Are­nas mo­ve­di­zas

De la que nos he­mos li­bra­do

La Voz de Galicia (A Coruña) - XL Semanal - - Firmas - Por www.xl­se­ma­nal.com/fir­mas

ea, ya pa­só. Ya hay Go­bierno. No sé si muy bueno o muy re­gu­lar, pe­ro ya lo hay. Los co­men­ta­rios acer­ca de la ido­nei­dad de to­dos sus miem­bros de­jé­mos­los de la­do, ya que tiem­po ten­drán de de­mos­trar su efi­ca­cia o su in­com­pe­ten­cia. No es esa hoy la preo­cu­pa­ción. La in­te­rro­ga­ción vie­ne cla­ra: ¿de cuán­to tiem­po dis­pon­drá es­te Go­bierno pa­ra en­cau­zar las co­sas con el con­sen­ti­mien­to del Par­la­men­to? El es­pi­ral de la po­lí­ti­ca ha­brá de de­pa­rar­nos si­tua­cio­nes in­sos­pe­cha­das, pe­ro con­ven­ga­mos que, de par­ti­da, es­te Con­gre­so de los Dipu­tados es­tá to­ca­do con la mano gra­sien­ta de la ur­gen­cia po­pu­lis­ta. Ha­bien­do com­pro­ba­do el ni­vel ba­juno de al­guno de sus re­pre­sen­tan­tes, to­da sor­pre­sa irri­ta­da es­tá de más: lo que la ex­tre­ma iz­quier­da pue­da ha­cer lo ha­rá. Vie­ne a ser co­mo un re­me­do de la pri­me­ra de las le­yes de Murphy: si al­go pue­de ir mal, irá mal. En la po­lí­ti­ca es­pa­ño­la, si al­guien pue­de ser ras­tre­ro, lo se­rá. Ha­ce po­co me­nos de tres años co­bró inusi­ta­da fuer­za el po­pu­lis­mo co­mu­nis­ta de Po­de­mos. Ve­nían a con­quis­tar la so­cie­dad pa­ra cam­biar­le los po­los ne­ga­ti­vos y po­si­ti­vos y re­ver­tir­la co­mo los cal­ce­ti­nes del eterno ejem­plo. A fuer­za de re­pe­tir con­sig­nas ba­ra­tas y so­lu­cio­nes má­gi­cas a pro­ble­mas en­quis­ta­dos –agran­da­dos por la cri­sis–, con­si­guie­ron cap­tar la aten­ción de mi­les de in­di­vi­duos, des­de des­he­re­da­dos a cla­ses me­dias con sen­ti­do de aban­dono, que qui­sie­ron ver en la re­no­va­da pa­la­bre­ría del co­mu­nis­mo más ran­cio una so­lu­ción a los pro­ble­mas que una des­co­mu­nal cri­sis eco­nó­mi­ca les ha­bía pro­du­ci­do. La cul­pa de que unos no tu­vie­ran su­fi­cien­te pa­ra vi­vir es­ta­ba en que otros aca­pa­ra­ban to­dos los re­cur­sos. Si A no te­nía pis­ci­na es por­que B la te­nía muy gran­de. Y así. Los con­cien­zu­dos par­ti­da­rios de es­ta re­vo­lu­ción tar­día pe­ro ur­gen­te no uti­li­za­ron de­ma­sia­do tiem­po co­mo pa­ra de­sen­ga­ñar­se del vo­ce­río po­de­mis­ta. Al po­co de co­men­zar su an­da­du­ra, la for­ma­ción mos­tró sus vi­cios en pan­ta­llas de 3D. De­ma­sia­da vio­len­cia ver­bal, de­ma­sia­do ar­ti­fi­cio, de­ma­sia­do di­si­mu­lo, de­ma­sia­do pa­sa­do du­do­so... De­ma­sia­do cuen­to. Una vez desatas­ca­do el en­gru­do y afron­tan­do una in­cier­ta épo­ca de