En portada.

Har­vard, Ox­ford, Stan­ford ... No, la me­jor uni­ver­si­dad del mundo es el Ins­ti­tu­to Tec­no­ló­gi­co de Mas­sa­chu­setts, el MIT. Ro­bó­ti­ca, bio­tec­no­lo­gía, di­se­ño ae­ro­es­pa­cial ... Vi­si­ta­mos el ma­yor cen­tro de crea­ción tec­no­ló­gi­ca del pla­ne­ta, de la mano de los in­vest

La Voz de Galicia (A Coruña) - XL Semanal - - Sumario - TEX­TO: DANIEL MÉN­DEZ FO­TO­GRA­FÍAS: DANIEL MÉN­DEZ Y AN­TON GRASSI / ES­TO

Vi­si­ta­mos el MIT, el Ins­ti­tu­to Tec­no­ló­gi­co de Mas­sa­chu­setts, el ma­yor cen­tro de crea­ción tec­no­ló­gi­ca del pla­ne­ta, de la mano de los in­ves­ti­ga­do­res y es­tu­dian­tes es­pa­ño­les.

Ca­da año se pu­bli­ca la lis­ta QS World Uni­ver­sity Ran­kings, que eli­ge a los me­jo­res cen­tros uni­ver­si­ta­rios del pla­ne­ta. En los pri­me­ros pues­tos hay os­ci­la­ción: Har­vard, Cam­brid­ge, Ox­ford o Stan­ford se mue­ven en­tre el se­gun­do y el quin­to pues­to. Pe­ro una po­si­ción per­ma­ne­ce fi­ja: el Ins­ti­tu­to Tec­no­ló­gi­co de Mas­sa­chu­setts (MIT) ocu­pa siem­pre el pri­mer lu­gar. En un cen­tro del que han sa­li­do ya 87 Pre­mios No­bel, hay que re­mon­tar­se a 1992 para dar con un año en que el ga­lar­dón de la Aca­de­mia sue­ca no re­ca­ye­ra en un pro­fe­sor o an­ti­guo alumno de es­ta uni­ver­si­dad. En­trar en un cen­tro de se­me­jan­te pres­ti­gio no es fá­cil: el 90 por cien­to de los es­tu­dian­tes que se pos­tu­la es re­cha­za­do. Para evi­tar­lo, los que tra­tan de ac­ce­der em­pie­zan a pre­pa­rar­se ya en el ins­ti­tu­to. Cuen­ta la no­ta me­dia y la ra­ma ele­gi­da: re­co­mien­dan que se ha­ya cur­sa­do Fí­si­ca, Quí­mi­ca, Bio­lo­gía… Aun­que no es im­pres­cin­di­ble. Y, a con­ti­nua­ción, hay que apro­bar el SAT, equi­va­len­te a la se­lec­ti­vi­dad es­pa­ño­la, y el TOEFL, para ve­ri­fi­car el ni­vel de in­glés. Ayu­dan, por cier­to, las car­tas de re­co­men­da­ción de pro­fe­so­res… L A IM­POR­TAN­CIA DE 'UN PA­DRINO'. En­tre los 11.500 alum­nos hay 4000 que son in­ter­na­cio­na­les y, en­tre ellos, 70 es­pa­ño­les. Pa­blo Fer­nán­dez del Cam­po, va­lli­so­le­tano, es uno de ellos, aun­que él lle­gó aquí con una be­ca de es­tu­dios de una ins­ti­tu­ción es­pa­ño­la, al­go a lo que él con­ce­de una gran im­por­tan­cia: «Por un la­do, te da un so­por­te

eco­nó­mi­co, así que el MIT ten­drá que in­ver­tir me­nos di­ne­ro en tu es­tan­cia. Ade­más, que te con­ce­dan una be­ca de pres­ti­gio en tu país in­di­ca que ya has pa­sa­do un fil­tro. Al­guien ha di­cho que eres bueno en lo tu­yo».

LA MA­TRÍ­CU­LA: 35.000 EU­ROS. En cual­quier ca­so, el 60 por cien­to de los es­tu­dian­tes del MIT cuen­ta con una be­ca de la pro­pia uni­ver­si­dad. Al­go ca­pi­tal, ya que la ma­trí­cu­la su­pe­ra los 35.000 eu­ros anua­les. Ade­más, se in­cen­ti­va que los es­tu­dian­tes de li­cen­cia­tu­ra vi­van en el cam­pus: más de 8000 eu­ros ex­tra. «En Es­pa­ña es­tu­dias en la uni­ver­si­dad y te vas a ca­sa. Aquí se ha­ce la vi­da en el cam­pus. Los es­tu­dian­tes pa­san 24 ho­ras aquí. Tie­nen to­do lo que ne­ce­si­tan: co­mi­da,

gru­pos con los que ha­cer un pro­yec­to…», cuen­ta Íñi­go del Por­ti­llo, que cur­sa su doc­to­ra­do en el De­par­ta­men­to de Ae­ro­náu­ti­ca y As­tro­náu­ti­ca.

DE PRO­FE­SOR: UN PRE­MIO NO­BEL. Si eres es­tu­dian­te de es­te cen­tro, es muy pro­ba­ble que re­ci­bas cla­se de un No­bel, co­mo ex­pli­ca Jesús del Ála­mo, pro­fe­sor de Mi­croe­lec­tró­ni­ca. «To­dos los pro­fe­so­res da­mos cla­se, ten­gas un Pre­mio No­bel o to­dos los pre­mios ha­bi­dos y por ha­ber. Pe­ro, ade­más, si en otros si­tios los pro­fe­so­res más cé­le­bres dan cla­se a gru­pos re­du­ci­dos, aquí es to­do lo con­tra­rio: los pres­ti­gio­sos dan a los ni­ve­les más ba­jos y a gru­pos lo más am­plios po­si­ble. Así se mul­ti­pli­ca su im­pac­to co­mo pro­fe­sor». El MIT abrió sus puer­tas en 1865. Ini­cial­men­te se ubi­có en Bos­ton, pe­ro unos años des­pués, en 1916, cru­zó el río Char­les para ins­ta­lar­se de­fi­ni­ti­va­men­te en Cam­brid­ge. Di­ver­sos ac­tos con­me­mo­ran es­te año un si­glo en su ‘nue­vo’ cam­pus. Aun­que ha­blar de cam­pus pue­de dar una idea equi­vo­ca­da. Los edi­fi­cios del MIT se ex­pan­den a lo lar­go de la ciu­dad de Cam­brid­ge, no muy le­jos de los de Har­vard. Y ca­da vez más com­pa­ñías se es­tán ins­ta­lan­do en torno a la pla­za de Ken­dall, el

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.