¿Y SI LA VI­DA SUR­GIÓ EN MAR­TE?

El geó­lo­go nor­te­ame­ri­cano Joe Kirsch­vink es co­no­ci­do por sus atre­vi­das pro­pues­tas so­bre el ori­gen de la Tie­rra, lo que no le res­ta res­pe­to en­tre sus co­le­gas. Aho­ra plan­tea que qui­zá la vi­da no sur­gió en la pro­fun­di­dad de nues­tros océa­nos, sino en los de M

La Voz de Galicia (A Coruña) - XL Semanal - - Conocer - POR JOHANN GRO­LLE

KIRSCH­VINK, que ya ha cum­pli­do los 63, es un pres­ti­gio­so geó­lo­go nor­te­ame­ri­cano del Ins­ti­tu­to de Tec­no­lo­gía de Ca­li­for­nia en Pa­sa­de­na (Cal­tech), que se sir­ve de los ima­nes pa­ra ex­pli­car el mun­do. Con ayu­da de unos mag­ne­tó­me­tros ex­tre­ma­da­men­te sen­si­bles, ana­li­za di­mi­nu­tos cris­ta­les de óxi­do de hie­rro. Los en­cuen­tra en se­di­men­tos con mi­les de mi­llo­nes de años y en las ro­cas mar­cia­nas, pe­ro tam­bién en las bac­te­rias, en el ab­do­men de las abe­jas y en la ca­be­za de las pa­lo­mas. Lo me­jor es que es­tos pe­que­ños cris­ta­les siem­pre le su­su­rran his­to­rias in­creí­bles so­bre tiem­pos re­mo­tos. De he­cho, Kirsch­vink es un maes­tro en el ar­te de for­jar atre­vi­das teo­rías. Una de ellas la ha pre­sen­ta­do, jun­to con su co­le­ga Pe­ter Ward, en el li­bro Una nue­va his­to­ria de la vi­da; có­mo las ca­tás­tro­fes mar­ca­ron el cur­so de la evo­lu­ción. El ori­gen de las sor­pren­den­tes teo­rías de es­te cien­tí­fi­co sue­le arran­car con una idea des­ca­be­lla­da, a las que él se re­fie­re co­mo «una de mis ideas lo­cas». A con­ti­nua­ción, vie­ne una se­gun­da fa­se en la que acu­mu­la prue­bas has­ta ob­te­ner una his­to­ria cohe­ren­te, y de gol­pe la idea de­ja de pa­re­cer tan lo­ca y se ga­na el cré­di­to de sus com­pa­ñe­ros. Es lo que pa­só, por ejem­plo, con su teo­ría de «la Tie­rra bo­la de nie­ve», la más fa­mo­sa de sus hi­pó­te­sis. Es­ta teo­ría, ya só­li­da­men­te res­pal­da­da, ha­bla de un tiem­po muy an­te­rior a la apa­ri­ción de los pri­me­ros ani­ma­les. Se­gún él, en aque­lla épo­ca, el pla­ne­ta Tie­rra, jun­to con to­dos los mi­cro­bios que pu­lu­la­ban en ella, es­tu­vo a pun­to de mo­rir de frío. La idea cla­ve se le ocu­rrió ha­ce más de 25 años. Unos de­pó­si­tos gla­cia­res pro­ce­den­tes de Australia y con una edad de 630 mi­llo­nes de años des­per­ta­ron su cu­rio­si­dad. El aná­li­sis de Kirsch­vink de­jó po­cas du­das: las ro­cas se ha­bían for­ma­do en la­ti­tu­des ecua­to­ria­les. Y el he­cho de que los gla­cia­res se hu­bie­sen ex­ten­di­do has­ta el Ecua­dor so­lo po­día sig­ni­fi­car una co­sa: el pla­ne­ta en­te­ro lle­gó a es­tar cu­bier­to de hie­lo, una gi­gan­tes­ca bo­la de nie­ve, tal y co­mo Kirsch­vink des­cri­bió aque­lla Tie­rra prehis­tó­ri­ca. Tar­dó po­co en en­con­trar un me­ca­nis­mo por el cual la Tie­rra po­dría ha­ber­se li­bra­do de esa muer­te por con­ge­la­ción. Los ga­ses de efec­to in­ver­na­de­ro ex­pul­sa­dos por los vol­ca­nes se ha­bían ido acu­mu­lan­do du­ran­te mi­llo­nes de años en la at­mós­fe­ra. En un mo­men­to da­do hi­cie­ron que el pla­ne­ta se re­ca­len­ta­ra has­ta el pun­to de con­se­guir que el hie­lo re­tro­ce­die­ra, con lo que la Tie­rra pa­só sú­bi­ta­men­te de un ex­tre­mo al otro: del in­fierno del hie­lo al in­fierno del efec­to in­ver­na­de­ro.