cre­ci­mien­to eco­nó­mi­co –aún no ma­te­ria­li­za­do del to­do en es­fe­ras do­més­ti­cas–, la po­lí­ti­ca es­pa­ño­la se di­ri­me en una re­la­ción de fuer­zas que pue­de dar al tras­te con los in­ci­pien­tes be­ne­fi­cios. Los pro­fe­sio­na­les del cuen­to han con­se­gui­do ino­cu­lar la idea, en de­ter­mi­na­dos am­bien­tes, de que la rup­tu­ra con lo es­ta­ble­ci­do es la úni­ca for­ma de lle­gar al bien co­mún, a la jus­ti­cia año­ra­da, a la Ar­ca­dia inevi­ta­ble. Y han es­ta­ble­ci­do un pro­to­co­lo de ac­tua­ción que con­tem­pla ges­tos pri­mi­ti­va­men­te sub­ver­si­vos que ya eran an­ti­guos a me­dia­dos del si­glo an­te­rior. Han lle­ga­do al Par­la­men­to y son cons­cien­tes de que so­lo des­de la pro­vo­ca­ción –o em­ba­rran­do el te­rreno de jue­go– van a con­se­guir la aten­ción de los me­dios y de la opi­nión pú­bli­ca: to­da per­ver­sión de la vi­da par­la­men­ta­ria, por tan­to, es po­si­ble y con­tem­pla­ble a par­tir de es­ta fe­cha. En po­cas pa­la­bras: lo de es­tos días en ple­na in­ves­ti­du­ra pue­de ser un sen­ci­llo ape­ri­ti­vo de lo que es­ta ban­da de ‘ru­fia­nes’ tie­ne pre­pa­ra­do pa­ra los pró­xi­mos me­ses. Con­vie­ne sa­ber con quié­nes se jue­ga los cuar­tos la ma­yo­ría so­cial es­pa­ño­la. Ha­bla­mos de ti­pos de no de­ma­sia­dos años que abra­zan ideas que ya eran an­ti­guas cuan­do sus pa­dres ju­ga­ban a re­vo­lu­cio­na­rios. Ha­bla­mos de in­di­vi­duos que apues­tan por el jue­go su­cio de la mo­vi­li­za­ción ‘so­cial’ aco­sa­do­ra, por el aplau­so a los ami­gos de la vio­len­cia eta­rra y por el apo­yo a los za­fios su­je­tos ac­ti­vos del odio y del ren­cor a la Es­pa­ña sur­gi­da de la Cons­ti­tu­ción del 78. No di­ga­mos por aque­llos que apues­tan por la des­apa­ri­ción de Es­pa­ña co­mo na­ción y co­mo Es­ta­do. Ha­bla­mos de la ba­su­ra dia­léc­ti­ca del sim­plis­mo más de­sola­dor. Pro­ba­ble­men­te efec­ti­vo pa­ra con la ba­ra­tu­ra de una cas­ta pa­ra­le­la en la que pri­va por igual la des­in­for­ma­ción y el

En la po­lí­ti­ca es­pa­ño­la, si al­guien pue­de ser ras­tre­ro, lo se­rá

Qfa­na­tis­mo, pe­ro ba­su­ra al fin y al ca­bo. Con es­ta ex­tre­ma iz­quier­da de his­trio­nes, bo­ca­zas, nu­me­re­ros, ma­to­nes, ilu­mi­na­dos, za­fios y opor­tu­nis­tas que­ría Pe­dro Sán­chez for­mar un ‘Go­bierno de pro­gre­so’. Que­de cons­tan­cia pa­ra aque­llos a los que va­ya a pe­dir­les su apo­yo en el pe­ri­plo es­pa­ñol por carretera que, al pa­re­cer, quie­re arran­car en po­cos días. De la que nos he­mos li­bra­do.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.