Pa­ten­te de cor­so

Una his­to­ria de Es­pa­ña (LXXVII)

La Voz de Galicia (A Coruña) - XL Semanal - - Magazine Firmas - por Ar­tu­ro Pérez-re­ver­te www.xl­se­ma­nal.com/fir­mas

los de­ta­lles mi­li­ta­res y po­lí­ti­cos de la Gue­rra Ci­vil, aque­llos tres lar­gos y te­rri­bles años de trin­che­ras, ofen­si­vas y ma­tan­za, de im­pli­ca­ción in­ter­na­cio­nal, avan­ce len­to y sis­te­má­ti­co de las tro­pas fran­quis­tas y des­com­po­si­ción del go­bierno le­gí­ti­mo por sus pro­pias di­vi­sio­nes in­ter­nas, es­tán ex­pli­ca­dos en nu­me­ro­sos li­bros de his­to­ria es­pa­ño­les y ex­tran­je­ros. Eso me aho­rra me­ter­me en di­bu­jos. Ma­nuel Aza­ña, por ejem­plo, re­su­mió bas­tan­te bien el pai­sa­je en sus me­mo­rias, cuan­do es­cri­bió aque­llo de «Re­du­cir aque­llas ma­sas a la dis­ci­pli­na, ha­cer­las en­trar en una or­ga­ni­za­ción mi­li­tar del Es­ta­do, con man­dos de­pen­dien­tes del go­bierno, pa­ra sos­te­ner la gue­rra con­for­me a los pla­nes de un es­ta­do ma­yor, cons­ti­tu­yó el pro­ble­ma ca­pi­tal de la Re­pú­bli­ca». Pe­se a ese des­pa­rra­me en el que ca­da frac­ción de la iz­quier­da ac­tua­ba por su cuen­ta, y sal­van­do par­te de las di­fi­cul­ta­des a que se en­fren­ta­ba, la Re­pú­bli­ca lo­gró po­ner en pie una es­tra­te­gia de­fen­si­va –lo que no ex­clu­yó im­por­tan­tes ofen­si­vas– que le per­mi­tió ba­tir­se el co­bre y aguan­tar hasta la pri­ma­ve­ra de 1939. Pe­ro, co­mo di­jo el mos­que­te­ro Port­hos en la gru­ta de Loc­ma­ría, era de­ma­sia­do pe­so. Ha­bía ex­ce­si­vas ma­nos mo­jan­do en la sal­sa, y de nue­vo Aza­ña nos pro­por­cio­na el re­tra­to al mi­nu­to del asun­to, en tér­mi­nos que a us­te­des re­sul­ta­rán fa­mi­lia­res por ac­tua­les: «No ha­bía una Jus­ti­cia sino que ca­da cual se creía ca­pa­ci­ta­do a to­mar­se la jus­ti­cia por su mano. El go­bierno no po­día ha­cer ab­so­lu­ta­men­te na­da por­que ni nues­tras fron­te­ras ni nues­tros puer­tos es­ta­ban en sus ma­nos; es­ta­ban en ma­nos de par­ti­cu­la­res, de or­ga­nis­mos lo­ca­les, pro­vin­cia­les o co­mar­ca­les; pe­ro, des­de lue­go, el go­bierno no po­día ha­cer sen­tir allí su au­to­ri­dad». A eso hay que aña­dir que, a di­fe­ren­cia de la zo­na na­cio­nal, don­de to­do se ha­cía manu mi­li­ta­ri, a le­ña­zo lim­pio y ba­jo un man­do úni­co –la cár­cel y el pa­re­dón obra­ban mi­la­gros–, en la zo­na re­pu­bli­ca­na las ex­pro­pia­cio­nes y co­lec­ti­vi­za­cio­nes, rea­li­za­das en el ma­yor des­or­den ima­gi­na­ble, que­bra­ron el es­pi­na­zo de la eco­no­mía, con unos re­sul­ta­dos ca­tas­tró­fi­cos de es­ca­sez y ham­bre que no se da­ban en el otro ban­do. Y así, po­co a po­co, es­tran­gu­la­da tan­to por mano del ad­ver­sa­rio mi­li­tar co­mo por mano pro­pia, la Re­pú­bli­ca vo­cea­ba de­mo­cra­cia y li­be­ra­lis­mo mien­tras en las ca­lles ha­bía enor­mes re­tra­tos de Le­nin y