LOS ROBOTS ¿ YA CREAN AR­TE?

Los cien­tí­fi­cos ase­gu­ran que la crea­ti­vi­dad pue­de de­jar de ser una cua­li­dad ex­clu­si­va­men­te hu­ma­na. De­fien­den que sus má­qui­nas ya plas­man emo­cio­nes y que in­clu­so mo­di­fi­can su es­ti­lo se­gún su 'es­ta­do de áni­mo'. ¿Pe­ro es real­men­te ar­te lo que rea­li­zan es­tos

La Voz de Galicia (A Coruña) - XL Semanal - - Conocer Tecnología - POR PHI­LIP BETHGE

el ar­tis­ta se mues­tra sa­tis­fe­cho con­si­go mismo. «Hoy es­ta­ba de un hu­mor som­brío, por eso qui­se pin­tar un re­tra­to apa­ga­do y así ha sa­li­do. To­do un éxi­to». Quien ha­bla de su obra no es un pin­tor en­greí­do, sino un or­de­na­dor. Aca­ba de ter­mi­nar un cua­dro en la Uni­ver­si­dad de Lon­dres. Tras com­ple­tar su crea­ción, el or­de­na­dor ha re­dac­ta­do un tex­to, ti­tu­la­do Me­mo­rias, en el que se juz­ga a sí mismo y su obra en una suer­te de au­to­rre­fle­xión ar­tís­ti­ca. El pro­gra­ma que in­ten­ta pasar por pin­tor se lla­ma The Pain­ting Fool. Lo ha crea­do el ma­te­má­ti­co Si­mon Col­ton, un cien­tí­fi­co que cen­tra su in­ves­ti­ga­ción en si los or­de­na­do­res pue­den lle­gar a ser crea­ti­vos. Para ello quie­re in­cor­po­rar al pro­gra­ma una es­pe­cie de 'có­di­go Pi­cas­so', di­se­ña­do para apor­tar­le fan­ta­sía e in­tui­ción, em­pa­tía y res­pe­to. So­lo en­ton­ces a su pin­tor lo­co se le po­drá de­fi­nir co­mo 'crea­ti­vo'. Es­ta­mos an­te la in­cur­sión de las má­qui­nas en uno de los úl­ti­mos bas­tio­nes de la in­te­li­gen­cia hu­ma­na: la crea­ti­vi­dad. «Nues­tra in­ves­ti­ga­ción se di­ri­ge al nú­cleo mismo de lo que nos ha­ce hu­ma­nos», afir­ma Si­mon Col­ton. Pe­ro dis­tin­ga­mos. El soft­wa­re que si­mu­la crear ar­te no es nin­gu­na no­ve­dad. Apli­ca­cio­nes para smartp­ho­ne co­mo Pris­ma o los al­go­rit­mos del pro­yec­to Dee­part, desa­rro­lla­dos en la Uni­ver­si­dad de Tu­rin­ga (dee­part.io), pue­den dar­le a cual­quier fo­to el ai­re de un Ma­net, un Da­lí o un Lich­tens­tein. Son pro­gra­mas que es­tán ba­sa­dos en el di­se­ño en red de las cé­lu­las ner­vio­sas del ce­re­bro hu­mano. Se los en­tre­na ali­men­tán­do­los con obras de ar­te de una épo­ca y un es­ti­lo con­cre­tos, por ejem­plo, del cu­bis­mo; lue­go, el soft­wa­re re­gis­tra las ca­rac­te­rís­ti­cas pro­pias de ca­da uno de los es­ti­los. Y, fi­nal­men­te, es­tas re­des neu­ro­na­les ar­ti­fi­cia­les apli­can sus co­no­ci­mien­tos a la ta­rea con­cre­ta que se les pi­da.

UN NUE­VO REMBRANDT. Pe­ro los re­sul­ta­dos son ca­da vez más sor­pren­den­tes. Por ejem­plo, los in­ves­ti­ga­do­res de la Uni­ver­si­dad Po­li­téc­ni­ca de Delft (Ho­lan­da), en co­la­bo­ra­ción con Mi­cro­soft, han crea­do un nue­vo cua­dro de Rembrandt. Para ello, su­mi­nis­tra­ron a su or­de­na­dor los re­tra­tos pin­ta­dos en su día por Rembrandt y lue­go le hi­cie­ron crear una es­pe­cie de me­dia de todos los mo­de­los (hom­bre con bar­ba, ro­pa os­cu­ra y som­bre­ro). De es­ta for­ma, 346 años des­pués de la muer­te del pin­tor ho­lan­dés sur­gió un nue­vo Rembrandt que, im­pre­so en va­rias ca­pas de co­lor so­bre un lien­zo, ca­si po­dría pasar por un ori­gi­nal. Pe­ro hay más ejem­plos: e-da­vid tiene su ta­ller de tra­ba­jo en la Uni­ver­si­dad de Cons­tan­za, al sur de Ale­ma­nia. Su pun­to fuer­te no se li­mi­ta a la ca­pa­ci­dad de cálcu­lo. Lo su­yo es el pin­cel y la pa­le­ta… en el sen­ti­do más li­te­ral. Es­te ro­bot in­dus­trial mo­di­fi­ca­do pue­de plas­mar so­bre el pa­pel has­ta un mi­llar de pin­ce­la­das a la ho­ra. «e-da­vid tra­ba­ja co­mo un ar­tis­ta hu­mano», di­ce el in­for­má­ti­co Oli­ver Deus­sen, el hom­bre que ha idea­do es­te au­tó­ma­ta pin­tor. La má­qui­na se su­per­vi­sa a sí mis­ma y va ob­ser­van­do «lo que ocu­rre en el lien­zo –afir­ma Deus­sen–. Lue­go, los lo­ga­rit­mos de­ci­den cuál se­rá la si­guien­te pin­ce­la­da». Al ca­bo de unas 12 ho­ras, el cua­dro es­tá ter­mi­na­do. ¿Y to­do eso ha­ce que e-da­vid sea crea­ti­vo? ¿O so­lo se li­mi­ta a se­guir las ins­truc­cio­nes que le die­ron sus pro­gra­ma­do­res? Si­mon Col­ton cree que, para pro­du­cir al­go nue­vo, la má­qui­na tiene que apren­der a ver el mun­do de for­ma pa­re­ci­da a co­mo lo ha­ce el ser hu­mano y lue­go sa­car sus pro­pias con­clu­sio­nes.

