Ani­ma­les de com­pa­ñía

Vuel­ve Gib­son

La Voz de Galicia (A Coruña) - XL Semanal - - Magazine Firmas - Por www.xlse­ma­nal.com/fir­mas

si ma­ña­na re­su­ci­ta­se Plu­tar­co y se ofre­cie­se a es­cri­bir mi bio­gra­fía, só­lo le pe­di­ría que es­cri­bie­se de for­ma pa­ra­le­la la de Mel Gib­son, un ar­tis­ta co­mo la co­pa de un pino, un car­ca glo­rio­so, un ma­cho al­fa sin pa­ran­gón en el glo­bo te­rrá­queo, un ge­nio desem­bri­da­do y su­frien­te al que han in­ten­ta­do mil ve­ces cru­ci­fi­car. Pe­ro Gib­son cuen­ta con un Dios que sa­be có­mo sa­lir de la tum­ba; y, aun­que le llue­van hos­tias has­ta en el car­né de iden­ti­dad, se le­van­ta una y otra vez, vi­ril y tu­me­fac­to, car­ca­jeán­do­se de todos los bo­qui­mue­lles de la co­rrec­ción po­lí­ti­ca, meán­do­se en­ci­ma de todos los mo­de­ra­di­tos de co­ra­zón du­ro y po­lla blan­da que po­nen el gri­to en el cie­lo ca­da vez que Gib­son suel­ta una pro­ca­ci­dad o un im­pro­pe­rio. Va por vo­so­tros es­te ar­tícu­lo, pa­tu­lea. Cuan­do ya pa­re­cía muer­to y en­te­rra­do, vuel­ve Mel Gib­son a la di­rec­ción con Has­ta el úl­ti­mo hom­bre (Hack­saw Rid­ge), una pe­lí­cu­la que mien­tras es­cri­bo es­tas lí­neas aún no he vis­to; pe­ro ni si­quie­ra ne­ce­si­to ver­la para in­tuir (¡para sa­ber!) que se­rá gran­dio­sa, por­que Gib­son guar­da en el pe­cho la lla­ma del ar­te, que nin­guno de esos me­que­tre­fes que lo de­tes­tan po­drá apa­gar ja­más. Mel Gib­son es­tá ins­pi­ra­do por Dios, alum­bra­do y cal­ci­na­do por Dios; y aun­que lo ha­yáis re­le­ga­do al os­tra­cis­mo, aun­que lo ha­yáis me­ti­do en to­das vues­tras apes­to­sas lis­tas ne­gras, aun­que ha­yáis con­se­gui­do que las ma­sas cre­ti­ni­za­das abo­mi­nen de su fi­gu­ra y lo ta­chen de ma­chis­ta, ra­cis­ta y no sé cuán­tas chu­mi­na­das más nun­ca po­dréis aca­llar su ge­nio, que es co­mo un mag­ma ar­dien­te que anega vues­tra in­sig­ni­fi­can­cia de min­ga­frías, vues­tra inep­cia de eu­nu­cos que sa­ben có­mo se ha­ce pe­ro no pue­den ha­cer­lo. Y Gib­son, que sa­be có­mo se ha­ce y pue­de ha­cer­lo con la mis­ma fa­ci­li­dad con que se ti­ra un pe­do, os va a gol­pear de nue­vo con su ar­te hi­per­bó­li­co de león ru­gien­te que ja­más po­dréis do­mes­ti­car, con su des­me­su­ra épi­ca y su arro­gan­cia de cis­ne ne­gro que le­van­ta ma­jes­tuo­so el vue­lo cuan­do ya creíais que lo ha­bíais de­rro­ta­do. Ten­dréis que in­cli­nar vues­tra tes­tuz de bue­yes ca­po­nes an­te la apo­teo­sis de es­te to­ro sal­va­je que bra­ma y em­bis­te; ten­dréis que mor­de­ros los la­gri­mo­nes de la ra­bia y la im­po­ten­cia, mien­tras os co­méis atil­da­da­men­te vues­tra ra­ción de al­fal­fa pos­mo­der­na, mien­tras se­guís es­cu­dri­ñan­do las ca­garru­tas del ar­te anémi­co, as­té­ni­co y sis­té­mi­co que ha­béis en­tro­ni­za­do. Y ve­réis de nue­vo el hu­mo de las ofren­das de Gib­son al­zar­se or­gu­llo­so has­ta el cie­lo, co­mo Caín veía el hu­mo de las ofren­das de Abel, mien­tras os co­rroe la en­vi­dia. Nun­ca pu­dis­teis per­do­nar­le que fue­ra un ca­tó­li­co acé­rri­mo, de los que re­zan en la­tín y fo­llan a cho­rro li­bre; nun­ca pu­dis­teis so­por­tar su versión sal­va­je de la Pa­sión de Cris­to, cu­yos fo­to­gra­mas caían so­bre vues­tra al­ma le­chu­gui­na y bar­da­je co­mo el agua ben­di­ta cae so­bre la piel del po­se­so; nun­ca pu­dis­teis to­le­rar que se atre­vie­ra a fil­mar una pe­lí­cu­la tan ague­rri­da y desor­bi­ta­da, tan cru­da­men­te hu­ma­na, tan des­ver­gon­za­da­men­te di­vi­na. ¡Es­ta­bais tan có­mo­dos y sa­tis­fe­chos con ese ca­to­li­cis­mo mea­pi­las y sen­ti­men­ta­loi­de, al­mi­ba­ra­do y man­su­rrón, que pre­di­can los cu­ras mo­do­si­tos! Y jus­to cuan­do pa­re­cía que la ba­ta­lla la te­níais ga­na­da lle­gó aque­lla pe­lí­cu­la te­rri­ble, aquel in­sul­to a vues­tro hu­ma­nis­mo sin Dios, aquel cha­fa­rri­nón de san­gre eu­ca­rís­ti­ca ca­yen­do so­bre vues­tro tra­je de do­min­go sin mi­sa. Pu­sis­teis en­ton­ces a fun­cio­nar vues­tra má­qui­na de fan­go so­bre aquel aus­tra­liano in­te­gris­ta y ma­cho; y co­mo el aus­tra­liano era, ade­más, tur­bu­len­to y asal­ta­ca­mas, co­lé­ri­co y bo­rra­chu­zo, con­se­guis­teis con­ver­tir­lo en un apes­ta­do an­te los ojos del mun­do, in­clui­dos los ojos de mu­chos ca­tó­li­cos pu­ri­ta­nos que han ol­vi­da­do que Dios se re­go­ci­ja lle­van­do so­bre sus hom­bros a la ove­ja des­ca­rria­da que llo­ra y pi­de per­dón por sus pe­ca­dos. Pe­ro mien­tras el apes­ta­do Gib­son era es­car­ne­ci­do y vi­tu­pe­ra­do, mien­tras caía por los des­pe­ña­de­ros del des­cré­di­to y la ig­no­mi­nia, mien­tras todos los cre­ti­nos del pla­ne­ta arro­ja­ban pa­le­ta­das de tie­rra, es­cán­da­lo y ol­vi­do so­bre el mal­di­to que ha­bía osa­do pro­fe­rir tan­tas blas­fe­mias con­tra la

