NA­ZIS LOS Y LA BOM­BA DE HI­ROS­HI­MA

Nue­vos tes­ti­mo­nios y do­cu­men­tos sos­tie­nen que Hans Kamm­ler, ge­ne­ral de las SS en­car­ga­do de las ar­mas se­cre­tas de los na­zis, ayu­dó a los ame­ri­ca­nos a fa­bri­car la bom­ba ató­mi­ca. Le con­ta­mos có­mo.

La Voz de Galicia (A Coruña) - XL Semanal - - Conocer Historia - POR FÁ­TI­MA URI­BA­RRI

El agen­te de Es­ta­dos Uni­dos Do­nald Ri­chard­son via­jó a Aus­tria en los úl­ti­mos días de la Se­gun­da Gue­rra Mun­dial en mi­sión se­cre­ta. SU OB­JE­TI­VO ERA RE­CO­GER a Hans Kamm­ler, ge­ne­ral de las SS y una ma­le­ta con 60 ki­los de ura­nio. Ri­chard­son se los lle­vó a Es­ta­dos Uni­dos, don­de apro­ve­cha­ron el ura­nio y los co­no­ci­mien­tos del mi­li­tar ale­mán pa­ra fa­bri­car Little Boy, la bom­ba ató­mi­ca que se lan­zó so­bre Hi­ros­hi­ma. Es­ta hi­pó­te­sis que sue­na dis­pa­ra­ta­da –¿los na­zis y los es­ta­dou­ni­den­ses tra­ba­ja­ron jun­tos pa­ra ata­car Ja­pón?– es­tá ga­nan­do par­ti­da­rios en­tre los his­to­ria­do­res ale­ma­nes. MIS­TE­RIO­SA DES­APA­RI­CIÓN Se­ría, ade­más, una res­pues­ta con­vin­cen­te a la mis­te­rio­sa des­apa­ri­ción de Hans Kamm­ler, to­do­po­de­ro­so ge­ne­ral de las SS, el hom­bre que di­se­ñó los cam­pos de ex­ter­mi­nio –in­clui­das las cá­ma­ras de gas y los cre­ma­to­rios–, el ge­ne­ral a quien Hitler en­car­gó los pro­yec­tos de ar­mas se­cre­tas. Kamm­ler des­apa­re­ció en 1945. Su cuer­po no se ha en­con­tra­do nun­ca y hay hasta seis ver­sio­nes so­bre su fi­nal. Una de ellas es la que sos­tie­ne que, vien­do que la gue­rra es­ta­ba per­di­da, se pu­so en con­tac­to con los ame­ri­ca­nos y les pa­só in­for­ma­ción y ma­te­rial so­bre las in­ves­ti­ga­cio­nes nu­clea­res na­zis. Eso pro­cla­ma con ro­tun­da con­vic­ción el hi­jo de Do­nald Ri­chard­son, el agen­te que desem­pe­ñó un pa­pel im­por­tan­te en las con­tro­ver­ti­das mi­sio­nes de los ser­vi­cios se­cre­tos es­ta­dou­ni­den­ses du­ran­te los me­ses fi­na­les de la Se­gun­da Gue­rra Mun­dial. En las ope­ra­cio­nes Pa­per­clip y Al­sos,

Kamm­ler fue res­pon­sa­ble de gra­ves crí­me­nes, pe­ro ape­nas lo men­cio­na­ron en los jui­cios de Nú­rem­berg

los nor­te­ame­ri­ca­nos re­clu­ta­ron a cien­tí­fi­cos na­zis. Se los lle­va­ron en se­cre­to a Es­ta­dos Uni­dos pa­ra que sus co­no­ci­mien­tos no ca­ye­ran en ma­nos de los so­vié­ti­cos. Tras­la­da­ron a Es­ta­dos Uni­dos a más de 700 cien­tí­fi­cos ale­ma­nes y a sus fa­mi­lias. To­da­vía, 71 años des­pués del fin de la gue­rra, las ope­ra­cio­nes Pa­per­clip y Al­sos si­guen sien­do ab­so­lu­to top se­cret y aún en­cien­den po­lé­mi­cas, ya que mu­chos de aque­llos cien­tí­fi­cos 'res­ca­ta­dos' ha­bían co­la­bo­ra­do con su tra­ba­jo en las atro­ci­da­des na­zis. El ob­je­ti­vo de una de es­tas ope­ra­cio­nes, la Al­sos, era ha­cer­se con los se­cre­tos nu­clea­res de los na­zis. Si al­guien los co­no­cía era Hans Kamm­ler, el ge­ne­ral in­ge­nie­ro que tam­bién se en­car­gó de diseñar en Aus­tria el com­ple­jo de ga­le­rías sub­te­rrá­neas B8 Berg­kris­tall, ex­ca­va­das a cos­ta de la vi­da de de­ce­nas de mi­les de de­por­ta­dos y don­de se cons­truían los te­mi­bles avio­nes Mes­sersch­mitt. Cap­tu­rar a Hans Kamm­ler era una ba­za im­por­tan­te. SAL­VAR EL PE­LLE­JO El hi­jo de Don Ri­chard­son ase­gu­ra que su pa­dre fue el agen­te en­car­ga­do de re­co­ger al ge­ne­ral na­zi y los 60 ki­los de ura­nio. Kamm­ler pen­só que si se en­tre­ga­ba y co­la­bo­ra­ba con los ame­ri­ca­nos no cae­ría en ma­nos so­vié­ti­cas y po­dría sal­var la vi­da. La mi­sión re­ca­yó en Don Ri­chard­son, un agen­te de al­to ni­vel: se lo re­co­no­ce en las fo­to­gra­fías de la con­fe­ren­cia de Yal­ta de­trás de Roo­se­velt (ima­gen de la pá­gi­na 46) y mi­ran­do de reojo a Stalin. A Kamm­ler no le sa­lió bien la ju­ga­da. El hi­jo de Ri­chard­son cuen­ta que en Amé­ri­ca fue in­te­rro­ga­do sin mi­ra­mien­tos y que mu­rió allí, pri­sio­ne­ro, en 1947. Ri­chard­son re­ve­ló los de­ta­lles de es­ta mi­sión a sus hi­jos, John y Doug, en su le­cho de muer­te. Es­ta im­pac­tan­te in­for­ma­ción la re­fren­da un do­cu­men­to del Cuer­po de Con­train­te­li­gen­cia (CIC) des­cla­si­fi­ca­do en Es­ta­dos Uni­dos en 1978 don­de se di­ce que «po­co des­pués de la ocu­pa­ción (de Ale­ma­nia) Hans

