Ani­ma­les de com­pa­ñía

Sem­bran­do ci­za­ña

La Voz de Galicia (A Coruña) - XL Semanal - - Magazine Firmas - Por Juan Manuel de Pra­da www.xl­se­ma­nal.com/fir­mas

afir­ma­ba Ches­ter­ton que, al en­trar en una igle­sia, se nos pi­de que nos qui­te­mos el som­bre­ro, no la ca­be­za. Es­ta má­xi­ma es la que me ha ani­ma­do, du­ran­te los úl­ti­mos años, a dis­cre­par en al­gún ar­tícu­lo de cier­tas de­cla­ra­cio­nes, ‘ges­tos’ o po­ses del pa­pa Fran­cis­co, al que sin em­bar­go he aplau­di­do en otros ar­tícu­los. Me ha lla­ma­do mu­cho la aten­ción que, ca­da vez que he dis­cre­pa­do del Pa­pa, mis ar­tícu­los han si­do di­fun­di­dos in­tere­sa­da­men­te, mien­tras que los ar­tícu­los en los que lo he de­fen­di­do han si­do con­cien­zu­da­men­te si­len­cia­dos. Ade­más, he po­di­do com­pro­bar que mu­chos hi­pó­cri­tas que me fe­li­ci­tan pri­va­da­men­te por los ar­tícu­los en los que (con el som­bre­ro en­tre las ma­nos, pe­ro con la ca­be­za so­bre los hom­bros) de­nun­cio cier­tas de­li­cues­cen­cias pa­pa­les se afa­nan lue­go en uti­li­zar­los para es­tig­ma­ti­zar­me en círcu­los ofi­cia­lis­tas ca­tó­li­cos. Pe­ro to­das es­tas vi­le­zas las so­bre­lle­vo con pa­cien­cia, pues ten­go bien iden­ti­fi­ca­da a la chus­ma que las pro­mue­ve, for­ma­da por fal­sos y pu­ri­ta­nos cre­yen­tes que ne­ce­si­tan de­mo­ni­zar al cre­yen­te sin­ce­ro, pe­ro pe­ca­dor, para me­drar y cus­pi­dear en aque­llos ám­bi­tos ecle­siás­ti­cos don­de se mue­ven el di­ne­ro y las in­fluen­cias. Y, ade­más, ser es­tig­ma­ti­za­do por es­ta chus­ma cons­ti­tu­ye un tim­bre de glo­ria. Ten­go las es­pal­das an­chas y he que­ma­do to­das las na­ves. Sin em­bar­go, no so­por­to que mis crí­ti­cas pun­tua­les al Pa­pa sean me­ti­das en el mis­mo sa­co que los ale­vo­sos y tor­ti­ce­ros ata­ques que el Pa­pa re­ci­be por os­cu­ras ra­zo­nes ideo­ló­gi­cas, o por sór­di­dos in­tere­ses eco­nó­mi­cos. Pues mis crí­ti­cas son las de al­guien que es­ta­ría dis­pues­to a de­rra­mar has­ta la úl­ti­ma go­ta de san­gre en de­fen­sa de Fran­cis­co; mien­tras que es­tos ata­ques es­tán ur­di­dos por gen­tes que no so­la­men­te odian a Fran­cis­co, sino tam­bién y so­bre to­do a la ins­ti­tu­ción de la que es ca­be­za vi­si­ble, que –co­mo nos en­se­ña­ba Ches­ter­ton– guar­da en sus ci­mien­tos la úni­ca di­na­mi­ta que pue­de cam­biar el mundo. Y lo más tris­te es que mu­chos ca­tó­li­cos chor­li­tos se es­tán de­jan­do pas­to­rear por es­tos sem­bra­do­res de ci­za­ña, que odian al Pa­pa por ra­zo­nes ideo­ló­gi­cas y an­he­lan con­du­cir a es­tos ca­tó­li­cos chor­li­tos has­ta su re­dil ideo­ló­gi­co. Así, por ejem­plo, en una entrevista re­cien­te, Eu­ge­nio Scal­fa­ri afir­ma­ba que el man­da­to evan­gé­li­co de amor al pró­ji­mo «es el pro­gra­ma del co­mu­nis­mo»; a lo que el Pa­pa res­pon­día muy per­ti­nen­te­men­te que en