EL CHINO QUE SE QUIE­RE COM­PRAR HOLLY­WOOD (Y PUE­DE PER­FEC­TA­MEN­TE HA­CER­LO)

Wang Jian­lin, due­ño de Wan­da, es el hom­bre más ri­co de Chi­na do tres es­tu­dios, por 8000 mi­llo­nes. lo ha­ce so­lo por­que es un buen ne­go­cio, pe­ro el cine pue­de no vol­ver a ser lo mismo...

La Voz de Galicia (A Coruña) - XL Semanal - - Magazine Afondo - POR CAR­LOS MA­NUEL SÁNCHEZ / FO­TO­GRA­FÍA DE CH­RIS­TOP­HER PATEY

NO QUE­RE­MOS INVADIRLOS.

Es­to es un ne­go­cio. Todos sa­li­mos ga­nan­do. Us­te­des ga­nan cuo­ta de mer­ca­do para las pe­lí­cu­las ame­ri­ca­nas en Chi­na y yo gano di­ne­ro». Que el mag­na­te in­mo­bi­lia­rio chino Wang Jian­lin, fun­da­dor del Gru­po Wan­da, ten­ga que re­pe­tir has­ta ca­tor­ce ve­ces es­te man­tra du­ran­te la pre­sen­ta­ción de sus pla­nes para Holly­wood da que pen­sar. ¡Que un em­pre­sa­rio ca­si ten­ga que pe­dir dis­cul­pas por abrir la bi­lle­te­ra y po­ner 8000 mi­llo­nes de dó­la­res so­bre la me­sa! ¿Bien­ve­ni­do, mís­ter Wang? Ni mu­cho me­nos. Todos quie­ren ir a las fas­tuo­sas fies­tas que or­ga­ni­za en Los Án­ge­les, de las que son ha­bi­tua­les Leo­nar­do Di­ca­prio, Ni­co­le Kid­man, John Tra­vol­ta o Matt Da­mon... Pe­ro el mun­do del cine es­tá di­vi­di­do. Hay quien quie­re po­ner­le una al­fom­bra ro­ja y hay quien pa­ga va­llas pu­bli­ci­ta­rias con el car­tel «Chi­na nos com­pra».

SU MAN­TRA: YO NO SOY TON­TO

Wang se de­fi­ne co­mo un in­ver­sor an­ge­li­cal. Ha ad­qui­ri­do las pro­duc­to­ras de God­zi­lla y Bat­man, con pro­ble­mas fi­nan­cie­ros, y aho­ra quie­re pes­car a las gran­des: War­ner, Cen­tury Fox, Pa­ra­mount, Uni­ver­sal y Dis­ney. ¡Y quie­re ha­cer­lo de una ta­ca­da! «No voy a de­cir­les qué his­to­rias tie­nen que con­tar», ase­gu­ra en tono con­ci­lia­dor. El ce­bo es su­cu­len­to: la ta­qui­lla chi­na se­rá en 2018 la ma­yor del mun­do, su­peran­do a la de Es­ta­dos Uni­dos. Y hoy por hoy so­lo un pu­ña­do de pe­lí­cu­las ex­tran­je­ras se ex­hi­ben en las pan­ta­llas chi­nas. Con el ti­je­re­ta­zo pre­vio de la cen­su­ra, que ade­más de la crí­ti­ca po­lí­ti­ca prohí­be los des­nu­dos, la vio­len­cia ex­tre­ma, los fe­nó­me­nos pa­ra­nor­ma­les y los fan­tas­mas. Pe­ro un gru­po de con­gre­sis­tas po­ne el gri­to en el cie­lo: «¡No nos rin­da­mos an­te la pro­pa­gan­da ex­tran­je­ra!». Y

