De lo que apren­dí en Se­vi­lla per­si­guien­do som­bras

La Voz de Galicia (A Coruña) - XL Semanal - - Magazine Firmas - por Car­men Po­sa­das www.xl­se­ma­nal.com/fir­mas

la som­bra de un fan­tas­ma me lle­vó a Se­vi­lla. Una de las ac­ti­vi­da­des más agra­da­bles de es­te vie­jo ofi­cio mío de jun­tar pa­la­bras e in­ven­tar his­to­rias con­sis­te exac­ta­men­te en eso, en per­se­guir som­bras, en bus­car en el pre­sen­te ecos le­ja­nos de otros tiem­pos, de otras vo­ces. Di­cen los que creen en per­cep­cio­nes ex­tra­sen­so­ria­les que ni las som­bras ni los ecos de los que han vi­vi­do an­tes que no­so­tros se ex­tin­guen del to­do, y lo cier­to es que, pa­sean­do por es­ta ciu­dad, uno no tie­ne más re­me­dio que dar­les la ra­zón. En otros lu­ga­res, los fan­tas­mas de los que nos pre­ce­die­ron se ven atro­pe­lla­dos por las pri­sas, por las mil y una in­je­ren­cias con las que el pre­sen­te se em­pe­ña en di­fu­mi­nar el pa­sa­do. Se­rán sus per­fu­mes o sus so­ni­dos, se­rán sus ma­ña­nas cla­ras y sus no­ches in­som­nes, pe­ro en Se­vi­lla, en cam­bio, es fá­cil via­jar en el tiem­po y de­te­ner­se, exac­ta­men­te, en ese acon­te­ci­mien­to his­tó­ri­co que a uno le in­tere­sa, en aque­lla me­mo­ra­ble tar­de de to­ros, por ejem­plo, en ese su­ce­di­do, en aque­lla le­ja­na ma­ña­na de ma­yo. Yo sa­bía bien qué som­bra bus­ca­ba, la de la du­que­sa de Al­ba. No la que to­dos co­no­ci­mos y ad­mi­ra­mos, sino la de la otra, la de la que pin­tó Go­ya, la que eli­gió An­da­lu­cía pa­ra re­fu­giar­se tras la muer­te de su ma­ri­do. Tam­bién me in­tere­sa­ba per­se­guir la som­bra de él, la del du­que con­sor­te, Jo­sé Ál­va­rez de To­le­do, opa­ca­do pa­ra la his­to­ria por la ru­ti­lan­te per­so­na­li­dad de su mu­jer. Sus caracteres no po­dían ser más dis­pa­res. Él ado­ra­ba a Haydn, ella los fan­dan­gos; él era de­vo­to de los Vol­tai­re, ella de los sai­ne­tes de don Ra­món de la Cruz; a él le gus­ta­ba el pia­no­for­te, a ella las ve­ró­ni­cas de Pe­pe Hi­llo. En­tre am­bos en­car­na­ban las dos ca­ras de la Es­pa­ña del XVIII, afran­ce­sa­dos fren­te a cas­ti­zos. Pe­ro ha­bía otra som­bra, mu­cho más des­co­no­ci­da y es­qui­va que yo desea­ba per­se­guir en la par­te an­ti­gua de la ciu­dad, la de la ter­ce­ra pro­ta­go­nis­ta de mi no­ve­la La hi­ja de Ca­ye­ta­na, en­ton­ces en ple­na ela­bo­ra­ción. La du­que­sa no po­día te­ner hi­jos y adop­tó una ni­ña… ne­gra. Una es­cla­vi­ta que, se­gún cos­tum­bre de la épo­ca, le re­ga­la­ron co­mo quien re­ga­la un pe­rri­to o un gua­ca­ma­yo, pe­ro que Ma­ría del Pi­lar Te­re­sa Ca­ye­ta­na no so­lo apren­dió a amar co­mo a una hi­ja, sino que, tras su tem­pra­na (y mis­te­rio­sa) muer­te, se con­vir­tió en una de sus he­re­de­ras y en una mu­jer muy ri­ca. Me in­tere­só bu­cear en es­ta his­to­ria so­bre to­do por el ejem­plo de ge­ne­ro­si­dad y to­le­ran­cia que su­po­ne en un tiem­po tan le­jano co­mo el si­glo XVIII. En mi ig­no­ran­cia cós­mi­ca pen­sa­ba yo que la his­to­ria de los es­cla­vos ne­gros se cir­cuns­cri­bía más o me­nos al con­ti­nen­te ame­ri­cano. No sa­bía que hu­bie­ra ha­bi­do tan­tos es­cla­vos en la Pe­nín­su­la y me­nos que, co­mo es­cri­bió Cer­van­tes, a Se­vi­lla la lla­ma­ran en su tiem­po el damero de Eu­ro­pa por el cri­sol de cul­tu­ras que en ella se da­ba ci­ta, por lo que no era ra­ro ver en sus ca­lles a gen­tes de to­das las ra­zas con­vi­vir en per­fec­ta ar­mo­nía. Me in­tere­só mu­cho des­cu­brir en mis pa­seos per­si­guien­do som­bras que es­ta his­to­ria de ge­ne­ro­si­dad y to­le­ran­cia hun­día sus raí­ces aún más atrás en el tiem­po y que, tan tem­pra­na­men­te co­mo el mil tres­cien­tos y pi­co, Gon­za­lo de Me­na, ar­zo­bis­po de Se­vi­lla, fun­dó un hos­pi­tal –pre­ce­den­te de la ac­tual Her­man­dad de los Ne­gri­tos– des­ti­na­do a aco­ger a los es­cla­vos que sus due­ños desecha­ban cuan­do eran de­ma­sia­do vie­jos pa­ra ser­vir­les. El si­guien­te y obli­ga­do pa­so fue aden­trar­me en el lu­gar que hoy aco­ge a di­cha her­man­dad y com­pro­bar có­mo per­vi­ve el mis­mo fer­vor que un día, allá por el si­glo VII, por ejem­plo, lle­vó a su her­mano ma­yor y a su al­cal­de, hom­bres de co­lor y li­bres los dos, a ven­der­se co­mo es­cla­vos pa­ra re­ca­bar fon­dos con los que de­fen­der el dog­ma de la In­ma­cu­la­da Con­cep­ción. Va­le la pe­na se­ña­lar tam­bién –Se­vi­lla tu­vo que ser– que el no­ble que los com­pró, al sa­ber su pe­ri­pe­cia, pro­ce­dió de in­me­dia­to a dar­les la li­ber­tad y aca­bó ha­cién­do­se tam­bién her­mano de los Ne­gri­tos. Aho­ra que el fan­tas­ma del ra­cis­mo y la xe­no­fo­bia aso­ma su fea y

