"Fan­ta­sear con el No­bel pue­de ser pe­li­gro­so"

Lo lla­man «el Mes­si de la cien­cia»,tra­ba­ja en el Ins­ti­tu­to Max Planck, de Ale­ma­nia, y su nom­bre sue­na año tras año co­mo can­di­da­to al Pre­mio No­bel de Fí­si­ca. Ha­bla­mos con Juan Ignacio Ci­rac, el 'ideó­lo­go' del or­de­na­dor cuán­ti­co.

La Voz de Galicia (A Coruña) - XL Semanal - - Se Habla De... - POR IXO­NE DÍAZ LAN­DA­LU­CE / FO­TO­GRA­FÍA: KE­VIN STEE­LE

El su­yo es uno de esos mi­les de ce­re­bros for­ma­dos en la uni­ver­si­dad pú­bli­ca es­pa­ño­la que un día se fue pa­ra no vol­ver. Pe­ro no es un ce­re­bro cual­quie­ra. El fí­si­co Juan Ignacio Ci­rac (Man­re­sa, 1965) de­mos­tró en 1995 la po­si­bi­li­dad teó­ri­ca de cons­truir un or­de­na­dor cuán­ti­co. Gra­cias a su in­ves­ti­ga­ción, em­pre­sas y uni­ver­si­da­des de to­do el mun­do tra­ba­jan en los pro­to­ti­pos de una compu­tado­ra que re­vo­lu­cio­na­rá la tec­no­lo­gía. Ci­rac di­ri­ge el Ins­ti­tu­to Max Planck de Óp­ti­ca Cuán­ti­ca, en Ale­ma­nia, de cu­yos la­bo­ra­to­rios han sa­li­do 18 pre­mios No­bel. Él mis­mo, Pre­mio Prín­ci­pe de As­tu­rias en 2006, es­tá en­tre los as­pi­ran­tes al No­bel de Fí­si­ca.

Xl­se­ma­nal. Su­pon­go que le han he­cho es­ta pre­gun­ta cien­tos de ve­ces, pe­ro… ¿qué es un or­de­na­dor cuán­ti­co? Juan Ignacio Ci­rac. Fun­cio­nan de una ma­ne­ra muy dis­tin­ta. Es­tos or­de­na­do­res si­guen las le­yes de la fí­si­ca cuán­ti­ca que ri­gen el mun­do mi­cros­có­pi­co. Y es­tas le­yes son muy di­fe­ren­tes a las que es­ta­mos acos­tum­bra­dos a ver en el mun­do que nos ro­dea. Per­mi­ten pro­ce­sar y trans­mi­tir in­for­ma­ción de una ma­ne­ra dis­tin­ta, que ha­ce que sean más rá­pi­dos y efi­cien­tes. XL. Sue­le de­cir que los or­de­na­do­res cuán­ti­cos tie­nen que tra­ba­jar sin que na­die los vea. ¿Qué quie­re de­cir con eso? J.I.C. Pa­ra que las le­yes de la fí­si­ca cuán­ti­ca fun­cio­nen co­rrec­ta­men­te, es ne­ce­sa­rio que el sis­te­ma don­de ocu­rren esos pro­ce­sos cuán­ti­cos no in­ter­ac­cio­ne con na­da, ni si­quie­ra con no­so­tros mis­mos. Si in­ten­ta­mos ob­ser­var el pro­ce­so, de­ja­ría de fun­cio­nar. Por eso tie­nen que es­tar ais­la­dos. XL. ¿Qué as­pec­to ten­dría un or­de­na­dor de es­tas ca­rac­te­rís­ti­cas? J.I.C. Ya exis­ten pro­to­ti­pos. Ocu­pan la­bo­ra­to­rios de 50 me­tros cua­dra­dos, lle­nos de lá­se­res y equi­pos elec­tró­ni­cos… Pa­re­cen mons­truos. ¡Y son so­lo un pe­que­ño pro­to­ti­po! Pa­ra que fue­ran real­men­te úti­les, ten­drán que ser más gran­des, re­que­ri­rán es­pa­cios enor­mes. Pe­ro la tec­no­lo­gía per­mi­te ha­cer las co­sas ca­da vez más pe­que­ñas. Los or­de­na­do­res que hoy te­ne­mos so­bre la me­sa no tie­nen na­da que ver con los pri­me­ros, que ocu­pa­ban edificios en­te­ros. XL. ¿Cuál es la ma­yor com­ple­ji­dad que hay que su­pe­rar pa­ra su cons­truc­ción? J.I.C. Las le­yes de la fí­si­ca cuán­ti­ca ocu­rren en el uni­ver­so mi­cros­có­pi­co de los áto­mos y los elec­tro­nes y nos ha cos­ta­do mu­cho con­tro­lar ese mun­do, pe­ro ya lo he­mos con­se­gui­do. Aho­ra, el prin­ci­pal obs­tácu­lo es ais­lar es­tos or­de­na­do­res. Eso es lo que nos es­tá ha­cien­do la vi­da di­fí­cil aho­ra mis­mo. XL. ¿Cuán­do em­pe­za­rá a fun­cio­nar el pri­mer or­de­na­dor cuán­ti­co?

