EL JUE­GO DE OO­NA

La me­nor de los Cha­plin es una es­tre­lla con­cien­cia­da con la mo­da res­pon­sa­ble. Para 'Xlse­ma­nal' po­sa en ex­clu­si­va con fir­mas es­pa­ño­las que cum­plen sus re­qui­si­tos éti­cos. Con ella ha­bla­mos de su nue­va pe­lí­cu­la, 'Pro­yec­to Lá­za­ro', de su pa­so por 'Jue­go de tr

La Voz de Galicia (A Coruña) - XL Semanal - - Ella & él El Personaje - Por Ra­quel Pe­láez Fo­to­gra­fía Ma­rio Sie­rra Es­ti­lis­mo Jo­sé He­rre­ra

"Hay que in­ten­tar evi­tar la mo­da rá­pi­da. El con­su­mo ex­ce­si­vo de ro­pa es ma­lo para el ser hu­mano y para el me­dioam­bien­te"

"Cuan­do era ado­les­cen­te, que­ría ser pe­rio­dis­ta de gue­rra. Nun­ca me ha fal­ta­do de na­da y eso me lle­na­ba de cul­pa­bi­li­dad. Que­ría ha­cer al­go útil"

YO NUN­CA ES­PE­RO na­da –di­ce la ac­triz Oo­na Cha­plin cuan­do se le pre­gun­ta si se ha sen­ti­do có­mo­da du­ran­te la se­sión de fotos–. Así, siem­pre me sor­pren­do para bien». Una reac­ción bas­tan­te cohe­ren­te an­te la can­ti­dad de ex­pec­ta­ti­vas que lle­va ge­ne­ran­do des­de que na­ció, ha­ce 30 años. Hi­ja de Ge­ral­di­ne Cha­plin y nie­ta de Char­lot, la Oo­na ado­les­cen­te re­cha­zó la pro­fe­sión de sus ma­yo­res has­ta que un día se dis­fra­zó co­mo su abue­lo para una obra de tea­tro y que­dó atra­pa­da por el es­pí­ri­tu de la in­ter­pre­ta­ción. Na­ci­da en Madrid y con se­de en Lon­dres, Oo­na con­ce­dió a la his­to­ria de la te­le­vi­sión uno de sus me­jo­res mo­men­tos gra­cias a su pa­pel co­mo Ta­li­sa Stark en Jue­go de tro­nos. En enero, y tras pro­ta­go­ni­zar pe­lí­cu­las co­mo El via­je más lar­go o Pur­ga­to­rio, lle­ga­rá Pro­yec­to Lá­za­ro –del di­rec­tor Ma­teo Gil–, don­de se ha­bla de la re­su­rrec­ción y de apren­der a vi­vir el pre­sen­te. Una cues­tión que la ac­triz, ve­ga­na y com­pro­me­ti­da con el pla­ne­ta y sus ha­bi­tan­tes, con­si­de­ra im­pres­cin­di­ble. Em­pe­zan­do por el mun­do de la mo­da y la be­lle­za.

Oo­na Cha­plin. ¿Sa­bías que en la In­dia se sui­ci­da un agri­cul­tor ca­da me­dia ho­ra al no po­der man­te­ner sus cul­ti­vos por la caí­da de los pre­cios del al­go­dón? Y to­do por­que no­so­tros que­re­mos com­prar ca­mi­se­tas ba­ra­tas. Xlse­ma­nal. ¿Y qué pro­po­ne para so­lu­cio­nar­lo? O.C. Evi­tar la mo­da rá­pi­da. El con­su­mo ex­ce­si­vo de ro­pa es ma­lo para el ser hu­mano y para el me­dioam­bien­te. Y ni si­quie­ra nos ha­ce fe­li­ces: cuan­ta más ro­pa tie­nes, más an­sie­dad te crea. Siem­pre quie­res te­ner lo úl­ti­mo que se lle­va, no sa­bes qué po­ner­te… Es ab­sur­do. XL. Al pla­ne­ta le sa­le ca­ro nues­tra an­sia por la mo­da y la eter­na ju­ven­tud… O.C. ¿Eter­na ju­ven­tud? [Se ríe]. ¡Vi­van los vie­jos y las vie­jas, vi­van los sa­bios, vi­van las ca­nas, vi­van las va­gi­nas que han pa­ri­do!… ¿Se pue­de de­cir ‘va­gi­na’ en es­ta re­vis­ta? XL. No veo por qué no… O.C. Es que la pa­la­bra sue­na tan fea... Me­jor va­mos a lla­mar­lo ‘yo­ni’,

