"Pue­de ser que al­gún que otro vas­co me sa­cu­da con la boi­na"

Fer­nan­do Goi­tia Na­cí en Bil­bao en 1969. Soy pe­rio­dis­ta de 'Xl­se­ma­nal' y aca­bo de pu­bli­car 'La sa­cu­di­da' (Edi­cio­nes B), un 'th­ri­ller' so­bre te­rro­ris­tas de­sen­ga­ña­dos que trans­cu­rre por el País Vas­co y la Ni­ca­ra­gua del hu­ra­cán Mitch.

La Voz de Galicia (A Coruña) - XL Semanal - - Ella & El -

Xl­se­ma­nal. La pri­me­ra no­ve­la sue­le ser­vir de te­ra­pia y ca­tar­sis... Fer­nan­do Goi­tia. Pue­de ser, por­que siem­pre me atra­jo el te­ma de la per­ver­sión de las ‘Re­vo­lu­cio­nes’ y el de­sen­ga­ño pos­te­rior de los peo­nes que las eje­cu­tan; tras­fon­do de es­ta no­ve­la. XL. Fra­ses la­pi­da­rias de La sa­cu­di­da: «A los vas­cos se nos dis­tin­gue a va­rias mi­llas de dis­tan­cia». Ex­plí­que­se. F.G. Es que en­tre vas­cos, fue­ra de Eus­ka­di, nos re­co­no­ce­mos fá­cil; aun­que hay ti­pos más re­co­no­ci­bles, co­mo los adep­tos al es­ti­lo bo­rro­ka... Y por Ni­ca­ra­gua, es­ce­na­rio de es­ta his­to­ria, han pa­sa­do mu­chos; unos cuan­tos re­fu­gia­dos de ETA, sin ir más le­jos... XL. «La boi­na nos aplas­ta las ideas». ¿Lo co­rre­rán a boi­na­zos cuan­do va­ya a Bil­bao? F.G. [Se ríe]. Esa es una re­fe­ren­cia a Ase­si­na­to en el co­mi­té cen­tral, de Váz­quez Montalbán, pe­ro, mi­ra, un aber­tza­le que le­yó el li­bro me pre­gun­tó: «¿Qué tie­nes con­tra los vas­cos?». Ade­más de con­fun­dir al personaje –un eta­rra que trai­cio­na a los su­yos– con

el au­tor, ana­li­zó la no­ve­la des­de sus pro­pios pre­jui­cios. Así que pue­de ser que al­guno que otro me sa­cu­da con la boi­na. Pe­ro bueno... en otros tiem­pos no muy le­ja­nos po­dría ha­ber si­do peor. XL. En oc­tu­bre y no­viem­bre de 1998, le ‘ca­yó’ en­ci­ma el hu­ra­cán Mitch... F.G. Sí, aca­ba­ba de em­pe­zar a es­cri­bir des­de Ma­na­gua pa­ra un gran dia­rio de Ma­drid y, de pron­to, me ca­yó el Mitch... No creo que vuel­va a vi­vir na­da igual. XL. Por una de esas cró­ni­cas le die­ron, en 1999, el Pre­mio Fer­nan­do Lá­za­ro Ca­rre­ter... F.G. Sí. Me lo en­tre­gó el pro­pio Lá­za­ro Ca­rre­ter y re­cuer­do que me ha­bló del es­ti­lo; me di­jo que fue­ra fiel a él por­que es lo más di­fí­cil de con­se­guir. XL. Y de aque­llos pol­vos es­tos lo­dos: la cró­ni­ca se ha con­ver­ti­do en es­te tre­pi­dan­te th­ri­ller que aho­ra pu­bli­ca. F.G. Así es, aque­lla cró­ni­ca na­rra­ba un via­je a tra­vés del desas­tre por Ni­ca­ra­gua y Hon­du­ras, que es ca­si el mis­mo iti­ne­ra­rio que re­co­rren los pro­ta­go­nis­tas de La sa­cu­di­da. XL. En su no­ve­la ma­ne­ja con fa­ci­li­dad la jer­ga ni­ca­ra­güen­se, ca­si un dia­lec­to... F.G. Bueno, es el es­pa­ñol lo­cal –un po­co vul­gar a ve­ces [se ríe], pe­ro fas­ci­nan­te–, así que era inevi­ta­ble que es­té sal­pi­ca­da de mo­dis­mos. Yo vi­ví tres años en Ni­ca­ra­gua y mi pri­mer tra­ba­jo, de he­cho, fue crear un su­ple­men­to ju­ve­nil don­de ani­mé a los pe­rio­dis­tas a es­cri­bir así. Fue un éxi­to, pe­ro nos lo ce­rra­ron por­que a al­gu­na gen­te le so­na­ba de­ma­sia­do atre­vi­do. Mu­cha re­vo­lu­ción y to­do eso, pe­ro es un país muy pu­ri­tano.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.