Un re­vo­lu­cio­na­rio en Loe­we "EL ELI­TIS­MO ES­TÁ PA­SA­DO DE MO­DA"

Ol­vi­de la ima­gen de Loe­we: él lo quie­re to­do nue­vo. La mar­ca ce­le­bra su 170 cum­plea­ños con es­te trein­ta­ñe­ro bri­tá­ni­co de ideas re­vo­lu­cio­na­rias al ti­món. Ha in­yec­ta­do co­lor a las co­lec­cio­nes, ha de­ci­di­do me­ter ar­te y flo­res en las tien­das y quie­re que sea

La Voz de Galicia (A Coruña) - XL Semanal - - Ella & El - Por Fá­ti­ma Uri­ba­rri Fo­to­gra­fía An­tón Goi­ri

EL NI­ÑO PRO­DI­GIO de la mo­da (así lo han bau­ti­za­do tras des­pun­tar con sus di­se­ños y crear su pro­pia mar­ca) es un ti­po muy se­rio, de voz pro­fun­da e ideas rompe­doras. Lle­gó a Loe­we ha­ce 3 años co­mo di­rec­tor crea­ti­vo pa­ra po­ner­lo to­do pa­tas arri­ba. Quie­re con­quis­tar a los jó­ve­nes y a los me­nos pu­dien­tes. Tie­ne 32 años, un as­pec­to que re­cuer­da a Tin­tín y más ca­rác­ter del que apa­ren­ta. No vi­ve en Ma­drid, pe­ro man­da mu­cho en la mí­ti­ca mar­ca es­pa­ño­la que ce­le­bra aho­ra sus 170 años de his­to­ria.

Xl­se­ma­nal. ¿Có­mo pien­sa con­ver­tir Loe­we en una mar­ca ase­qui­ble? Jo­nat­han Wi­lliam An­der­son. Quie­ro que en Loe­we se pue­da com­prar al­go des­de los cin­co eu­ros has­ta los cin­co mil. Hay es­ta idea de Loe­we ex­tre­ma­da­men­te ca­ra, dis­tan­te. Es ri­dícu­lo, esa no es mi vi­sión. XL. Pe­ro el lu­jo es ca­ro, eli­tis­ta. J.W.A. Una mar­ca ya no pue­de fun­cio­nar sien­do eli­tis­ta, eso es­tá pa­sa­do de mo­da. Lo que ha­ce Za­ra es igual de im­por­tan­te que lo que ha­ce­mos no­so­tros. No veo di­fe­ren­cia. Me pa­re­ce ge­nial que al­guien lle­ve un ves­ti­do de Za­ra con un bol­so de Loe­we, o vi­ce­ver­sa, por­que así es co­mo fun­cio­na el mun­do mo­derno. Así vi­vi­mos hoy. No ves­ti­mos uni­for­mes. Pa­ra mí es muy im­por­tan­te que de­mo­cra­ti­ce­mos Loe­we. Quie­ro que los es­pa­ño­les es­tén or­gu­llo­sos de al­go que for­ma par­te del ADN del país y que no lo es por el eli­tis­mo, que es un con­cep­to muy vie­jo. XL. La ma­yo­ría de la gen­te no pue­de con­su­mir Loe­we. J.W.A. La idea es que pue­dan com­prar al­go nues­tro que pue­dan guar­dar. Pue­de ser un lla­ve­ro, una ca­mi­se­ta o unas flo­res, por­que a par­tir de aho­ra en nues­tras tien­das va a ha­ber una flo­ris­te­ría. No pue­do es­pe­rar que to­do el mun­do pue­da per­mi­tir­se un bol­so de mil eu­ros. Pe­ro no quie­ro ais­la­mien­to. No quie­ro que la gen­te en­tre en la tien­da y se pre­gun­te «¿qué ha­go yo aquí?» o sien­ta que no es bien­ve­ni­do. XL. ¿Qué va a ha­cer pa­ra con­se­guir­lo? J.W.A. Va­mos a lle­var ar­te mo­derno a las tien­das, la mis­ma pin­tu­ra que pue­des ver en la Ta­te Ga­llery. La tien­da es un lu­gar abier­to que in­vi­ta no so­lo a con­su­mir, sino a ex­pe­ri­men­tar: quie­ro que ven­ga to­do ti­po de gen­te y que se emo­cio­ne, que vea al­go que no ha­bía vis­to an­tes o al­go que le gus­ta­ría to­car, por eso te­ne­mos po­quí­si­mas co­sas en vi­tri­nas. XL. ¿No im­por­ta que los clien­tes sal­gan de va­cío de la tien­da? J.W.A. Es­toy har­to de oír que la gen­te no se lo pue­de per­mi­tir. Cuan­do voy a bue­nas tien­das de to­do el mun­do, no es por­que ne­ce­si­te com­prar al­go, es por­que me gus­ta en­con­trar allí al­go ins­pi­ra­dor. Quie­ro que la gen­te va­ya a una tien­da que es pa­ra hom­bres y mu­je­res, que tie­ne una flo­ris­te­ría, que tam­bién tie­ne que ver con el ar­te y con sen­tir al­go agra­da­ble, in­te­lec­tual,