Con su des­me­su­ra épi­ca y su arro­gan­cia de cis­ne ne­gro, le­van­ta ma­jes­tuo­so el vue­lo cuan­do ya creíais que lo ha­bíais de­rro­ta­do

Qre­li­gión de la co­rrec­ción po­lí­ti­ca, Dios se­guía ins­pi­rán­do­lo, alum­brán­do­lo, cal­ci­nán­do­lo con su be­so de aman­te y de pa­dre. Y aquí lo te­néis de nue­vo, ra­za de ví­bo­ras, re­di­mi­do en la san­gre del Cor­de­ro y dis­pues­to a se­guir atur­dién­doos con su ar­te sin pa­ran­gón, su ar­te hi­rien­te y mon­ta­raz co­mo un lá­ti­go de fue­go. Y, ade­más de es­tre­nar pe­lí­cu­la, Mel Gib­son anun­cia que es­tá pre­pa­ran­do una con­ti­nua­ción de la Pa­sión, para ce­le­brar que cree en un Dios que sa­be sa­lir de la tum­ba, y tam­bién sa­car de ella a los apes­ta­dos que el mun­do en­tie­rra. Pre­pa­raos, pa­tu­lea, por­que vuel­ve Gib­son, y os va a par­tir la je­ta a po­lla­zos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.