Y LA FA­MA

La Voz de Galicia (A Coruña) - XL Semanal - - Magazine Entrevista -

XL. ¿Por qué no le gus­tó? J.M.P. Le de­bió de pa­re­cer una pa­le­ta, una se­ño­ra pro­vin­cia­na. Hi­zo de ella un re­tra­to re­pug­nan­te. XL. ¿Es com­pli­ca­do mo­ver­se en la so­cie­dad li­te­ra­ria sin per­te­ne­cer a un gru­po con­cre­to de opi­nión? J.M.P. Sí. Di­ga­mos que, tras la muer­te de Franco, Es­pa­ña ne­ce­si­ta­ba ha­cer­se un la­va­do de ca­ra. Ha­bía que crear una cul­tu­ra nue­va y un me­dio de co­mu­ni­ca­ción tu­vo la in­tui­ción, la osa­día y la ra­pi­dez de re­fle­jos para crear un ca­non li­te­ra­rio des­de la na­da. XL. ¿Cree que no es­tar in­te­gra­do en la 'po­ma­da' li­te­ra­ria es lo que sus­ci­tó tan­ta ani­mad­ver­sión ha­cia us­ted? J.M.P. En un pri­mer mo­men­to, el éxi­to ful­gu­ran­te que tu­ve des­de la pe­ri­fe­ria ge­ne­ró mu­cho en­cono ha­cia mí; pe­ro es­te odio era en­do­gá­mi­co, del mun­di­llo li­te­ra­rio. La ra­zón fun­da­men­tal es mi fe re­li­gio­sa, la que yo siem­pre he que­ri­do de­fen­der en tri­bu­nas pú­bli­cas. Hoy día lo que de­no­ta que un es­cri­tor es­té peor o me­jor vis­to no es que sea de de­re­chas o de iz­quier­das, por­que el sis­te­ma ne­ce­si­ta su ne­go­cia­do de de­re­chas y de In­du­da­ble­men­te yo ten­go mu­chos se­gui­do­res que, por es­te mo­ti­vo, me guar­dan una enor­me leal­tad que yo agra­dez­co. Pe­ro no nos en­ga­ñe­mos, la in­fluen­cia que tiene el mun­do an­ti­ca­tó­li­co es in­fi­ni­ta­men­te su­pe­rior a la que tiene el ca­tó­li­co. XL. Cuan­do us­ted se de­cla­ra abier­ta­men­te an­ti­abor­tis­ta y pu­bli­ca so­bre los ma­les del di­vor­cio, las je­rar­quías ca­tó­li­cas lo abra­zan… J.M.P. En un pri­mer mo­men­to que coin­ci­de con mi épo­ca de gran éxi­to ju­ve­nil y con los go­bier­nos del PSOE, des­de esos círcu­los se me aplau­día mu­cho, pe­ro ho­nes­ta­men­te creo que se me qui­so dar el abra­zo del oso. XL. ¿Qué quie­re de­cir? J.M.P. Cuan­do yo com­ba­tía el abor­to en la épo­ca za­pa­te­ril, me da­ban pal­ma­di­tas, fe­li­ci­ta­cio­nes e in­clu­so in­ci­ta­cio­nes des­de ins­tan­cias epis­co­pa­les. Sin em­bar­go, cuan­do se­guí de­fen­dien­do lo mismo pe­ro en épo­ca pe­pe­ra, eso ya no era igual; pa­sé a ser lo con­tra­rio: una per­so­na in­tran­si­gen­te y exa­ge­ra­da. El ofi­cia­lis­mo ca­tó­li­co es ca­ma­leó­ni­co. Cuan­do sea más vie­je­ci­to, con­ta­ré que he co­no­ci­do a per­so­nas den­tro de la Igle­sia ul­tra­con­ser­va­do­ras con Juan Pa­blo II, tra­di­cio­na­lis­tas con Be­ne­dic­to XVI y pro­gre­sis­tas con Fran­cis­co. XL. Tam­bién sor­pren­de que al­guien di­vor­cia­do, co­mo us­ted, ha­ble tan du­ra­men­te en con­tra del di­vor­cio. J.M.P. Yo no he si­do nun­ca es­tric­to con el di­vor­cio, lo que yo he con­si­de­ra­do es que el di­vor­cio es la ma­yor pla­ga que sa­cu­de a las so­cie­da­des con­tem­po­rá­neas. Pe­ro es­ta­rás con­mi­go en que na­die es­tá

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.