Stalin; se pre­di­ca­ba la lu­cha co­mún con­tra el fas­cis­mo mien­tras co­mu­nis­tas en­via­dos por Mos­cú, tros­kis­tas y anar­quis­tas se ma­ta­ban en­tre ellos; se ha­bla­ba de fra­ter­ni­dad y so­li­da­ri­dad mien­tras la Ge­ne­ra­li­tat ca­ta­la­na iba por su cuen­ta y el go­bierno vas­co por la su­ya; y mien­tras los bri­ga­dis­tas in­ter­na­cio­na­les, idea­lis­tas he­roi­cos, lu­cha­ban y mo­rían en los fren­tes de com­ba­te, Ma­drid, Barcelona, Va­len­cia, o sea, la re­ta­guar­dia, eran una ver­be­na in­ter­na­cio­nal de in­te­lec­tua­les an­ti­fas­cis­tas, en­tre ellos nu­me­ro­sos pa­ya­sos que ve­nían a ha­cer­se fotos, a be­ber vino, a es­cu­char fla­men­co y a es­cri­bir poe­mas y li­bros so­bre una tra­ge­dia que ni en­ten­dían ni ayu­da­ban a ga­nar. Y la reali­dad era que la Re­pú­bli­ca se mo­ría, o se sui­ci­da­ba, mien­tras la im­pla­ca­ble má­qui­na mi­li­tar del otro la­do, con su só­li­do res­pal­do ale­mán e ita­liano, tri­tu­ra­ba sin pri­sa y sin pau­sa lo que de ella iba que­dan­do. A esas al­tu­ras, só­lo los fa­ná­ti­cos (los me­nos), los im­bé­ci­les (al­gu­nos más), los opor­tu­nis­tas (abun­dan­tes), y so­bre to­do los que no se atre­vían a de­cir­lo en voz al­ta (la in­men­sa ma­yo­ría), du­da­ban de có­mo iba a aca­bar aque­llo. Iz­quier­dis­tas de bue­na fe, re­pu­bli­ca­nos sin­ce­ros, gen­te que ha­bía de­fen­di­do a la Re­pú­bli­ca e in­clu­so com­ba­ti­do por ella, se apar­ta­ban de­cep­cio­na­dos o to­ma­ban el ca­mino del exi­lio pre­ma­tu­ro. En­tre es­tos se en­con­tra­ba nues­tro más lú­ci­do cro­nis­ta de aquel tiem­po, el pe­rio­dis­ta Ma­nuel Cha­ves No­ga­les, cu­yo pró­lo­go del li­bro A san­gre y fue­go (1937) de­be­ría ser hoy de es­tu­dio obli­ga­to­rio en to­dos los co­le­gios es­pa­ño­les: «Idio­tas y ase­si­nos se han pro­du­ci­do y ac­tua­do con idén­ti­ca pro­fu­sión e in­ten­si­dad en los dos ban­dos que se par­tie­ron Es­pa­ña (…) En mi de­ser­ción pe­sa­ba tan­to la san­gre

La Re­pú­bli­ca lo­gró po­ner en pie una es­tra­te­gia de­fen­si­va que le per­mi­tió ba­tir­se el co­bre y aguan­tar hasta la pri­ma­ve­ra de 1939

de­rra­ma­da por las cua­dri­llas de ase­si­nos que ejer­cían el te­rror ro­jo en Ma­drid co­mo la que ver­tían los avio­nes de Fran­co, ase­si­nan­do a mu­je­res y ni­ños inocen­tes. Y tan­to o más mie­do te­nía a la bar­ba­rie de los mo­ros, los ban­di­dos del Ter­cio y los ase­si­nos de la Fa­lan­ge, que a la de los anal­fa­be­tos anar­quis­tas o co­mu­nis­tas (…) El re­sul­ta­do fi­nal de es­ta lu­cha no me im­por­ta de­ma­sia­do. No me in­tere­sa gran co­sa sa­ber si el fu­tu­ro dic­ta­dor de Es­pa­ña va a sa­lir de un la­do u otro de las trin­che­ras (…) Ha­brá cos­ta­do a Es­pa­ña más de me­dio mi­llón de muer­tos. Po­día ha­ber si­do más ba­ra­to». [Con­ti­nua­rá].

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.