Ani­ma­les de com­pa­ñía

El la­tín y los muer­tos

La Voz de Galicia (A Coruña) - XL Semanal - - Firmas - Por Juan Ma­nuel de Prada www.xl­se­ma­nal.com/fir­mas

ues­to que el sa­ber ocu­pa lu­gar, la mo­der­na pe­da­go­gía ha que­ri­do cir­cuns­cri­bir su trans­mi­sión a aque­llos as­pec­tos o fa­ce­tas que re­sul­ten más ‘ac­ce­si­bles’ y ga­ran­ti­cen el ‘éxi­to pro­fe­sio­nal’. Inevi­ta­ble­men­te, to­das las dis­ci­pli­nas que explican nues­tra ge­nea­lo­gía cul­tu­ral han si­do re­le­ga­das a los des­va­nes de la in­cu­ria, en fa­vor de dis­ci­pli­nas en­fo­ca­das a la con­se­cu­ción de ‘fi­nes prác­ti­cos’. Pe­ro des­ga­jar la trans­mi­sión del sa­ber del co­no­ci­mien­to de nues­tra ge­nea­lo­gía cul­tu­ral nos con­de­na a la in­tem­pe­rie más cruel, que es la de quie­nes no sa­ben ex­pli­car­se a sí mis­mos. Las len­guas clá­si­cas (que al­gu­nos, en el col­mo del idio­tis­mo, lla­man «len­guas muer­tas») fue­ron las pri­me­ras dam­ni­fi­ca­das, por cons­ti­tuir un pe­tu­lan­te desafío al uti­li­ta­ris­mo y a la pe­da­go­gía de la fa­ci­li­dad, tal vez las dos ma­yo­res la­cras de la edu­ca­ción mo­der­na. No fal­ta­ron quie­nes tra­ta­ron de de­fen­der­las con ar­gu­men­tos dé­bi­les y, a la pos­tre, con­tra­pro­du­cen­tes, ale­gan­do que el grie­go y el la­tín sub­sis­ten en el vo­ca­bu­la­rio in­ter­na­cio­nal de las ciencias o de los ada­gios ju­rí­di­cos. Pe­ro de­di­car me­dia do­ce­na de años al es­tu­dio del la­tín pa­ra lue­go po­der ha­cer alar­des eru­di­tos y sol­tar en nues­tra con­ver­sa­ción cua­tro la­ti­na­jos (por lo de­más in­com­pren­si­bles pa­ra quien nos es­cu­cha) no pa­re­cía ra­zón su­fi­cien­te pa­ra de­fen­der las len­guas clá­si­cas. Tam­po­co con­tri­bu­ye­ron a la de­fen­sa de las len­guas clá­si­cas, por cier­to, quie­nes exal­ta­ron las ventajas in­te­lec­tua­les de los «sa­be­res de­sin­te­re­sa­dos»; pues a una re­pug­nan­te edu­ca­ción uti­li­ta­ris­ta no se de­be opo­ner una edu­ca­ción eli­tis­ta fun­da­da en el me­ro lu­jo del sa­ber. Los pe­da­go­gos que erra­di­ca­ron el la­tín de la edu­ca­ción sa­bían, en cam­bio, per­fec­ta­men­te por qué lo ha­cían. Y los guia­ba el mis­mo pro­pó­si­to que, unos po­cos años an­tes, guia­ba a los in­no­va­do­res re­li­gio­sos que lo ex­pul­sa­ron de la li­tur­gia. Unos y otros sa­bían que el la­tín mo­de­ló nues­tro mun­do (y, cuan­do es­cri­bo mun­do, no me re­fie­ro tan só­lo al mun­do ex­terno, sino tam­bién a nues­tro mun­do in­te­rior); y sa­bían que el me­jor mo­do de ani­qui­lar la per­vi­ven­cia de ese mun­do era des­te­rrar el la­tín de la igle­sia y de la es­cue­la. Sue­le de­cir­se, con fra­se un tan­to mos­tren­ca, que la cul­tu­ra eu­ro­pea (y, por lo tan­to, to­da la men­ta­li­dad oc­ci­den­tal) es una amal­ga­ma de ele­men­tos grie­gos, ro­ma­nos y cris­tia­nos; pe­ro lo cier­to es que to­da