Are­nas mo­ve­di­zas

Arias sin inocen­cia

La Voz de Galicia (A Coruña) - XL Semanal - - Magazine Firmas - Por www.xl­se­ma­nal.com/fir­mas

ino­cen­cio, al na­cer, es­ta­ba des­ti­na­do a ser no­ta­rio, co­mo su pa­dre. Cuan­do el pro­ge­ni­tor fal­tó, con más ra­zón, su ma­dre in­sis­tía en que si­guie­ra los pa­sos de aquel buen hom­bre que los lle­vó en pe­re­gri­na­ción per­ma­nen­te por el má­gi­co trián­gu­lo que for­man Vélez Blan­co, Mur­cia y Orihue­li­ca del Se­ñor. Pe­ro de la mis­ma for­ma que ca­yó del ca­ba­llo el día que vio ju­gar a Di Sté­fano por vez pri­me­ra (lo que le hi­zo aban­do­nar al Ath­le­tic de Bil­bao pa­ra con­ver­tir­se en ma­dri­dis­ta fo­re­ver) tam­bién vi­ró de pre­ten­sio­nes el día o los días en que co­no­ció a com­pa­ñe­ros uni­ver­si­ta­rios que pre­pa­ra­ban el in­gre­so a la Es­cue­la Di­plo­má­ti­ca. Y de­ci­dió ser ‘di­plo’, pa­ra lo cual hu­bo de apren­der sus dos idio­mas re­gla­men­ta­rios y es­tu­diar el ra­ro te­ma­rio que abre las puer­tas a un club su­pues­ta­men­te se­lec­to e inac­ce­si­ble, en el que pa­ra en­trar ha­bía que lu­cir, al pa­re­cer, ape­lli­dos co­mo Pan de So­ra­lu­ce, Agui­rre de Cár­cer o Pi­co de Coaña. Ino­cen­cio creía, co­mo al­gu­nos más, que los di­plo­má­ti­cos eran unos ma­mo­nes, y po­si­ble­men­te es­tu­vie­ra in­fluen­cia­do por aque­lla de­fi­ni­ción per­ver­sa que di­bu­ja­ra Or­te­ga y Gas­set una tar­de di­so­lu­ta en la que de­jó es­cri­to que los di­plos eran los hom­bres ‘ca­si’: ca­si cul­tos, ca­si edu­ca­dos, ca­si tra­ba­ja­do­res, ca­si tal y ca­si cual, equi­pa­ran­do ‘ca­si’ a ‘au­sen­cia’ (lo cual de­mos­tra­ba, di­ce él, que hasta Or­te­ga de­cía ton­te­rías). Tam­bién le in­fluen­cia­ra la idea de que pa­ra ser buen di­plo­má­ti­co ha­bía que sa­ber le­van­tar co­rrec­ta­men­te el me­ñi­que pa­ra sor­ber el té, dis­po­ner de una me­sa rec­tan­gu­lar pa­ra vein­te co­men­sa­les y dis­tin­guir con ha­bi­li­dad las di­fe­ren­tes aña­das de Bour­bon y sus va­rian­tes de Ten­nes­see. Una vez den­tro de la ca­rre­ra, a la que ac­ce­dió y de la que se li­cen­ció con bue­na no­ta in­de­pen­dien­te­men­te de te­ner o no ape­lli­dos con so­le­ra, Ino­cen­cio su­po que na­da era así. Su­po que ha­bía que bre­gar en el ser­vi­cio ex­te­rior y que sol­ven­tar no po­cos pro­ble­mas li­ga­dos a la re­pre­sen­ta­ción de Es­pa­ña en el ex­te­rior. Cuen­ta en el li­bro que aca­ba de pu­bli­car que pa­só por Bo­li­via, Ar­ge­lia y la com­pli­ca­da Por­tu­gal del 75, cuan­do se vio asal­ta­da la em­ba­ja­da es­pa­ño­la des­pués de los úl­ti­mos fu­si­la­mien­tos del ré­gi­men de