J.I.C. Yo calcu­lo que en los pró­xi­mos 5 años se cons­trui­rán pro­to­ti­pos más po­ten­tes que un or­de­na­dor clá­si­co. Y lue­go pa­sa­rán 15, 20 o 30 años has­ta que ten­ga­mos or­de­na­do­res cuán­ti­cos a pleno ren­di­mien­to. XL. ¿Por qué se di­ce que re­vo­lu­cio­na­rán el uni­ver­so tec­no­ló­gi­co? ¿Có­mo se­rá el mun­do de los or­de­na­do­res cuán­ti­cos? J.I.C. No lo te­ne­mos cla­ro. De mo­men­to, sa­be­mos que ha­rán cálculos muy com­pli­ca­dos. Pe­ro esos son cálculos que so­lo los ne­ce­si­tan los ingenieros, los diseñadores de ma­te­ria­les, los far­ma­có­lo­gos… Las apli­ca­cio­nes más im­por­tan­tes no las en­ten­de­mos to­da­vía. Es di­fí­cil de ima­gi­nar. XL. En el fu­tu­ro ¿ten­dre­mos or­de­na­do­res cuán­ti­cos en ca­sa? J.I.C. Yo di­ría que no, pe­ro con es­tas ase­ve­ra­cio­nes hay que te­ner mu­cho cui­da­do. Ha­ce 50 años, IBM no po­día ima­gi­nar que los or­de­na­do­res aca­ba­rían sien­do per­so­na­les. Na­die pen­só que sus­ti­tui­rían a las má­qui­nas de es­cri­bir y que ten­dría­mos In­ter­net o co­rreo elec­tró­ni­co. Así que quién sa­be. XL. Em­pre­sas pri­va­das, co­mo Goo­gle, y va­rios go­bier­nos es­tán desa­rro­llan­do sus pro­pios pro­to­ti­pos. ¿Quién lle­va más ven­ta­ja en la ca­rre­ra cuán­ti­ca? J.I.C. Es di­fí­cil sa­ber quién lle­ga­rá an­tes. Goo­gle o IBM es­tán tra­ba­jan­do en la cons­truc­ción de pro­to­ti­pos, igual que va­rias uni­ver­si­da­des. Pe­ro to­da­vía fal­ta mu­chí­si­mo. Qui­zá por el ca­mino Goo­gle se can­se, pe­ro las agencias pú­bli­cas se­gui­rán has­ta que los cons­tru­yan. XL. Se di­ce que los or­de­na­do­res cuán­ti­cos ten­drán la ca­pa­ci­dad de des­ci­frar cual­quier có­di­go. ¿Có­mo cam­bia­rá eso la se­gu­ri­dad en In­ter­net? J.I.C. Con los or­de­na­do­res cuán­ti­cos, los mé­to­dos de en­crip­ta­ción ac­tua­les ya no se­rán se­gu­ros. Por eso, ya se es­tán bus­can­do al­ter­na­ti­vas pa­ra en­crip­tar los men­sa­jes. Ade­más, la fí­si­ca cuán­ti­ca per­mi­te crear sis­te­mas de co­mu­ni­ca­ción se­cre­ta que ni si­quie­ra un or­de­na­dor cuán­ti­co po­dría vio­lar. XL. Va­ya pa­ra­do­ja. La fí­si­ca cuán­ti­ca a me­nu­do ra­ya con la fi­lo­so­fía. ¿Le in­co­mo­da o le gus­ta esa re­la­ción? J.I.C. Mi tra­ba­jo da lu­gar a pre­gun­tas fi­lo­só­fi­cas cons­tan­te­men­te: «¿de qué es­ta­mos he­chos?, ¿có­mo es­ta­mos he­chos?, ¿có­mo fue el ini­cio de to­do?, ¿es real­men­te lo que ve­mos lo que es?». La re­la­ción de la fí­si­ca y la fi­lo­so­fía me pa­re­ce fas­ci­nan­te. XL. Des­pués del bo­són de Higgs, ¿cuál es aho­ra el san­to grial de la fí­si­ca? J.I.C. Qui­zá des­cu­brir al­gu­na par­tí­cu­la nue­va que no es­té de­fi­ni­da en el mo­de­lo es­tán­dar. Has­ta aho­ra, es­te mo­de­lo ha pre­di­cho con pre­ci­sión to­do lo que ve­mos en el mun­do mi­cros­có­pi­co, pe­ro cuan­do uno em­pu­ja una fron­te­ra y lle­ga adon­de na­die ha lle­ga­do, se pue­de