"Es­toy har­to de oír que la gen­te no se pue­de per­mi­tir al­go de Loe­we. Mi pre­ten­sión es que to­do el mun­do pue­da com­prar al­go nues­tro"

co­mo es dis­fru­tar de las fo­to­gra­fías de Ste­ven Mei­sel y que esa gen­te se sien­ta or­gu­llo­sa de una mar­ca que fa­bri­ca sus pro­duc­tos a po­cos ki­ló­me­tros de Ma­drid, que da tra­ba­jo a mu­cha gen­te en Es­pa­ña. Es­toy emo­cio­na­do co­mo nun­ca. XL. In­sis­te en el cam­bio ra­di­cal. J.W.A. Loe­we tie­ne que cam­biar. Si ha so­bre­vi­vi­do es­tos 170 años, es por­que ha cam­bia­do ca­da dé­ca­da. Ya no ha­ce­mos ne­ce­se­res: aho­ra via­ja­mos en avión, no en bar­co. XL. ¿Qué pien­san los clien­tes de to­da la vi­da de es­tos cam­bios? J.W.A. Los man­te­ne­mos, pe­ro te­ne­mos que cap­tar nue­vos. Quie­ro au­men­tar la au­dien­cia de Loe­we. Hay una nue­va voz en la ju­ven­tud. Ne­ce­si­ta­mos cre­ci­mien­to con nue­vos pro­duc­tos. XL. No pa­re­ce buen mo­men­to; Chi­na va ha­cia la cri­sis. J.W.A. La cri­sis ya es­tá allí. Pe­ro su PIB es mu­cho más al­to que en Eu­ro­pa y los ri­cos siem­pre se­rán ri­cos, así es co­mo se ha cons­trui­do el mun­do. En Chi­na, co­mo en otros si­tios, las mar­cas de lu­jo no su­fren cuan­do hay re­ce­sión, sino que, al con­tra­rio, cre­cen. XL. ¿Tam­po­co te­me las con­se­cuen­cias del bre­xit? J.W.A. Lon­dres es la ciu­dad más ren­ta­ble del mun­do del lu­jo por­que la li­bra se ha de­bi­li­ta­do y aho­ra com­prar allí es más ba­ra­to. XL. ¿Pe­ro afec­ta­rá al mer­ca­do del lu­jo? J.W.A. El mer­ca­do es­tá más ex­ten­di­do que nun­ca. El con­su­mo es glo­bal. To­do va muy rá­pi­do, pue­des com­prar de to­do on-li­ne y en­con­trar lo más ba­ra­to. Los pro­ble­mas eco­nó­mi­cos pue­den ve­nir con Gran Bre­ta­ña en la Unión Eu­ro­pea y sin ella. Lo que tie­nes que ha­cer es ase­gu­rar­te de que lo que es­tás ha­cien­do es cul­tu­ral­men­te re­le­van­te y que con­ti­núe in­cre­men­tan­do el em­pleo en es­te país. XL. ¿Có­mo ha­ce pa­ra vi­vir en Lon­dres, Pa­rís y Ma­drid? J.W.A. Vi­vo en Lon­dres, tra­ba­jo en Pa­rís y ven­go a Ma­drid un par de ve­ces al mes. Es­toy en un cir­cui­to [se ríe]. Ten­go un gran equi­po de gen­te de­trás de mí que lo ha­ce po­si­ble. XL. Ya co­no­cía Es­pa­ña. J.W.A. Cuan­do era pe­que­ño, ve­ra­neá­ba­mos en Ibiza. Y he ido bas­tan­te a Bar­ce­lo­na. Pe­ro creo que me pue­de ayu­dar el no ser de aquí por­que me per­mi­te apre­ciar lo que es bueno por­que es nue­vo pa­ra mí. XL. ¿Le cho­can los to­ros? J.W.A. No, es mu­cho más es­can­da­lo­so lo que se ve en la BBC y lo que pa­sa en Si­ria que las co­rri­das de to­ros. Mi co­no­ci­mien­to so­bre ellas es nu­lo, pa­ra mí son una co­sa ro­mán­ti­co-his­tó­ri­ca, cul­tu­ral es­pa­ño­la. En Gran Bre­ta­ña te­ne­mos al­go pa­re­ci­do, que es la ca­za del zo­rro. Es par­te del ADN de un país. XL. Em­pe­zó co­mo ac­tor. J.W.A. Me ha re­sul­ta­do muy útil. Apren­dí que pa­ra in­ter­pre­tar tu pa­pel de la ma­ne­ra más con­vin­cen­te tie­nes que creer en el personaje y co­no­cer­lo a fon­do, sa­ber

