Are­nas mo­ve­di­zas

'Nar­cos', de Net­flix

La Voz de Galicia (A Coruña) - XL Semanal - - Magazine Firmas - Por www.xl­se­ma­nal.com/fir­mas

no soy con­su­mi­dor de se­ries te­le­vi­si­vas. Me pro­du­cen en­vi­dia desata­da aque­llos que co­no­cen ca­da vi­ci­si­tud de las alas oes­te o de los as­pi­ran­tes a tro­nos di­ver­sos. Di­ga­mos que tu­ve mi en­gan­che con la his­to­ria in­ter­mi­na­ble de Los So­prano y que me de­jé lle­var por el fas­ci­nan­te de­ve­nir de la me­tan­fe­ta­mi­na de Brea­king Bad. Has­ta ahí. Sos­ten­go, en cam­bio, que los se­gui­do­res de to­do ti­po de se­ries te­le­vi­si­vas le ro­ban ho­ras al sue­ño en pro­por­cio­nes de­li­ca­das y que di­fí­cil­men­te pue­den es­tar al ca­bo de to­do lo que se rue­da si pa­ra­le­la­men­te man­tie­nen un tra­ba­jo re­mu­ne­ra­do que exi­ja una aten­ción mí­ni­ma. Re­cien­te­men­te su­cum­bí a Net­flix. To­tal, un pu­ña­do de eu­ros al mes y la ga­ran­tía de un buen nú­me­ro de ofer­tas te­le­vi­si­vas com­pa­ti­bles con el gus­to de uno. El prin­ci­pal atrac­ti­vo, de­bi­da­men­te pu­bli­ci­ta­do, era la se­rie Nar­cos, la his­to­ria agó­ni­ca en la que se es­ce­ni­fi­ca el as­cen­so y de­ca­den­cia de Pa­blo Es­co­bar, el nar­co­te­rro­ris­ta co­lom­biano que tu­vo en jaque al Es­ta­do y que, fi­nal­men­te, ca­yó a los pies del mis­mo. De­bo de­cir que, des­de el pri­mer epi­so­dio, su­cum­bí. El pulso na­rra­ti­vo, la dra­ma­ti­za­ción y la ca­rac­te­ri­za­ción de los per­so­na­jes son, sen­ci­lla­men­te, su­bli­mes. Sé que mu­chas vo­ces han cri­ti­ca­do la elec­ción del ac­tor que in­ter­pre­ta al nar­co de Me­de­llín: Wag­ner Mou­ra es brasileño y hu­bo de apren­der es­pa­ñol so­bre la mar­cha para in­ter­pre­tar a Es­co­bar; sin em­bar­go, su gran­de­za in­ter­pre­ta­ti­va te ha­ce ol­vi­dar que ha­bla co­mo cual­quier co­sa me­nos co­mo un co­lom­biano. No im­por­ta, o al me­nos no me im­por­tó a mí (que ten­go a Co­lom­bia co­mo uno de mis otros paí­ses de ca­be­ce­ra), que Mou­ra uti­li­za­ra un es­pa­ñol so­bra­do, pe­ro al­go for­za­do, para re­tra­tar al ban­di­do más gran­de de Amé­ri­ca: su desenvolvimiento co­mo Pa­blo es ab­so­lu­ta­men­te mag­ní­fi­co, creí­ble y con­vin­cen­te. A lo lar­go de vein­te epi­so­dios se re­tra­ta el sufrimiento de un país. Es­co­bar so­me­tió a los su­yos a la tor­tu­ra y el chan­ta­je du­ran­te tan­tos años co­mo le dio la vi­da. Era un con­tra­ban­dis­ta de fus­te que se pa­só al co­mer­cio con dro­ga fa­bri­ca­da en sus la­bo­ra­to­rios y ex­por­ta­da a los Es­ta­do Uni­dos con la co­la­bo­ra­ción de es­ta­cio­nes in­ter­me­dias co­mo la Cu­ba de Fi­del. Era un