Una his­to­ria de Es­pa­ña (LXXVI)

La Voz de Galicia (A Coruña) - XL Semanal - - Magazine Firmas - Por Ar­tu­ro Pé­rez-re­ver­te www.xl­se­ma­nal.com/fir­mas

lle­ga­dos a es­te pun­to del dis­pa­ra­te his­pano en aque­lla ma­tan­za que iba a durar tres años, con­vie­ne se­ña­lar una im­por­tan­te di­fe­ren­cia en­tre re­pu­bli­ca­nos y na­cio­na­les que ex­pli­ca mu­chas co­sas, re­sul­ta­do fi­nal in­clui­do. Mien­tras en el ban­do fran­quis­ta, dis­ci­pli­na­do mi­li­tar­men­te y so­me­ti­do a un man­do úni­co, to­dos los es­fuer­zos se coor­di­na­ban para ga­nar la gue­rra, la zo­na re­pu­bli­ca­na era una des­co­jo­na­ción po­lí­ti­ca y so­cial, un dis­pa­ra­te de in­so­li­da­ri­dad y ri­va­li­da­des don­de ca­da cual iba a lo su­yo, o lo in­ten­ta­ba. Al ha­ber­se pa­sa­do la ma­yor par­te de los je­fes y ofi­cia­les del ejér­ci­to a las fi­las de los su­ble­va­dos, la de­fen­sa de la Re­pú­bli­ca ha­bía que­da­do en ma­nos de unos po­cos mi­li­ta­res lea­les y de una va­rio­pin­ta com­bi­na­ción, pé­si­ma­men­te es­truc­tu­ra­da, de mi­li­cias, par­ti­dos y sin­di­ca­tos. La con­tun­den­te reac­ción ar­ma­da po­pu­lar, que ha­bía lo­gra­do pa­rar los pies a los re­bel­des en los nú­cleos ur­ba­nos más im­por­tan­tes co­mo Madrid, Bar­ce­lo­na, Va­len­cia y el País Vas­co, ha­bía si­do es­pon­tá­nea y des­coor­di­na­da. Pe­ro la gue­rra lar­ga que es­ta­ba por de­lan­te re­que­ría ac­cio­nes con­cer­ta­das, man­dos uni­fi­ca­dos, dis­ci­pli­na y fuer­zas mi­li­ta­res or­ga­ni­za­das para com­ba­tir con éxi­to al enemi­go pro­fe­sio­nal que te­nían en­fren­te. Aque­llo, sin em­bar­go, era una ca­sa de lo­cos. La au­to­ri­dad real era inexis­ten­te, fragmentada en cien­tos de co­mi­tés, con­se­jos y or­ga­nis­mos au­tó­no­mos so­cia­lis­tas, anar­quis­tas y co­mu­nis­tas que te­nían ideas e in­ten­cio­nes di­ver­sas. Ca­da cual se cons­ti­tuía en po­der lo­cal e iba a lo su­yo, y esas di­vi­sio­nes y odios, que lle­ga­ban has­ta la li­qui­da­ción fí­si­ca y sin com­ple­jos de ad­ver­sa­rios po­lí­ti­cos –mien­tras unos lu­cha­ban en el fren­te, otros se pu­tea­ban y ase­si­na­ban en la re­ta­guar­dia–, iban a las­trar el es­fuer­zo re­pu­bli­cano du­ran­te to­da la gue­rra, lle­ván­do­lo a su tris­te fi­nal. «Ro­dea­do de im­bé­ci­les, go­bier­ne us­ted si pue­de», es­cri­bi­ría Aza­ña en sus me­mo­rias. Lo que re­su­me bien la co­sa. Y a ese ca­ra­jal de fac­cio­nes, de­ma­go­gia y desacuer­dos, de po­lí­ti­cos opor­tu­nis­tas, de fa­ná­ti­cos ra­di­ca­les y de anal­fa­be­tos con pis­to­la que­rien­do re­par­tir­se el pas­tel, vino a su­mar­se, co­mo guin­da, la in­ter­ven­ción ex­tran­je­ra. Mien­tras la Ale­ma­nia na­zi y la Ita­lia fas­cis­ta apo­ya­ban a los re­bel­des con ma­te­rial de gue­rra, avio­nes y tro­pas, el co­mu­nis­mo in­ter­na­cio­nal re­clu­tó para Es­pa­ña a los idea­lis­tas vo­lun­ta­rios de las Bri­ga­das In­ter­na­cio­na­les (que iban a mo­rir por mi­lla­res, co­mo car­ne de ca­ñón); y, lo que fue mu­cho más im­por­tan­te, la Unión So­vié­ti­ca se en­car­gó de su­mi­nis­trar a la Re­pú­bli­ca ma­te­rial bé­li­co y ase­so­res de éli­te, ex­per­tos po­lí­ti­cos y mi­li­ta­res cu­ya in­fluen­cia en el desa­rro­llo del con­flic­to se­ría enor­me. A esas al­tu­ras, con ca­da cual ba­rrien­do para ca­sa, el asun­to se plan­tea­ba en­tre dos op­cio­nes que pron­to se con­vir­tie­ron en irre­con­ci­lia­bles ten­sio­nes: ga­nar la gue­rra para man­te­ner la le­ga­li­dad re­pu­bli­ca­na, o apro­ve­char­la para ha­cer una ver­da­de­ra re­vo­lu­ción so­cial a lo bes­tia, que las iz­quier­das más ex­tre­mas se­guían con­si­de­ran­do fun­da­men­tal y pen­dien­te. Los anar­quis­tas, so­bre to­do, rea­cios a cual­quier for­ma de au­to­ri­dad se­ria, fue­ron una cons­tan­te fuen­te de in­dis­ci­pli­na y de pro­ble­mas du­ran­te to­da la gue­rra (dis­cu­tían las ór­de­nes, se ne­ga­ban a cum­plir­las y aban­do­na­ban el fren­te para ir­se a vi­si­tar a la fa­mi­lia), de­ri­van­do in­clu­so aque­llo en en­fren­ta­mien­tos ar­ma­dos. Tam­po­co los so­cia­lis­tas ex­tre­mos de Lar­go Ca­ba­lle­ro que­rían un ejér­ci­to for­mal –«ejér­ci­to de la con­tra­rre­vo­lu­ción», lo mo­te­ja­ba aquel ne­fas­to idio­ta–, sino só­lo mi­li­cias po­pu­la­res, co­mo si és­tas fue­ran ca­pa­ces de ha­cer fren­te a unas tro­pas fran­quis­tas efi­ca­ces, bien man­da­das y pro­fe­sio­na­les. Y así, mien­tras unos se par­tían la ca­ra en los fren­tes de ba­ta­lla, otros se la par­tían en­tre ellos en la re­ta­guar­dia, pe­leán­do­se por el po­der, mi­nan­do el es­fuer­zo de gue­rra y so­me­tien­do a la Re­pú­bli­ca a una su­ce­sión de so­bre­sal­tos ar­ma­dos y po­lí­ti­cos que iban a dar co­mo re­sul­ta­do su­ce­si­vos go­bier­nos ines­ta­bles –Gi­ral, Lar­go Ca­ba­lle­ro, Ne­grín– y lle­va­rían, inevi­ta­ble­men­te, al desas­tre fi­nal. Por suer­te para el ban­do