to­do ca­so «son los co­mu­nis­tas los que pien­san co­mo cris­tia­nos» en es­te pun­to, pre­ci­san­do que «Cris­to ha ha­bla­do de una so­cie­dad don­de los po­bres, los dé­bi­les, los ex­clui­dos pue­dan de­ci­dir; no los de­ma­go­gos ni los ba­rra­ba­ses». Re­sul­ta evi­den­te que el Pa­pa pre­ten­día dis­tin­guir en­tre el man­da­to evan­gé­li­co y la ideo­lo­gía co­mu­nis­ta (a cu­yos pro­pa­ga­do­res lla­ma im­plí­ci­ta­men­te «de­ma­go­gos» y «ba­rra­ba­ses»); pe­ro de in­me­dia­to los sem­bra­do­res de ci­za­ña pro­pa­ga­ron que el Pa­pa ha­bía afir­ma­do que ca­tó­li­cos y co­mu­nis­tas pien­san lo mis­mo, para que los ca­tó­li­cos chor­li­tos reac­cio­na­ran pau­lo­via­na­men­te y juz­ga­sen al Pa­pa un pe­li­gro­so co­mu­nis­ta. Pe­ro lo cier­to es que el pa­pa Fran­cis­co, en las cues­tio­nes so­cia­les y eco­nó­mi­cas, es un or­to­do­xo de­fen­sor de la doc­tri­na ca­tó­li­ca. Lo ha si­do tam­bién, re­cien­te­men­te, en un dis­cur­so pro­nun­cia­do en el En­cuen­tro Mun­dial de Mo­vi­mien­tos Po­pu­la­res, don­de ha de­nun­cia­do que el di­ne­ro go­bier­na «con el lá­ti­go del mie­do, de la iniqui­dad, de la vio­len­cia eco­nó­mi­ca, so­cial, cul­tu­ral y mi­li­tar», im­po­nien­do una «dic­ta­du­ra te­rro­ris­ta» y le­van­tan­do «mu­ros que en­cie­rran a unos y des­tie­rran a otros». Lo ha si­do, des­de lue­go, cuan­do ha la­men­ta­do que se des­ti­nen su­mas es­can­da­lo­sas para evi­tar la ban­ca­rro­ta de los ban­cos y ni si­quie­ra se des­ti­ne una mi­lé­si­ma par­te para evi­tar la «ban­ca­rro­ta de la hu­ma­ni­dad», que se en­car­na en tan­tos mi­llo­nes de per­so­nas que su­fren gue­rras, éxo­dos y ex­clu­sión. Y, por re­be­lar­se con­tra el ído­lo del di­ne­ro, «que rei­na en lu­gar de ser­vir, que ti­ra­ni­za y ate­rro­ri­za a la hu­ma­ni­dad», por pro­cla­mar des­de la más ri­gu­ro­sa or­to­do­xia ca­tó­li­ca es­tas ver­da­des del bar­que­ro, el Pa­pa es­can­da­li­za a los sem­bra­do­res de ci­za­ña, que lo til­dan de «ro­jo», por­que sa­ben que en sus pa­la­bras se con­tie­ne la úni­ca di­na­mi­ta que pue­de re­no­var el mundo, la úni­ca di­na­mi­ta que pue­de arro­jar al va­cío cós­mi­co to­da la ba­su­ra ideo­ló­gi­ca con la

No so­por­to que mis crí­ti­cas al Pa­pa sean me­ti­das en el mis­mo sa­co que los tor­ti­ce­ros ata­ques que él re­ci­be por os­cu­ras ra­zo­nes ideo­ló­gi­cas

Qque es­tos mos­co­nes han en­ve­ne­na­do a tan­tos ca­tó­li­cos chor­li­tos. Se­gui­re­mos en­tran­do en una igle­sia con el som­bre­ro en­tre las ma­nos y con la ca­be­za so­bre los hom­bros. Y se­gui­re­mos, mien­tras nos de­jen, se­ña­lan­do a los sem­bra­do­res de ci­za­ña que quie­ren des­ca­be­zar a los ca­tó­li­cos con una do­ble es­tra­te­gia: de­ni­gran­do bur­da­men­te al Pa­pa y ati­bo­rran­do nues­tras ca­be­zas de al­fal­fa ideo­ló­gi­ca.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.