"EL CINE AME­RI­CANO TIENE QUE EN­CON­TRAR LA FOR­MA DE AGRA­DAR AL PÚ­BLI­CO CHINO. LAS HIS­TO­RIAS QUE CUEN­TAN NO SON TAN BUE­NAS"

ci­tan las co­ne­xio­nes de Wang con el Go­bierno chino. «¿Soy ton­to? ¡Cla­ro que no!», se de­fien­de Wang en The New York Ti­mes. Afir­ma que su plan es crear si­ner­gias con los es­tu­dios que es­tá cons­tru­yen­do en Quing­dao, que se­rán los ma­yo­res del mun­do y ten­drán in­clu­so una re­pro­duc­ción exac­ta de una ca­lle de Nue­va York. «Si vie­nen ac­to­res fa­mo­sos a Quing­dao, su­birá el pre­cio de la pro­pie­dad. Y po­dré ven­der más ca­sas». Pe­ro Wang no siem­pre es tan di­plo­má­ti­co. «Los ame­ri­ca­nos tie­nen que en­con­trar la for­ma de agra­dar al pú­bli­co chino. Las his­to­rias que cuen­tan no son tan bue­nas y de­pen­den de­ma­sia­do de los efec­tos es­pe­cia­les», sen­ten­cia. Ya las tu­vo tie­sas con Dis­ney, que ha abier­to par­que te­má­ti­co en Shang­hái y le ha­ce la com­pe­ten­cia en el mer­ca­do del con­su­mo fa­mi­liar. «La épo­ca en que las ma­sas se­guían cie­ga­men­te al ra­tón Mic­key y al pa­to Do­nald pa­só a la his­to­ria», pro­cla­ma. Y no pue­de evi­tar que de vez en cuan­do le aflo­re el or­gu­llo. Por­que, en el fon­do, el di­ne­ro es lo de me­nos en es­ta his­to­ria. Lo que es­tá en jue­go es la su­pre­ma­cía cul­tu­ral. Lo que los po­li­tó­lo­gos lla­man 'el po­der blan­do', en con­tra­po­si­ción al du­ro, el que Pu­tin y su ob­se­sión por con­ver­tir de nue­vo a Ru­sia en una po­ten­cia mi­li­tar se­ría un ejem­plo. Las pre­ten­sio­nes de Wang son más su­ti­les...

EL PE­LO­TA­ZO DEL HI­JO DE UN GUE­RRI­LLE­RO MAOÍSTA

Di­cen que hay dos mo­ne­das en Chi­na. Una es la de cur­so le­gal –el yuan, de­va­lua­do para im­pul­sar las ex­por­ta­cio­nes–. La otra es sim­bó­li­ca y siem­pre se re­va­lo­ri­za: se lla­ma 'guan­xi'. Es la que en­gra­sa la eco­no­mía y ha­ce que pros­pe­ren los ne­go­cios. Por­que el guan­xi son los con­tac­tos y se cui­dan co­mo oro en pa­ño. Wang Jian­lin tiene la agen­da lle­na: del Ejér­ci­to, del Par­ti­do Co­mu­nis­ta, de su épo­ca de fun­cio­na­rio... «Hay que tra­ba­jar cer­ca del Go­bierno, pe­ro ale­ja­do de la po­lí­ti­ca», di­ce. Tam­bién ase­gu­ra que nun­ca ha so­bor­na­do a na­die, aun­que Bo Xi­lai –que fue­ra al­cal­de de Da­lian cuan­do él em­pe­za­ba– cum­ple ca­de­na per­pe­tua por co­rrup­ción. Wang Jian­lin, de 62 años, na­ció en la pro­vin­cia de Si­chuan. Es el ma­yor de cin­co her­ma­nos. «Pa­sá­ba­mos ham­bre», re­cuer­da. Hi­jo de un gue­rri­lle­ro co­mu­nis­ta que acom­pa­ñó a Mao. Su pa­dre lo alis­tó en el Ejér­ci­to Ro­jo a los 16 años para evi­tar­le las pri­va­cio­nes de la Re­vo­lu­ción Cul­tu­ral. Fue

