Ani­ma­les de com­pa­ñía

Re­ga­los

La Voz de Galicia (A Coruña) - XL Semanal - - Magazine Firmas - Por www.xl­se­ma­nal.com/fir­mas

si el con­su­mis­mo es siem­pre una la­cra des­hu­ma­ni­za­do­ra y un ins­tru­men­to de con­trol so­cial con el que se anes­te­sia la muer­te del es­pí­ri­tu, el con­su­mis­mo na­vi­de­ño se con­vier­te en su ex­pre­sión más des­afo­ra­da y abe­rran­te. Por­que la Na­vi­dad, que es una sub­ver­sión del uni­ver­so, nos re­cuer­da que nues­tra sal­va­ción se lo­gra a tra­vés del des­po­ja­mien­to, que ha­lla su ex­pre­sión su­bli­me en la con­ver­sión de un Dios que ha­bía mo­de­la­do las es­tre­llas en un Ni­ño re­cién na­ci­do cu­yas ma­ne­ci­tas se agi­tan en una cue­va os­cu­ra. Y pa­ra lle­gar a es­te des­po­ja­mien­to su­pre­mo an­tes hu­bo otros des­po­ja­mien­tos más mo­des­tos, pe­ro ex­tra­or­di­na­ria­men­te va­lio­sos: los Ma­gos re­nun­cia­ron a las co­mo­di­da­des de su pa­la­cio y a las gra­ti­fi­can­tes de­li­cias del es­tu­dio; los pas­to­res re­nun­cia­ron al sue­ño re­pa­ra­dor y al cui­da­do de sus re­ba­ños y se­gu­ra­men­te tam­bién a sus pe­lli­zas pa­ra dar ca­lor al Ni­ño re­cién na­ci­do; Jo­sé tu­vo que des­po­jar­se de res­pe­tos hu­ma­nos des­de que su­po que su mu­jer ha­bía que­da­do em­ba­ra­za­da, tu­vo que sacudirse el mie­do y las apren­sio­nes, tu­vo que echar a ba­ra­to las mur­mu­ra­cio­nes de sus ve­ci­nos y sus pro­pias sus­pi­ca­cias; y Ma­ría, en fin, tu­vo que des­po­jar­se de re­sis­ten­cias y or­gu­llos va­nos, pa­ra aban­do­nar­se a una vo­lun­tad y una mi­sión que la des­bor­da­ban. To­da la es­ce­na que se co­ro­na en la cue­va de Be­lén es un ac­to de des­po­ja­mien­to y una ce­le­bra­ción de la re­nun­cia. Y ce­le­brar se­me­jan­te acon­te­ci­mien­to con una or­gía de com­pras es una in­con­gruen­cia sór­di­da y tal vez tam­bién una bur­la dia­bó­li­ca; pe­ro so­bre to­do es el re­co­no­ci­mien­to de una de­rro­ta: ya que no po­de­mos con­me­mo­rar aque­lla sub­ver­sión del uni­ver­so que en­ton­ces se pro­du­jo con una sub­ver­sión de nues­tros co­ra­zo­nes, nos de­di­ca­mos a di­si­mu­lar nues­tra im­po­ten­cia me­dian­te un con­su­mo bu­lí­mi­co que anes­te­sie nues­tro do­lor y es­te­ri­li­dad. Y, a la vez, ex­pul­sa­mos to­da po­si­bi­li­dad de que al­go nue­vo y be­llo naz­ca den­tro de no­so­tros, co­mo los due­ños de las po­sa­das de Be­lén ex­pul­sa­ron a la mu­jer par­tu­rien­ta y a su ma­ri­do que bus­ca­ban ha­bi­ta­ción. Pe­ro to­das es­tas con­si­de­ra­cio­nes, que nos re­cuer­dan que la Na­vi­dad es des­po­ja­mien­to y po­bre­za, no pue­den ha­cer­nos ol­vi­dar que la Na­vi­dad es so­bre to­do un don. Ches­ter­ton se bur­la­ba de una tal Mrs. Eddy, que en el de­li­rio de su pu­ri­ta­nis­mo ri­dícu­lo se ne­ga­ba a ha­cer re­ga­los por Na­vi­dad, con­for­mán­do­se con pen­sar en si­len­cio en la Ver­dad y la Pu­re­za. Re­cor­da­ba Ches­ter­ton que «la idea de cor­po­ri­zar un afec­to, de po­ner­lo en un cuer­po, es la enor­me y pri­mi­ge­nia idea de la En­car­na­ción»; y, en efec­to, los Re­yes Ma­gos no se con­for­ma­ron con re­ga­lar Ver­dad y Pu­re­za, sino que hi­cie­ron sus ofren­das al Ni­ño, que a su vez se ofre­ció co­mo re­ga­lo a los hom­bres, en lu­gar de que­dar­se en el cie­lo lan­zan­do des­de una nu­be Ver­dad y Pu­re­za a po­rri­llo. En esa idea de en­car­nar el amor pu­ro y ver­da­de­ro en al­go con­cre­to se ha­lla el se­cre­to de la vi­da ple­na, sin fa­tuos idea­lis­mos, sin qui­me­ras ilu­so­rias, sin va­cuas en­te­le­quias. El amor tie­ne que te­ner ‘don­de aga­rrar’, co­mo vul­gar­men­te se di­ce; y allá don­de el amor no se pue­de aga­rrar, allá don­de no se con­cre­ta en al­go pal­pa­ble, ter­mi­na lan­gui­de­cien­do, es­pi­ri­tua­li­zán­do­se tan­to que aca­ba por mo­rir de ina­ni­ción. Así que, pa­ra amar ple­na­men­te, te­ne­mos que ofren­dar co­sas tan­gi­bles, co­mo hi­cie­ron los Ma­gos, y tam­bién re­ga­lar­nos a no­so­tros mis­mos, con­ver­ti­dos en cuer­pos cier­tos que se de­jan ma­no­sear por quien los ama. Hay que ha­cer re­ga­los por Na­vi­dad. Pe­ro el mejor re­ga­lo no es el más ca­ro, sino el más cui­da­do. Co­mo los se­res hu­ma­nos, las co­sas ne­ce­si­tan un cui­da­do: por eso siem­pre es más her­mo­sa la ar­te­sa­nía que la pro­duc­ción in­dus­trial, la ro­sa que he­mos cul­ti­va­do en nues­tro jar­dín que la ro­sa de in­ver­na­de­ro com­pra­da en una floristería. El re­ga­lo más va­lio­so es el que tie­ne con­ta­gia­da nues­tra tem­pe­ra­tu­ra, la hue­lla de nues­tro cui­da­do, el ca­lor de nues­tro amor; tie­ne que ha­ber en él una trans­fe­ren­cia o do­na­ción de no­so­tros mis­mos. Por eso los me­jo­res re­ga­los no son los más ru­ti­lan­tes, sino aque­llos re­ga­los po­bres en los que en­tre­ga­mos una par­te de no­so­tros mis­mos, al­go na­ci­do de nues­tra de­di­ca­ción y cui­da­do (un poe­ma aca­so ri­pio­so sa­li­do de nues­tro ca­le­tre, una tar­ta co­ci­na­da en nues­tro horno, un jer­sey que he­mos

Ce­le­brar se­me­jan­te acon­te­ci­mien­to con una or­gía de com­pras es una in­con­gruen­cia sór­di­da y tal vez tam­bién una bur­la dia­bó­li­ca

Qte­ji­do en las tar­des de in­vierno). Un re­ga­lo en el que, en lu­gar de mos­trar nues­tro amor al con­su­mo, mos­tre­mos el amor que nos con­su­me. Cuan­do era ni­ño y sa­lía de pa­seo al cam­po siem­pre ha­cía un ra­mo de flo­re­ci­llas sil­ves­tres pa­ra mi ma­dre, muy amo­ro­sa­men­te ele­gi­das en­tre to­das las que sa­lu­da­ban la pri­ma­ve­ra. Era el re­ga­lo que más gus­to me da­ba ha­cer; y es­toy se­gu­ro de que tam­bién el re­ga­lo que más gus­to­sa­men­te re­ci­bía mi ma­dre. Por­que en aque­llas flo­re­ci­llas mo­des­tas es­ta­ba to­do mi amor en­car­na­do, pal­pi­tan­do co­mo un co­ra­zón del ta­ma­ño del uni­ver­so.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.