Are­nas mo­ve­di­zas

La pe­lí­cu­la del apá­tri­da True­ba

La Voz de Galicia (A Coruña) - XL Semanal - - Magazine Firmas - Por www.xl­se­ma­nal.com/fir­mas

he ido a ver La rei­na de Es­pa­ña. No me ha pa­re­ci­do una pé­si­ma pe­lí­cu­la, pe­ro tam­po­co he sa­li­do con la sen­sa­ción de es­tar an­te una obra cum­bre, co­mo sí lo fue La ni­ña de tus ojos. Soy de los que creen que Fer­nan­do True­ba es un ex­ce­len­te di­rec­tor de ci­ne, di­cho sea. Al pa­re­cer, lo que he he­cho yo, ir al ci­ne a ver la úl­ti­ma de True­ba, lo ha he­cho po­ca gen­te, o no la can­ti­dad de per­so­nas que es­ta­ba pre­vis­to o que re­sul­ta­ba desea­ble que lo hi­cie­ran. No po­cas vo­ces au­to­ri­za­das han co­le­gi­do que la au­sen­cia de es­pec­ta­do­res tie­ne que ver con una cier­ta reac­ción de en­fa­do an­te las pa­la­bras que el di­rec­tor pro­nun­ció la tar­de en la que le en­tre­ga­ban el Pre­mio Na­cio­nal de Ci­ne­ma­to­gra­fía. Co­mo con­si­de­ra­ción pre­via di­ré que me pa­re­ce ex­ce­si­va­men­te pre­ten­cio­so creer que unas pa­la­bras de True­ba ten­gan tal in­fluen­cia so­bre cien­tos de mi­les de per­so­nas, pe­ro en el ca­so de que así fue­ra de­be­re­mos re­co­no­cer que la mis­ma li­ber­tad que tie­ne True­ba pa­ra afir­mar lo que afir­mó la tie­nen los es­pec­ta­do­res pa­ra ir a ver otras pe­lí­cu­las en lu­gar de la su­ya. Aque­lla tar­de el di­rec­tor fue, al pa­re­cer, ex­tra­or­di­na­ria­men­te sin­ce­ro: de­cla­ró ja­más ha­ber­se sen­ti­do es­pa­ñol, ha­ber desea­do siem­pre que Es­pa­ña per­die­ra sus gue­rras, sus con­ten­cio­sos y hasta sus par­ti­dos de fút­bol, y pre­fe­rir so­bra­da­men­te cual­quier ex­pre­sión ar­tís­ti­ca ex­tran­je­ra a nin­gu­na es­pa­ño­la. Se sin­tió so­bra­do y, en vir­tud de su sol­tu­ra, sembró en no po­cas per­so­nas una reac­ción de des­agra­do. Ello es lo que ha in­ter­pre­ta­do es­te ex­qui­si­to gru­po de exé­ge­tas so­cia­les que vuel­ca aho­ra to­do su en­fa­do con aque­llos que no han ido a ver la pe­lí­cu­la y que, por lo que se ve, te­nían que ir. Cier­ta­men­te no sa­bía que era obli­ga­to­rio ir a ver las pe­lí­cu­las de True­ba, sean me­jo­res o peo­res. Lo más ex­ci­tan­te del ca­so es que al­gu­nos su­pues­tos in­te­lec­tua­les de guar­dia de la pro­gre­sía cul­tu­ral han de­rra­ma­do un vo­lu­mi­no­so va­so de acei­te hir­vien­do en for­ma de in­sul­tos a quie­nes no han ido a ver la pe­lí­cu­la. Es co­mo si dis­pu­sie­ran de una lis­ta de los es­pec­ta­do­res po­ten­cia­les del ci­ne y fue­ran sub­ra­yan­do los nom­bres de quie­nes han pre­fe­ri­do ir a ver la de Brad Pitt (si True­ba pre­fie­re el jazz ame­ri­cano a «cual­quier mú­si­ca he­cha nun­ca en Es­pa­ña» –sic–, ¿por qué los es­pec­ta­do­res es­pa­ño­les no pue­den pre­fe­rir ver una cin­ta ame­ri­ca­na an­tes que la su­ya?). El im­pro­pe­rio que de for­ma más in­me­dia­ta sur­gió de la ira de los ami­gos de True­ba fue el de «fa­cha». Fa­cha se­ría aquel que hu­bie­ra pro­mo­vi­do el boi­cot a la pe­lí­cu­la o in­clu­so el que pu­dien­do ha­ber ido no fue, emi­tien­do así un du­do­sa­men­te jus­to jui­cio de in­ten­cio­nes so­bre la no asis­ten­cia del pú­bli­co es­pa­ñol. Me­nos mal que, con­fe­san­do ha­ber asis­ti­do a su pro­yec­ción, al me­nos me he li­bra­do de caer en el gru­po de los mal­di­tos, aun­que no sé si de­cir que la pe­lí­cu­la, no sien­do ma­la, tam­po­co me ha con­ven­ci­do en ex­ce­so, me con­vier­te en me­re­ce­dor de es­tar en­tre ellos. Nun­ca he si­do ami­go de los boi­cots de nin­gún ti­po; sí de la li­ber­tad de ele­gir. Ja­más con­vo­ca­ría a na­die a au­sen­tar­se de los ci­nes en los que se ex­hi­be a True­ba, lo cual tam­po­co me ha­ce se­gui­dor de to­das sus ex­pre­sio­nes par­ti­cu­la­res acer­ca de es­te o aquel me­nes­ter. La pre­ten­sión de al­gu­nos po­pes de la su­pues­ta cul­tu­ra es­pa­ño­la de con­ver­tir­se en re­fe­ren­tes mo­ra­les y guías es­pi­ri­tua­les se me an­to­ja ri­dí­cu­la, pe­ro que True­ba se sien­ta apá­tri­da ni me va ni me vie­ne. Pues­to a ser con­se­cuen­te, yo en su ca­so no hu­bie­ra acep­ta­do un pre­mio que di­ce ser Na­cio­nal, na­cio­nal es­pa­ñol, li­bra­do ade­más por un go­bierno de de­re­chas,

Me­nos mal que, con­fe­san­do ha­ber asis­ti­do a su pro­yec­ción, al me­nos me he li­bra­do de caer en el gru­po de los mal­di­tos

pe­ro bueno, cá uno es cá uno y tie­ne sus cau­nás. No creo, no obs­tan­te, que ten­gan tan­ta ca­pa­ci­dad de con­vic­ción aque­llos que han que­ri­do con­ven­cer a los de­más de que no fue­ran a ver la cin­ta a cuen­ta de sus de­cla­ra­cio­nes, pe­ro por si aca­so y pa­ra que na­die se lle­ve los dis­gus­tos que se lle­va a cuen­ta de es­tas co­sas, les con­mino a que va­yan al ci­ne a ver­la, si es que aún es­tá en car­tel, que su­pon­go que sí. Guar­de la en­tra­da por si aca­so. Así, cuan­do al­gún al­te­ra­do guar­dián de las esen­cias le va­ya a lla­mar «fa­cha», us­ted la ex­hi­be y le sir­ve de sal­vo­con­duc­to pa­ra sa­lir del ghet­to.q

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.