IGLE­SIA RÍOS DE VI­DA

La Voz de Galicia (A Coruña) - XL Semanal - - Magazine A Fondo -

Mi­guel Arrá­zo­la es, jun­to con su es­po­sa, Ma­ría Pau­la, el lí­der de la igle­sia Ríos de Vi­da, que tie­ne su prin­ci­pal se­de en Car­ta­ge­na. En­tre sus se­gui­do­res se en­cuen­tran co­no­ci­dos fut­bo­lis­tas co­lom­bia­nos, lo que con­tri­bu­ye a su po­pu­la­ri­dad. Es un fer­vien­te par­ti­da­rio del ex­pre­si­den­te Ál­va­ro Uri­be y, con él, li­de­ró la cam­pa­ña con­tra el acuer­do de paz con las FARC. Su prin­ci­pal ar­gu­men­to es que la in­te­gra­ción de la gue­rri­lla «po­ne en pe­li­gro la fa­mi­lia tra­di­cio­nal». Ja­nei­ro–, pe­ro pa­ra lle­gar al Go­bierno de­ben apo­yar­se en di­fe­ren­tes sec­to­res de la so­cie­dad y pre­sen­tar un dis­cur­so mu­cho más am­plio». Una lec­ción que tan­to el al­cal­de elec­to de Río, Mar­ce­lo Cri­ve­lla, dos ve­ces can­di­da­to frus­tra­do a la Al­cal­día y otras dos al Go­bierno del Es­ta­do de Río de Ja­nei­ro, co­mo su par­ti­do evan­gé­li­co pa­re­cen ha­ber apren­di­do. El asal­to al pa­la­cio de Pla­nal­to, se­de de la Pre­si­den­cia de la Re­pú­bli­ca, es­tá en mar­cha.

Qas­pi­ra­cio­nes po­lí­ti­cas evan­gé­li­cas, se am­pli­fi­ca si se tie­ne en cuen­ta que el nue­vo al­cal­de de Río no es, ni mu­cho me­nos, uno más de los 42 mi­llo­nes de evan­gé­li­cos (ca­si la po­bla­ción es­pa­ño­la) que hay en Bra­sil. Cri­ve­lla ha ga­na­do sin ocul­tar que es pie­za cla­ve de la Igle­sia Uni­ver­sal del Reino de Dios y so­brino de su fun­da­dor y má­xi­mo lí­der, el obis­po Edir Ma­ce­do, un mi­llo­na­rio –com­pró un ban­co ha­ce tres años– men­cio­na­do con fre­cuen­cia en las lis­tas de gran­des for­tu­nas de la re­vis­ta For­bes, cu­yo pa­tri­mo­nio cre­ce pa­re­jo al po­der de su igle­sia. Un po­der apo­ya­do en un im­pe­rio me­diá­ti­co –un dia­rio, más de 70 emi­so­ras de ra­dio, dis­co­grá­fi­cas y la Re­de Re­cord, se­gun­da te­le­vi­sión de Bra­sil, don­de pro­li­fe­ran las te­le­no­ve­las bí­bli­cas– con­ver­ti­do en efi­caz he­rra­mien­ta de pro­se­li­tis­mo. «Los pen­te­cos­ta­les –sos­tie­ne el an­tro­pó­lo­go Al­mei­da– quie­ren ocu­par los es­pa­cios so­cia­les en la po­lí­ti­ca, la eco­no­mía y la jus­ti­cia pa­ra ser he­ge­mó­ni­cos en lo po­lí­ti­co, pe­ro tam­bién en lo cul­tu­ral». Con ese fin, Cri­ve­lla pa­re­ce ha­ber op­ta­do por un men­sa­je con­ci­lia­dor bus­can­do fo­men­tar una ima­gen que asus­te me­nos. «La Igle­sia no ten­drá nin­gu­na re­la­ción con mi ges­tión», afir­mó po­co an­tes de ser ele­gi­do. Po­drá de­mos­trar­lo a par­tir del 1 de enero, fe­cha de su in­ves­ti­du­ra, que de­be­rá dis­cu­rrir, por cier­to, en­tre be­sos de pa­re­jas ho­mo­se­xua­les: el «Be­sa­zo con­tra la Lgtb­fo­bia», con­vo­ca­do a tra­vés de las re­des so­cia­les.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.