Lle­ga el 'well­ness' ex­tre­mo

Los ho­te­les de lu­jo ofre­cen ex­pe­rien­cias 'sa­na­do­ras' ca­da vez más ex­tre­mas: des­de ce­re­mo­nias pu­ri­fi­ca­do­ras con cha­ma­nes me­xi­ca­nos has­ta vo­tos de si­len­cio o crio­te­ra­pia en un iglú. ¿La nue­va lo­cu­ra?

La Voz de Galicia (A Coruña) - XL Semanal - - Ella & El - Por Ixo­ne Díaz Lan­da­lu­ce

ES UNO DE ESOS tér­mi­nos an­glo­sa­jo­nes que, de pron­to, lo in­va­den to­do: tra­ta­mien­tos de well­ness, fi­lo­so­fía del well­ness, tu­ris­mo del well­ness… Pe­ro ¿qué es exac­ta­men­te? Se­gún el dic­cio­na­rio de Cam­brid­ge, se tra­ta del «es­ta­do de ser sa­lu­da­ble». Así de fá­cil. La acep­ción más con­tem­po­rá­nea (gra­cias, Wi­ki­pe­dia) aña­de los ma­ti­ces: dí­ce­se del «equi­li­brio sa­lu­da­ble en­tre el ni­vel men­tal, fí­si­co y emo­cio­nal». O, ha­blan­do en pla­ta (y, so­bre to­do, en cas­te­llano), el bie­nes­tar de to­da la vi­da. Pe­ro el well­ness, có­mo no, tam­bién es un ne­go­cio. Y uno par­ti­cu­lar­men­te lu­cra­ti­vo: se es­ti­ma que en 2017 el tu­ris­mo del bie­nes­tar mo­ve­rá al­re­de­dor de 678.000 mi­llo­nes de dó­la­res. Por eso, los ho­te­les de lu­jo, cons­cien­tes de que ya no es su­fi­cien­te con ofre­cer cla­ses de yo­ga a sus clien­tes, no so­lo se han apun­ta­do al fe­nó­meno, sino que com­pi­ten por ofre­cer las ex­pe­rien­cias y tra­ta­mien­tos más no­ve­do­sos –e inevi­ta­ble­men­te más ex­tra­va­gan­tes– con el well­ness co­mo ex­cu­sa per­fec­ta pa­ra to­do.

Des­de ex­pe­rien­cias ba­jo ce­ro, co­mo la ha­bi­ta­ción de nie­ve del ho­tel Do­ler Grand (Zú­rich), que pro­me­te re­sul­ta­dos mi­la­gro­sos pa­ra la cir­cu­la­ción; o los mé­to­dos Re­viv, una ca­de­na de spas que en­chu­fa a sus clien­tes a un go­te­ro –vía in­tra­ve­no­sa me­dian­te– con do­sis muy con­cen­tra­das de an­ti­oxi­dan­tes, vi­ta­mi­nas, elec­tro­li­tos, mi­ne­ra­les y ami­noá­ci­dos pa­ra su­pe­rar es­ta­dos de ago­ta­mien­to o re­sa­cas mor­ta­les. Tan le­jos han lle­ga­do los ta­lle­res de me­di­ta­ción y re­la­ja­ción que va­rios ho­te­les de lu­jo en Mé­xi­co han res­ca­ta­do la tra­di­cio­nal te­maz­cal, una sau­na in­dí­ge­na don­de se rea­li­zan lim­pie­zas ri­tua­les con di­fe­ren­tes hier­bas. El Vi­ce­roy Ri­vie­ra Maya ofre­ce cha­mán in­clui­do en la ta­ri­fa. In­clu­so el si­len­cio se ha con­ver­ti­do en un nue­vo ob­je­to de lu­jo y hay re­ti­ros co­mo el Ba­li Si­lent Re­treat o el Pa­cha­ma­ma, en Cos­ta Ri­ca, don­de los hués­pe­des cum­plen con un es­cru­pu­lo­so vo­to de si­len­cio du­ran­te su es­tan­cia. Y otros, co­mo The Sleep Re­treat, en Ham­ps­hi­re (In­gla­te­rra), don­de los clien­tes se so­me­ten a cu­ras de sue­ño. Pa­ra ello ofre­cen te­ra­pias que cu­ran el in­som­nio en una gran­ja reha­bi­li­ta­da del si­glo XIV en mi­tad de la cam­pi­ña in­gle­sa. ¿TENDENCI A O IDEO­LO­GÍA? An­te la abru­ma­do­ra y, a me­nu­do, ex­cén­tri­ca ofer­ta del tu­ris­mo y la cul­tu­ra de well­ness, ca­be pre­gun­tar­se has­ta qué pun­to es­te om­ni­pre­sen­te fe­nó­meno so­cial se ha con­ver­ti­do

