Ani­ma­les de com­pa­ñía

Gen­te la­men­ta­ble

La Voz de Galicia (A Coruña) - XL Semanal - - Magazine Firmas - Por Juan Ma­nuel de Pra­da www.xl­se­ma­nal.com/fir­mas

me ha im­pre­sio­na­do mu­cho la mez­cla de des­par­pa­jo y en­grei­mien­to con que la pren­sa sis­té­mi­ca mun­dial ha tra­ta­do de ex­pli­car la vic­to­ria de Trump o el lla­ma­do ‘bre­xit’. Am­bos re­sul­ta­dos, por su­pues­to, son con­si­de­ra­dos ca­tas­tró­fi­cos; y de­trás de ellos se ha­lla siem­pre el mis­mo cul­pa­ble: un sec­tor de la po­bla­ción que vi­ve ale­ja­do de las gran­des ur­bes, ha­bi­tan­tes del mun­do ru­ral o de los cin­tu­ro­nes in­dus­tria­les, gen­te atra­sa­da, sin es­tu­dios uni­ver­si­ta­rios, rehén de ata­vis­mos ca­si bes­tia­les, que se ha ti­ra­do to­da la vi­da olien­do bo­ñi­gas de va­ca o es­car­dan­do su te­rru­ño, tal vez pi­can­do car­bón en una mi­na o des­pie­zan­do re­ses en un ma­ta­de­ro in­dus­trial. Be­be­do­res com­pul­si­vos de cer­ve­za, an­cia­nos tro­na­dos, pa­ta­nes y fa­ná­ti­cos re­li­gio­sos, des­tri­pa­te­rro­nes y tra­gal­da­bas, un odio­so lum­pen que se re­sis­te a su­bir al tren del pro­gre­so. En reali­dad, las ca­rac­te­ri­za­cio­nes rea­li­za­das por la pren­sa sis­té­mi­ca no se dis­tin­guen de­ma­sia­do de las que an­tes lan­za­ron al­gu­nos de sus ído­los. La bru­ja Hi­la­ria, por ejem­plo, no tu­vo re­bo­zo al­guno en des­pa­char­se an­te un au­di­to­rio en­fer­vo­ri­za­do con­tra los vo­tan­tes de su ri­val: «¿Sa­ben? –di­jo–. Po­drían po­ner a la mi­tad de los se­gui­do­res de Trump en lo que yo lla­mo ‘el ces­to de la gen­te la­men­ta­ble’. Ra­cis­tas, ma­chis­tas, ho­mó­fo­bos, xe­nó­fo­bos, is­la­mó­fo­bos… por men­cio­nar al­gu­nos». Mu­cho más con­des­cen­dien­te que la bru­ja Hi­la­ria, el prín­ci­pe de la paz Oba­ma, re­fi­rién­do­se a los tra­ba­ja­do­res en pa­ro, afir­mó que «no sor­pren­de que se ha­yan amar­ga­do, que se afe­rren a las ar­mas o a la re­li­gión o a la an­ti­pa­tía ha­cia las per­so­nas que no son co­mo ellos, o al sen­ti­mien­to en con­tra de los in­mi­gran­tes o en con­tra del co­mer­cio co­mo una for­ma de ex­pli­car sus frus­tra­cio­nes». Gen­te amar­ga­da y la­men­ta­ble, gen­te des­cas­ta­da de la que só­lo ca­be apia­dar­se (si uno es mo­do­si­to, co­mo Oba­ma) o car­ca­jear­se (si uno es más pre­sun­tuo­so, al es­ti­lo de la bru­ja Hi­la­ria), re­frac­ta­ria a los dog­mas es­ta­ble­ci­dos, que osa po­ner en du­da que la glo­ba­li­za­ción o la ideo­lo­gía de gé­ne­ro sean con­quis­tas irre­nun­cia­bles del pro­gre­so hu­mano. Lo que prue­ban es­tas des­ca­li­fi­ca­cio­nes de la pren­sa y de sus de­rro­ta­dos ído­los es que el sis­te­ma ha­bía de­ci­di­do ‘pres­cin­dir’ de lo que la bru­ja Hi­la­ria de­no­mi­nó «gen­te la­men­ta­ble». Así se ex­pli­ca que no ten­gan re­ca­to en re­fe­rir­se a to­do es­te sec­tor de la po­bla­ción (su­fri­dor di­rec­to