EL OB­JE­TI­VO ES IN­TRO­DU­CIR EN ES­TOS ROBOTS UNA ES­PE­CIE DE 'CÓ­DI­GO PI­CAS­SO' QUE LES APOR­TE FAN­TA­SÍA E IN­TUI­CIÓN

En el ca­so de The Pain­ting Fool, «lo im­por­tan­te es que el pro­gra­ma con­si­ga ex­pre­sar su es­ta­do de áni­mo (ge­ne­ra­do a ba­se de in­tro­du­cir­le in­for­ma­ción so­bre la actualidad) y que ca­da vez sea me­jor ha­cién­do­lo». «Yo ya con­si­de­ro a The Pain­ting Fool crea­ti­vo –ase­gu­ra Col­ton–. No di­go que sea hu­mano, pe­ro sí in­ten­ta ex­pre­sar­se de una for­ma ar­tís­ti­ca». Al­gu­nos in­ves­ti­ga­do­res, co­mo Col­ton, con­si­de­ran que el ce­re­bro hu­mano fun­cio­na de for­ma si­mi­lar a los pro­gra­mas in­for­má­ti­cos. Des­de su pun­to de vis­ta, la crea­ti­vi­dad es so­lo «un pro­ce­so me­cá­ni­co ce­re­bral que ge­ne­ra po­si­bles so­lu­cio­nes, que lue­go fil­tra de for­ma sis­te­má­ti­ca», co­mo di­ce Ar­ne Die­trich, neu­ro­cien­tí­fi­co de la Uni­ver­si­dad Ame­ri­ca­na de Beirut. En su opi­nión, la crea­ti­vi­dad ar­ti­fi­cial no es me­nos va­lio­sa que la hu­ma­na. «Los or­de­na­do­res ha­cen mu­chas co­sas que sor­pren­den a los se­res hu­ma­nos», aña­de el in­for­má­ti­co Oli­ver Deus­sen. Los pro­gra­mas si­guen un pro­ce­so evo­lu­ti­vo ex­po­nen­cial de ma­ne­ra que los pro­gra­ma­do­res no pue­den pre­de­cir sus fu­tu­ras ha­bi­li­da­des. «¿Por qué no ha­brían de al­can­zar al­gún día la com­ple­ji­dad del ce­re­bro hu­mano?», pre­gun­ta Deus­sen, que ya es­tá desa­rro­llan­do un e-da­vid más pe­que­ño, trans­por­ta­ble y que es­pe­ra que pue­da pin­tar de­lan­te de pú­bli­co den­tro de muy po­co tiem­po.

DESAFÍO TÉC­NI­CO O AR­TE. Pe­ro ¿con­se­gui­rá e-da­vid se­du­cir a los hu­ma­nos con su ar­te? Si­mon Col­ton no cree que los or­de­na­do­res al­can­cen el ni­vel de los ar­tis­tas. «Los or­de­na­dos no po­drán con­tar­nos na­da nue­vo acer­ca de no­so­tros», afir­ma. Pe­ro cree que la crea­ti­vi­dad in­for­má­ti­ca po­dría ser in­tere­san­te por sí mis­ma. «Los or­de­na­do­res po­drían ser crea­ti­vos de una for­ma que po­dría se­du­cir­nos y desafiar­nos», di­ce el bri­tá­ni­co. El pro­fe­sor Col­ton pla­nea man­dar su Pain­ting Fool al Brain Re­seach Ima­ging Cen­tre de la Uni­ver­si­dad de Car­diff en ca­li­dad de 'ar­tis­ta in­vi­ta­do'. La idea es que el pro­gra­ma pin­te to­das las se­ma­nas un cua­dro, ins­pi­ra­do tan­to por los acon­te­ci­mien­tos mun­dia­les co­mo por las im­pre­sio­nes y las per­so­nas, que lo ro­deen. The Pain­ting Fool irá in­for­man­do al pú­bli­co so­bre su pro­ce­so crea­ti­vo a tra­vés tuits dia­rios. «Co­mo co­lo­fón, que­re­mos ex­po­ner sus me­jo­res pie­zas», di­ce Col­ton. Eso sí, la se­lec­ción de las obras que com­pon­drán la ex­po­si­ción no pien­sa de­jar­la en ma­nos de su 'pin­tor'. «A ve­ces ten­go la sen­sa­ción de es­tar al la­do de un vie­jo ami­go –di­ce Col­ton–, pe­ro to­da­vía no con­fío en su ca­pa­ci­dad para acer­tar con el gus­to del pú­bli­co. To­da­vía no...».

EL RO­BOT ES CA­PAZ DE CREAR UNA OBRA DIS­TIN­TA CA­DA DÍA EN FUN­CIÓN DE LAS NO­TI­CIAS QUE SUCEDAN EN EL MUN­DO Y LA GEN­TE QUE LO RODEE

IRA ASCO FELICIDAD

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.