en una ob­se­sión. O, peor aún, en una ideo­lo­gía. Es lo que sos­tie­nen los pro­fe­so­res An­dre Spi­cer, de la Uni­ver­si­dad de la City de Lon­dres, y Carl Ce­ders­tröm, de la es­cue­la de ne­go­cios de la Uni­ver­si­dad de Es­to­col­mo, en su li­bro The well­nes syn­dro­me. «Si ob­ser­vas otras ideo­lo­gías, te da­rás cuen­ta de que tie­nen las mis­mas ca­rac­te­rís­ti­cas. Pien­sa en el co­mu­nis­mo du­ran­te el au­ge de la Unión So­vié­ti­ca. Los ciu­da­da­nos re­ci­bían un sis­te­ma de creen­cias que da­ban sen­ti­do a su vi­da: ha­bía hé­roes y ri­tua­les que re­pre­sen­ta­ban esos va­lo­res y, si al­guien no que­ría for­mar par­te de esa ideo­lo­gía, era cas­ti­ga­do. Aho­ra, na­die te va a man­dar a un gu­lag (cam­po de con­cen­tra­ción ru­so), pe­ro te obli­ga­rán a perder pe­so o a ha­cer ejer­ci­cio», ex­pli­ca Spi­cer, que ad­vier­te de la cre­cien­te de­mo­ni­za­ción de quie­nes no quie­ren (o no pue­den) se­guir los pre­cep­tos de es­te nue­vo fe­nó­meno de ma­sas. «En oca­sio­nes, es su­til y esas per­so­nas son víc­ti­mas de bro­mas por su pe­so, por su con­di­ción de fu­ma­do­res o por lle­var una die­ta po­co sa­lu­da­ble. Pe­ro, a ve­ces, una per­so­na con so­bre­pe­so pue­de ser dis­cri­mi­na­da en el tra­ba­jo y has­ta se le pue­den de­ne­gar cier­tos ser­vi­cios pú­bli­cos, co­mo ya es­tá ocu­rrien­do en In­gla­te­rra», cuen­ta. Se­gún Spi­cer, la ob­se­sión por el well­ness pue­de con­ver­tir­se prác­ti­ca­men­te en una adic­ción ba­sa­da en un po­ten­te sis­te­ma de re­com­pen­sas. «Re­ci­ben com­pen­sa­ción a cor­to pla­zo a tra­vés de las en­dor­fi­nas y a lar­go pla­zo a tra­vés de la acep­ta­ción so­cial». De he­cho, ni si­quie­ra nos ga­ran­ti­za la fe­li­ci­dad. «A ve­ces, pue­de te­ner el efec­to con­tra­rio. Una ex­ce­si­va preo­cu­pa­ción pue­de ha­cer­nos sen­tir cul­pa­bles o an­sio­sos, co­mo si nun­ca hi­cié­ra­mos su­fi­cien­te. A me­nu­do, la me­jor ma­ne­ra de sen­tir­nos me­jor es con­cen­trar­nos en otras co­sas: por ejem­plo, ha­cer vo­lun­ta­ria­do o ayu­dar a los de­más se sue­le per­ci­bir co­mo un au­men­to de nues­tro pro­pio bie­nes­tar. No es la ra­zón por la que lo ha­ce­mos, pe­ro es un fan­tás­ti­co efec­to se­cun­da­rio».

La pa­sión por el 'well­ness' pue­de con­ver­tir­se ca­si en una ob­se­sión ba­sa­da en un po­ten­te sis­te­ma de re­com­pen­sas

Ri­tual maya Un ho­tel de lu­jo en Mé­xi­co per­mi­te prac­ti­car un ri­tual maya pa­ra pu­ri­fi­car cuer­po y es­pí­ri­tu a tra­vés del te­maz­cal, que re­pre­sen­ta el vien­tre de la ma­dre tie­rra. Vi­ce­roy Ri­vie­ra Maya, Mé­xi­co. ———

Cáp­su­las de me­di­ta­ción Al­gu­nos ho­te­les dis­po­nen de es­te ar­ti­lu­gio lla­ma­do So­ma­do­me, que pro­me­te una ex­pe­rien­cia sen­so­rial «co­reo­gra­fia­da que in­tro­du­ce a los clien­tes en un in­ten­so ni­vel de re­la­ja­ción y me­di­ta­ción». Ho­tel Ojai Va­lley Inn, Ca­li­for­nia (EE.UU.). ———

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.