esa amal­ga­ma ha si­do trans­mi­ti­da y con­ser­va­da a lo lar­go de los si­glos en la­tín. To­do lo que nos con­for­ma por den­tro, to­do nues­tro acer­vo mo­ral e in­te­lec­tual –nues­tra he­ren­cia más ver­da­de­ra e irre­nun­cia­ble– ha si­do for­mu­la­do en la­tín. Los sig­nos que com­po­nen nues­tro al­fa­be­to son la­ti­nos, la sin­ta­xis y las re­la­cio­nes gra­ma­ti­ca­les que em­plea­mos al ha­blar son la­ti­nas, tam­bién las fi­gu­ras re­tó­ri­cas a las que re­cu­rri­mos pa­ra que nues­tras pa­la­bras sean más ex­pre­si­vas. Y, en fin, to­do nues­tro uni­ver­so es­pi­ri­tual fue for­mu­la­do en la­tín, o al me­nos tras­fun­di­do al la­tín, pa­ra que no se per­die­ra en la no­che de los si­glos: los gé­ne­ros li­te­ra­rios y las mo­da­li­da­des ar­tís­ti­cas fue­ron for­mu­la­dos en la­tín; los con­cep­tos de per­so­na y de fa­mi­lia, de tra­di­ción y bien co­mún fue­ron for­mu­la­dos en la­tín; las no­cio­nes de po­der y au­to­ri­dad, de amor y sa­bi­du­ría fue­ron for­mu­la­dos en la­tín; los pla­ne­tas y los me­ta­les, los vi­cios y las vir­tu­des, los dog­mas y los pre­cep­tos, los con­tra­tos y los tes­ta­men­tos fue­ron for­mu­la­dos en la­tín. Has­ta nues­tra ale­gría y nues­tro llan­to, nues­tros pi­ro­pos y nues­tras in­vec­ti­vas fue­ron for­mu­la­dos en la­tín; y hoy llo­ra­mos y reí­mos, nos abra­za­mos y en­fa­da­mos por­que el la­tín mol­deó nues­tras pa­sio­nes y sen­ti­mien­tos. El la­tín es el prin­ci­pio ori­gi­na­rio y la le­che nu­tri­cia de to­das las reali­da­des di­vi­nas y hu­ma­nas que in­te­gran nues­tra vi­da; y, pa­ra de­sin­te­grar ta­les reali­da­des, no hu­bo sino que ex­pul­sar el la­tín de nues­tra vi­da. Es ley biológica in­fa­li­ble que el ár­bol al que se le cor­tan las raí­ces, co­mo el ni­ño lac­tan­te al que se apar­ta del seno ma­terno, em­pie­za por lan­gui­de­cer has­ta mo­rir por ina­ni­ción. Só­lo quien sa­be de dón­de vie­ne pue­de sa­ber ha­cia dón­de va. Só­lo quien es­tá nu­tri­do por el ali­men­to que lo cons­ti­tu­ye es due­ño del tiem­po que ha­bi­ta; cuan­do ese ali­men­to nos es arre­ba­ta­do, nos con­ver­ti­mos en huér­fa­nos a la in­tem­pe­rie, car­ne de ca­ñón pa­ra las más di­ver­sas ma­ni­pu­la­cio­nes e in­ge­nie­rías

Só­lo quien es­tá nu­tri­do por el ali­men­to que lo cons­ti­tu­ye es due­ño del tiem­po que ha­bi­ta

Qso­cia­les, se­res sin iden­ti­dad y sin arrai­go que na­ve­gan sin brú­ju­la a la de­ri­va. Por las ve­nas y ar­te­rias de nues­tra pa­la­bra y nues­tro pen­sa­mien­to dis­cu­rría la san­gre de la len­gua la­ti­na. Alen­ta­ba to­da nues­tra vi­da, era pro­pia­men­te nues­tra al­ma; por lo que na­da hay más gro­tes­co que lla­mar­la «len­gua muer­ta». Quie­nes es­ta­mos com­ple­ta­men­te muer­tos so­mos no­so­tros, por de­jar que nos las arre­ba­ta­sen.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.