UN NUE­VO ES­CE­NA­RIO PA­RA LA CREA­CIÓN. El nue­vo li­bro de Kirsch­vink co­mien­za con el ori­gen mis­mo de la vi­da. En es­tos úl­ti­mos tiem­pos, las fuen­tes de ca­lor si­tua­das en los fon­dos oceá­ni­cos se han con­si­de­ra­do co­mo los lu­ga­res más plau­si­bles pa­ra el na­ci­mien­to de las pri­me­ras for­mas de vi­da. Kirsch­vink no le con­ce­de de­ma­sia­do cré­di­to a eso. Di­ce que es un he­cho co­no­ci­do que el agua no es un me­dio en el que las mo­lé­cu­las or­gá­ni­cas se pue­dan en­ca­de­nar es­pe­cial­men­te bien. «Ade­más, esas fuen­tes de ca­lor son de­ma­sia­do ca­lien­tes...». Los sen­si­bles pro­ce­sos ne­ce­sa­rios pa­ra la for­ma­ción de la vi­da di­fí­cil­men­te ha­brían po­di­do te­ner lu­gar allí. Kirsch­vink pro­po­ne un es­ce­na­rio

dis­tin­to. Co­no­ce un lu­gar mu­cho más ade­cua­do co­mo po­ten­cial es­ce­na­rio pa­ra la crea­ción. En aque­lla épo­ca tan le­ja­na, cuen­ta, Mar­te ha­bría si­do un lu­gar mu­cho más aco­ge­dor que la Tie­rra pa­ra la vi­da bac­te­ria­na. Ha­bía agua dis­po­ni­ble en gran­des can­ti­da­des, aun­que no cu­bría to­do el pla­ne­ta. En mu­chos lu­ga­res, el pai­sa­je se ase­me­ja­ba al de los de­sier­tos te­rrá­queos. Por eso cree Kirsch­vink que fue allí don­de se for­ma­ron las pri­me­ras es­truc­tu­ras con vi­da… y que lue­go se pro­pa­ga­ron a la Tie­rra. El he­cho de que una for­ma­ción ro­co­sa de unos mil mi­llo­nes de to­ne­la­das de pe­so en­con­tra­ra la for­ma de via­jar del pla­ne­ta ro­jo al pla­ne­ta azul re­sul­ta cuan­do me­nos con­tro­ver­ti­do. Pe­ro Kirsch­vink lo ex­pli­ca así: «Pri­me­ro, los frag­men­tos arran­ca­dos a Mar­te por el im­pac­to de as­te­roi­des fue­ron