des­ti­na­do a las fron­te­ras y as­cen­dió des­de sol­da­do ra­so a co­ro­nel. In­te­rio­ri­zó la je­rar­quía y el res­pe­to. Pe­ro se li­cen­ció a los 32, vien­do que nun­ca po­dría lle­gar a ge­ne­ral. Fue fun­cio­na­rio, asig­na­do a una in­mo­bi­lia­ria pú­bli­ca que cons­truía vi­vien­das en la ciu­dad de Da­lian. Apro­ve­chó la aper­tu­ra de Chi­na al ca­pi­ta­lis­mo y com­pró la em­pre­sa con 80.000 dó­la­res pres­ta­dos por un ca­ma­ra­da de ar­mas. Así na­ció el Gru­po Wan­da, a prin­ci­pios de los no­ven­ta. Por aquel en­ton­ces, los mu­ni­ci­pios pu­sie­ron a la ven­ta mi­llo­nes de me­tros cua­dra­dos de sue­lo ur­bano. Con bue­nos con­tac­tos se po­día com­prar muy ba­ra­to. Lue­go se echó mano del te­rreno rús­ti­co en la pe­ri­fe­ria de las gran­des ciu­da­des, pa­gan­do una com­pen­sa­ción irri­so­ria o pre­sio­nan­do a los cam­pe­si­nos para que se fue­ran. Wan­da cre­ció re­for­man­do los su­bur­bios de Da­lian, po­nien­do re­tre­tes en los pi­sos, un lu­jo del que en­ton­ces so­lo dis­fru­ta­ba la éli­te. Así fue ga­nan­do repu­tación en­tre la emer­gen­te cla­se me­dia, para la que pri­me­ro cons­tru­yó apar­ta­men­tos, lue­go ofi­ci­nas y más tar­de cen­tros co­mer­cia­les.

UN EN­TU­SIAS­TA DE BILL GA­TES Y DE AC­TUAR EN LOS KARAOKES

Wang di­ri­ge la com­pa­ñía con dis­ci­pli­na cas­tren­se. Es muy pun­tual. Lle­ga a su des­pa­cho las 7:20. Mul­ta a los que no vis­ten im­pe­ca­ble­men­te. Pre­su­me de que sus pro­yec­tos nun­ca se re­tra­san ni ex­ce­den el pre­su­pues­to. «Ni un día más tar­de ni un yuan de más», es su le­ma. Su re­fe­ren­te es Bill Ga­tes. Sus di­ver­sio­nes tam­bién son dis­ci­pli­na­das. Lo da to­do en el ka­rao­ke y so­lo co­ge una se­ma­na de va­ca­cio­nes. ¿Ca­pri­chos? Via­ja a Pa­rís a com­prar­se tra­jes de Lan­vin, tiene el ya­te tu­nea­do de Ja­mes Bond y una co­lec­ción de ar­te que in­clu­ye un Pi­cas­so, por el que pa­gó 20 mi­llo­nes. Es fut­bo­le­ro. Con­tra­tó a Ca­ma­cho co­mo en­tre­na­dor de la se­lec­ción na­cio­nal de Chi­na. Y ha com­pra­do el 20 por cien­to del Atlético de Madrid.

A SU HI­JO LE DIO 80 MI­LLO­NES PARA 'FOGUEARSE' EN LOS NE­GO­CIOS

Es­tá ca­sa­do y co­mo buen co­mu­nis­ta –tiene el car­né del par­ti­do des­de los 22– obe­de­ció la po­lí­ti­ca del hi­jo úni­co. Su vás­ta­go, Wang Si­cong, es fa­mo­so por sus ex­cen­tri­ci­da­des, que ai­rea en Ins­ta­gram. Su pa­dre le dio 80 mi­llo­nes para que se 'fo­guea­se' co­mo in­ver­sor. «Si se arrui­na, tiene un si­tio en Wan­da, pe­ro an­tes ten­drá que ga­nar­se nues­tro res­pe­to». Si­cong ha me­ti­do la pas­ta en ne­go­cios va­rio­pin­tos, des­de