Los ame­ri­ca­nos lle­va­ron a Es­ta­dos Uni­dos a más de 700 cien­tí­fi­cos ale­ma­nes y sus fa­mi­lias en mi­sio­nes se­cre­tas

Kamm­ler se pre­sen­tó an­te los hom­bres del CIC en Gmun­den (mu­ni­ci­pio aus­tria­co) e hi­zo una de­cla­ra­ción por­me­no­ri­za­da». Lo se­cun­da el pe­rio­dis­ta Frank Dö­bert, que ha re­cons­trui­do las últimas se­ma­nas del ge­ne­ral en Aus­tria y sos­tie­ne que «via­jó en un B-29 con al­go más de 60 ki­los de ura­nio, rum­bo a Es­ta­dos Uni­dos y que ate­rri­zó en la ba­se de la Fuer­za Aé­rea de Wen­do­ver. Allí es­ta­ban en mar­cha los pre­pa­ra­ti­vos pa­ra el lan­za­mien­to de la bom­ba ató­mi­ca so­bre Ja­pón». Y lo cree tam­bién el historiador ale­mán Rainer Karlsch por­que ex­pli­ca­ría otro mis­te­rio: ¿por qué en los jui­cios de Nú­rem­berg ape­nas se men­cio­nó a Kamm­ler? Se juz­gó a la pla­na ma­yor na­zi y se pa­só de pun­ti­llas so­bre un ge­ri­fal­te cu­ya res­pon­sa­bi­li­dad cri­mi­nal era ma­yús­cu­la. El ge­ne­ral de las SS era tam­bién res­pon­sa­ble de la muer­te de mi­les de pri­sio­ne­ros del cam­po de Gu­sen en cu­yas ga­le­rías sub­te­rrá­neas se ha­brían desa­rro­lla­do ex­pe­ri­men­tos nu­clea­res. Tam­bién Kamm­ler es­ta­ba im­pli­ca­do en el desa­rro­llo de la Wun­der­waf­fe, el ar­ma mi­la­gro­sa que da­ría la vic­to­ria a Ale­ma­nia y que nun­ca lle­gó, aun­que la bus­ca­ron con ím­pe­tu. Los ale­ma­nes, muy ade­lan­ta­dos en cien­cia, crea­ron el Uran­ve­rein, club del ura­nio. Con es­te mi­ne­ral abun­dan­te en su te­rri­to­rio (te­nían el ma­yor ya­ci­mien­to del mun­do) pre­ten­dían fa­bri­car un po­de­ro­so ex­plo­si­vo y ela­bo­rar un com­bus­ti­ble que pro­pul­sa­ra sus ca­rros de com­ba­te y sub­ma­ri­nos.

PRUE­BAS ATÓ­MI­CAS

No lo con­si­guie­ron, aun­que un pro­gra­ma de la te­le­vi­sión pú­bli­ca ale­ma­na Zdf ha in­for­ma­do de dos

prue­bas ató­mi­cas efec­tua­das en Tu­rin­gia que se han co­no­ci­do gra­cias a unos in­for­mes rea­li­za­dos en 1945 por el ser­vi­cio mi­li­tar se­cre­to so­vié­ti­co (GRU). Es­tos ex­pe­ri­men­tos ha­brían aca­ba­do con mi­les de pri­sio­ne­ros de gue­rra. Ale­ma­nia y Es­ta­dos Uni­dos avan­za­ban en sus pes­qui­sas nu­clea­res, pe­ro los ame­ri­ca­nos te­nían di­fi­cul­ta­des pa­ra re­unir el ura­nio su­fi­cien­te pa­ra ali­men­tar su bom­ba ató­mi­ca. Pa­ra la prue­ba Tri­nity, la pri­me­ra ex­plo­sión nu­clear de la his­to­ria, que se reali­zó el 16 de ju­lio de 1945 en el de­sier­to de Nue­vo Mé­xi­co, se uti­li­zó una bom­ba de plu­to­nio. La que se­ma­nas des­pués lan­zó el bom­bar­deo Eno­la Gay so­bre Hi­ros­hi­ma iba car­ga­da con ura­nio: ¿ale­mán? Es una te­sis sor­pren­den­te. Lo re­la­cio­na­do con el na­zis­mo no de­ja nun­ca de asom­brar.

Es­ta­dos Uni­dos te­nía po­co ura­nio. Por eso, el en­sa­yo ató­mi­co pre­vio a Hi­ros­hi­ma lo hi­cie­ron con una bom­ba de plu­to­nio

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.