que sig­ni­fi­ca ‘lu­gar se­cre­to’ en sáns­cri­to. XL. Has­ta en eso es­tá in­ten­tan­do in­ter­ve­nir la ci­ru­gía es­té­ti­ca… O.C. ¡Me­nu­da bar­ba­ri­dad! Es­ta­mos po­nien­do ti­ri­tas por to­das par­tes. Per­de­mos de­ma­sia­do tiem­po preo­cu­pán­do­nos por el as­pec­to fí­si­co. XL. Su nue­va pe­lí­cu­la, Pro­yec­to Lá­za­ro, va más allá y pro­po­ne vi­vir para siem­pre... O.C. Uno de los gran­des erro­res del ser hu­mano: que­rer vi­vir en el pa­sa­do o en el fu­tu­ro. Cuan­do lo que úni­co que hay es el pre­sen­te. XL. ¿Acep­ta­ría us­ted una ofer­ta así? O.C. ¡N0!… pre­fie­ro la muer­te. Qué abu­rri­mien­to. XL. Ha pa­sa­do us­ted por el pur­ga­to­rio, aho­ra le to­ca re­su­ci­tar co­mo Lá­za­ro y pron­to la ve­re­mos en la se­rie El pa­dre de Caín… ¿Ca­sua­li­dad di­vi­na? O.C. [Se ríe]. Si es que la re­li­gión si­gue sien­do la me­jor re­fe­ren­cia cul­tu­ral que te­ne­mos. So­bre to­do la Bi­blia. No soy cris­tia­na, pe­ro he dis­fru­ta­do con su lec­tu­ra de prin­ci­pio a fin. Es el li­bro más leí­do, pe­ro tam­bién el me­nos en­ten­di­do. XL. In­clu­so es us­ted una gran ad­mi­ra­do­ra del Pa­pa Fran­cis­co... O.C. Me en­can­ta. Me he leí­do Lau­da­to si, su se­gun­da en­cí­cli­ca, don­de ha­bla de la ava­ri­cia ca­pi­ta­lis­ta, al­go muy po­co po­pu­lar por­que a la gen­te no le gus­ta es­cu­char que el con­su­mis­mo es ma­lo. Pe­ro él tiene un 'par de hue­vos' y lo di­ce. Ade­más, es­te Pa­pa ha­ce hin­ca­pié en el te­ma de los re­fu­gia­dos. XL. Y eso le to­ca muy de cer­ca. Ha es­ta­do us­ted en va­rios cam­pos. O.C. El úl­ti­mo en Ca­lais (Fran­cia), que lo han des­man­te­la­do. Diez mil per­so­nas en la ca­lle. Y yo me pre­gun­to, y es­to que voy a de­cir es chun­go, pe­ro voy a ser va­lien­te: ¿qué pen­sa­ría el mun­do si esos re­fu­gia­dos lle­va­ran yar­mul­kes (ki­pás) ju­díos? XL. Una cues­tión po­lé­mi­ca, des­de lue­go. O.C. Cla­ro. Es­to no se pue­de de­cir por­que se su­po­ne que los re­fu­gia­dos son te­rro­ris­tas y los ju­díos no. Cuan­do es­tás con re­fu­gia­dos te con­ta­gian su su­fri­mien­to, pe­ro ¿sa­bes? He apren­di­do que hay que te­ner ale­gría para com­par­tir­la. Por eso via­jé a Ca­lais con la or­ga­ni­za­ción Pa­lla­sos en Re­bel­día, para in­ten­tar con­ta­giar­la. XL. ¿Qué tal se le dio ha­cer de pa­ya­so? Por­que al­go de ofi­cio lle­va en las ve­nas. O.C. No lo sé, por­que es­to no es al­go ge­né­ti­co. Tra­ba­jar de pa­ya­so es muy du­ro, es un ar­te ma­te­má­ti­co, con unas he­rra­mien­tas muy re­fi­na­das. Lo que sí lle­vo en las ve­nas es que to­da mi familia ha si­do exi­lia­da. XL. Sus abue­los ma­ter­nos aca­ba­ron en Sui­za… O.C. A mi abue­lo, Cha­plin, lo exi­lia­ron de EE.UU. tras acu­sar­lo de co­mu­nis­ta. Pe­ro no so­lo él. Mi abue­lo por par­te de pa­dre se es­ca­pó de una cár­cel en Es­pa­ña para ir­se a Chi­le en el año 39, y mi pa­dre se fue de ese mismo país a Cu­ba cuan­do lle­gó Pi­no­chet. XL. ¿El