ES­TA MU­JER CON­TRO­LA EL FUT­BOL MUN­DIAL

Es la pri­me­ra mu­jer en las al­tas es­fe­ras de la FIFA. Fat­ma Sa­mou­ra, nue­va se­cre­ta­ria ge­ne­ral del má­xi­mo en­te del fút­bol mun­dial, tra­ba­jó 21 años en la ONU ayu­dan­do a po­bla­cio­nes en paí­ses en gue­rra. Aho­ra asu­me otro re­to ma­yúscu­lo: re­for­mar un or­ga­nis­mo a

La Voz de Galicia (A Coruña) - XL Semanal - - Magazine Entrevista - POR GER­HARD PFEIL Y MICHAEL WULZINGER / FO­TO­GRA­FÍA: ALE­XAN­DER HASSENSTEIN

CO­MO SE­CRE­TA­RIA GE­NE­RAL DE LA FIFA, la se­ne­ga­le­sa Fat­ma Sa­mou­ra, de 54 años, es una de las per­so­nas con más po­der den­tro del má­xi­mo ór­gano del fút­bol mun­dial. An­tes de que su pre­si­den­te, el ita­liano Gian­ni In­fan­tino, la eli­gie­ra pa­ra ocu­par el car­go, Sa­mou­ra lle­va­ba 21 años tra­ba­jan­do pa­ra Na­cio­nes Uni­das, don­de fue coor­di­na­do­ra hu­ma­ni­ta­ria.

Xl­se­ma­nal. Se­ño­ra Sa­mou­ra, ¿se ha te­ni­do que en­fren­tar ya al cli­ché ma­chis­ta de que las mu­je­res no pin­tan na­da en el fút­bol? Fat­ma Sa­mou­ra. Sí, to­da­vía hay paí­ses don­de se pien­sa que el fút­bol so­lo es di­ver­ti­do si lo jue­gan los hom­bres. Tra­ba­ja­ré por cam­biar esa si­tua­ción. XL. ¿Có­mo? F.S. Mi po­si­ción ha­ce que se me es­cu­che. XL. ¿Se ve a sí mis­ma co­mo un mo­de­lo em­ble­má­ti­co? F.S. Es alen­ta­dor que ca­da día ha­ya más mu­je­res en pues­tos di­rec­ti­vos. El tiem­po di­rá si soy o no una fi­gu­ra em­ble­má­ti­ca, pe­ro sí pue­do de­cir­le que en Na­cio­nes Uni­das fui de­fen­so­ra de las mu­je­res y en la FIFA tam­bién lo se­ré pa­ra que se les abran ca­mino ha­cia los pues­tos más al­tos. XL. Tras to­dos los asun­tos tur­bios y es­cán­da­los di­ver­sos de las últimas dé­ca­das, la ima­gen de la FIFA no es pre­ci­sa­men­te la de la ONU del fút­bol, sino más bien la de la ma­fia... F.S. Irá a mejor, es­ta­mos en la sen­da co­rrec­ta. XL. ¿Qué la ha­ce es­tar tan se­gu­ra? F.S. Las re­for­mas avan­zan a to­da má­qui­na y se han adop­ta­do me­ca­nis­mos de con­trol que ha­cen im­po­si­bles las co­sas que pa­sa­ban an­tes. Fal­ta que las fe­de­ra­cio­nes im­pon­gan es­tas re­glas. Hay 23 miem­bros a los que no en­tre­ga­mos sub­ven­cio­nes por­que hay en mar­cha pro­ce­sos de in­ves­ti­ga­ción con­tra ellos o no cum­plen los cri­te­rios per­ti­nen­tes. XL. Co­mo se­cre­ta­ria ge­ne­ral de­be ga­ran­ti­zar, so­bre to­do, que la FIFA si­ga ga­nan­do di­ne­ro. Por ejem­plo, con el Mun­dial de Ru­sia de 2018. A la vis­ta de la geopolítica ac­tual, ¿es un buen lu­gar pa­ra ce­le­brar una Co­pa del Mun­do? F.S. Si mez­cla­mos fút­bol con po­lí­ti­ca, es el fin del fút­bol. XL. ¿Có­mo pue­de ob­viar que Ru­sia po­dría se­guir arro­jan­do en 2018 bom­bas en Si­ria y apo­yan­do a los se­pa­ra­tis­tas en Ucra­nia? F.S. No se tra­ta de Ru­sia ni de Si­ria ni de Ucra­nia. Se tra­ta

"En Si­ria in­ten­ta­mos or­ga­ni­zar amis­to­sos. Allí tam­bién vi­ven per­so­nas que quie­ren ver fút­bol" "He­mos adop­ta­do nue­vos con­tro­les, pe­ro hay 23 fe­de­ra­cio­nes na­cio­na­les ba­jo in­ves­ti­ga­ción"

