"TE AMARÉ HAS­TA EL ÚL­TI­MO ALIEN­TO"

La Voz de Galicia (A Coruña) - XL Semanal - - Conocer Historia -

Du­ran­te 33 años, el ex­pre­si­den­te de la Re­pú­bli­ca Fran­ce­sa Fra­nçois Mi­te­rrand man­tu­vo una re­la­ción se­cre­ta y apa­sio­na­da con la hi­ja de unos ami­gos, 27 años me­nor que él. La pu­bli­ca­ción de su co­rres­pon­den­cia sa­ca a la luz los al­ti­ba­jos y su­fri­mien­tos de los aman­tes. Nos lo cuen­ta Va­lé­rie Trier­wei­ler, la ex­pa­re­ja de Fra­nçois Ho­llan­de, otro pre­si­den­te infiel.

CO­MO UN CO­LE­GIAL enamo­ra­do, re­cor­ta fotos en los pe­rió­di­cos. «Ne­ce­si­to con­tar­te mis pen­sa­mien­tos y mis ac­tos, ir ha­cia ti en to­do mo­men­to». Al dipu­tado Fra­nçois Mitterrand, pa­dre de dos hi­jos, de 17 y 15 años, de los que no ha­bla nun­ca, no se le pa­sa por la ca­be­za di­vor­ciar­se, quie­re con­ver­tir­se en pre­si­den­te. An­ne Pingeot so­lo tie­ne 20 años, Fra­nçois Mitterrand, 47, cuan­do arran­ca un amor digno de la mi­to­lo­gía y que so­lo po­día in­te­rrum­pir la muer­te. Las 1218 Car­tas a An­ne, que aca­ban de pu­bli­car­se, le­van­tan por fin el ve­lo de una pa­sión inusi­ta­da por la mu­jer ama­da y es­con­di­da. Fra­nçois Mitterrand fue uno de los más gran­des ro­mán­ti­cos de to­dos los tiem­pos y no lo sa­bía­mos. Ca­da mo­men­to libre era un pre­tex­to pa­ra es­cri­bir a An­ne, cu­yo nom­bre le gus­ta tan­to: «Te lla­mas An­ne y te quie­ro», can­ta, em­bru­ja­do co­mo un ju­glar arro­di­lla­do al pie del bal­cón de su ama­da. Gra­cias a ella se sien­te co­mo un hom­bre nue­vo: «Con us­ted se des­pier­tan sen­ti­mien­tos en mí que no he co­no­ci­do nun­ca». El 19 de oc­tu­bre de 1962, Fra­nçois Mitterrand di­ri­ge su pri­me­ra car­ta a la se­ño­ri­ta Pingeot. Es una mi­si­va cas­ta, unas pa­la­bras que acom­pa­ñan el vo­lu­men de Só­cra­tes del que le ha­bló. No ha en­con­tra­do el ejem­plar que le pro­me­tió y en­ton­ces le ofre­ce el su­yo, el que lo acom­pa­ña en sus via­jes, mien­tras lle­ga el que ha en­car­ga­do y que es­pe­ra po­der dar­le en per­so­na. Por es­tas car­tas a An­ne lo sa­bre­mos to­do: de sus tor­men­tos más ín­ti­mos a las co­sas más ba­na­les de su vi­da. An­ne Pingeot no ha cen­su­ra­do na­da, ase­gu­ra el edi­tor, sal­vo las su­yas, que ha pre­fe­ri­do no mos­trar. El 15 de agos­to de 1963 se con­ce­den su pri­me­ra ci­ta amo­ro­sa en la pla­ya de

"ES­TOY ENAMO­RA­DO DE TUS PE­CHOS SO­BRE LOS QUE SE RE­DON­DEA MI MANO, DE TUS CA­DE­RAS CUR­VAS Y TU VIEN­TRE"

