Se­mi­lle­ro is­la­mis­ta en el co­ra­zón de Pa­rís

En Fran­cia, 93 es si­nó­ni­mo de terrorismo. Con es­te nú­me­ro se co­no­ce al de­par­ta­men­to del nor­te de Pa­rís don­de el ISIS bus­ca re­clu­tas en­tre los hi­jos de emi­gran­tes ára­bes. Un fo­tó­gra­fo ca­ta­lán es uno de los po­cos pe­rio­dis­tas que han lo­gra­do aden­trar­se en es

La Voz de Galicia (A Coruña) - XL Semanal - - A Fondo - POR AN­DREA RIT­TER / FO­TO­GRA­FÍA: AR­NAU BACH

CAE LA NO­CHE Y LOS AMI­GOS de You­seff se reúnen en su co­che an­te un rui­no­so edi­fi­cio a pa­sar el ra­to y fu­mar al­go de ma­rihua­na. Las ca­pu­chas de sus cha­que­tas os­cu­ras ca­la­das has­ta los ojos, los bra­zos cru­za­dos, la mi­ra­da fi­ja en las pan­ta­llas de sus mó­vi­les; «se es­tá bien aquí», sen­ten­cia Youssef, de 18 años, y na­die vuel­ve a abrir la bo­ca. Así es la vi­da de mu­chos jó­ve­nes en Sei­ne-saint-de­nis, al nor­te de Pa­rís. Le neuf trois ('el nue­ve tres') le di­cen aquí o Qua­tre-vingt-trei­ze, 93, su nu­me­ra­ción en­tre los 101 de­par­ta­men­tos en que se di­vi­de la ad­mi­nis­tra­ción pro­vin­cial fran­ce­sa. Pa­ra mu­chos fran­ce­ses, de­cir De­par­ta­men­to 93 es de­cir ban­das, dro­gas y gue­to; to­rres des­tar­ta­la­das ha­bi­ta­das por aque­llos a los que la mi­se­ria del mun­do arras­tró has­ta Fran­cia y, des­de los aten­ta­dos de 2015 en el Sta­de de Fran­ce –Ab­del­ha­mid Abaaoud, su­pues­to ca­be­ci­lla de los ata­ques, fue aba­ti­do aquí–, tam­bién es si­nó­ni­mo de terrorismo. La ban­lieue ('pe­ri­fe­ria') es el es­pe­jo cón­ca­vo don­de con­ver­gen to­dos los pro­ble­mas de Fran­cia. Cuan­do hay un aten­ta­do, to­dos vuel­ven la vis­ta acu­sa­do­ra ha­cia las col­me­nas don­de cre­cen quie­nes me­jor en­ca­jan en el per­fil ha­bi­tual de los su­pues­tos au­to­res: hom­bre jo­ven con raí­ces ára­bes. Vi­vir aquí sig­ni­fi­ca vi­vir en el mar­gen. Un ani­llo de au­to­pis­tas, el Bou­le­vard Pé­rip­hé­ri­que, con cua­tro o cin­co ca­rri­les por sen­ti­do, se­pa­ra los su­bur­bios del cen­tro de Pa­rís. La Pé­riph es una fron­te­ra: ad­mi­nis­tra­ti­va, so­cial y psi­co­ló­gi­ca. A Youssef no le in­tere­sa «el otro la­do», co­mo él di­ce. Ha cre­ci­do aquí; fue al co­le­gio y cuan­do es­te se aca­bó ya no pa­só gran co­sa. En una re­gión don­de el des­em­pleo ju­ve­nil ron­da el 40 por cien­to, Youssef tra­ba­ja con su tío en la cons­truc­ción. «La ma­yo­ría de los chi­cos va de un em­pleo pre­ca­rio a otro –di­ce Nidal, un tra­ba­ja­dor so­cial lo­cal–. Pe­ro no es por el gue­to y la mar­gi­na­ción; es que no hay tra­ba­jos fi­jos».