"EL CIEN­TÍ­FI­CO, CUAN­DO LLE­GA A CA­SA, SI­GUE DÁN­DO­LE VUEL­TAS A LA CA­BE­ZA. A VE­CES LA SO­LU­CIÓN LLE­GA DES­PUÉS DE HA­BER SO­ÑA­DO AL­GO"

en­con­trar con sorpresas. Y eso es lo que es­pe­ra­mos que ocu­rra, que apa­rez­can par­tí­cu­las nue­vas que no es­tén de acuer­do con nues­tro mo­de­lo y que nos obli­guen a cam­biar de ideas. XL. Su nom­bre es­tá en la qui­nie­la de los No­bel. ¿Es pe­li­gro­so pa­ra un cien­tí­fi­co tra­ba­jar pen­san­do en los galardones? J.I.C. Sí, pue­de ser pe­li­gro­so. No pue­des pla­ni­fi­car tu vi­da o tu tra­ba­jo pa­ra que te den un pre­mio. XL. Pe­ro no me di­ga que nun­ca ha so­ña­do con re­co­ger el No­bel… J.I.C. To­dos los chi­cos jó­ve­nes apa­sio­na­dos de la cien­cia han fan­ta­sea­do al­gu­na vez con ir a Es­to­col­mo o tra­ba­jar con un pre­mio No­bel. Yo tam­bién tu­ve esa épo­ca. XL. Lo han lla­ma­do «el Mes­si de la fí­si­ca». ¿Có­mo se to­ma ese ti­po de pi­ro­pos? J.I.C. El de Mes­si me lo pu­so mi ami­go Pe­dro Et­xe­ni­ke, un cien­tí­fi­co mag­ní­fi­co al que co­noz­co des­de muy jo­ven. Pe­ro es­te ti­po de co­sas so­lo sir­ven pa­ra que los pe­rio­dis­tas es­cri­ban ti­tu­la­res. XL. Us­ted es un cien­tí­fi­co me­diá­ti­co. ¿Le gus­ta apro­ve­char el ti­rón pa­ra ha­cer di­vul­ga­ción y pe­da­go­gía? J.I.C. No es que me gus­te, es que con­si­de­ro im­pres­cin­di­ble que la cien­cia lle­gue a los ciu­da­da­nos. En pri­mer lu­gar, por­que sa­ber có­mo fun­cio­nan las co­sas y cuá­les son los prin­ci­pios por los que se ri­ge nues­tro mun­do es una cues­tión de cul­tu­ra ge­ne­ral. Pe­ro tam­bién por­que, en ge­ne­ral, la cien­cia se fi­nan­cia con los im­pues­tos y hay que con­tar­le a la gen­te en qué se es­tá gas­tan­do su di­ne­ro y por qué es im­por­tan­te. XL. El úl­ti­mo No­bel es­pa­ñol en una dis­ci­pli­na cien­tí­fi­ca fue Se­ve­ro Ochoa en 1959. ¿Es al­go anec­dó­ti­co o se tra­ta de un mo­ti­vo de preo­cu­pa­ción le­gí­ti­ma? J.I.C. La es­ca­sez de pre­mios No­bel no es un pro­ble­ma en sí mis­mo, que no sea­mos un país pun­te­ro en cien­cia es lo que nos tie­ne que preo­cu­par. XL. ¿Cuál di­ría que es el prin­ci­pal pro­ble­ma de la cien­cia en Es­pa­ña? J.I.C. En