Una his­to­ria de Es­pa­ña (LXXV)

La Voz de Galicia (A Coruña) - XL Semanal - - Magazine Firmas - Por Ar­tu­ro Pé­rez-re­ver­te

trans­for­ma­do el gol­pe mi­li­tar en gue­rra ci­vil, el ban­do na­cio­nal –a di­fe­ren­cia del re­pu­bli­cano– com­pren­dió, con mu­cha lu­ci­dez mi­li­tar, la ne­ce­si­dad de un man­do úni­co pa­ra con­du­cir de for­ma efi­caz aque­lla ma­tan­za. Tam­bién la Ale­ma­nia na­zi y la Ita­lia fas­cis­ta exi­gían un in­ter­lo­cu­tor con­cre­to, un nom­bre, un ros­tro con quien ne­go­ciar apo­yo fi­nan­cie­ro, di­plo­má­ti­co y mi­li­tar. Y su fa­vo­ri­to de to­da la vi­da era el ge­ne­ral Fran­co. An­te esa evi­den­cia, la jun­ta re­bel­de aca­bó ce­dien­do a és­te los po­de­res, que se vie­ron re­for­za­dos –aquel es­pa­dón ga­lle­go y ba­ji­to era un ti­po con suer­te– por­que los ge­ne­ra­les Sanjurjo y Mo­la pal­ma­ron en sen­dos ac­ci­den­tes de avia­ción. Y cuan­do las tro­pas na­cio­na­les fra­ca­sa­ron en su in­ten­to de to­mar Ma­drid, y la co­sa to­mó de­rro­te­ros de gue­rra lar­ga, el fla­man­te je­fe su­pre­mo de­ci­dió ac­tuar con mi­nu­cio­sa y cri­mi­nal cal­ma, sin pri­sas, afian­zan­do de for­ma con­tun­den­te las zo­nas con­quis­ta­das, sin im­por­tar­le un ca­ra­jo la pér­di­da de vi­das hu­ma­nas pro­pias o aje­nas. La vic­to­ria fi­nal po­día es­pe­rar, pues mien­tras tan­to ha­bía otras te­clas im­por­tan­tes que ir to­can­do: ase­gu­rar su po­der y afian­zar la re­ta­guar­dia. Así, mien­tras la par­te bé­li­ca del que ya se lla­ma­ba Al­za­mien­to Na­cio­nal dis­cu­rría por cau­ces len­tos pe­ro se­gu­ros, el aho­ra Cau­di­llo de la nueva Es­pa­ña se pu­so a la ta­rea de con­cen­trar po­de­res y con­ver­tir­la en Una, Gran­de y Libre –eso de­cía él–, aun­que en­ten­di­dos los tres con­cep­tos muy a su ma­ne­ra. A su pe­cu­liar es­ti­lo. Apo­ya­do, na­tu­ral­men­te, por to­dos los por­ta­do­res de bo­ti­jo, opor­tu­nis­tas y sin­ver­güen­zas que en es­tos ca­sos, sin dis­tin­ción de ban­dos o ideo­lo­gías, sue­len acu­dir en so­co­rro del ven­ce­dor pre­gun­tan­do qué hay de lo mío. A esas al­tu­ras, la hi­pó­cri­ta po­lí­ti­ca de no in­ter­ven­ción de las de­mo­cra­cias oc­ci­den­ta­les, que ha­bían de­ci­di­do la­var­se las ma­nos en la pa­ja­rra­ca his­pa­na, be­ne­fi­cia­ba al ban­do na­cio­nal más que a la Re­pú­bli­ca. De mo­do que, con­du­cien­do sin pri­sas una gue­rra me­tó­di­ca cu­ya du­ra­ción lo be­ne­fi­cia­ba, re­mo­ja­do por el cle­ro en­tu­sias­ta en agua ben­di­ta, obe­de­ci­do por los mi­li­ta­res, aco­go­tan­do a los re­que­tés y fa­lan­gis­tas que pre­ten­dían ir por libre y sus­ti­tu­yén­do­los por chu­pa­ci­rios aco­jo­na­dos y su­mi­sos, reunien­do en su mano to­dos los po­de­res ima­gi­na­bles, el as­tu­to, tai­ma­do e im­pa­si­ble ge­ne­ral Fran­co (ya na­die te­nía hue­vos de lla­mar­lo Fran­qui­to, co­mo cuan­do era