arro­ja­dos al es­pa­cio y, pos­te­rior­men­te, atraí­dos por la gra­ve­dad de la Tie­rra». El pa­si­llo que con­du­ce a su des­pa­cho es­tá aba­rro­ta­do de mues­tras mi­cros­có­pi­cas de men­sa­je­ros mi­ne­ra­les lle­ga­dos des­de Mar­te. A par­tir de los cris­ta­les de mag­ne­ti­ta atra­pa­dos en ellos pue­de ase­gu­rar, por ejem­plo, que Mar­te tu­vo en su día un cam­po mag­né­ti­co. La evi­den­cia de que la mag­ne­ti­za­ción se man­tu­vo en el in­te­rior de los me­teo­ri­tos mar­cia­nos per­mi­te lle­gar a otra con­clu­sión más: du­ran­te su en­tra­da en la at­mós­fe­ra te­rres­tre, la ro­ca no de­bió de ca­len­tar­se tan­to co­mo pa­ra que pe­re­cie­ran las po­si­bles es­po­ras de vi­da que via­ja­ban en ella. «Por lo tan­to, no hay na­da que se opon­ga a una in­se­mi­na­ción pro­ce­den­te del es­pa­cio», di­ce Kirsch­vink. Con el pa­so del tiem­po, Mar­te se se­có com­ple­ta­men­te, mien­tras que los or­ga­nis­mos vi­vos echa­ban raí­ces per­ma­nen­tes en nues­tro pla­ne­ta.

EL OXÍ­GENO QUE CA­SI AHO­GA LA VI­DA. Lo que es se­gu­ro es que ha­ce unos 2500 mi­llo­nes de años se pro­du­jo un cam­bio ra­di­cal: por pri­me­ra vez, el oxí­geno em­pe­zó a acu­mu­lar­se en la at­mós­fe­ra, un in­di­cio cla­ro de que las bac­te­rias fo­to­sin­té­ti­cas ha­bían en­con­tra­do una for­ma de sa­car­le par­ti­do a la luz del sol. En su Nue­va his­to­ria de la vi­da, Kirsch­vink apun­ta que po­co des­pués los gla­cia­res em­pe­za­ron a ex­ten­der­se des­de los po­los. El hie­lo cu­brió el pla­ne­ta du­ran­te unos 100 mi­llo­nes de años, has­ta que el efec­to in­ver­na­de­ro de los ga­ses vol­cá­ni­cos aca­bó ha­cien­do que se de­rri­tie­ra. So­lo so­bre­vi­vie­ron unos po­cos de los re­cién sur­gi­dos mi­cro­bios fo­to­sin­té­ti­cos, aun­que se mul­ti­pli­ca­ron de for­ma ex­plo­si­va en unos océa­nos ca­da vez más li­bres de hie­lo. Y ma­yo­res can­ti­da­des de oxí­geno fue­ron lle­gan­do a la at­mós­fe­ra. La con­se­cuen­cia de es­te au­men­to ha­bría si­do una in­to­xi­ca­ción a ni­vel pla­ne­ta­rio, ya que en su for­ma pu­ra el oxí­geno es un gas ex­tre­ma­da­men­te agre­si­vo, an­te el que la ma­yo­ría de las bac­te­rias se en­con­tra­ban iner­mes. Re­sul­ta­do: mu­chas for­mas de vi­da fue­ron des­trui­das. Se­gún Kirsch­vink, tu­vie­ron que pa­sar 200 mi­llo­nes de años an­tes de que las bac­te­rias en­con­tra­ran una for­ma de uti­li­zar ese gas ve­ne­no­so: la evo­lu­ción in­ven­tó la res­pi­ra­ción ce­lu­lar. El des­tino de la vi­da es­tá es­pe­cial­men­te vin­cu­la­do al oxí­geno, ase­gu­ra Kirsch­vink. Por eso es im­por­tan­te que un geó­lo­go de la Uni­ver­si­dad de Ya­le, Ro­bert Ber­ner, ha­ya con­se­gui­do de­du­cir la evo­lu­ción de los va­lo­res de oxí­geno a lo lar­go de los úl­ti­mos 550 mi­llo­nes de años. Kirsch­vink lo de­fi­ne co­mo «uno de los ma­yo­res lo­gros de nues­tra dis­ci­pli­na». La cur­va de Ber­ner mues­tra có­mo la con­cen­tra­ción de oxí­geno ha ido os­ci­lan­do a lo lar­go de mi­llo­nes de años. Por ejem­plo, los va­lo­res al­can­za­ron unos ni­ve­les es­pe­cial­men­te al­tos ha­ce 300 mi­llo­nes de años. Fue en­ton­ces cuan­do las plan­tas em­pe­za­ron a ge­ne­rar ma­de­ra. Los ár­bo­les se lan­za­ron a una ca­rre­ra por la luz. Los hon­gos y bac­te­rias to­da­vía eran in­ca­pa­ces de des­com­po­ner ese nue­vo ma­te­rial. La con­se­cuen­cia: los tron­cos sin des­com­po­ner se hun­dían en los pan­ta­nos, allí don­de más tar­de se for­ma­rían los ma­yo­res de­pó­si­tos de car­bón del lla­ma­do 'pe­rio­do Car­bo­ní­fe­ro'. Pe­ro, da­do que los ca­da vez más ex­ten­sos bos­ques li­be­ra­ban enor­mes can­ti­da­des de oxí­geno, la con­cen­tra­ción de es­te gas en la at­mós­fe­ra as­cen­dió has­ta su­pe­rar el 30 por cien­to. Es­te he­cho des­en­ca­de­nó un cre­ci­mien­to sin pre­ce­den­tes de al­gu­nos se­res vi­vos, so­bre to­do de los in­sec­tos.