ase­sino des­pia­da­do que no du­dó en so­me­ter a sus com­pa­trio­tas a las tor­tu­ras más in­sos­pe­cha­das, bom­bas en cen­tros so­cia­les, en cen­tros pú­bli­cos, en cen­tros ad­mi­nis­tra­ti­vos, con tal de do­ble­gar la vo­lun­tad de un Es­ta­do. Es­co­bar, tal co­mo está re­fle­ja­do en la se­rie, fue per­dien­do apo­yos, di­ne­ro (era una de las gran­des for­tu­nas del mundo), in­fluen­cia y aca­bó re­fu­gia­do en una ca­sa de Me­de­llín don­de el Blo­que de Bús­que­da lo ha­lló gra­cias a ras­trear las lla­ma­das te­le­fó­ni­cas que sos­te­nía con su mu­jer y sus hi­jos. El ti­ro­teo fi­nal, ves­ti­do con un po­lo azul, es el epí­lo­go de una se­rie de dos tem­po­ra­das que con­si­gue atra­par al pos­tu­lan­te de ma­ne­ra sor­pren­den­te. He lle­ga­do a ver cua­tro epi­so­dios se­gui­dos, lo cual sig­ni­fi­ca es­tar pen­dien­te del te­le­vi­sor o el or­de­na­dor al­go me­nos de tres ho­ras, co­sa que no ha­cía ni en aque­llas tar­des en las que a una pe­lí­cu­la de aven­tu­ras se­guía el con­cur­so de Ces­ta y puntos (gran maes­tro siem­pre Daniel Vin­del, pro­fe­sor en­tre los pro­fe­so­res) y des­pués un par­ti­do de ba­lon­ces­to del Real Madrid. Sé que su hi­jo, el de Es­co­bar, cen­su­ra al­gu­na in­fi­de­li­dad de la se­rie con el pro­ce­der de su pa­dre, pe­ro no de­jan de ser as­pec­tos me­no­res: el re­tra­to fi­nal se acer­ca bas­tan­te a lo que se­me­jan el ase­sino fue. La in­ter­pre­ta­ción y el desa­rro­llo de la se­rie ha­cen, in­clu­so, que es­ta­blez­cas un ne­xo hu­mano con él, co­sa inevi­ta­ble has­ta cuan­do ha­ces una pe­lí­cu­la de Hitler o de Sta­lin, aun­que vis­to des­de la glo­ba­li­dad del ca­so ad­mi­tas que Co­lom­bia bien me­re­ce un mo­nu­men­to por su ca­pa­ci­dad de re­sis­ten­cia an­te el sufrimiento. Los vein­te ca­pí­tu­los has­ta que mue­re Es­co­bar de­jan, no obs­tan­te, una puer­ta abier­ta: se aca­bó con el car­tel de Me­de­llín,

QDes­de el pri­mer epi­so­dio, su­cum­bí. El pulso na­rra­ti­vo, la dra­ma­ti­za­ción y la ca­rac­te­ri­za­ción de los per­so­na­jes son, sen­ci­lla­men­te, su­bli­mes

pe­ro se abrió la puer­ta al car­tel de Ca­li, coope­ra­do­res inevi­ta­bles en la captura de Es­co­bar, es­pe­cial­men­te gra­cias a los pa­ra­mi­li­ta­res de los Pe­pes, acrós­ti­co de Per­se­gui­dos por Pa­blo Es­co­bar. La ter­ce­ra tem­po­ra­da, que al­gún día lle­ga­rá, ha­brá de in­ven­tar­se una ten­sión dra­má­ti­ca ba­sa­da en un ‘ma­lo’ muy ‘ma­lo’ co­mo Pa­blo. O en un co­lec­ti­vo ab­so­lu­ta­men­te mal­va­do co­mo el de los tra­fi­can­tes de co­caí­na. Con­ti­nua­rá...

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.