA­RAH PA­LIN HAS­TA TRUMP. QUE ESO CAM­BIE DE­PEN­DE­RÁ DE ES­TAS ELEC­CIO­NES" «Su es­tra­te­gia fue opo­ner­se a to­do cuan­to pro­pu­sie­ra pa­ra ga­nar las elec­cio­nes al Con­gre­so a mi­tad de man­da­to»

JC. Mu­chos re­pu­bli­ca­nos se que­jan de su for­ma de ne­go­ciar, de que les vie­ne con lec­cio­nes ma­gis­tra­les. ¿A qué ni­vel tie­ne lu­gar el de­ba­te? B.O. No sé bien có­mo des­cri­bir­me, pe­ro la idea de que cuan­do me sien­to a ne­go­ciar con los re­pu­bli­ca­nos me con­vier­to de pron­to en una es­pe­cie de Saul Alinsky o de Le­nin no ter­mi­na de con­ven­cer­me. Lo nor­mal en es­te ti­po de si­tua­cio­nes es que em­pie­ce por de­cir: «Te­ne­mos un gra­ve pro­ble­ma: ca­da mes nos en­con­tra­mos con 800.000 pa­ra­dos más. To­dos los eco­no­mis­tas con los que he ha­bla­do –re­pu­bli­ca­nos in­clui­dos– con­si­de­ran que de­be­mos po­ner en mar­cha un gran plan de es­tí­mu­lo. Quie­ro tra­ba­jar con us­te­des pa­ra de­ter­mi­nar có­mo va a ser es­te plan». Y lo nor­mal es que me res­pon­dan: «Sí, cla­ro, se­ñor pre­si­den­te, pe­ro no veo cla­ro que lo me­jor sea po­ner en mar­cha una po­lí­ti­ca de gas­to des­me­su­ra­do en un mo­men­to en que las fa­mi­lias es­tán apre­tán­do­se el cin­tu­rón. Lo que yo pien­so es que el Go­bierno tie­ne que ha­cer exac­ta­men­te lo mis­mo que ha­cen las fa­mi­lias». De pron­to es­tás dán­do­te ca­be­za­zos con­tra una es­pe­cie de mu­ro ideo­ló­gi­co. Es más que pro­ba­ble que, des­pués de cua­tro o cin­co reunio­nes de es­te te­nor, al fi­nal ter­mi­ne por de­cir: «Mi­ren, ami­gos, en nues­tro país he­mos pues­to en mar­cha es­te ti­po de pla­nes des­de la épo­ca de la Gran De­pre­sión»..., y que en ese mo­men­to ar­gu­men­te mi pos­tu­ra re­cu­rrien­do a ejem­plos con­cre­tos. Lo que sí pue­do afir­mar con cla­ri­dad es que nun­ca he de­ja­do de de­cir­les: «A ver, in­dí­quen­me có­mo lo ha­rían us­te­des. Den­me una idea de su for­ma de re­sol­ver es­te pro­ble­ma». Di­ría que me he en­con­tra­do con un obs­truc­cio­nis­mo ca­si cons­tan­te. Y no soy el úni­co en de­cir­lo. Pue­de con­sul­tar las ac­tas de se­sio­nes, por ejem­plo, en lo re­fe­ren­te a su al­ter­na­ti­va al Oba­ma­ca­re. JC. Ese fue, pre­ci­sa­men­te, otro mo­men­to de­ter­mi­nan­te en su man­da­to: la apro­ba­ción de la Ley de Aten­ción Sa­ni­ta­ria Ase­qui­ble. Ca­si to­dos los pe­rio­dis­tas da­ban por sen­ta­do que nun­ca se­ría apro­ba­da, pe­ro uti­li­zó us­ted un me­ca­nis­mo le­gis­la­ti­vo ines­pe­ra­do pa­ra evi­tar el fi­li­bus­te­ris­mo re­pu­bli­cano con­tra la ley. ¿Cuán­do em­pe­zó a pen­sar en re­cu­rrir a es­ta so­lu­ción? B.O. Un par de se­ma­nas an­tes de la vo­ta­ción, cuan­do vi­mos que las elec­cio­nes en Mas­sa­chu­setts [pa­ra sus­ti­tuir al fa­lle­ci­do se­na­dor de­mó­cra­ta Ted Ken­nedy] iban a ser di­fí­ci­les. Apren­dí muy pron­to que has de te­ner un plan B. Y que de­bes ser muy dis­cre­to en lo re­fe­ren­te a él, pa­ra no com­pro­me­ter tu plan A. La gen­te, a ve­ces, quie­re una sa­li­da y que re­cu­rras a un plan B.

