"Ga­na­mos po­co... pe­ro es­ta­mos en el co­ra­zón de la in­ves­ti­ga­ción"

La Voz de Galicia (A Coruña) - XL Semanal - - Magazine En Portada -

Li­cen­cia­da en Bio­tec­no­lo­gía por la Au­tó­no­ma de Bar­ce­lo­na, pa­só por Mi­lán y Bel­fast an­tes de re­ca­lar en MIT. El cen­tro acu­dió en su bús­que­da: ne­ce­si­ta­ban ex­per­tos en mi­cro­agu­jas. Ella al prin­ci­pio se re­sis­tió... pe­ro lle­va ya un año. Tie­ne 30.

XL. ¿Cuál es su cam­po de in­ves­ti­ga­ción? E.C.S. Las mi­cro­agu­jas. XL. ¿Mi­cro­agu­jas? E.C.S. Con ellas po­dre­mos ad­mi­nis­trar me­di­ca­men­tos en cáp­su­las, por vía oral, que en pas­ti­lla no son ab­sor­bi­dos por el or­ga­nis­mo. XL. ¿Y por qué? E.C.S. El es­tó­ma­go tie­ne un ph muy ba­jo y des­tru­ye el fár­ma­co. O lo de­gra­dan las en­zi­mas del in­tes­tino. Por eso los dia­bé­ti­cos se in­yec­tan in­su­li­na.

XL. ¿Cuál es su pa­pel en el pro­yec­to?

E.C.S. For­mo par­te del Lan­ger Lab, uno de los la­bo­ra­to­rios más gran­des del mundo. So­mos más de 100 per­so­nas. Yo coor­dino el pro­yec­to. So­mos cua­tro per­so­nas a tiem­po com­ple­to.

XL. ¿Có­mo es su jor­na­da?

E.C.S. Lle­go a las ocho. Siem­pre ten­go una o dos reunio­nes. Ade­más, su­per­vi­so la te­sis de una es­tu­dian­te de más­ter. Y tam­bién a una es­tu­dian­te que me ayu­da con los ex­pe­ri­men­tos. ¡No pa­ro! XL. Des­de lue­go. E.C.S. Pe­ro ca­da semana es di­fe­ren­te. Ha­ce po­co hi­ce un cur­so de me­di­ci­na en Har­vard. Es­ta­ba allí de ocho a cin­co y lue­go iba a mi la­bo­ra­to­rio. ¡Me que­do aquí has­ta las diez de la no­che!

XL. ¿Es nor­mal que al­guien del MIT acu­da a Har­vard?

E.C.S. Sí, hay mu­cha co­la­bo­ra­ción. No so­lo cur­sos. Yo, por ejem­plo, uso sus ins­ta­la­cio­nes para im­pri­mir los mol­des para mis in­ves­ti­ga­cio­nes.

XL. ¿Có­mo lle­gó a MIT?

E.C.S. Es­ta­ba en Bel­fast y des­de el Lan­ger Lab de MIT con­tac­ta­ron con mi je­fe por­que bus­ca­ban a gen­te con ex­pe­rien­cia en mi­cro­agu­jas. ¡No que­ría ve­nir! Por­que en Es­ta­dos Uni­dos hay muy po­cas va­ca­cio­nes y se tra­ba­ja mu­cho. Pe­ro era una bue­na opor­tu­ni­dad. XL. ¿Dón­de vi­ve? E.C.S. Al lle­gar, con cin­co chi­cos. ¡Te­nía­mos has­ta ra­to­nes en ca­sa! Aho­ra so­mos dos. La vi­vien­da es ca­ra y los post­docs es­ta­mos mal pa­ga­dos. In­jus­to… pe­ro es­tás en co­ra­zón de la in­ves­ti­ga­ción.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.