In­te­ri­nos

La Voz de Galicia (A Coruña) - XL Semanal - - Cartas -

Te­nía que ve­nir Eu­ro­pa, esa tro­pa de in­qui­si­do­res que nos han de­ja­do en pa­ños me­no­res des­pués de obli­gar a nues­tros po­lí­ti­cos a re­cor­tar, la que aho­ra re­co­noz­ca a los in­te­ri­nos aque­llo que ja­más de­bió ne­gár­se­les: los mis­mos de­re­chos que a los fi­jos. Du­ran­te años, a es­te co­lec­ti­vo se le ma­ni­pu­ló e in­sul­tó de muy di­ver­sas ma­ne­ras. Y si osa­ban al­zar la voz pa­ra de­fen­der­se, le res­tre­ga­ban que no te­nían de­re­cho a pro­tes­tar, por­que vi­vían de la ca­ri­dad; en­ten­di­da es­ta co­mo: acep­tar aque­llo que mu­chos fi­jos ha­bían des­pre­cia­do. Ni si­quie­ra su cuer­po mal­tre­cho era com­pa­ra­ble al de aque­llos. «¡Pri­me­ro los fi­jos!», gri­ta­ban los sin­di­ca­lis­tas, esos pe­rros la­dra­do­res que aho­ra se reúnen pa­ra pro­me­ter el ma­ná del que se be­ne­fi­cia­ron unos po­cos, cuan­do ese ma­ná ten­dría que ha­ber caí­do pa­ra to­dos: a igual tra­ba­jo, igual suel­do, se­gu­ri­dad y es­ta­bi­li­dad la­bo­ral. An­te la ley, un per­se­ve­ran­te in­te­ri­no, que co­no­cía el cuen­to ho­mó­ni­mo de Kaf­ka, de­ci­dió plan­tar ca­ra al guar­dián de la ley y ha­cer va­ler sus de­re­chos. Y los de to­dos los in­te­ri­nos que, a las puer­tas de la ley du­ran­te años, por fin pu­die­ron al­can­zar el cie­lo. XIA­NA DEL CA­BO. CO­RREO ELEC­TRÓ­NI­CO

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.