Ale­ma­nia, Fran­cia, Es­ta­dos Uni­dos o In­gla­te­rra la so­cie­dad, las em­pre­sas y la in­dus­tria en­tien­den que la cien­cia es al­go muy im­por­tan­te pa­ra el fu­tu­ro eco­nó­mi­co de su país. An­tes de la cri­sis, eso ha­bía em­pe­za­do a cam­biar: se ha­bía au­men­ta­do fi­nan­cia­ción, la so­cie­dad y los me­dios de co­mu­ni­ca­ción eran más cons­cien­tes de su im­por­tan­cia y la in­dus­tria se es­ta­ba in­cor­po­ran­do, po­co a po­co, a ese pro­ce­so. Pe­ro no to­do se re­suel­ve a gol­pe de ta­lo­na­rio. An­tes hay que desa­rro­llar un cli­ma ade­cua­do pa­ra que la in­ver­sión sea con­sis­ten­te en el fu­tu­ro. XL. Y hay que en­ten­der que la cien­cia es una apues­ta a lar­go pla­zo… J.I.C. Eso es. Es di­fí­cil en­ten­der que la in­ves­ti­ga­ción cien­tí­fi­ca de hoy se­rá la eco­no­mía del país den­tro de 20 años, pe­ro es así. Los paí­ses que se preo­cu­pa­ron de ello en su mo­men­to se es­tán be­ne­fi­cian­do de ese tra­ba­jo aho­ra. XL. ¿Se ha plan­tea­do vol­ver a Es­pa­ña? J.I.C. La idea siem­pre te ron­da, pe­ro no es rea­lis­ta. Mi vi­da es­tá en Ale­ma­nia y mi si­tua­ción en el ins­ti­tu­to es ideal. No po­dría vol­ver a Es­pa­ña. XL. ¿Qué ti­po de ni­ño fue us­ted? J.I.C. Co­mo to­dos, qui­se ser astronauta y fut­bo­lis­ta. Pe­ro me gus­ta­ban mu­cho las ciencias y se me da­ban bien las ma­te­má­ti­cas y la fí­si­ca. Leía li­bros de cien­cia fic­ción y me lla­ma­ban la aten­ción las cen­tra­les nu­clea­res. ¿Có­mo se po­día sa­car tan­ta ener­gía de al­go tan pe­que­ño? Siem­pre me es­ta­ba ha­cien­do ese ti­po de pre­gun­tas. XL. ¿Pa­ra ser un cien­tí­fi­co bri­llan­te hay que ser un adic­to al tra­ba­jo? J.I.C. Sí, pe­ro sin exa­ge­rar. Yo tra­ba­jo mu­cho, pe­ro tam­bién me voy de va­ca­cio­nes, me gus­ta la mú­si­ca, sal­go con ami­gos, ha­go de­por­te… Lo que pa­sa es que al ter­mi­nar la jor­na­da la­bo­ral, el cien­tí­fi­co se va a ca­sa y si­gue dán­do­le vuel­tas a la ca­be­za. Eso es esen­cial, por­que los gran­des pro­ble­mas no se re­suel­ven en un mo­men­to de ge­nia­li­dad, sino des­pués de ha­blar con mu­cha gen­te o de ha­ber so­ña­do al­go.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.