EL IN­GE­NIO EVO­LU­TI­VO. Por otro la­do, la cur­va de Ber­ner mues­tra tam­bién épo­cas de des­cen­so drás­ti­co del oxí­geno. El Reino Ani­mal tu­vo que ha­cer fren­te a desafíos ex­tre­mos du­ran­te el pe­rio­do Triá­si­co. No so­lo el ni­vel de oxí­geno en el ai­re ca­yó por de­ba­jo del 15 por cien­to, sino que a es­to se unió un ca­lor le­tal. La su­per­vi­ven­cia se hi­zo muy di­fí­cil. La ne­ce­si­dad agu­di­zó el in­ge­nio evo­lu­ti­vo: en nin­gu­na otra fa­se de la his­to­ria de la Tie­rra, la vi­da se ha­bía mos­tra­do tan in­no­va­do­ra. Los di­no­sau­rios fue­ron so­lo las no­ve­da­des más es­pec­ta­cu­la­res de esa re­vo­lu­ción. So­lo una vez la na­tu­ra­le­za fue más crea­ti­va que en el Triá­si­co: en el Cám­bri­co, ha­ce unos 525 mi­llo­nes de años. En aque­lla le­ja­na épo­ca tu­vo lu­gar lo que al­gu­nos bió­lo­gos si­guen con­si­de­ran­do el ma­yor enig­ma de la evo­lu­ción: la bio­di­ver­si­dad se dis­pa­ró de for­ma ex­po­nen­cial. El in­ves­ti­ga­dor ca­li­for­niano cree sa­ber qué fue lo que im­pul­só aque­lla su­per­evo­lu­ción: la apa­ri­ción de nue­vos ma­te­ria­les. Los se­res vi­vos en­con­tra­ron una ma­ne­ra de desa­rro­llar mi­ne­ra­les cal­cá­reos, con los que po­dían ge­ne­rar co­ra­zas y púas, pin­zas y ci­za­llas. La con­se­cuen­cia fue una ca­rre­ra ar­ma­men­tís­ti­ca tan vio­len­ta co­mo crea­ti­va.

Frag­men­tos de Mar­te arran­ca­dos por un as­te­roi­de fue­ron atraí­dos por la gra­ve­dad de la Tie­rra. Las es­po­ras de vi­da pu­die­ron via­jar en ellos El oxí­geno fue de­ter­mi­nan­te. Por su agre­si­vi­dad. Las bac­te­rias tar­da­ron 200 mi­llo­nes de años en sa­ber có­mo usar­lo

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.