EL ÚL­TI­MO ORAN­GU­TÁN

Más de 50.000 oran­gu­ta­nes han muer­to en los úl­ti­mos 30 años. La ma­yo­ría, que­ma­dos vi­vos. Otros son ase­si­na­dos o ven­di­dos, in­clu­so a bur­de­les. Ellos y la sel­va son un es­tor­bo. De he­cho, el 90 por cien­to ya ha des­apa­re­ci­do. En su lu­gar rei­nan las pal­me­ras y

La Voz de Galicia (A Coruña) - XL Semanal - - Conocer Zoología - POR FER­NAN­DO GON­ZÁ­LEZ SIT­GES / FO­TO­GRA­FÍA: TIM LA­MAN

TIE­NE HAM­BRE. Su hi­ja, de ape­nas cin­co me­ses, in­ten­ta ma­mar sin con­se­guir una go­ta de le­che. Len­ta­men­te, la ma­dre oran­gu­tán sube por una hi­gue­ra has­ta su co­pa, a 30 me­tros de al­tu­ra. El ár­bol no tie­ne fru­tos; no le to­ca te­ner­los. Y la oran­gu­ta­na lo sa­be. La sel­va que la vio na­cer te­nía tal va­rie­dad de es­pe­cies ve­ge­ta­les que nun­ca has­ta en­ton­ces ha­bía pa­sa­do ham­bre. Pe­ro el mun­do es­tá cam­bian­do. Lle­ga a la co­pa y se sien­ta ago­ta­da. Mi­ra a su al­re­de­dor. Allí don­de an­tes se ex­ten­día un mar de gran­des co­pas fron­do­sas se ven aho­ra lar­gas hi­le­ras de pal­mas acei­te­ras. Ya no hay fru­tos du­ran­te to­do el año ni fu­tu­ro pa­ra la cría que se mue­ve in­quie­ta en­tre sus bra­zos. Sus pa­rien­tes evo­lu­ti­vos, los se­res hu­ma­nos, han aca­ba­do con la sel­va. El mun­do de los oran­gu­ta­nes to­ca a su fin. En las pró­xi­mas dé­ca­das, los oran­gu­ta­nes se en­fren­tan a su ex­tin­ción en li­ber­tad. La ta­la y que­ma de sus sel­vas pa­ra cul­ti­var pal­mas acei­te­ras ha in­cre­men­ta­do ex­po­nen­cial­men­te la de­vas­ta­ción que las ma­de­re­ras lle­van años prac­ti­can­do sin ape­nas con­trol. Se es­ti­ma que cer­ca del 90 por cien­to de las sel­vas de los oran­gu­ta­nes ha des­apa­re­ci­do pa­ra siem­pre. Los oran­gu­ta­nes que las ha­bi­tan, tan­to en Su­ma­tra co­mo en Bor­neo, mue­ren al ser ca­za­dos por los tra­ba­ja­do­res en el mo­men­to de la ta­la, que­ma­dos vi­vos du­ran­te los in­cen­dios –e in­clu­so des­pués de ellos co­mo me­ra di­ver­sión– o son cap­tu­ra­dos y ven­di­dos pa­ra di­fe­ren­tes fi­nes, que in­clu­yen la pros­ti­tu­ción en bur­de­les de In­do­ne­sia. En oca­sio­nes las crías son res­ca­ta­das jun­to al ca­dá­ver de sus ma­dres y, con suer­te, lle­gan a al­guno de los cen­tros de aco­gi­da don­de se les in­ten­ta ayu­dar tras el trau­ma de

Mue­ren al ser ca­za­dos en la ta­la de ár­bo­les o que­ma­dos en los in­cen­dios

ver có­mo ma­ta­ban a sus ma­dres. Vo­lun­ta­rios es­pe­cia­li­za­dos cui­dan de los huér­fa­nos y les dan to­do el amor y cui­da­dos que pue­den. Pe­ro de­vol­ver la es­pe­ran­za de su­per­vi­ven­cia a una cría de oran­gu­tán no es tan fá­cil.

LA IN­FAN­CIA RO­BA­DA. Los oran­gu­ta­nes tie­nen una in­fan­cia muy lar­ga pro­pia de uno de los ani­ma­les más in­te­li­gen­tes de la Tie­rra. Las crías de­pen­den de sus ma­dres du­ran­te seis o sie­te años, pe­rio­do en el que de­ben apren­der los co­no­ci­mien­tos ne­ce­sa­rios pa­ra so­bre­vi­vir en la sel­va tro­pi­cal.

