La eu­ge­ne­sia no la in­ven­ta­ron los na­zis

La Voz de Galicia (A Coruña) - XL Semanal - - Conocer -

An­tes de la Se­gun­da Gue­rra Mun­dial, los na­zis re­gu­la­ri­za­ron la es­te­ri­li­za­ción de per­so­nas con en­fer­me­da­des he­re­di­ta­rias y dic­ta­ron le­yes que desem­bo­ca­ron en el ase­si­na­to de seis mi­llo­nes de ju­díos, así co­mo de mi­les de gi­ta­nos y en­fer­mos men­ta­les. Mu­cha gen­te pen­só que el ré­gi­men del Ter­cer Reich fue el que in­ven­tó la prác­ti­ca de la eu­ge­ne­sia. Pe­ro la tris­te reali­dad es otra. Aun­que se prac­ti­ca­ba mi­les de años atrás, sus orí­ge­nes en la his­to­ria mo­der­na hay que bus­car­los en el Lon­dres de prin­ci­pios del si­glo XX, don­de sir Fran­cis Gal­ton, so­brino del na­tu­ra­lis­ta Char­les Dar­win, afir­mó que el ta­len­to era he­re­di­ta­rio y que la ra­za hu­ma­na po­día ser me­jo­ra­da por me­dio de la in­ge­nie­ría ge­né­ti­ca. La eu­ge­ne­sia y la es­te­ri­li­za­ción obli­ga­to­ria de per­so­nas con en­fer­me­da­des de­ge­ne­ra­ti­vas o men­ta­les fue­ron con­si­de­ra­das en al­gu­nos círcu­los eu­ro­peos co­mo una obli­ga­ción so­cial y una cien­cia 'pro­gre­sis­ta'. En­tre sus par­ti­da­rios en Gran Bre­ta­ña, se en­con­tra­ban des­ta­ca­dos pen­sa­do­res aso­cia­dos a la cla­se di­ri­gen­te li­be­ral o a la iz­quier­da, co­mo el eco­no­mis­ta John May­nard Key­nes o el es­cri­tor H. G. Wells. «La gran tran­si­ción en la his­to­ria hu­ma­na em­pe­za­rá cuan­do el hom­bre ci­vi­li­za­do se atre­va a asu­mir el con­trol cons­cien­te en sus pro­pias ma­nos, le­jos del cie­go ins­tin­to de la me­ra su­per­vi­ven­cia pre­do­mi­nan­te», di­jo Key­nes. Así que el estado (ba­jo su dis­fraz de 'hom­bre ci­vi­li­za­do') tam­bién ca­na­li­za­rá la re­pro­duc­ción. Sor­pren­den­te es que una vez los na­zis fue­ron ven­ci­dos y con­de­na­dos por sus crí­me­nes, al­gu­nas na­cio­nes man­tu­vie­ran pla­nes de eu­ge­ne­sia, lo que in­cluía la es­te­ri­li­za­ción for­zo­sa de in­di­vi­duos. Si en Es­ta­dos Uni­dos se abo­lie­ron las es­te­ri­li­za­cio­nes en los años 60, Sue­cia las prac­ti­có has­ta 1996, se­gún des­ve­ló una co­mi­sión de in­ves­ti­ga­do­res sue­cos. El pre­si­den­te de la co­mi­sión, Carl­gus­taf An­drèn, afir­mó que el país es­can­di­na­vo es­te­ri­li­zó a 230.000 per­so­nas en­tre 1935 y 1996 por ra­zo­nes de hi­gie­ne so­cial y ra­cial. Cer­ca de 63.000 per­so­nas fue­ron so­me­ti­das a esas prác­ti­cas en­tre 1935 y 1975. Otras 166.000 fue­ron es­te­ri­li­za­das en­tre me­dia­dos de los años se­ten­ta y 1996, aun­que en es­tos ca­sos fue obli­ga­to­rio el con­sen­ti­mien­to de los in­tere­sa­dos, co­mo re­mar­ca­ba una ley de 1976. La mi­tad de los afec­ta­dos fir­ma­ron ese acuer­do, pe­ro del res­to no hay da­tos, sal­vo 6000 per­so­nas que fue­ron for­za­das a la es­te­ri­li­za­ción y otras 15.000 que fue­ron so­me­ti­das a ese tra­ta­mien­to de ma­ne­ra coer­ci­ti­va o ba­jo en­ga­ños.

"La gran tran­si­ción en la his­to­ria em­pe­za­rá cuan­do el hom­bre ci­vi­li­za­do se atre­va a asu­mir el con­trol", di­jo el bri­tá­ni­co Key­nes

Sir Fran­cis Gal­ton, eu­ge­nis­ta bri­tá­ni­co del si­glo XIX.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.