des­arrai­go es igual para todos? O.C. Bueno, si tie­nes di­ne­ro, co­mo mis abue­los ma­ter­nos, las co­sas son mu­cho más fá­ci­les. Lo que más me enor­gu­lle­ce de mi familia es que la gen­te ha tra­ta­do de ser con­gruen­te. Siem­pre les ha im­por­ta­do el bie­nes­tar de los de­más, por eso han te­ni­do pro­ble­mas. XL. ¿Qué le ha con­ta­do su ma­dre de aquel tras­la­do for­zo­so de los Cha­plin? O.C. Era muy pe­que­ña y para ella de­bió de ser una aven­tu­ra: un bar­co, una nue­va vi­da… Al fi­nal, mi ma­dre no te­nía que es­tar en el ba­rro, bajo la llu­via y pa­san­do ham­bre co­mo los re­fu­gia­dos de aho­ra. Ella vi­vía en el lu­jo más ab­so­lu­to via­jan­do a Sui­za. XL. Y vi­nien­do us­ted de una familia de ac­to­res, ¿por qué re­cha­za­ba es­ta pro­fe­sión? O.C. Yo he te­ni­do una vi­da muy afor­tu­na­da, mu­cho más que cual­quier per­so­na que co­noz­co. Nun­ca me ha fal­ta­do na­da, y eso me lle­na­ba de cul­pa­bi­li­dad. En­ton­ces, me plan­teé que te­nía que ha­cer al­go para ser útil en la vi­da y de­ci­dí que se­ría pe­rio­dis­ta de gue­rra. Fue mi épo­ca más lu­cha­do­ra. XL. Y ha ter­mi­na­do con­vir­tién­do­se en ac­triz y en­tre­gán­do­le la Es­pi­ga de Ho­nor de la Se­min­ci a su pro­pia ma­dre… O.C. Fue pre­cio­so. La ‘ti­pa’ tiene un sen­ti­do del hu­mor y una hu­mil­dad in­creí­bles. Es co­mo una bru­ja bue­na. Lo sa­be to­do en to­do mo­men­to. XL. Con­ta­ba Ge­ral­di­ne que lo pa­só fa­tal vien­do su es­ce­na de san­gre en Jue­go de tro­nos. ¿Le ha pa­sa­do a us­ted lo mismo con al­gu­na pe­lí­cu­la de su ma­dre? O.C. No por­que en­tro en tra­ce cuan­do la veo. XL. ¿Ha se­gui­do vien­do la se­rie? O.C. Me fal­ta es­ta úl­ti­ma tem­po­ra­da. Es que no ten­go te­le­vi­sión. He re­nun­cia­do a ella. Pe­ro en al­gún mo­men­to la ve­ré. XL. ¿Si­gue te­nien­do re­la­ción con sus com­pa­ñe­ros de la se­rie? O.C. Sí, so­bre to­do con Na­ta­lia Te­na [Os­ha en la se­rie] y Finn Jo­nes [sir Lo­ras Ty­rell]. Hay muy buen ro­llo. XL. ¿Y no que­dan aho­ra que vie­nen todos tan­to a ro­dar a Es­pa­ña? O.C. Al fi­nal nun­ca coin­ci­di­mos, pe­ro ima­gí­na­te si nos jun­ta­mos todos los ac­to­res en un bar... XL. Yo sal­go co­rrien­do. Me­nu­do ga­fe tie­nen us­te­des. O.C. Pues nos pa­só en Bel­fast. Nos pe­gá­ba­mos unas sa­li­das tre­men­das y, cla­ro, en­tra­bas en una dis­co­te­ca en plan pan­di­lla y la gen­te se que­da­ba im­pre­sio­na­da [se ríe].

"El Pa­pa Fran­cis­co tiene 'un par' y ha­bla so­bre la ava­ri­cia ca­pi­ta­lis­ta, pe­ro a la gen­te no le gus­ta oír que el con­su­mis­mo es ma­lo"

"To­da mi familia ha si­do exi­lia­da. A mi abue­lo, Cha­plin, lo ex­pul­sa­ron de EE.UU. y mi abue­lo pa­terno se es­ca­pó de una cár­cel es­pa­ño­la en el 39"

A la iz­quier­da: VES­TI­DO, de Ro­ber­to Diz; y ANI­LLO, de Lu­xen­ter. A la de­re­cha: VES­TI­DO, de Te­re­sa Hel­big; y ZA­PA­TOS, de Lo­di.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.