¿QUÉ MUE­VE A MAY?

La Voz de Galicia (A Coruña) - XL Semanal - - Magazine A Fondo -

The­re­sa May se­rá la mu­jer que guíe a los bri­tá­ni­cos en su sa­li­da de Eu­ro­pa. Tie­ne que or­ga­ni­zar un pro­ce­so de se­pa­ra­ción que lle­va­rá años y un nue­vo co­mien­zo para su país. Pe­ro ¿qué es lo que la mue­ve? Na­ció en East­bour­ne, una pe­que­ña ciu­dad en el con­da­do de East Sus­sex, al sur de Inglaterra. Hi­ja de un pas­tor an­gli­cano, tan­to la igle­sia co­mo el en­torno en el que cre­ció si­guen mar­cán­do­la hoy. No tu­vo her­ma­nos, de­di­ca­ba mu­cho tiem­po a la lec­tu­ra y le gus­ta­ba dis­cu­tir con su pa­dre. Una vez con­tó que es­tu­vo pre­pa­ra­da des­de muy pron­to para en­trar en el mundo adul­to. Tan­to que a los 12 años ya pe­ga­ba so­bres del Par­ti­do Con­ser­va­dor y en­via­ba fo­lle­tos. La fa­mi­lia cam­bió con fre­cuen­cia de lu­gar de re­si­den­cia, pe­ro sus pa­dres siem­pre evi­ta­ron Lon­dres. «The­re­sa no era una ni­ña de ciu­dad», afir­ma la es­cri­to­ra Vir­gi­nia Black­burn en The­re­sa May: the Dow­ning Street re­vo­lu­tion, su bio­gra­fía de la primera mi­nis­tra. Sus pa­dres mu­rie­ron cuan­do te­nía vein­ti­po­cos años: el pa­dre, en un ac­ci­den­te de trá­fi­co y la ma­dre, por una es­cle­ro­sis múl­ti­ple. Po­co ami­ga de des­ve­lar de­ta­lles per­so­na­les, ha con­ta­do que le gus­ta pa­sar tiem­po an­te el fo­gón y que tie­ne cien­tos de li­bros de co­ci­na y que es afi­cio­na­da al crí­quet. Úl­ti­ma­men­te ha co­men­ta­do que su ma­ri­do y ella no han po­di­do te­ner hi­jos. A se­me­jan­za de Mar­ga­ret That­cher, May tam­bién se en­du­re­ció en un en­torno po­lí­ti­co mas­cu­lino. Una ex­pe­rien­cia cla­ve para ma­ne­jar­se en el Par­la­men­to, ins­ti­tu­ción que ha al­ber­ga­do du­ran­te si­glos a ge­ne­ra­cio­nes de ma­chos alfa. La Da­ma de Hie­rro tu­vo la san­gre fría su­fi­cien­te co­mo para man­te­ner con­tro­la­do du­ran­te on­ce años a un ga­bi­ne­te mi­nis­te­rial lleno de ga­llos de pe­lea. Pe­ro mien­tras que That­cher go­ber­na­ba con obs­ti­na­ción y se­ve­ri­dad, May se pa­sa no­ches en­te­ras es­tu­dian­do in­for­mes para es­tar me­jor pre­pa­ra­da que sus mi­nis­tros. Tam­bién se le da bien ma­nio­brar para que se neu­tra­li­cen en­tre ellos. En­car­gó, por ejem­plo, las ne­go­cia­cio­nes con la UE a tres hom­bres que a las po­cas se­ma­nas ya an­da­ban a la gres­ca: el mi­nis­tro de Asun­tos Ex­te­rio­res, Bo­ris John­son; el mi­nis­tro del brexit, Da­vid Davis; y el mi­nis­tro de Co­mer­cio, Liam Fox. A di­fe­ren­cia de otras po­lí­ti­cas, la pre­mier bri­tá­ni­ca no es­con­de su la­do fe­me­nino. Ha­ce dos años ase­gu­ró que a una is­la de­sier­ta se lle­va­ría su sus­crip­ción a la re­vis­ta Vo­gue. Sie­te de los miem­bros de su ga­bi­ne­te mi­nis­te­rial son mu­je­res (That­cher so­lo tu­vo una). May no se pre­sen­ta co­mo feminista, pe­ro con ella la pre­sen­cia de mu­je­res en el po­der se ha vuel­to más na­tu­ral. Su ma­ri­do, Phi­lip, tra­ba­ja en el sec­tor fi­nan­cie­ro lon­di­nen­se y May lo lla­ma «mi ro­ca». Lle­van ca­sa­dos 36 años. Él de­di­ca una par­te ca­da vez ma­yor de su tiem­po al dis­tri­to elec­to­ral y a cu­brir­le las es­pal­das a su mu­jer.

Ni si­quie­ra los que com­par­tie­ron ga­bi­ne­te con ella se atre­ven a de­cir que la co­no­cen. «No ten­go idea de sus pos­tu­ras en mu­chos te­mas», mur­mu­ra un ve­te­rano 'tory'

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.