Videojuegos.

Yu­ji Na­ka creó ha­ce 25 años uno de los per­so­na­jes de videojuegos más cé­le­bres de to­dos los tiem­pos: So­nic, el eri­zo azul, del que se han ven­di­do más de 350 mi­llo­nes de co­pias. El lunes 28, Na­ka re­co­ge en Bil­bao el pre­mio ho­no­rí­fi­co con­ce­di­do por Fun & Ser

La Voz de Galicia (A Coruña) - XL Semanal - - Sumario - POR DANIEL MÉN­DEZ

Ha­bla­mos con Yu­ji Na­ka, el pa­dre de So­nic, uno de los per­so­na­jes de videojuegos más cé­le­bres de to­dos los tiem­pos.

EL DI­SE­ÑA­DOR DE videojuegos ja­po­nés Yu­ji Na­ka tie­ne mu­chos mo­ti­vos para es­tar sa­tis­fe­cho es­te año. Por un la­do, se ce­le­bra el 25.º aniver­sa­rio de su cria­tu­ra más cé­le­bre: So­nic, el in­con­fun­di­ble eri­zo azul que se ha con­ver­ti­do en un icono de la cul­tu­ra po­pu­lar. Ca­si tan re­co­no­ci­ble co­mo Mic­key Mou­se, la cria­tu­ra de Dis­ney que, di­cen los ru­mo­res, te­nían en men­te los res­pon­sa­bles de Se­ga al crear el per­so­na­je de So­nic. Na­ka-san nie­ga la ma­yor en con­ver­sa­ción con Xl­se­ma­nal. «Ofi­cial­men­te nun­ca es­tu­vo en los pla­nes desa­rro­llar un per­so­na­je co­mo Mic­key Mou­se. Sí es cier­to que la com­pa­ñía en­tró en­ton­ces a co­ti­zar en Bol­sa y lle­va­ron a ca­bo mu­chas ac­cio­nes des­ti­na­das a po­ten­ciar su pre­sen­cia co­mo mar­ca, co­mo la crea­ción de un te­ma mu­si­cal, y es ver­dad que desea­ban crear un per­so­na­je que fue­ra re­pre­sen­ta­ti­vo de la em­pre­sa, pe­ro no un Mic­key Mou­se», ex­pli­ca. Yu­ji Na­ka na­ció en Osa­ka en 1965 y des­de ni­ño de­mos­tró su pa­sión por

la tec­no­lo­gía, por los sin­te­ti­za­do­res de mú­si­ca y los pri­me­ros videojuegos. Al ter­mi­nar la es­cue­la, to­mó una de­ci­sión po­co ha­bi­tual en su país: na­da de uni­ver­si­dad, se iría di­rec­ta­men­te a To­kio a pro­bar suer­te en la in­dus­tria de los videojuegos. EN BUS­CA DEL PRI­MER EM­PLEO. Nues­tro hom­bre pro­bó suer­te por to­do lo al­to: lla­mó a la puer­ta de Nam­co, re­nom­bra­da com­pa­ñía edi­to­ra de videojuegos, para ofre­cer sus ser­vi­cios. Lo re­cha­za­ron, pre­ci­sa­men­te por no con­tar con un tí­tu­lo uni­ver­si­ta­rio, pe­ro no desis­tió. La si­guien­te puer­ta que to­có fue la de Se­ga, que es­ta­ba con­tra­tan­do pro­gra­ma­do­res y, ¡bin­go!, con­si­guió un pues­to en la com­pa­ñía. Co­rría el año 1983. Allí tra­ba­jó co­mo desa­rro­lla­dor en tí­tu­los muy co­no­ci­dos para los afi­cio­na­dos de la épo­ca, co­mo Phan­tasy star. Has­ta que en 1990 su equi­po re­ci­bió un en­car­go es­pe­cial: crear un tí­tu­lo que ri­va­li­za­ra con Su­per Ma­rio Bros, el otro gran­de de la in­dus­tria. Así na­ció So­nic, el cé­le­bre eri­zo azul. «La ba­se del jue­go –ex­pli­ca hoy– era que el per­so­na­je pu­die­ra mo­ver­se a una gran ve­lo­ci­dad y de for­ma flui­da con las li­mi­ta­cio­nes téc­ni­cas del mo­men­to. Ini­cial­men­te tra­ba­ja­mos en un co­ne­jo co­mo re­pre­sen­ta­ción de la ve­lo­ci­dad, pe­ro tam­bién ba­ra­ja­mos otras al­ter­na­ti­vas, co­mo un ar­ma­di­llo o en un eri­zo que pu­die­ra ir mo­vién­do­se y de­rro­tan­do enemi­gos. Cuan­do vi­mos la ilus­tra­ción del eri­zo, nos en­can­tó. Tu­vi­mos cla­ro que era el per­so­na­je per­fec­to. Te­nía mu­cho es­ti­lo y ca­ris­ma y en­ca­ja­ba muy bien con la ve­lo­ci­dad del jue­go». Y, a juz­gar por los re­sul­ta­dos, no se equi­vo­ca­ron. Han pa­sa­do 25 años y el eri­zo si­gue vi­vo y co­lean­do: has­ta la

Na­ka de­ci­dió no ir a la uni­ver­si­dad para de­di­car­se so­lo a los videojuegos. Eran los 80 y la in­dus­tria es­ta­ba arran­can­do

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.