Hos­se­gor. An­ne se con­vier­te en el ob­je­to de to­dos sus de­seos y aten­cio­nes. En una ob­se­sión. Le es­cri­be dos o tres ve­ces por se­ma­na o ¡al día! El ado­les­cen­te es él. Las pri­sas vie­nen de él. A me­nu­do cho­ca con An­ne, la ra­zo­na­ble. A tra­vés de las car­tas de Mitterrand se adi­vi­nan las de An­ne. Ella no de­ja de de­cir­le: «No po­de­mos, es me­jor re­nun­ciar». Y él le di­ri­ge siem­pre la mis­ma sú­pli­ca: «Yo la amo». Mu­chas ve­ces An­ne Pingeot in­ten­ta­rá aban­do­nar esa re­la­ción. Él la re­cu­pe­ra, por su­pues­to. ¿Có­mo no sen­tir­se fas­ci­na­da por ese hom­bre que le es­cri­be poe­mas, le ci­ta a Coc­teau, Ta­lley­rand, Sar­tre, Ril­ke, Sha­kes­pea­re? Pe­ro An­ne, la re­bel­de, se resiste y en ma­yo de 1964, cuan­do es­tán en ple­na ex­plo­ra­ción el uno del otro, le di­ce: «Sa­be, no le amo». Tie­ne que es­tu­diar, de­be tra­ba­jar. Y tie­ne 20 años, tie­ne que di­ver­tir­se, bai­lar. ¡Le gus­ta sa­lir con los chi­cos que le ha­cen la cor­te! No se cor­ta a la ho­ra de con­tár­se­lo a Fra­nçois. Él ca­lla, di­ce que res­pe­ta su li­ber­tad. En reali­dad, se con­su­me. In­can­sa­ble­men­te, le es­cri­be. Es­te amor fou no le de­ja res­pi­ro. «Si su­pie­ra có­mo me due­le su au­sen­cia, su si­len­cio, nues­tra se­pa­ra­ción des­de el mar­tes… Per­der­la sig­ni­fi­ca­ría la rui­na, la so­le­dad, la de­ses­pe­ra­ción». En 1964 vue­lan jun­tos a Áms­ter­dam, y al­go cam­bia. A par­tir de aho­ra se ha­bla­rán lla­na­men­te de tú. An­ne sien­te de nue­vo la ne­ce­si­dad de ais­lar­se. Las car­tas su­pli­can­tes de Mitterrand se mul­ti­pli­can: «Creo que pue­do amar­te co­mo ra­ra­men­te se ama a una mu­jer. Creo que ten­go la fuer­za que ha­rá de nues­tra his­to­ria la be­lle­za de una vi­da». Aquel ve­rano los se­pa­ra. Él le es­cri­be ca­da día, le cuen­ta sus par­ti­dos de golf con­tra el pa­dre de An­ne, que ig­no­ra to­do lo que es­tá pa­san­do… Tam­bién ha co­men­za­do una obra muy es­pe­cial di­ri­gi­da a ella: un dia­rio de 500 pá­gi­nas que Ga­lli­mard pu­bli­ca de for­ma si­mul­tá­nea a las car­tas. Mitterrand pe­ga en él pos­ta­les, fotos de obras de ar­te y de­cla­ra siem­pre su amor por ella. Es una ma­ne­ra de com­pen­sar­le los mo­men­tos que pa­sa con su fa­mi­lia, sin ella. Con los me­ses, los años, «An­ne que­ri­da» se trans­for­ma en «mi amor», «mi amor de An­ne», «Nan­non, mi amor de chi­ca», «Na­nour», «mi mu­jer», «Ani­mour». La re­la­ción se vuel­ve, du­ran­te un tiem­po, más se­re­na, co­mo si la jo­ven por fin acep­ta­ra su des­tino. En 1965, él le anun­cia: que se pre­sen­ta co­mo can­di­da­to a la Pre­si­den­cia de la Re­pú­bli­ca. Su agenda se va am­pli­fi­can­do. Pe­ro las pa­la­bras de amor no des­apa­re­cen y las in­cur­sio­nes en su vi­da ín­ti­ma cre­cen: «Tu bo­ca, ella, mi me­lo­co­tón, que­rría morderla y penetrarla». An­ne se su­mer­ge re­gu­lar­men­te en el si­len­cio. Apro­ve­cha un via­je de su ama­do a los Es­ta­dos Uni­dos pa­ra em­bria­gar­se, bai­lar en los bra­zos de un chi­co di­fe­ren­te ca­da no­che. Jue­ga con los ner­vios de Fra­nçois. A él so­lo le que­da gri­tar­le su su­fri­mien­to. Tie­ne pe­sa­di­llas, se la ima­gi­na en bra­zos de un hom­bre jo­ven. Po­dría «mo­rir de amor». Es una tor­men­ta in­ce­san­te. Su­fren, se aman. An­ne le di­ce pa­la­bras «crue­les». De vez en cuan­do, él se irri­ta «por ser siem­pre el su­pli­can­te».