del Mun­dial; la gen­te quie­re ver fút­bol in­de­pen­dien­te­men­te de la si­tua­ción po­lí­ti­ca. Si hay una he­rra­mien­ta en con­di­cio­nes de trans­for­mar el mun­do por su ca­pa­ci­dad pa­ra mo­vi­li­zar a la gen­te y acer­car­la, esa es el fút­bol. Un Mun­dial pue­de ayu­dar a traer la paz. Por eso, no per­mi­ti­mos que se con­vier­ta en un ins­tru­men­to en ma­nos de los po­lí­ti­cos. XL. En ese ca­so, el Mun­dial no de­be­ría ce­le­brar­se en Ru­sia. Pa­ra Vla­di­mir Pu­tin, es­te tor­neo –igual que los Jue­gos de In­vierno de ha­ce dos años– es un ins­tru­men­to pa­ra de­mos­trar su po­der... F.S. El úni­co pe­rio­do de la His­to­ria en el que no hu­bo mun­dia­les de fút­bol fue la Se­gun­da Gue­rra Mun­dial. Des­de en­ton­ces ha ha­bi­do mu­chas gue­rras, pe­ro siem­pre se han ce­le­bra­do. Y es lo co­rrec­to. Tam­bién en Si­ria in­ten­ta­mos or­ga­ni­zar amis­to­sos. Allí vi­ven per­so­nas que quie­ren ver fút­bol. Les dis­trae. Así que ha­ce­mos to­do lo que es­tá en nues­tra mano pa­ra lle­vár­se­lo. XL. Ba­jo el man­da­to del ex­pre­si­den­te Sepp Blat­ter, la FIFA era una má­qui­na de ha­cer di­ne­ro. Aho­ra, In­fan­tino quie­re ge­ne­rar ma­yo­res be­ne­fi­cios y au­men­tar los par­ti­ci­pan­tes en la fa­se fi­nal de 32 a 48. ¿De ver­dad creen que eso tie­ne sen­ti­do? F.S. No se tra­ta de ge­ne­rar be­ne­fi­cios. Si que­re­mos que el fút­bol evo­lu­cio­ne y se con­vier­ta en un de­por­te glo­bal, en­tre el 30 y el 40 por cien­to de las fe­de­ra­cio­nes de­ben te­ner opor­tu­ni­dad de par­ti­ci­par. Que ha­ya más equi­pos re­pre­sen­tan­do a su con­ti­nen­te so­lo es po­si­ble si au­men­ta­mos los par­ti­ci­pan­tes. Me en­can­ta­ría que el Mun­dial lo ga­na­ran paí­ses que no fue­ran Ale­ma­nia, Bra­sil, Es­pa­ña, Ita­lia, Fran­cia o Ar­gen­ti­na. Se­ría bo­ni­to ver a un país afri­cano, Se­ne­gal por ejem­plo, co­mo cam­peón del mun­do. XL. Mejor no apues­te por ello. F.S. En 2002 lle­ga­mos a los cuar­tos de fi­nal. En la fa­se pre­via ha­bía­mos ga­na­do al cam­peón de Eu­ro­pa y del mun­do, Fran­cia. No es­ta­mos tan le­jos de al­can­zar ese sue­ño. XL. Más equi­pos en un Mun­dial sig­ni­fi­ca más par­ti­dos; ha­bría que cons­truir más es­ta­dios, el país or­ga­ni­za­dor ten­dría que gas­tar aún más di­ne­ro... Es una lo­cu­ra. F.S. Evi­den­te­men­te, la sos­te­ni­bi­li­dad desem­pe­ña un pa­pel cen­tral. Por eso, el Con­se­jo de la FIFA ha mo­di­fi­ca­do las con­di­cio­nes pa­ra op­tar a la or­ga­ni­za­ción del Mun­dial; ya se pue­den pre­sen­tar can­di­da­tu­ras con­jun­tas. In­clu­so es fac­ti­ble un Mun­dial en tres paí­ses. De es­ta ma­ne­ra, Áfri­ca tam­bién pue­de te­ner opor­tu­ni­dad de or­ga­ni­zar una Co­pa del Mun­do. XL. ¿Dón­de? F.S. No men­cio­na­ré paí­ses con­cre­tos. Pe­ro hay uno que po­dría or­ga­ni­zar un Mun­dial; na­tu­ral­men­te, con un so­cio. XL. ¿Su hi­ja jue­ga al fút­bol? F.S. Jue­ga en el equi­po de la Es­cue­la In­ter­na­cio­nal de Zú­rich des­de ha­ce dos me­ses. Se ha con­ta­gia­do del vi­rus del fút­bol. To­do el tiem­po me es­tá man­dan­do ví­deos pa­ra en­se­ñar­me las co­sas nue­vas que ha apren­di­do. XL. En Es­pa­ña, mu­chos clu­bes ya no son ca­pa­ces de ab­sor­ber la can­ti­dad de ni­ños que quie­ren ju­gar al fút­bol. F.S. Es­ta­mos vi­vien­do una ex­plo­sión. En to­das par­tes. Tam­bién en Áfri­ca to­dos los ni­ños quie­ren ju­gar al fút­bol. Y se ve ca­da día a más ni­ñas dán­do­le pa­ta­das a un ba­lón. Es­toy con­ven­ci­da de que eso ten­drá una in­fluen­cia po­si­ti­va en nues­tra so­cie­dad. XL. ¿A qué se re­fie­re? F.S. Las ni­ñas que jue­gan al fút­bol apren­den a respetar su

NUE­VOS AI­RES El pre­si­den­te de la FIFA, Gian­ni In­fan­tino, anun­ció el nom­bra­mien­to de Sa­mou­ra co­mo su mano de­re­cha el pa­sa­do mayo.

UNA PUER­TA PA­RA ÁFRI­CA Sa­mou­ra es, ade­más de la pri­me­ra Se­cre­ta­ria Ge­ne­ral de la FIFA, la pri­me­ra per­so­na de Áfri­ca en os­ten­tar el car­go.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.