Fran­co. El res­to del tiem­po trans­cu­rrió al fren­te de di­ver­sos car­gos de res­pon­sa­bi­li­dad en el Mi­nis­te­rio de Ex­te­rio­res, hasta ser co­ro­na­do co­mo vi­ce­mi­nis­tro de coope­ra­ción, una suer­te de nú­me­ro dos con Fer­nán­dez Ordóñez, de quien ha­bla en el li­bro con el mis­mo ca­ri­ño con el que ha­bla­mos quie­nes pu­di­mos co­no­cer­le. En­tre la coope­ra­ción y la ONU es­tu­vo el Real Ma­drid. Chen­cho (ya no siem­pre era Ino­cen­cio) fue di­rec­tor ge­ne­ral del club de sus amo­res y su­po, me­dian­te su car­go, pa­ra lo que ser­vía un pal­co en el Ber­na­béu, la rui­na de los clu­bes pre­via a la te­le­vi­sión y la di­fi­cul­tad de sor­tear un mun­do de pa­la­bras efí­me­ras y com­pro­mi­sos cam­bian­tes. Con to­do, sa­lió ai­ro­so. El li­bro del que les ha­blo (Yo siem­pre creí que los di­plo­má­ti­cos eran unos ma­mo­nes, Pla­za & Ja­nés, 2016) es un li­bro equi­pa­ra­ble al per­so­na­je que lo pro­ta­go­ni­za: ex­tra­or­di­na­ria­men­te atrac­ti­vo y bri­llan­te, in­quie­to, po­pu­lar, agu­do y re­ple­to de bon­ho­mía. A na­die le ex­tra­ña que Chen­cho pue­da es­tar, por igual, en el más ex­qui­si­to pa­la­cio que en la más co­rrien­te pul­pe­ría, siem­pre de­rro­chan­do, por cier­to, sen­ti­do co­mún y so­ca­rro­ne­ría. Su pa­so por la ONU co­mo embajador ‘a to­do lo que da’ no de­be­rían pa­sar­lo por al­to: fue­ron tiem­pos di­fí­ci­les y Arias los de­fien­de con in­te­li­gen­cia. No es­pe­ren san­gre gra­tui­ta. No es un li­bro pa­ra el ajus­te de cuen­tas, aun­que se­gu­ra­men­te po­dría –co­mo to­dos– te­ner mo­ti­vos pa­ra dis­pa­rar. Es un re­la­to cos­tum­bris­ta por el Le­van­te al­me­rien­se y el res­to del mun­do. Re­tra­ta con pre­ci­sión a los pre­si­den­tes del go­bierno a los que ha ser­vi­do des­de di­ver­sos pues­tos y re­co­noz­co que me in­clino an­te el re­tra­to que rea­li­za de uno de los gran­des, Cal­vo So­te­lo, a quien yo ten­go co­mo gran ob­je­to de es­tu­dio: ¿cuán­tos años han de pa­sar an­tes de re­co­no­cer que el pro­fe­so­ral

Or­te­ga y Gas­set de­jó es­cri­to que los di­plo­má­ti­cos eran los hom­bres ‘ca­si’: ca­si cul­tos, ca­si edu­ca­dos, ca­si tra­ba­ja­do­res, ca­si tal y ca­si cual

QLeo­pol­do fue un ex­tra­or­di­na­rio es­pa­ñol, al igual que el im­pa­ga­ble Suá­rez, al fren­te de las la­bo­res más di­fí­ci­les en tiem­pos de es­pe­cia­les em­bro­llos y aprie­tos? El anec­do­ta­rio, por de­más, de una ca­rre­ra que da mu­cho de sí es un inago­ta­ble atrac­ti­vo del li­bro. Un li­bro es­cri­to con pa­ja­ri­ta. Que no con inocen­cia.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.