Con­vie­ne re­cor­dar que, cuan­do na­die ha­bla­ba de to­le­ran­cia, ha­bía una ciu­dad que la prac­ti­ca­ba des­de tiem­pos in­me­mo­ria­les

lú­gu­bre je­ta en la vie­ja Eu­ro­pa; aho­ra que ne­cia­men­te se pre­ten­de juz­gar el pa­sa­do con ojos del si­glo XXI, con­vie­ne re­cor­dar que, cuan­do na­die ha­bla­ba de to­le­ran­cia, ha­bía una ciu­dad que la prac­ti­ca­ba des­de tiem­pos in­me­mo­ria­les. Hay mu­chas Se­vi­llas y ca­da una de ellas la han glo­sa­do plu­mas mu­cho más ta­len­to­sas que la mía. La de Ma­cha­do, la de Cernuda, la de Cha­ves No­ga­les, la de Ro­me­ro Mu­ru­be, la de Montesinos y en la ac­tua­li­dad la de An­to­nio Bur­gos. Pe­ro en­tre to­das las po­si­bles creo que me que­do con la que más de seis si­glos atrás ya da­ba lec­ción de solidaridad al mun­do. Lec­ción, por cier­to, so­bre la que mu­chos y hoy en día de­be­rían pa­sar re­vá­li­da.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.