co­man­dan­te del Ter­cio en Ma­rrue­cos) se ele­vó a sí mis­mo a la má­xi­ma ma­gis­tra­tu­ra co­mo dic­ta­dor del nue­vo Estado na­cio­nal. Con el je­fe de la Fa­lan­ge, Jo­sé An­to­nio, re­cién fu­si­la­do por los ro­jos –otro gol­pe de suer­te–, los re­que­tés car­lis­tas ba­jo con­trol y las tro­pas di­ri­gi­das por ge­ne­ra­les que le eran por com­ple­to lea­les –a los que no, los qui­ta­ba de en me­dio con mu­cha as­tu­cia–, Fran­co pu­so en mar­cha, pa­ra­le­la a la ac­ción mi­li­tar, una im­pla­ca­ble po­lí­ti­ca de fas­cio-mi­li­ta­ri­za­ción na­cio­nal ba­sa­da en dos pun­tos cla­ve: uni­dad de la pa­tria ame­na­za­da por las hor­das mar­xis­tas y de­fen­sa de la fé (en­ton­ces fé aún se es­cri­bía con acen­to) ca­tó­li­ca, apos­tó­li­ca y ro­ma­na. To­das las re­for­mas que con tan­to es­fuer­zo y sa­li­vi­lla ha­bía lo­gra­do po­ner en mar­cha la Re­pú­bli­ca se fue­ron, por su­pues­to, al ca­ra­jo. La re­pre­sión fue du­rí­si­ma: pa­lo y ten­te­tie­so. Hu­bo pe­na de muer­te pa­ra cual­quier cla­se de ac­ti­vi­dad huel­guis­ta u opo­si­to­ra, se ile­ga­li­za­ron los par­ti­dos y se prohi­bió to­da ac­ti­vi­dad sin­di­cal, de­jan­do in­de­fen­sos a obre­ros y cam­pe­si­nos. Las tie­rras ocu­pa­das se de­vol­vie­ron a los an­ti­guos pro­pie­ta­rios y las fá­bri­cas a ma­nos de los pa­tro­nos. En lo so­cial y do­més­ti­co «se en­tre­gó de nue­vo al cle­ro ca­tó­li­co –son pa­la­bras del his­to­ria­dor En­ri­que Mo­ra­die­llos– el con­trol de las cos­tum­bres ci­vi­les y de la vi­da edu­ca­ti­va y cul­tu­ral». Ca­si to­dos los maes­tros –unos 52.000– fue­ron vi­gi­la­dos, ex­pe­dien­ta­dos, ex­pul­sa­dos, en­car­ce­la­dos o fu­si­la­dos. Vol­vie­ron a se­pa­rar­se ni­ños y ni­ñas en las es­cue­las, pues aque­llo se con­si­de­ra­ba «un cri­men mi­nis­te­rial con­tra las mu­je­res de­cen­tes», se su­pri­mió el di­vor­cio –ima­gi­nen el des­pa­rra­me–, las fes­ti­vi­da­des ca­tó­li­cas se hi­cie­ron ofi­cia­les y la cen­su­ra ecle­siás­ti­ca em­pe­zó

To­das las re­for­mas que con tan­to es­fuer­zo y sa­li­vi­lla ha­bía lo­gra­do po­ner en mar­cha la Re­pú­bli­ca se fue­ron al ca­ra­jo

a con­tro­lar­lo to­do. Los ni­ños al­za­ban el bra­zo en las es­cue­las; los fut­bo­lis­tas, to­re­ros y el pú­bli­co, en es­ta­dios, pla­zas de to­ros y ci­nes; y has­ta los obis­pos lo ha­cían –ver esas fotos da ver­güen­za– al sa­car al Cau­di­llo ba­jo pa­lio des­pués de mi­sa, mien­tras las cár­ce­les se lle­na­ban de pre­sos, los pi­que­tes de eje­cu­ción cu­rra­ban a des­ta­jo y las mu­je­res, de­vuel­tas a su no­ble con­di­ción de com­pa­ñe­ras su­mi­sas, ca­tó­li­cas es­po­sas y ma­dres, se veían pri­va­das de to­dos los im­por­tan­tes pro­gre­sos so­cia­les y po­lí­ti­cos que ha­bían con­se­gui­do du­ran­te la Re­pú­bli­ca. [Con­ti­nua­rá].

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.