"HAY QUE TRA­BA­JAR CER­CA DEL GO­BIERNO, PE­RO LE­JOS DE LA PO­LÍ­TI­CA". SU AGEN­DA DE CON­TAC­TOS NO TIENE PRE­CIO

DI­RI­GE SUS EM­PRE­SAS CON DIS­CI­PLI­NA MI­LI­TAR Y OBLI­GA A SUS EM­PLEA­DOS A LEER A CON­FU­CIO

fu­ne­ra­rias has­ta pla­ta­for­mas de jue­go on-li­ne. Wang obli­ga a sus em­plea­dos a leer las Ana­lec­tas, de Con­fu­cio, su li­bro de ca­be­ce­ra. «La ri­que­za sin rec­ti­tud es co­mo una nu­be pa­sa­je­ra», es­cri­bió el fi­ló­so­fo. Para Con­fu­cio, la uni­dad bá­si­ca para me­dir el tiem­po es el si­glo. Y Wang es­tá ob­se­sio­na­do con el lar­go pla­zo. Quie­re que su com­pa­ñía sea al­gún día cen­te­na­ria. «La ma­yo­ría de los ru­sos se hi­cie­ron ri­cos de la no­che a la ma­ña­na, pe­ro los em­pre­sa­rios chi­nos em­pe­za­mos de ce­ro y va­mos cre­cien­do pa­so a pa­so –di­ce–. Du­ran­te los úl­ti­mos dos si­glos no ha ha­bi­do gran­des mul­ti­na­cio­na­les chi­nas. Son ame­ri­ca­nas o eu­ro­peas. Uno de mis sue­ños es que Wan­da se con­vier­ta en la em­pre­sa nú­me­ro uno del mun­do en to­do lo que ha­ce». ¿Por qué no? ¿Quién hu­bie­ra pen­sa­do que la chi­na Le­no­vo des­ban­ca­ría a IBM y HP en la ven­ta de or­de­na­do­res? ¿O que Hua­wei com­pe­ti­ría con Ap­ple? Por sus am­bi­cio­nes, The Eco­no­mist lo com­pa­ra con Na­po­león. Y las ci­fras co­rro­bo­ran que no es una com­pa­ra­ción des­ca­be­lla­da. Wan­da –cu­yo fun­da­dor ve co­mo con «un ele­fan­te lan­za­do a to­da ve­lo­ci­dad»– cre­ce al 30 por cien­to anual des­de ha­ce una dé­ca­da y es la ma­yor pro­pie­ta­ria de sue­lo en Chi­na, con cen­tros co­mer­cia­les en más de 160 ciu­da­des. Abre uno nue­vo ca­da tres se­ma­nas. La em­pre­sa es­tá va­lo­ra­da en 86.000 mi­llo­nes de dó­la­res. Y la for­tu­na per­so­nal de Wang su­pera los 32.000. Le ha arre­ba­ta­do a Jack Ma, pre­si­den­te de Ali­ba­ba –co­mer­cio on-li­ne– el tí­tu­lo de hom­bre más ri­co de Chi­na. Pe­ro no se con­for­ma.