Los anar­quis­tas, rea­cios a cual­quier for­ma de au­to­ri­dad, fue­ron cau­sa de in­dis­ci­pli­na y pro­ble­mas du­ran­te to­da la Gue­rra Ci­vil

re­pu­bli­cano, la cre­cien­te in­fluen­cia co­mu­nis­ta, con su fé­rrea dis­ci­pli­na y sus ob­je­ti­vos cla­ros, era par­ti­da­ria de ga­nar pri­me­ro la gue­rra; lo que no im­pe­día a los hom­bres de Mos­cú, tan­to es­pa­ño­les co­mo so­vié­ti­cos, lim­piar el pai­sa­je de ad­ver­sa­rios po­lí­ti­cos a la me­nor oca­sión, vía ti­ro en la nu­ca. Pe­ro eso, en fin, per­mi­tió re­sis­tir con cier­to éxi­to la pre­sión mi­li­tar de los na­cio­na­les, al ver­te­brar­se de mo­do cohe­ren­te, po­co a po­co y ba­sán­do­se en la mag­ní­fi­ca ex­pe­rien­cia pio­ne­ra del fa­mo­so Quin­to Re­gi­mien­to –tam­bién en­cua­dra­do por co­mu­nis­tas–, el ejér­ci­to po­pu­lar de la Re­pú­bli­ca. [Con­ti­nua­rá].

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.