Nidal tra­ba­ja en la lu­dot­hè­que, un es­pa­cio de jue­go pa­ra los jó­ve­nes. «Co­mo fran­cés de ori­gen ára­be, te dis­cri­mi­nan cons­tan­te­men­te –de­nun­cia–. Su­ce­de lo mis­mo en ca­si to­da Eu­ro­pa. Sien­tes que se te tra­ta de for­ma in­jus­ta y em­pie­zas a tra­pi­chear pa­ra sa­lir ade­lan­te, a me­ter­te en líos… Y el me­ca­nis­mo de la mi­se­ria se po­ne en mar­cha». Los pa­dres de Nidal lle­ga­ron des­de Ar­ge­lia a fi­na­les de los se­ten­ta y le in­cul­ca­ron a su hi­jo un en­tu­sias­mo to­tal por su nue­va pa­tria. «Siem­pre me de­cían: ‘Pue­des con­se­guir to­do lo que quie­ras, so­lo tie­nes que es­for­zar­te’, pe­ro no es cier­to. No sir­ve de na­da se­guir con­tán­do­les ese cuen­to a los chi­cos de la ban­lieue». Por otro la­do, tam­po­co soporta el dis­cur­so de po­bres hi­jos de emi­gran­tes mar­gi­na­dos. Su enemi­go pe­da­gó­gi­co es el «dis­cur­so vic­ti­mis­ta»: el la­men­to por los mu­sul­ma­nes dis­cri­mi­na­dos es uno de los prin­ci­pa­les pro­ble­mas a los que se en­fren­ta a dia­rio. Cuan­do es­cu­cha a los jó­ve­nes com­pa­de­cer­se y cul­par al Es­ta­do y a la so­cie­dad, se po­ne fu­rio­so. «So­mos fran­ce­ses. Ni me­jo­res ni peo­res que los de­más, so­lo te­ne­mos unas raí­ces di­fe­ren­tes. Te­ne­mos que asu­mir­lo, no po­de­mos es­tar to­do el tiem­po que­ján­do­nos». Ani­ma a los jó­ve­nes a que­dar­se e im­pli­car­se en el ba­rrio: «Aquí tie­nen me­nos pro­ble­mas que en Pa­rís». En el De­par­ta­men­to 93 vi­ve un mi­llón y me­dio de per­so­nas; la ma­yo­ría, en las cer­ca de 200 ci­tés: enor­mes ba­rrios de hor­mi­gón que pro­li­fe­ra­ron en torno a Pa­rís des­de los años cin­cuen­ta. Una cuar­ta par­te de es­tas ci­tés son zo­nas de ca­sas rui­no­sas y, cuan­to más apar­ta­das se en­cuen­tren, peor ca­li­dad de las cons­truc­cio­nes, más po­bre­za, más de­te­rio­ro... Di­me cuán­tos me­dios de trans­por­te to­mas pa­ra lle­gar a tu ca­sa y te di­ré dón­de es­tás en la es­ca­la so­cial. La ci­té de Clichy-sous-bois es­tá a so­lo diez ki­ló­me­tros del cen­tro de Saint-de­nis, pe­ro ha­cen fal­ta ca­si dos ho­ras pa­ra lle­gar en trans­por­te pú­bli­co. El lu­gar se hi­zo fa­mo­so en 2005, cuan­do mu­rie­ron aquí dos jó­ve­nes que se es­con­die­ron de la Po­li­cía en unos trans­for­ma­do­res

La 'pe­ri­fe­ria' es el es­pe­jo cón­ca­vo don­de con­ver­gen to­dos los pro­ble­mas de Fran­cia. Ca­da vez que se pro­du­ce un aten­ta­do, to­dos vuel­ven la vis­ta acu­sa­do­ra ha­cia las 'col­me­nas'.

