Bur­ger por se­vi­lla­nas

La Voz de Galicia (A Coruña) - XL Semanal - - Magazine Firmas - Por www.xl­se­ma­nal.com/fir­mas

la no­che de la vic­to­ria de Trump, Ti­mes Squa­re era un fu­ne­ral. El si­len­cio atro­na­ba, se­gún me tras­la­dó con pre­ci­sión el gran Án­gel Ex­pó­si­to con su mi­cró­fono de CO­PE. No es­ta­ban en ese pre­ci­so en­cla­ve los sor­pren­di­dos re­pu­bli­ca­nos pa­ra ce­le­brar su vic­to­ria y sí mu­chos ciu­da­da­nos per­ple­jos po­co par­ti­da­rios de quien fi­nal­men­te ga­nó. Ya di­ge­ri­do el re­sul­ta­do, los per­ple­jos se mar­cha­ron a ca­sa y los fe­liz­men­te sor­pren­di­dos pa­sea­ron a sus an­chas. Dos no­ches an­tes, Ti­mes Squa­re era la bu­lli­cio­sa pla­za de siem­pre en la que has­ta en ple­na ma­dru­ga­da pa­re­ce ser de día, lle­na de pa­sean­tes, fi­gu­ran­tes y cu­rio­sos, con cue­llos en ex­ten­sión ad­mi­ran­do los anun­cios lu­mi­no­sos y le­gión de cá­ma­ras in­mor­ta­li­zan­do pa­sos fu­ga­ces de pro­pios y ex­tra­ños. Era el es­ce­na­rio ideal pa­ra re­pe­tir aque­lla ocu­rren­cia ge­nial de Jo­sep Pla la no­che en la que co­no­ció Man­hat­tan allá por el año 54: «¿Y to­do es­to quién lo pa­ga?». Ya se ha es­cri­to, des­de la no­che de au­tos, so­bre la pro­tei­ca con­cep­ción po­lí­ti­ca de los vo­tan­tes nor­te­ame­ri­ca­nos, tan ale­ja­dos de lo po­lí­ti­ca­men­te co­rrec­to y tan in­de­pen­dien­tes de las con­sig­nas aca­dé­mi­cas, po­lí­ti­cas o cul­tu­ra­les que to­do el es­ta­blish­ment les li­be­ra a dia­rio. No voy a in­ci­dir aquí y aho­ra. El par de días en Nueva York, que es una ciu­dad que si­go con­si­de­ran­do es­ce­na­rio pa­ra una visita de no más de tres días, aun­que ha­ya que vol­ver las ve­ces que sean pre­ci­sas, me dio de sí pa­ra al­gu­na que otra sor­pre­sa, al­gu­na de ellas re­la­cio­na­da con la in­ges­ta de ham­bur­gue­sas. Pues si par­te us­ted de ese mis­mo Ti­mes Squa­re ha­cia Down­town en­fi­lan­do la Sép­ti­ma Ave­ni­da, cru­zan­do un pu­ña­do de ca­lles, lle­ga­rá has­ta la 38. Si vi­ra a la de­re­cha co­mo si fue­ra a per­der­se por la Oc­ta­va, an­tes de lle­gar a la es­qui­na, da­rá con un lu­gar ni muy an­gos­to ni muy hol­ga­do con nom­bre al uso del en­torno: Black Iron Bur­ger. En­tre y no pier­da más tiem­po dan­do vuel­tas. Es­tá us­ted en la se­de de la Pe­ña Bé­ti­ca de Nueva York, pe­ro ni si­quie­ra eso es lo más im­por­tan­te: es­tá an­te la sor­pre­sa ham­bur­gue­se­ra de la ciu­dad que más ham­bur­gue­sas con­su­me al día. Víc­tor Or­te­ga, se­vi­llano de cu­na, oteó el ho­ri­zon­te des­pués de al­gu­na in­co­mo­di­dad em­pre­sa­rial mo­ti­va­da por la crisis. Te­nía fa­mi­lia en Nueva York y una idea en la ca­be­za. Jun­to con Jai­me Guar­dio­la, Luis Car­los Pé­rez y, más tar­de, Pe­dro Ruiz Oce­jo, pre­ten­dió una cier­ta for­ma de osa­día: dar­le un ba­ño a los neo­yor­qui­nos ofre­cien­do la ham­bur­gue­sa sor­pre­sa, per­fec­ta, no­ve­do­sa, sa­na y triun­fan­te. Y lo ha con­se­gui­do. De­bo con­fe­sar que la em­pa­re­jo, si no co­lo­co por en­ci­ma, de la cós­mi­ca ham­bur­gue­sa del pe­que­ño y le­gen­da­rio J. G. Me­lon de la Ter­ce­ra Ave­ni­da con la ca­lle 75. La bra­sa es la pre­ci­sa, la car­ne es ex­tra­or­di­na­ria y lo que acom­pa­ña es­tá he­cho con es­me­ro es­pa­ñol. Un im­pac­tan­te gua­ca­mo­le y unas pa­ta­tas fri­tas con al­go de ajo y pe­re­jil o con tru­fa ne­gra en pol­vo re­don­dean la me­sa. De la mis­ma for­ma que mu­chos gus­tan de co­ro­nar la ham­bur­gue­sa con al­gún bei­con ahu­ma­do de los mu­chos y bue­nos que ela­bo­ran por allí (una vez más, en Washington, no per­dí la opor­tu­ni­dad de de­lei­tar­me con el bei­con ca­na­dien­se de Old Ebitt Grill, jun­to a la ‘Hou­se’), es­tos ti­pos los co­ro­nan con ja­món ibé­ri­co. Es la lla­ma­da Ham­bur­gue­sa Ibé­ri­ca, que pue­de lle­var que­so man­che­go pa­ra el que le gus­te. La ce­bo­lla es­tá dul­ce­men­te ca­ra­me­li­za­da y al­gu­nas es­pe­cia­li­da­des vie­nen con tru­fa. O con sal­sa alio­li. Y así una am­plia va­rie­dad.

En­tre y no pier­da más tiem­po. Es­tá an­te la sor­pre­sa ham­bur­gue­se­ra de la ciu­dad que más ham­bur­gue­sas con­su­me al día

QU­nos se­vi­lla­nos es­tán re­ven­tan­do Nueva York, la ciu­dad de las opor­tu­ni­da­des en el país de las opor­tu­ni­da­des, abrien­do ya el cuar­to lo­cal con su mar­ca, ade­más de per­fi­lar la crea­ción de un ca­te­ri­ng con to­do lo que han apren­di­do. No so­lo me ale­gro por pai­sa­na­je, sino por en­con­trar­me a dia­rio ti­pos que suel­tan sus co­sas, cru­zan los ma­pas, se ins­ta­lan mer­ced a su ta­len­to y su ca­pa­ci­dad de tra­ba­jo, lo ha­cen bien y triun­fan. Si van por Nueva York –re­cuer­den, más de tres días es una vul­ga­ri­dad–, no de­jen de vi­si­tar­los. Ade­más, tie­nen la ga­ran­tía de que la Bur­ger por se­vi­lla­nas se­gui­rá sa­bien­do igual de ri­ca por mu­cho que ha­ya ga­na­do Trump.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.