"Si no lle­gas a los jó­ve­nes co­mo mar­ca, eres irre­le­van­te. Si Loe­we ha so­bre­vi­vi­do 170 años, es por­que ha cam­bia­do ca­da dé­ca­da"

có­mo ca­mi­na, qué ha­ce por la ma­ña­na... En la mo­da su­ce­de al­go pa­re­ci­do, es co­mo crear un personaje mis­te­rio­so y tie­nes que con­se­guir que crean en él. XL. No cre­ció en un am­bien­te ar­tís­ti­co. J.W.A. Cre­cí en Ir­lan­da del Nor­te. Na­cí allí en 1984 y me fui en 2001, vi­ví al­gu­nos de los mo­men­tos más com­pli­ca­dos de su his­to­ria. Tu­ve mu­cha suer­te por­que mi pa­dre era ju­ga­dor in­ter­na­cio­nal de rugby y en­tre­na­dor de la se­lec­ción y mi ma­dre era pro­fe­so­ra de in­glés, así que en mi in­fan­cia me guia­ron la am­bi­ción de mi pa­dre, la idea de ser quien quie­ras ser, y la es­ta­bi­li­dad de mi ma­dre. Al fi­nal te con­vier­tes en tus pa­dres, en una ver­sión mo­der­na de ellos. Han in­flui­do mu­chí­si­mo en mí. XL. ¿Le mo­les­ta que lo lla­men pro­vo­ca­ti­vo? J.W.A. No sé si soy pro­vo­ca­ti­vo, yo creo que es­toy pro­po­nien­do otra ma­ne­ra de pen­sar. Me pon­go retos. XL. Las gran­des fir­mas fi­chan a diseñadores muy jó­ve­nes co­mo us­ted. J.W.A. Es­ta­mos ob­se­sio­na­dos con la ju­ven­tud co­mo si fue­ra un fe­nó­meno nue­vo, pa­re­ce que he­mos ol­vi­da­do que es­to ya ha su­ce­di­do en va­rias oca­sio­nes. Pa­só en los no­ven­ta, por ejem­plo, con Ale­xan­der Mcqueen y con otros: se nos ol­vi­da que fue­ron jó­ve­nes. La en­tre­ga del tes­ti­go a la nue­va ge­ne­ra­ción es lo nor­mal y es al­go que pa­sa en to­dos los ne­go­cios, mi­ra a Mark Zuc­ker­berg, tie­ne me­nos de 40 años... Lo fun­da­men­tal es que co­mo di­se­ña­dor de­bes re­fle­jar tu tiem­po. XL. ¿Có­mo es el tiem­po ac­tual? J.W.A. Me en­can­ta­ría po­der de­cir que Eu­ro­pa es el ma­yor com­pra­dor de pro­duc­tos de lu­jo, pe­ro no es así. Chi­na es el ma­yor con­su­mi­dor jun­to con