eléc­tri­cos. El ba­rrio se con­vir­tió en epi­cen­tro de la ira: la ban­lieue con­tra el Es­ta­do. Des­pués de aque­llo se ini­ció un pro­gra­ma de re­no­va­ción y sa­nea­mien­to del ba­rrio, con de­mo­li­cio­nes y nue­vas cons­truc­cio­nes, pe­ro de eso ha­ce ya diez años. Hoy lo úni­co que avan­za aquí es el de­te­rio­ro. Las ca­sas pa­re­cen he­chas de pa­pel ma­ché; los bal­co­nes es­tán lle­nos de pie­zas de co­che, ne­ve­ras y mue­bles viejos; lo que no se ne­ce­si­ta sa­le vo­lan­do por la ven­ta­na. Bi­lel tie­ne 22 años y di­ce que le so­bra el tiem­po. «Aquí to­do el mun­do tie­ne tiem­po», tan­to que en­vi­dia a los mu­sul­ma­nes que re­zan cin­co ve­ces al día. «Me apues­to lo que quie­ras a que la ma­yo­ría se ha­cen sa­la­fis­tas pa­ra com­ba­tir el abu­rri­mien­to. Si eres sa­la­fis­ta, tie­nes que leer, es­tu­diar, se­guir re­glas... ¡Siem­pre tie­nes al­go que ha­cer!». «Los en­car­ga­dos de ra­di­ca­li­zar a los jó­ve­nes bus­can gen­te ines­ta­ble, gen­te a la que se pue­de con­ven­cer fá­cil­men­te», di­ce la tra­ba­ja­do­ra so­cial Nadia Re­mad­na. Ha­ce dos años fun­dó en Se­vran, en pleno De­par­ta­men­to 93, una or­ga­ni­za­ción de ayu­da lla­ma­da Bri­ga­de de Mè­res [Bri­ga­da de Ma­dres]. Re­mad­na tie­ne raí­ces ar­ge­li­nas y sus cua­tro hi­jos, co­mo ella, han cre­ci­do en la ban­lieue. «La ra­di­ca­li­za­ción no se com­ba­te con ca­sas bo­ni­tas y me­jo­res em­pleos», di­ce. El pro­ble­ma re­si­de en que, des­de los no­ven­ta, el Es­ta­do se ha re­ti­ra­do pro­gre­si­va­men­te mien­tras cre­cía la in­fluen­cia de los re­li­gio­sos. «Al prin­ci­pio ofre­cían cur­sos de ára­be –del Co­rán en reali­dad–. Lue­go

