La ni­ña de sus ojos

La in­fan­ta Mar­ga­ri­ta vuel­ve a Es­pa­ña co­mo una de las pro­ta­go­nis­tas de la gran ex­po­si­ción en Se­vi­lla so­bre las afi­ni­da­des en­tre Ve­láz­quez y Mu­ri­llo.

La Voz de Galicia (A Coruña) - XL Semanal - - Cómo Mirar Un Cuadro... - EL AU­TOR: DIE­GO VE­LÁZ­QUEZ

1. El per­so­na­je: la ni­ña bo­ni­ta de la cor­te

Ve­láz­quez pin­tó a la in­fan­ta Mar­ga­ri­ta en nu­me­ro­sas oca­sio­nes. En es­te re­tra­to te­nía 5 años, la mis­ma edad que cuan­do po­só pa­ra uno de los cua­dros más fa­mo­sos del mun­do: Las me­ni­nas. Pe­se a ser tan pe­que­ña, po­sa de la for­ma más na­tu­ral. Co­mo hi­ja de Fe­li­pe IV de Es­pa­ña y Ma­ria­na de Aus­tria, era un per­so­na­je im­por­tan­te. Mu­rió jo­ven, a los 21 años, pe­ro ya es­ta­ba ca­sa­da con su tío Leopoldo I de Aus­tria y te­nía cua­tro hi­jos.

2. El ros­tro: sin emo­cio­nes

El ros­tro de la in­fan­ta tie­ne gran­des ojos de tono ma­rrón que mi­ran al es­pec­ta­dor, pe­ro ca­re­cen de cual­quier signo de emo­ción, sea de ale­gría o tris­te­za. Co­mo pin­tor de la cor­te, Ve­láz­quez te­nía el de­ber de re­tra­tar a la ni­ña con el ab­so­lu­to ri­gor que re­quie­re un re­tra­to real, don­de co­mo nor­ma se pres­cin­de de las emo­cio­nes.

3. El ves­ti­do: re­pe­ti­ti­vo

El ves­ti­do es ca­si idén­ti­co al que la in­fan­ta lle­va en Las me­ni­nas. De la par­te su­pe­rior, tre­men­da­men­te en­cor­se­ta­da, sa­len dos man­gas de­co­ra­das con en­ca­jes ne­gros y con la­zos ro­jos en los hom­bros y en la mu­ñe­ca. Mien­tras que la par­te in­fe­rior for­ma una cam­pa­na exa­ge­ra­da, tan an­cha que in­clu­so los bra­zos de la ni­ña re­po­san so­bre ella. Zo­nas os­cu­ras y cor­tas pin­ce­la­das blan­cas, es­tra­té­gi­ca­men­te dis­tri­bui­das, do­tan el ves­ti­do de gran vo­lu­men y re­sal­tan los di­se­ños ca­si me­tá­li­cos.

4. La me­le­na: ilu­mi­na­da

Aban­do­na­da su épo­ca te­ne­bro­sa, Ve­láz­quez re­tra­ta a la ni­ña con una luz pro­pia. Sus ca­be­llos ru­bios res­plan­de­cen co­mo si el sol ca­ye­ra di­rec­ta­men­te so­bre ellos con on­du­la­cio­nes rít­mi­cas que crean ri­zos per­fec­tos. Un la­zo de tono ro­sa cla­ri­to apar­ta los ca­be­llos de su fren­te, dan­do pa­so a un ros­tro in­fan­til, ilu­mi­na­do y con los ca­che­tes ha­cien­do jue­go con el co­lor del la­zo.

5. El fon­do: de es­tu­dio

La ni­ña tu­vo que po­sar so­la­men­te du­ran­te un bre­ve tiem­po, su­fi­cien­te pa­ra que el ar­tis­ta rea­li­za­se un bo­ce­to de su ros­tro. El res­to del cua­dro lo pin­ta­ría de me­mo­ria y lo ubi­ca­ría to­do en un pun­to del es­tu­dio, con un fon­do im­per­so­nal. So­la­men­te la pe­sa­da cor­ti­na ro­ja lo­gra do­tar la com­po­si­ción de al­go de fon­do y pro­fun­di­dad. Mien­tras la cor­ti­na ca­re­ce de de­co­ra­ción, tí­mi­das pin­ce­la­das di­bu­jan mo­ti­vos de­co­ra­ti­vos so­bre la al­fom­bra.

6. Los re­tra­tos: car­tas de pre­sen­ta­ción

Des­de su na­ci­mien­to, la in­fan­ta es­ta­ba pro­me­ti­da con el emperador Leopoldo I de Aus­tria –her­mano de su ma­dre–, con el que se ca­só cuan­do te­nía ape­nas 15 años. Pa­ra que el pro­me­ti­do pu­die­ra fa­mi­lia­ri­zar­se con su fu­tu­ra es­po­sa, le man­da­ron tres re­tra­tos rea­li­za­dos en di­fe­ren­tes épo­cas. En el pri­me­ro te­nía 3 años, lue­go vino es­ta ver­sión y en el ter­ce­ro lle­va un ca­ma­feo con el ros­tro de su fu­tu­ro es­po­so.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.