Amé­ri­ca, y el con­su­mi­dor chino es más jo­ven que el eu­ro­peo. Si no in­vo­lu­cras a los jó­ve­nes, ¿có­mo con­si­gues que tu mar­ca si­ga vi­va? XL. Lo nue­vo pue­de pro­vo­car re­cha­zo. J.W.A. Los bue­nos ne­go­cios son los que lle­gan a las nue­vas ge­ne­ra­cio­nes; si no lle­gas a ellas, eres irre­le­van­te. Aho­ra, la web es más im­por­tan­te que las tien­das: es tu ven­ta­na al mun­do. XL. Loe­we tie­ne 170 años, la ma­yo­ría de ellos sin pá­gi­na web. J.W.A. Lo que es ver­da­de­ra­men­te im­por­tan­te de la his­to­ria de Loe­we es que ca­da 10 años ha cam­bia­do com­ple­ta­men­te. El lo­go ha cam­bia­do más de 60 ve­ces, pe­ro so­lo re­cor­da­mos lo que vi­mos ayer.

"Los to­ros son par­te del ADN del país. Es mu­cho más es­can­da­lo­so lo que pa­sa en Si­ria que las co­rri­das"

Bol­so Puzz­le De for­ma cú­bi­ca y ple­ga­ble, el pri­mer bol­so di­se­ña­do por Jo­nat­han W. An­der­son pa­ra la fir­ma Loe­we en 2014 se pre­sen­tó un año des­pués en co­lor sto­ne blue. Vi­va Ibiza La co­lec­ción mas­cu­li­na que ve­re­mos el pró­xi­mo ve­rano es­tá ins­pi­ra­da en la is­la en la que el di­se­ña­dor ve­ra­neó de pe­que­ño e in­clu­ye bol­sos de ti­po patch­work. Un hó­rreo en Miami Un hó­rreo ori­gi­nal del si­glo XVIII en­con­tra­do en la fron­te­ra en­tre Es­pa­ña y Por­tu­gal es el pro­ta­go­nis­ta de la nue­va tien­da de Loe­we, inau­gu­ra­da el pa­sa­do mar­zo en Miami.

Pri­me­ra co­lec­ción J. W. An­der­son se es­tre­na en Loe­we en 2015 con pie­zas que mez­clan lo más bá­si­co, la ca­mi­se­ta de al­go­dón, con la em­ble­má­ti­ca piel de la fir­ma. Ex­po­si­ción de Ste­ven Mei­sel El 18 de no­viem­bre arran­ca en el Jar­dín Bo­tá­ni­co de Ma­drid Loe­we: pa­sa­do, pre­sen­te, fu­tu­ro, con pie­zas úni­cas de la mar­ca, imá­ge­nes de sus crea­cio­nes y fo­tos flo­ra­les de Ste­ven Mei­sel.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.