"TU BO­CA, ELLA, MI ME­LO­CO­TÓN, QUE­RRÍA MORDERLA Y PENETRARLA"

An­ne le re­pro­cha su «vi­da pa­ra­le­la». Él le ase­gu­ra que so­lo tie­ne un amor. Tras cua­ren­ta y ocho ho­ras de fe­li­ci­dad exal­ta­da, sin fal­ta An­ne quie­re rom­per. Ca­da se­pa­ra­ción la quie­bra. Sin em­bar­go, las alu­sio­nes a sus en­cuen­tros se­xua­les se ha­cen más nu­me­ro­sas. «He­mos he­cho el amor ayer y an­tes de ayer, y lo he­mos he­cho tan bien que el al­ma ha atra­ve­sa­do el cuer­po». Y tam­bién: «Es­toy enamo­ra­do de tus pe­chos so­bre los que se re­don­dea mi mano, es­toy enamo­ra­do de tus ca­de­ras cur­vas y de tu vien­tre con­ve­xo». Evo­ca in­clu­so «el gri­to que la li­be­ra». En 1970, An­ne aprue­ba la opo­si­ción co­mo con­ser­va­do­ra de mu­seo. Por fin se sien­te in­de­pen­dien­te. El año si­guien­te es­tá mar­ca­do por va­rias

"¿TE HE HE­CHO SU­FRIR DE­MA­SIA­DO POR NO VI­VIR CON­TI­GO? ¡NO SOPORTO QUE ME ECHES DE TU VI­DA!"

crisis. Ella quie­re de­jar­lo, sue­ña con una ca­sa y con ni­ños. Re­dac­ta una car­ta de rup­tu­ra que no lle­ga a en­viar. La his­to­ria pro­si­gue lle­na de al­ti­ba­jos has­ta el na­ci­mien­to de Ma­za­ri­ne, en 1974. El 7 de enero, Mitterrand en­vía a su hi­ja su pri­me­ra car­ta: «An­ne es tu ma­má. Ve­rás que no ha­bría­mos po­di­do ele­gir me­jor, tú y yo». Tras el fra­ca­so de las pre­si­den­cia­les de 1974, la po­lí­ti­ca lo ab­sor­be ca­da vez más. «Me sien­to siem­pre cul­pa­ble de no sa­ber ha­cer­te tan fe­liz co­mo pue­de ser­lo Ma­za­ri­ne en su bi­ci­cle­ta ro­ja», es­cri­be él. En 1979 ella des­apa­re­ce, y él cae en la de­vas­ta­ción: «Sien­to un do­lor atroz, psi­co­ló­gi­co, que me agota el cuer­po». El mis­mo es­tri­bi­llo de siem­pre: «¿Te he he­cho su­frir de­ma­sia­do por no vi­vir con­ti­go? ¡No soporto que me eches de tu vi­da!».

QF­ra­nçois Mitterrand es ele­gi­do pre­si­den­te de la Re­pú­bli­ca en 1981. Las car­tas son a me­nu­dos re­em­pla­za­das por unas po­cas pa­la­bras ano­ta­das en pos­ta­les, cuan­do se pro­du­cen los des­pla­za­mien­tos ofi­cia­les en los que Da­nie­lle, su es­po­sa, lo acom­pa­ña. Pe­ro la si­tua­ción ha cam­bia­do. Mitterrand se re­par­te de for­ma más equi­ta­ti­va con su se­gun­da fa­mi­lia, has­ta el pun­to de no vi­vir más que con ella, de for­ma se­cre­ta. Has­ta el fi­nal, la si­tua­ción re­sul­ta tor­men­to­sa. Las car­tas ha­blan de Ma­za­ri­ne. Y del amor, siem­pre. Pe­ro nun­ca de la en­fer­me­dad. Hay que leer es­tas pá­gi­nas pa­ra com­pren­der la fuer­za que le dio a Mitterrand es­ta mu­jer en la som­bra. Hay que leer de­te­ni­da­men­te la úl­ti­ma car­ta cuan­do al an­ciano Mitterrand so­lo le que­dan al­gu­nas se­ma­nas de vi­da. «Mi fe­li­ci­dad es pen­sar en ti y amar­te». En 1968, Fra­nçois ha­bía pro­me­ti­do a An­ne: «Te amaré has­ta mi úl­ti­mo alien­to». Cum­plió su pa­la­bra. A su ma­ne­ra.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.