de sus po­lí­ti­cas in­hu­ma­nas) en tér­mi­nos tan des­pec­ti­vos, en ri­di­cu­li­zar­los de for­ma tan bur­da, en en­do­sar­les to­das las la­cras ima­gi­na­bles, en ha­cer bur­la de sus di­fí­ci­les cir­cuns­tan­cias la­bo­ra­les, en pre­sen­tar­los an­te los ojos del mun­do co­mo una chus­ma re­pul­si­va que pro­fe­sa las ideas más an­qui­lo­sa­das y abe­rran­tes. Na­tu­ral­men­te, es­ta re­suel­ta cam­pa­ña de de­ni­gra­ción te­nía un do­ble ob­je­ti­vo: por un la­do, in­ten­tar que el sec­tor más acom­ple­ja­do o ti­bio de es­ta «gen­te la­men­ta­ble» se des­mar­ca­se por te­mor al es­tig­ma so­cial, acep­tan­do co­mul­gar con las rue­das de mo­lino sis­té­mi­cas; por otro, ex­pul­sar de­fi­ni­ti­va­men­te a las ti­nie­blas al sec­tor más nu­man­tino de es­ta «gen­te la­men­ta­ble», pa­ra con­ver­tir­lo de­fi­ni­ti­va­men­te en un gru­púscu­lo de apes­ta­dos a los que de mo­men­to se to­le­ra, mien­tras se pro­du­ce su ex­tin­ción na­tu­ral. Pe­ro los ar­qui­tec­tos de es­te plan de de­mo­ni­za­ción de la «gen­te la­men­ta­ble» ca­li­bra­ron mal sus po­si­bi­li­da­des: los se­ña­la­dos y agre­di­dos se han re­ve­la­do más nu­me­ro­sos de lo que au­gu­ra­ban los cálcu­los sis­té­mi­cos; y, so­bre to­do, han re­sul­ta­do mu­cho más im­permea­bles a la pro­pa­gan­da con la que tra­ta­ban de des­alen­tar­los y acom­ple­jar­los, por­que han cria­do ca­llo de tan­to re­pe­ler la ba­zo­fia con que tra­tan de tu­pir sus me­nin­ges. Y es que es­tos cálcu­los erra­dos se rea­li­za­ron con­si­de­ran­do erró­nea­men­te que la «gen­te la­men­ta­ble» es­ta­ba he­cha de la mis­ma pas­ta de al­fe­ñi­que que los can­ta­ma­ña­nas que se tra­gan la pro­pa­gan­da sis­té­mi­ca: po­bres dia­blos a los que han la­va­do el ce­re­bro en la uni­ver­si­dad, ur­ba­ni­tas de me­nin­ges re­blan­de­ci­das por las sub­ven­cio­nes y el con­su­mo de por­no­gra­fía, mo­der­ni­llos pa­té­ti­cos con más tra­ga­de­ras que Lin­da Lo­ve­la­ce, la­ca­yos de to­dos los dog­mas es­ta­ble­ci­dos que ci­fran en su cum­pli­mien­to de­vo­to el sal­vo­con­duc­to pa­ra su acep­ta­ción so­cial, ma­sas gre­ga­rias en­chu­fa­das a to­das las con­sig­nas y es­ló­ga­nes del pro­gre­sis­mo lí­qui­do, de­mó­cra­tas de anun­cio de cham­pú que se ca­gan por la pa­ta aba­jo (por­que to­man

Gen­te que osa po­ner en du­da que la glo­ba­li­za­ción o la ideo­lo­gía de gé­ne­ro sean con­quis­tas irre­nun­cia­bles del pro­gre­so hu­mano

Qmu­cho bí­fi­dus ac­ti­vo) an­te cual­quier ama­go de di­si­den­cia. Pe­ro la «gen­te la­men­ta­ble» sa­lió más res­pon­do­na de lo pre­vis­to; y en lu­gar de achan­tar­se an­te las des­ca­li­fi­ca­cio­nes, se re­vol­vió fu­rio­sa con­tra las éli­tes que tan­to la ha­bían des­pre­cia­do y hu­mi­lla­do du­ran­te dé­ca­das. Y sos­pe­cho que su fu­ria no de­cli­na­rá tan fá­cil­men­te.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.