Las ma­dres, que co­no­cen ca­da una de las más de 400 es­pe­cies ve­ge­ta­les de las que se ali­men­tan y en qué épo­ca con­cre­ta ma­du­ran los fru­tos de ca­da ár­bol, ne­ce­si­tan años pa­ra en­se­ñar a sus hi­jos to­do lo ne­ce­sa­rio pa­ra po­der in­de­pen­di­zar­se y sa­lir ade­lan­te en la jun­gla. Pe­ro, si la ma­dre mue­re, nin­gún cui­da­dor pue­de trans­mi­tir es­tos co­no­ci­mien­tos a la cría y sin ellos es­ta nun­ca po­drá vol­ver a vi­vir en li­ber­tad. En el año 2003, la re­vis­ta Scien­ce pu­bli­có un tra­ba­jo en el que que­da­ba de­mos­tra­do el uso de he­rra­mien­tas por par­te de los oran­gu­ta­nes. Co­mo ya ha­bía pa­sa­do an­tes con los chim­pan­cés, los cien­tí­fi­cos sos­tie­nen que es­tos pa­rien­tes cer­ca­nos del

Las crías res­ca­ta­das no pue­den vol­ver a vi­vir en li­ber­tad. Ne­ce­si­tan los co­no­ci­mien­tos de su ma­dre

hom­bre po­seen cul­tu­ras ru­di­men­ta­rias que pue­den ex­pli­car el ori­gen y desa­rro­llo de la nues­tra. Ca­da gru­po de oran­gu­ta­nes, aque­llos que vi­ven en re­gio­nes con­cre­tas y se­pa­ra­das unas de otras, po­see su cul­tu­ra par­ti­cu­lar. Cuan­do un gru­po des­apa­re­ce, su cul­tu­ra se ex­tin­gue con ellos. Y los huér­fa­nos que que­dan de­trás que­dan con­de­na­dos a una vi­da de­pen­dien­te de los hu­ma­nos.

MÁ­XI­MA ALERTA. La Unión In­ter­na­cio­nal pa­ra la Con­ser­va­ción de la Na­tu­ra­le­za ha pa­sa­do a los oran­gu­ta­nes de Bor­neo de la ca­te­go­ría de «en pe­li­gro» a «en pe­li­gro crítico», la más ex­tre­ma de su ya po­pu­lar Lis­ta Ro­ja de Es­pe­cies Ame­na­za­das. Más del 60 por cien­to de la po­bla­ción de oran­gu­ta­nes de Bor­neo ha des­apa­re­ci­do y se es­ti­ma que ape­nas que­da­rán en li­ber­tad 50.000 in­di­vi­duos. Sus her­ma­nos los oran­gu­ta­nes de Su­ma­tra ya es­ta­ban en esa ca­te­go­ría des­de el año 2008, con una po­bla­ción que no lle­ga a los 14.000 ejem­pla­res. Y las pre­vi­sio­nes pa­ra un fu­tu­ro in­me­dia­to son aún peo­res. Las hem­bras de oran­gu­tán so­lo dan a luz una vez ca­da ocho años, el pe­rio­do más lar­go en­tre to­dos los ani­ma­les de la Tie­rra. Tras el apa­rea­mien­to, los ma­chos se van y son las ma­dres las que du­ran­te seis años se en­car­ga­rán de for­mar a sus hi­jos y trans­mi­tir­les su cul­tu­ra, aque­lla que ne­ce­si­ta­rán pa­ra so­bre­vi­vir en la jun­gla. Pe­ro con una sel­va que men­gua y se frag­men­ta día a día las po­bla­cio­nes de oran­gu­ta­nes se van re­du­cien­do, se­pa­ran­do, di­se­mi­nan­do… Sal­vo que In­do­ne­sia y Ma­la­sia de­ci­dan re­gu­lar y con­tro­lar la de­fo­res­ta­ción pro­vo­ca­da por la in­dus­tria del acei­te de pal­ma y del cau­cho –op­ción po­co pro­ba­ble en paí­ses que his­tó­ri­ca­men­te han de­mos­tra­do un te­rri­ble des­pre­cio al me­dioam­bien­te–, el fu­tu­ro de los oran­gu­ta­nes que­da­rá re­du­ci­do a su vi­da en cau­ti­vi­dad.

Las hem­bras de oran­gu­tán so­lo dan a luz una vez ca­da ocho años, el pe­rio­do más lar­go de to­dos los ani­ma­les

SAL­VA­DOS AN­TES DE SER VEN­DI­DOS CO­MO MAS­CO­TAS Los cen­tros de reha­bi­li­ta­ción pa­ra oran­gu­ta­nes de Bor­neo aco­gen a un nú­me­ro cre­cien­te de huér­fa­nos que han per­di­do a sus ma­dres por los in­cen­dios o la ca­za fur­ti­va. Aba­jo, a la iz­quier­da: el doc­tor Ayu, un ve­te­ri­na­rio del In­ter­na­tio­nal Ani­mal Res­cue, pro­te­ge una cría que ha si­do con­fis­ca­da cuan­do la in­ten­ta­ban ven­der co­mo mas­co­ta.

EL FUE­GO EXTERMINADOR «Cuan­do es­tás allí, ves có­mo des­apa­re­cen de un día pa­ra otro hec­tá­reas de bos­que», ex­pli­ca Ma­ría Suá­rez, bió­lo­ga es­pa­ño­la que ha co­la­bo­ra­do con In­ter­na­tio­nal Ani­mal Res­cue en cen­tros de res­ca­te de oran­gu­ta­nes de In­do­ne­sia. Mu­chos bos­ques se in­cen­dian pa­ra ha­cer hue­co al cul­ti­vo de pal­ma. Ade­más, en 2015, el fe­nó­meno de El Ni­ño pro­vo­có en In­do­ne­sia una se­quía sin pre­ce­den­tes y gran­des fue­gos. Un to­tal de 21.000 km2 de sel­va des­apa­re­cie­ron con las lla­mas.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.