em­pe­za­ron a ofre­cer informática, cur­si­llos pa­ra bus­car tra­ba­jo… to­da la ofer­ta pa­ra jó­ve­nes ocio­sos pa­sa­ba por ellos. Un día, mi hi­ja me pi­dió que le com­pra­ra una aba­ya y mi hi­jo me di­jo que no po­día ser una mu­sul­ma­na de­cen­te si no lle­va­ba ve­lo. To­dos los po­lí­ti­cos lo­ca­les apo­yan a los lí­de­res re­li­gio­sos; tie­nen una gran in­fluen­cia en la co­mu­ni­dad y les ga­ran­ti­zan vo­tos». Re­mad­na di­ce que, úl­ti­ma­men­te, tam­bién acu­den a ella ma­dres del cen­tro de Pa­rís preo­cu­pa­das por la ra­di­ca­li­za­ción de sus hi­jos. Los «pes­ca­do­res de al­mas», co­mo lla­ma a los clé­ri­gos, les pro­me­ten jus­to lo que es­tán bus­can­do: per­te­nen­cia, re­glas cla­ras y una vi­sión del mun­do en la que to­do tie­ne res­pues­ta. Des­de co­mien­zos de los no­ven­ta, en Fran­cia se in­ten­ta con­so­li­dar lo que se ha da­do en lla­mar un is­lam de Fran­ce, in­ten­ción que no se ha ma­te­ria­li­za­do, en­tre otros mo­ti­vos, por las lu­chas en­tre los par­ti­dos, in­ca­pa­ces de con­sen­suar as­pec­tos tan bá­si­cos co­mo de­ci­dir con qué or­ga­ni­za­cio­nes mu­sul­ma­nas se de­bía ne­go­ciar. Pa­ra col­mo, la his­te­ria que do­mi­na el de­ba­te so­bre los sím­bo­los re­li­gio­sos no ha he­cho más que en­co­nar las pos­tu­ras. En el año 2000, aquí co­bró fuer­za el mo­vi­mien­to de «los iden­ti­ta­rios», con­tra la ame­na­zan­te is­la­mi­za­ción de la Gran­de Na­tion, mien­tras en el 93 los jó­ve­nes desa­rro­lla­ban su pro­pio es­ti­lo –hip-hop y es­té­ti­ca mu­sul­ma­na–, y las chi­cas adop­ta­ban ves­ti­men­tas ca­da vez más ri­gu­ro­sas cuan­to más se les di­je­ra que en Fran­cia no se lle­va ese ti­po de ro­pa. Los sa­la­fis­tas se con­vir­tie­ron en un fe­nó­meno ge­ne­ra­cio­nal, es­cri­be el ex­per­to en is­lam Gi­lles Ke­pel en Qua­tre-vingt-trei­ze, su li­bro so­bre la cul­tu­ra mu­sul­ma­na en el De­par­ta­men­to 93. Los jó­ve­nes idea­li­za­ron a los sa­la­fis­tas has­ta el pun­to de ha­cer de ellos una es­pe­cie de éli­te. So­cial­men­te des­va­li­dos, cons­tan­te­men­te se­ña­la­dos por su ro­pa y sus bar­bas, la es­té­ti­ca y el len­gua­je de la pro­pa­gan­da del Es­ta­do Is­lá­mi­co, ajus­ta­da per­fec­ta­men­te a es­tos pa­rá­me­tros, los cau­ti­vó con una mez­cla de re­be­lión y cohe­sión in­ter­na con­tra la ma­yo­ría do­mi­nan­te pa­ra en­tre­gar­se a un ob­je­ti­vo más ele­va­do. Si se les pre­gun­ta a los jó­ve­nes de la ban­lieue por sus ex­pe­rien­cias con la ra­di­ca­li­za­ción y el is­la­mis­mo, su si­len­cio se vuel­ve aún más obs­ti­na­do. Son jó­ve­nes, hom­bres y de ori­gen ára­be, se ajus­tan a la des­crip­ción de ca­si cual­quier te­rro­ris­ta. «En su día a día se los tra­ta de for­ma in­jus­ta y, lue­go, en In­ter­net oyen ha­blar de la opre­sión de los mu­sul­ma­nes –di­ce Nidal, el tra­ba­ja­dor so­cial–. Hay que ver con ellos el ma­te­rial pro­pa­gan­dís­ti­co del Es­ta­do Is­lá­mi­co, que, por cier­to, es­tá muy bien he­cho. Hay que ex­pli­car­les mu­chas co­sas». Nadia Re­mad­na aña­de: «Mi­re al­re­de­dor. En los cam­pos de fút­bol: jó­ve­nes. En las zo­nas de jue­go: jó­ve­nes. En la pis­ta de ska­te: jó­ve­nes. En los sa­lo­nes de té: hom­bres. ¡Hay que cam­biar es­to! Que las chi­cas mu­sul­ma­nas pue­dan ele­gir có­mo cre­cer. Que se pue­da ser re­li­gio­so y cos­mo­po­li­ta a la vez». Nadia es­tá con­ven­ci­da de que la li­be­ra­ción de las chi­cas se­rá tam­bién la li­be­ra­ción pa­ra los chi­cos.

An­te el va­cío del Es­ta­do au­men­ta la in­fluen­cia de los re­li­gio­sos. Les pro­me­ten jus­to lo que es­tos jó­ve­nes an­dan bus­can­do: per­te­nen­cia, re­glas cla­ras, vi­sión del mun­do

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.