SU OB­JE­TI­VO: FACTURAR TAN­TO CO­MO AMA­ZON EN 2020

Wang pre­ten­de aho­ra am­pliar ho­ri­zon­tes. Ya po­see más de 80 ho­te­les de lu­jo en to­do el mun­do. Qui­so aña­dir a su co­lec­ción el edi­fi­cio Es­pa­ña de Madrid, que com­pró al Ban­co San­tan­der por 265 mi­llo­nes de eu­ros, pe­ro no ob­tu­vo el per­mi­so para re­for­mar la fa­cha­da. «Fue una ba­ra­ti­ja, así que no voy a per­der di­ne­ro», se jac­tó an­tes de re­ven­der­lo. De he­cho, ga­nó seis mi­llo­nes. Y es­tá em­pe­ña­do en di­ver­si­fi­car el ne­go­cio. Apues­ta por el ocio. Par­ques te­má­ti­cos y es­tu­dios de cine. Em­pe­zó a lo gran­de en 2012 ad­qui­rien­do la ca­de­na es­ta­dou­ni­den­se de salas ci­ne­ma­to­grá­fi­cas AMC (527 ci­nes) y con­vir­tién­do­se así en el ma­yor ex­hi­bi­dor mun­dial. Y se pro­po­ne facturar tan­to co­mo Ama­zon (más de cien mil mi­llo­nes) en 2020. Pe­ro que Wang se ha­ya fi­ja­do en Holly­wood re­pre­sen­ta para mu­chos es­ta­dou­ni­den­ses una clau­di­ca­ción. Sim­bo­li­za el cam­bio de pa­ra­dig­ma, la en­tre­ga del re­le­vo a la nue­va su­per­po­ten­cia. Es cier­to que Holly­wood ya no es lo que era. El se­ma­na­rio The Atlan­tic re­cuer­da que la ciu­dad de Los Án­ge­les se con­vir­tió en la me­ca del cine ha­ce pre­ci­sa­men­te un si­glo gra­cias a em­pre­sa­rios co­mo Ce­cil B. De­mi­lle, que apli­ca­ron los prin­ci­pios de la pro­duc­ción en se­rie. Pe­ro la des­lo­ca­li­za­ción tam­bién ha lle­ga­do aquí, alen­ta­da por la cre­cien­te im­por­tan­cia del pro­ce­sa­mien­to di­gi­tal. En 2014, los es­tu­dios de Holly­wood pro­du­je­ron 106 pe­lí­cu­las, aun­que de ellas so­lo 22 se ro­da­ron en Ca­li­for­nia. Y el año pa­sa­do ni una so­la su­per­pro­duc­ción por en­ci­ma de cien mi­llo­nes de dó­la­res se ro­dó allí. Así que, bien mi­ra­do, Holly­wood ha du­ra­do 100 años. La me­di­da fa­vo­ri­ta de Wang. La pró­xi­ma cen­tu­ria es chi­na.

ES­PA­ÑA EN EL CO­RA­ZÓN... Es fut­bo­le­ro. Con­tra­tó a Ca­ma­cho co­mo en­tre­na­dor de la se­lec­ción na­cio­nal de Chi­na. Y com­pró el 20 por cien­to del Atlético de Madrid. Wang via­ja por to­do el mun­do y tiene dos jets pri­va­dos (aba­jo). Eso sí, so­lo ha­bla chino y va con un in­tér­pre­te.

... Y EN EL BOL­SI­LLO Com­pró la to­rre Es­pa­ña en Madrid, pe­ro pron­to se des­hi­zo de ella, al sa­ber que no po­día ti­rar la fa­cha­da. Aun así, ga­nó di­ne­ro con la ope­ra­ción. Iz­da.: el Pi­cas­so que com­pró por 20 mi­llo­nes de eu­ros en Ch­ris­tie's en 2014.

LA FAMILIA: LOS ORÍ­GE­NES DE SU IM­PE­RIO Wang (pri­me­ro a la de­re­cha) si­guió los pa­sos de su pa­dre y se unió al Ejér­ci­to Po­pu­lar con so­lo 15 años. En­se­gui­da se con­vir­tió en lí­der de su pe­lo­tón y 8 años des­pués era el sub­di­rec­tor de la Es­cue­la Mi­li­tar. De­jó el Ejér­ci­to en 1988 para crear su pri­me­ra em­pre­sa.

EL HI­JO DÍSCOLO… Su hi­jo, Wang Si­cong, es da­do a ex­tra­va­gan­cias, co­mo com­prar­le relojes de oro a su pe­rro. «No me im­por­ta si mis ami­gos son ri­cos o no. Es im­po­si­ble que lo sean más que yo».

… Y LA MU­JER PER­FEC­TA Es­tá ca­sa­do con Lin Ning, que se ocu­pa de va­rias or­ga­ni­za­cio­nes so­cia­les y que se ca­rac­te­ri­za por una dis­cre­ción de la que ca­re­ce su hi­jo (úni­co, co­mo mar­ca el ré­gi­men).

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.