JC. ¿Has­ta qué pun­to de­fen­dió us­ted el pro­yec­to por mo­ti­vos éti­cos, di­cien­do: «De­ben apro­bar­lo, es un pro­yec­to jus­to y ne­ce­sa­rio, aun­que pon­ga en peligro sus es­ca­ños»? B.O. En el 80 por cien­to de los ca­sos ape­lé a con­si­de­ra­cio­nes éti­cas, por­que los nú­me­ros nos eran ad­ver­sos. El re­pu­bli­cano Scott Brown ga­nó al fi­nal la elec­ción en Mas­sa­chu­setts, las en­cues­tas de opi­nión nos de­ja­ban por los sue­los, la gen­te es­ta­ba en­fa­da­da... A mi mo­do de ver, los ver­da­de­ros hé­roes del pro­yec­to fue­ron los le­gis­la­do­res, en su ma­yo­ría jó­ve­nes y pro­ce­den­tes de dis­tri­tos elec­to­ra­les sin ma­yo­rías cla­ras, ele­gi­dos en 2006 o 2008. Lo te­nían cru­do en sus Es­ta­dos res­pec­ti­vos, pe­ro se com­por­ta­ron co­mo ja­ba­tos. Se lo plan­tea­ban des­de un pun­to de vis­ta pu­ra­men­te éti­co: «¿Pa­ra qué es­toy aquí si no es pa­ra sa­car ade­lan­te es­te ti­po de ini­cia­ti­vas?».

"HE QUE­RI­DO FA­VO­RE­CER LA TRANS­PA­REN­CIA. CUAN­DO DE­JE EL CAR­GO, LA GEN­TE TEN­DRÁ MÁS CA­PA­CI­DAD PA­RA PE­DIR CUEN­TAS AL PRE­SI­DEN­TE" «Me vi obli­ga­do a apren­der que has de te­ner un plan B. Y que de­bes ser muy dis­cre­to con tu plan B, pa­ra no com­pro­me­ter el plan A».

LOS EX­TRA­ÑOS COM­PA­ÑE­ROS Oba­ma vi­si­tó Cu­ba en mar­zo. Más allá de la re­le­van­cia his­tó­ri­ca del mo­men­to –un pre­si­den­te de EE.UU. po­nía el pie en la is­la por pri­me­ra vez des­de 1928–, lo más co­men­ta­do del en­cuen­tro fue es­te for­za­do ges­to de Raúl Cas­tro in­ten­tan­do le­van­tar la mano de su in­vi­ta­do.

GUE­RRA POR CON­TROL RE­MO­TO El uso de dro­nes mi­li­ta­res ha si­do uno de los as­pec­tos más con­tro­ver­ti­dos de su Pre­si­den­cia. Pa­ra apa­ci­guar es­tas crí­ti­cas, en ju­nio hi­zo pú­bli­cas las ci­fras de «no com­ba­tien­tes» muer­tos por ata­ques se­lec­ti­vos en su man­da­to –116– y abo­gó por com­pen­sar a las víc­ti­mas con in­dem­ni­za­cio­nes eco­nó­mi­cas.

La re­for­ma de la sa­ni­dad –el cé­le­bre Oba­ma­ca­re– fue el gran ca­ba­llo de ba­ta­lla de su pri­mer man­da­to. Ex­ten­dió la co­ber­tu­ra sa­ni­ta­ria a de­ce­nas de mi­llo­nes de per­so­nas, pe­se a la opo­si­ción re­pu­bli­ca­na. BA­TA­LLA SA­NI­TA­RIA

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.