Bi­ki­nis y con­cien­cia

La Voz de Galicia (A Coruña) - XL Semanal - - Ella & El - por Da­vid Gistau www.xl­se­ma­nal.com/fir­mas

no ten­go na­da con­tra la gen­te con con­cien­cia. La gen­te lle­na de cau­sas y sen­si­bi­li­da­des a la que en to­do mo­men­to due­le al­gún hu­mano o ma­mí­fe­ro o bos­que que es­tá pa­san­do un mal ra­to en al­gún con­fín de la Tie­rra. No só­lo no ten­go na­da con­tra esa gen­te sino que la con­si­de­ro me­jor que yo, pues una mu­ti­la­ción emo­cio­nal cau­sa­da por el ci­nis­mo siem­pre me im­pi­dió pen­sar, mien­tras lle­na­ba el ca­rri­to en el su­per­mer­ca­do o es­pe­ra­ba el chu­le­tón en el asa­dor del ba­rrio: «¿Qué día lle­va­rán hoy los in­dios ama­zó­ni­cos? ¿Cuán­tos idio­mas pre­co­lom­bi­nos se ha­brán ex­tin­gui­do des­de que desa­yu­né?». Ha de ser es­pan­to­so que siem­pre te so­bre­vue­len esas in­quie­tu­des. Li­gar, por ejem­plo, mi­rar a tu her­mo­sa com­pa­ñe­ra de se­xo mien­tras se des­vis­te, y pen­sar: «Sí, to­do es­to es­tá muy bien, qué mus­los, qué pe­chos, pe­ro el pla­cer no pue­de ser com­ple­to por­que en es­te ins­tan­te hay un cor­mo­rán al que se le es­tá que­dan­do la ca­be­za atra­pa­da en un ani­llo de plás­ti­co». La gen­te con con­cien­cia es muy ne­ce­sa­ria. Aun­que a ve­ces, im­bui­da de sen­ti­do mi­sio­ne­ro, se vuel­va mo­no­te­má­ti­ca y pe­sa­da co­mo un pre­di­ca­dor que en to­do só­lo vie­ra las al­mas que han de ser sal­va­das. Por eso, yo lo úni­co que le pi­do a la gen­te con con­cien­cia es que ten­ga el sen­ti­do de la opor­tu­ni­dad. Por más vo­tos que ten­ga con­traí­dos, por más ne­ce­sa­ria que sea su in­som­ne mi­sión pa­ra el de­ve­nir de la hu­ma­ni­dad, hay mo­men­tos en los que una pré­di­ca arrui­na una at­mós­fe­ra fes­ti­va. Vean por qué lo di­go. Ha­ce años, mu­chos años, pa­sé un ve­rano fies­te­ro en Ibiza, en la es­plén­di­da ca­sa con pis­ci­na de un ami­go que tam­bién te­nía un bar­qui­to que per­mi­tía ba­ñar­se en al­ta mar, pres­cin­dien­do de las pla­yas, bu­cear o pa­sar el día en Formentera. Éra­mos un gru­po muy di­ver­ti­do, hom­bres y mu­je­res, pre­dis­pues­tos to­dos a no de­jar un so­lo chis­te sin reír y a ser ba­na­les y noc­tám­bu­los. Agré­guen­se el sol, los pes­ca­dos y arro­ces de chi­rin­go, la pis­ci­na, la no­che... En fin, un ve­rano que apa­re­ce­rá en­tre mis úl­ti­mos re­cuer­dos de vi­da en el le­cho de muer­te, jus­to an­tes que la de­fo­res­ta­ción ama­zó­ni­ca. La co­sa em­pe­zó a tor­cer­se cuan­do hu­bo que ir al ae­ro­puer­to a bus­car a otro in­vi­ta­do, el Ami­go con Con­cien­cia. No voy a de­cir su nom­bre por­que a lo me­jor es­te tex­to no le di­vier­te, pe­ro créan­me si les di­go que es un pro­fe­sio­nal de la con­cien­cia al que ha­brán vis­to pre­di­car in­fi­ni­tas ve­ces en te­le­vi­sión. Ahí apa­re­ció, con su sem­blan­te se­rio, con sus hon­das preo­cu­pa­cio­nes in­clu­so en­tre ve­ra­nean­tes de car­ne tos­ta­da y ofe­ren­tes pa­ra el li­gue. Tal era la hon­du­ra de su con­cien­cia que pa­sar­lo bien con tan­tos en­tuer­tos por des­fa­cer le ha­cía sen­tir cul­pa­ble. Por eso arrui­nó la di­ná­mi­ca del gru­po: ya ha­bía uno que de­ja­ba sin reír los chis­tes y que pa­re­cía re­pro­char­nos la ba­na­li­dad. Ya ha­bía uno que no sal­ta­ba a bom­ba, ni bai­la­ba ni co­que­tea­ba. Só­lo se lle­va­ba el de­do al en­tre­ce­jo co­mo si el su­fri­mien­to hu­mano le do­lie­ra cons­tan­te­men­te co­mo una mi­gra­ña. Lo peor ocu­rrió una no­che en que es­tá­ba­mos en ca­sa del ami­go an­fi­trión, des­pués de ce­nar. El an­fi­trión es­ta­ba en el sa­lón eli­gien­do la mú­si­ca. El pre­di­ca­dor, tres ami­gas y yo es­tá­ba­mos me­ti­dos en la pis­ci­na, con el agua al cue­llo, mi­rán­do­nos, al­go te­me­ro­sos los de­más de ha­cer al­go di­ver­ti­do y que el Hom­bre Con­cien­cia nos re­ga­ña­ra por ello. Ellas pre­gun­ta­ron si nos im­por­ta­ba que se sa­ca­ran la par­te de arri­ba del bi­ki­ni, y yo di­je: «Bueno, por mí ade­lan­te». Em­pe­zó a so­nar la mú­si­ca, el an­fi­trión di­jo que en­se­gui­da iría con cer­ve­zas y cham­pán, cir­cu­la­ron son­ri­sas pí­ca­ras, yo ya me veía ha­cien­do agua­di­llas y chis­tes, sien­do muy pe­ro que muy ba­nal. El pre­di­ca­dor to­mó en­ton­ces la pa­la­bra: «¿Al­gu­na de vo­so­tras es cons­cien­te de los ho­rri­bles su­fri­mien­tos que tie­nen

Ellas pre­gun­ta­ron si nos im­por­ta­ba que se sa­ca­ran la par­te de arri­ba del bi­ki­ni, y yo di­je: "Bueno, por mí ade­lan­te"

lu­gar en Dar­fur an­te la in­di­fe­ren­cia del mun­do?». No era la lí­nea de con­ver­sa­ción ideal pa­ra ese mo­men­to, y se lo di­je, pe­ro él si­guió. Pa­ra cuan­do el an­fi­trión lle­gó con las be­bi­das, dos chi­cas, im­pre­sio­na­das, con los ojos lle­nos de lá­gri­mas, di­je­ron que se iban a dor­mir. Es­tá bien con­cien­ciar­se con Dar­fur. Pe­ro ¿to­do el tiem­po?

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.